jueves, febrero 05, 2015

Lomana



A Carmen Lomana -salvando la distancia intelectual...- le sucede con PODEMOS lo que a Leonard Bernstein con los Panteras Negras.
Allá por 1970 Leonard Bernstein y su esposa convocaron a un grupo de amigos a su dúplex neoyorquino en la exclusiva Park Avenue, para recaudar fondos en favor de los Panteras Negras, donde veintiún miembros de la organización se enfrentaban a un juicio por colocar bombas en una comisaria. Entre los invitados, la crema de la intelectualidad; compositores  como Aaron Copland , el fotógrafo Richard Avedon, la escritora Lillian Hellman, los directores de cine Mike Nichols y Otto Preminger, el actor Jason Robards, el cantante Harry Belafonte y el director de orquesta Peter Duchin.

Testigo de aquel aquelarre pijiprogre fue el periodista Tom Wolfe que una semana después publicó en la revista New York su legendario y lapidario artículo, Radical Chic (“La izquierda exquisita”) mostrando en la portada a tres damas de la alta sociedad neoyorquina con el puño derecho en alto, envuelto en un guante negro, imitando el gesto de aquellos atletas de color norteamericanos en el podio en las Olimpíadas de México 68. Wolfe reflejaba en su artículo que una de las damas de la jet set asistentes al encuentro le dijo que estaba “emocionada por conocer a su primer Pantera Negra”.

En esas anda Carmen Lomana, que ha saltado del papel couché a ejercer de Leonard Berstein entre la aristocracia del barrio de Salamanca con Juan Carlos Monedero colgado del brazo. A Lomana le fascina ese chavista revolucionario con gafas a lo John Lennon y lo exhibe entre sus amigas, mientras meriendan el roscón de Reyes con chocolate y departen animadas con el profesor comunista que las considera casta.
Monedero dijo que sólo aceptó la invitación de Lomana para dar a conocer su discurso a los ricos, «gente que por lo común no lo escucha o que no la encontramos en las calles». O sea, que más que una merienda al uso, fue una evangelización progre a tiempo parcial, entre mordiscos al roscón y sorbitos de champán.

No creo que Lomana ande sobrada de lecturas, salvo el hojeo puntual de Vogue. Por eso le recomiendo que lea aquel maravilloso artículo de Wolfe donde radiografió como nadie hasta a la fecha a los idiotas útiles de izquierda.

 natpastor@gmail.com

3 comentarios:

Marcos Lopez dijo...

El artículo de Tom Wolfe: http://nymag.com/news/features/46170/

Esto de la aristocracia es muy bonito de ver en la Serie de Televisión producida por Amazon, Mozart in the jungle.

Y no, no es comparable Lomana con Nueva York porque aquello es un modelo de enriquecimiento y de progreso. La cultura impulsada por los ricos que a su vez se sienten bien por hacerlo.

En España ese modelo no funciona, primero porque la cultura está subvencionada y luego porque el paletismo del tipo ¡soy antimadridista! lo lastra todo.

Gracias por dejar comentar.

o blog de xesús lópez dijo...

Hola, Natalia:

Yo, a Lomana, la veo como sonámbula, como si no estuviese despierta de verdad. Puede resbalar, o ya ha resbalado.

Un saludo.

claudesolenprimera dijo...

Yo la estuve viendo en el canal 13 tv
y modio mucha pena como se puede ser
tan ignorante,para creerse todo lo que ese personaje dice.
Solo con verle la cara sobra.