martes, enero 28, 2014

Mayor Oreja



En cierta ocasión, le preguntaron al Primer Ministro Británico Benjamin Disraeli sobre la “diferencia ente una desgracia y una catástrofe”:
-Lo entenderá usted enseguida: Si Gladstone  (rival político de Disraeli) cayera al río Támesis y se ahogara, eso sería una desgracia; pero si alguien lo sacara del agua, eso sería una catástrofe.

Jaime Mayor Oreja hizo ayer pública su decisión de no concurrir encabezando las listas del PP a las inminentes elecciones europeas. La saga/fuga de Mayor Oreja se une al abandono de Ortega Lara,Santiago Abascal y Vidal Quadras que han convergido en VOX.

Y es que en esa diferencia entre desgracia y catástrofe que explicaba Disraeli, encajan los desencuentros que la liberación de Bolinaga, la vía Nanclares, las excarcelaciones de etarras tras la sentancia de Estrasburgo y la actitud ominosa del PP vasco de Oyarzábal han producido en varios dirigentes populares y en gran parte del electorado conservador.

La catástrofe tiene su punto álgido en el convencimiento de que Rajoy ha decidido conjugar el verbo "claudicar" ante ETA y ha optado por seguir -punto por punto -la hoja de ruta que Zapatero negoció con la banda; el alto el fuego a cambio de legalizar la izquierda abertzale y permitir su acceso sin cortapisas a las instituciones.
Ver como un símbolo como Ortega Lara, secuestrado en un zulo 532 dias, no tiene cabida ni sitio en este PP de Rajoy mientras su secuestrador y torturador Bolinaga anda libre, tomando vinos bajo la coartada de una enfermedad terminal que fijaba su esperanza de vida en dos meses y lleva más de año y medio de parranda, explican con cristalina evidencia la degradación que vive el partido de Génova 13.

  natpastor@gmail.com

4 comentarios:

MAMUMA dijo...

Lo de Bolinaga es para el guinnes, y no me extraña que algunos menos macarras se vayan del partido.

o blog de xesús lópez dijo...

Mayor Oreja se va y hace bien. ¿Simple cuesstión de dignidad o es que hiede en el PP? Tal vez las dos cosas.

Un saludo cordial, Natalia

jano dijo...

Querida Natalia:
No solamente es el PP de Rajoy, son todos nuestros políticos, que han perdido el norte desde hace tiempo y solamente se preocupan de su entorno: ese mundo de Alicia, en el país de sus ¿maravillas? o a través del espejo de Venus en el que se miran sin ver la caspa que habita en su cráneo vacío.
No es extraño que, en el narcisismo gestado durante décadas, nuestros políticos regresen a la época "gloriosa" de los Césares de Roma, con la corrupción y la decadencia que les caracteriza; hasta los líderes sindicalistas no se han podido resistir a la molicie de tanto regalo a cambio de nada, y ya no son los bravos leones que defendían su territorio trabajador: ahora son gatitos que se dejan acariciar por el patrón, que les permite entrar a saco en la despensa comunal.
En España tenemos dos problemas:
1) el bipartidismo alternante en el poder, con listas y mentes cerradas por una "herencia genética del pensamiento y las ideas", con cúpulas "democráticas" que no practican la democracia interna y someten a los militantes a la discrepancia "cero patatero" y premian la sumisión con una vida regalada, haciéndoles creer que son únicos.
2)La soberbia de los únicos, amamantados por la ubre del partido caduco al que pertenecieron, que por sus uebos, necesitan protagonizar una causa que sigue siendo la misma: la permanencia en el poder (ahora sí) "por mis huevos", para que nada cambie: Señorías aforados y demás privilegios y perroflautas protestones, por lo bien que va Expaña.
Saludos.



velarde dijo...

Es lo que ocurre cuando se traicionan principios y valores....que quienes los defienden sobran...y se van.