sábado, abril 30, 2011

La hipoteca, a medias


La sentencia del Tribunal Supremo (TS) sobre el pago a partes iguales de la hipoteca por parte de parejas divorciadas ha desatado, como era previsible, reacciones viscerales. Para la mayoría,evidentemente, una medida justa. Para las feministas, una forma más de desigualdad.
El Supremo ha establecido que el pago de las cuotas de la hipoteca contratada por ambos cónyuges para adquirir la vivienda familiar constituye una deuda de la sociedad de gananciales y no una carga del matrimonio, por lo que en caso de divorcio deberán ser abonadas por mitad entre éstos.
Dichas cuotas deberán ser pagadas por mitad entre los cónyuges propietarios mientras no se haya procedido a la liquidación de la sociedad de gananciales.

Esta resolución del Supremo se produce al estimar el recurso de un hombre contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, que acordó que el hombre tenía que pagar el 80% y la mujer el 20%.

Y es que, aunque parezca mentira, se ha tenido que llegar hasta hoy para que algo tan elemental se lleve a cabo. En una sociedad con dos socios al 50% lo justo es que cada uno pague la mitad de los gastos.
La carga de la hipoteca no es como la declaración de la renta (que se paga en función de los ingresos) sino como los gastos derivados de un bien, que deben ser repartidos equitativamente entre los propietarios. La doctrina anterior era totalmente absurda.


natpastor@gmail.com

31 comentarios:

risquett dijo...

La medida que recoge al sentencia es totalmente lógica.
De hecho, a la hora de hacer la declaracion de Hacienda el piso es reconocido como de titularidad al 50%.

Si dos personas compran algo (una casa, un coche,etc,) al 50% habrán de pagar al 50%. Si a uno de los dos se le obliga a pagar el 80% se le debería también otorgar el 80% de la propiedad.
Vamos,digo yo...

Lo que sucede, es que en la inmensa mayoria de los casos de divorcio se adjudica el domicilio conyugal y la tutela de los niños por sistema a la mujer,y eso es algo que perjudica siempre al hombre.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Buenos días, amiga Natalia, este post me ha interesado especialmente. Lo que ocurre es que me gustaría - y perdona mi supina ignorancia - saber si es aplicable igual en Cataluña donde el matrimonio se rige por separación de bienes.
Porque ahí veo yo un problema...
No sé...te insisto en que probablemente tengo una mala información sobre el tema pero el "matiz" me parece jurídicamente relevante.
¡Siempre disfrutando con tu blog!
Asun

Jandro doble A dijo...

Muy gran post interesante, y me parece de una hipocresía considerable que alguna mujer (feminista por su contra) defienda la igualdad entre hombres y mujeres y a la hora de aplicarla en algo tan importante como la hipoteca de la casa que un día fue de ensueño, no defiendan el 50% de pagos de la hipoteca tras su divorcio.
Un saludo y gracias por la información.

Natalia Pastor dijo...

Risquett:

Claro que es lógico,es puro sentido común.
Cuando la vida en común,el matrimonio termina y se rompe , termina con todas las consecuencias. Si el pasivo de la sociedad de gananciales es al 50 %, el pasivo también.

Lo del tema de la custodia, es un asunto que da mucho de sí, con numerosas aristas y recovecos.

Natalia Pastor dijo...

Mª Asunción Balonga:

La sentencia ha establecido que el pago de las cuotas de la hipoteca contratada por ambos cónyuges para adquirir la vivienda familiar constituye una deuda de la sociedad de gananciales y no una carga del matrimonio, por lo que en caso de divorcio deberán ser abonadas por mitad entre éstos.

En Cataluña existe la separación de bienes como norma prestablecida, salvo que los conyuges establezcan lo contrario; o sea gananciales.

De todas formas,Asun, la casa estará a nombre de los dos aunque estén el resto de bienes en régimen de separación.

Natalia Pastor dijo...

Jandro:

Gracias.

No nos engañemos.
Una cosa es la defensa de los derechos de la mujer y la igualdad, y otra muy distinta lo que pretende el feminismo radical que no es si no tener todos los privilegios para la mujer y de paso, pisotear los del hombre.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Efectivamente, primero deberemos recordar que dos y dos son cuatro, para luego poder resolver problemas de verdad. En eso estamos, ¿estamos en eso?.

Natalia Pastor dijo...

Carlos Fdez Ocón:

La sentencia del Supremo establece la lógica y un principio de igualdad que es tan evidente, que da hasta pereza comentarlo.
El tema está en ver si lo que las feministas reclaman es la "igualdad real", o como muchos sospechamos, intereses bastardos que van por otros derroteros.

Clandestino dijo...

Creo que las feministas han jugado un papel meritorio, digno e importante en la lucha en pro de los derechos de las mujeres en una primera etapa, pero perdieron el lugar, la compostura y el sentido de la justicia en la segunda, llevadas de la inercia de sus éxitos, y no supieron poner el listón en su justo lugar, e igual que terroristas, nazis, caciques y numerosos colectivos organizados en auténticos lobbies mafiosos, aprovecharon el descontrol de la España sin gobierno tal que viña sin amo, desde que zp ejerce de perro del hortelano, que ni gobierna ni gobernar deja, convirtiendo a España en un auténtico caos, con multitud de leyes contra derecho, muchos de ellos fundamentales. La ley de “igualdad”, basada en el principio de “todo para mí a cambio de no meterte en la cárcel por mal trato, con la única prueba de mi palabra”, no solo ha aumentado los casos de mal trato y asesinatos de mujeres, sino que incluyó el de numerosos suicidios de los homicidas. Esto supone que la ley obliga a muchos hombres a elegir entre la muerte o la esclavitud humillante y servil a su señora.

Si algún día España tiene Gobierno y Justicia, toda esta chapuza será derogada, pero los daños directos y colaterales que toda esta marabunta ha infligido tan duramente a la España de “derecha extrema y ultracatólica”, durante estos siete años y lo que queda, nadie podrá derogarlos.

Natalia Pastor dijo...

Clandestino:

Totalmente de acuerdo con lo que comentas.
Una precisión; uan coas es el feminismo que es la defensa de la igualdad de derechos y oportuniddaes de la mujer respecto al hombre, con lo cual todos estamos de acuerdo, y otra muy distinta las "feminazis" que habitan en el seno y los aledaños de este Gobierno y del PSOE y que han impuesto unas medidas - empezando por la Ley de Violencia de Género-, que son aberrantes,discriminatorias y anticonstitucionales digan lo que digan las togas.

El daño que este Gobierno ha causado a esta sociedad es inmenso e irreparable.
Ha cruzado tantas "lineas rojas" que desandar el pernicioso y dañino camino recorrido es imposible.

JackSparragoss dijo...

Durante mas de cinco años, me toco pagar todos los gastos de una vivienda comprada al 50% porque a ella sencillamente no le daba la gana ni comprar ni vender, ni pagar su mitad. Siete años de juicios y lo único que conseguí fue aburrirla y arruinarme. Y no estaba casado, ni teníamos niños... Esto, como tantas cosas, llega tarde.

Natalia Pastor dijo...

Jack Sparragos:

Es tremendo,lo siento.
Una injusticia como tantas otras.

Te cuenta una anécdota.
Hace un para de semanas estaba tomando un café con una amiga en un centro comercial.
Justo al lado de nuestra mesa,una mujer miraba insistentemente el reloj acompañada de un niño de unos seis años.

Entonces llegó un hombre. El ex marido que venía a recoger al niño.
Ella empezó a insultarlo, a decirle de todo delante del niño.
No contenta, le lanzó un vaso de agua a la cara.

El hombre no movió un músculo.
Cogió una servilleta y se sacaba la cara mientras ella llamaba, histérica, a la policia.

A los cinco minutos, una pareja de la policia nacional hace su aparición.
La mujer les empieza a contar a gritos que su marido es tal y es cuial y que la amenazado, mientras el hombre permanece inmóvil, con la cabeza baja y de vez en cuando dirige una mirada al hijo al que la madre tiene aferrado de la muñeca.

¿A quién pensáis que se llevó la policia esposado con las manos en la espalda y en presencia del hijo?.

Al hombre.

CAPITAN TRUENO dijo...

Lo que falta saber es quién se queda después con la propiedad. Supongo que, o se pone a la venta, o el que se la queda, le paga al otro, lo que el otro ha pagado, porque pagar para no tener nada es como algo injusto. Se podría dar el caso de una pareja que se casa y se separa al cabo de unos meses, con lo que uno se queda con la casa a mitad de precio y el otro se queda hipotecado para 30 años, y sin casa.

o blog de xesús lópez dijo...

Aunque la medida sea lógica y justa, me deja mal sabor de boca.
¿Y en el caso de un matrimonio en el que solamente trabajase una de las partes, la otra atendiese la casa, ¿puede entenderse justa la senencia al carecer uno de ellos de ingresos?
Creo que esa circunstancia introduce un perfil distinto al contemplado con carácter general.

Natalia Pastor dijo...

Capitán Trueno:

Lo lógico es poner la casa en venta,liquidar la sociedad de gananciales y repartir el dinero.

Natalia Pastor dijo...

Xesús López:

Lo que no puede ser es lo que ocurre ahora, el marido paga la casa donde ya no vive; paga el alquiler del piso donde se va a vivir, y la manutencion de los hijos .
Esto era lo normal en el 99% de los casos.

No hay mayor "machismo",querido Xesús, que el pensar y aplicar que el hombre se tiene que hacer cargo de los gastos de una casa, asi como que la mujer se tenga que hacer cargo de la atención de los hijos.

La igualdad es un precepto constitucional, y se es igual al contratar que al liquidar, a no ser que entre iguales y libremente se pacte en contrario.

Stop dijo...

Creo que el tema es interesante y mucho más complejo de lo que se está comentando.

Como muy bien ha indicado Xesus López, hay parejas en las cuales el único ingreso económico es el de uno de los conyuges.

No es infrecuente encontrar parejas que una vez tienen hijos hacen cuentas y resulta que entre pagar una guardería o canguro, el comedor escolar, una señora que limpie un par de veces a la semana y los transportes pertinentes al trabajo, sale más económico para la pareja que la mujer deje de ganar 600 ó 800 euros al mes y se dedique a las labores domésticas.

Ahora que no hay trabajo... ¿qué pasa en estos casos? El tema puede ser muy dramático y muy injusto.

Mi impresión es que cada caso es un mundo distinto y que mientras vivamos en una sociedad totalmente injusta y explotadora en todos los sentidos, esperar que en alguno, como en este, pueda darse un mecanismo automático de justicia, es como pedir peras al olmo. Saludos.

Natalia Pastor dijo...

Stop:

Se ha creado una imagen social del varón como presunto culpable ante cualquier conflicto intergeneros, que ahora va a ser muy complicado devolverla a su justo equilibrio.

La sociedad de gananciales es al 50%.
Es completamente injusto que el hombre esté pagando el 100% y luego llegue, se venda la casa, y la mitad de ese dinero vaya a una parte que no ha pagado nada y, encima, la ha disfrutado durante esos años.


Hasta ahora la situación era dantesca: uno sólo sueldo, el del hombre, estaba pagando dos viviendas.

Candela dijo...

A tenor del comentario de CAPITAN TRUENO, añadir que si una de las partes se niega a vender sería un problema.

Pero al menos se ha puesto algún límite a los abusos feminazis, siempre es de agradecer y buena noticia.

Natalia Pastor dijo...

Candela:

Si se negara a vender -que está en su derecho-, tendría que pagar su parte correspondiente.
En caso de no hacerlo, el juez decidiría la venta del inmueble a pesar de la oposición de esa parte.

Imagína cualquier sociedad con dos socios igualitarios, las deudas no las paga cada uno de los socios sino la sociedad en sí misma, hasta donde llegue el capital social.

E..P.. dijo...

Esta ley ya podria haber salido hace 7 años cuando me divorcie.
No como antes que en la gran mayoria con una maleta a la calle y encima pagando casi toda la hipoteca, parte de los creditos del banco más la pensión de los hijos vamos una ruina para cualquiera sobre todo si es persona obrera como un servidor y a mucha honrra.
Saludos cordiales Natalia.

Urdanautorum dijo...

Resulta paradójico que haya leyes injustas. Un clarísimo ejemplo, como muy bien dices, es la Ley de Violencia de Género, que discrimina al hombre totalmente considerándolo culpable "mientras no se demuestre lo contrario".
En el caso del reparto de los bienes gananciales considerará el juez los ingresos de los conyuges
ya que puede resultar injusto obligar a soportar una carga a quien no tiene los ingresos para atenderla.
Lo evidente es que resulta facilísimo divorciarse, en perjuicio de la familia por regla general, y que no se estimula esa unidad, sino todo lo contrario.
Sobre el suceso que presenciaste, ¿no atestiguásteis a favor de ese pobre hombre?
Hay grandes mujeres. Ya los romanos narraban las virtudes de las de Hispania -sin la compliación de distinguir región o nacionalidad-, pero las hay verdaderamente malas, pérfidas a rabiar, de las que nunca hablan estas feministas garbanceras, siendo víctimas hombres buenos, que también existen, y en muchos casos superan al cariño por naturaleza materno hacia los hijos.

Clandestino dijo...

Mª Asunción Balonga Figuerola

La separación de bienes es una contractualidad matrimonial voluntaria, muy extendida en todo occidente, más en unas regiones que en otras, pero como apunta Natalia se puede dar la circunstancia de obtener una o varias propiedades al cincuenta por ciento, la que en caso de separación matrimonial, podría tener un tratamiento similar al de gananciales, dependiendo de las clausulas acordadas en la separación de bienes.

Lo inexplicable, es que tengan que existir leyes diferentes, para algo tan lógico y tan simple como dividir por dos los bienes matrimoniales y la potestad sobre los hijos, de fracasar un acuerdo común, desde el sentido común. O lo que es lo mismo, hacer prevalecer el interés de los hijos, por encima de los propios, en el debido cumplimiento de las responsabilidades ineludibles que tenemos hacia ellos.

Natalia Pastor dijo...

E.P:

Sale con retraso, evidentemente, y eso a pesar del clima social de lo políticamente correcto que hace que cualquier decisión que no favorezca a la mujer y discrimine al hombre, esté mal vista por la sociedad bien pensante que nos ocupa.

Natalia Pastor dijo...

Urdanautorum:

A día de hoy el hombre está completamente discriminado.
Y no sólo por la anticonstitucional Ley de Violencia de Género, si no por el tema de la custodia de los hijos y las pensiones y manutenciones.
La situación es el resultado de un tardofeminismo que ha emergido con Zapatero y sus Ministras de cuota y cuyas acciones han propiciado el actúal estado de cosas.

No han buscado la igualdad entre hombre y mujer -algo lógico y elemental .-, si no la supremacia de la mujer y el aplastamiento del hombre a través de esa aberración jurídica y moral que es la "discriminación positiva".


Con respecto al incidente, antes de que la policia nacional se llevara a ese pobre hombre, me identifiqué como abogada y le entregué mi tarjeta para que me llamara si necesitaba que declarara como testigo.

Urdanautorum dijo...

Perdona la impertinencia de la pregunta, pero estaba seguro que no hubo dejación por tu parte y me satisface haberte obligado a acabar de narrarlo.

Natalia Pastor dijo...

Urdanautorum:

¡Por Dios, nada de impertinencias!.
Hay confianza de sobra.

A día de hoy no me ha llamado.

JackSparragoss dijo...

Me alegra saber que hay gente como tu, Natalia, así puedo pensar que todavía hay esperanza...

En mi caso, ella fue la que pidió la división de la cosa común. Y ella fue la que durante años se negó a vender, alegando que era yo el que no quería. Lamentablemente, la jueza, era una inepta de los pies a la cabeza; tuve que pagar unas costas que ni siquiera se ajustaban al valor de la vivienda(años después me reintegraron parte del importe) costas que la misma jueza reconoció injustas alegando que pensaba que no me había allanado... De película de Almodovar.
Jamás vi ni un duro de todas aquellas facturas que ella no quiso pagar y que yo tuve que abonar con recargo siempre.
Pusieron a prueba mi paciencia y ahora sé, que es infinita.

Un saludo.

velarde dijo...

Igualdad no?

Natalia Pastor dijo...

Jack Sparragos:

Aunque sea de una experiencia tan traumática y dolorosa como la que vivistes, se sacan conclusiones positivas.

Esperemos que aunque sea poco a poco, se vuelva a reconducir una situación jurídica y legal que ha dejado al hombre en una indefensión lacerante.

Natalia Pastor dijo...

Velarde:

Los conceptos de "igualdad" que maneja la progresía y este tardofeminismo son realmente extraños.