jueves, abril 14, 2011

14 de Abril ; 80 años después


Hoy se cumplen 80 años de la proclamación de la II República.
Del inicial ambiente festivo y de alegría republicana que desbordó las calles tras las elecciones municipales de abril de 1931, se pasó en poco tiempo a incendiar iglesias, conventos y centros de enseñanza de religiosos. Valiosas obras de arte, archivos y centenares de templos resultaron abrasados en Madrid y otras ciudades españolas porque «todos los conventos de España no valen la uña de un republicano» según sentenció Azaña.
Ese día empezó a fraguarse
la tragedia que ensangrentó a nuestra país entre 1936 y 1939.


Afirmar que la II República española fue democrática es una gigantesca falacia. No lo fue en su origen porque las elecciones de 1931 en que las justificaron, no tenían capacidad legal para cambiar el régimen, toda vez que fueron unas elecciones municipales y, por tanto, solo tenían conferida la función de renovar los municipios españoles. Así pues, la II República llegó por la consumación de la vía de los hechos.


Poco después de las elecciones de noviembre de 1933 que ganaron los partidos políticos del centro y de la derecha, las izquierdas comenzaron a mostrar un concepto patrimonial de la república, que concebían no como una democracia liberal abierta, sino como un régimen marxista basado en sus premisar radicales y que, por lo tanto, debía ser gobernado exclusivamente por ellos.


Ese concepto de la "legitimidad" que incluso a día de hoy, la izquierda de otorga en exclusiva.
Cualquier Gobierno de centro o de derechas era ilegítimo, aunque hubiera sido respaldado y votado en las urnas en unas elecciones democráticas .


La muestra del nivel de radicalización queda de manifiesto en la adopción de una política revolucionaria del Partido Socialista y de la UGT, definida por ellos mismos como la “bolchevización” de sus organizaciones. Rechazaban, incluso, cualquier colaboración con un Gobierno “burgués”, y hasta con la izquierda republicana. La izquierda socialista se mostraba ya únicamente partidaria de un nuevo régimen marxista.



Las elecciones de febrero de 1936 se celebraron en un clima de quiebra institucional y del sistema. El triunfo ilegítimo que se atribuyó el Frente Popular se presentó como la gran oportunidad de imponer su propia alternativa: un régimen marxista revolucionario.


El desalojo de Alcalá-Zamora de la presidencia de la República y la manifiesta debilidad de Azaña para frenar la “bolchevización” de los socialistas, hizo que quebrara la legalidad republicana.
La oleada de huelgas violentas y sangrientas, la ocupación ilegal de tierras y propiedades - sobre todo en Andalucia y Extremadura -, los incendios y destrucción de edificios y propiedades, la quema de iglesias y otras propiedades religiosas, el cierre de escuelas católicas, el declive económico y el hambre, la censura y las miles de detenciones políticas arbitrarias de los afiliados de partidos de derecha, anunciaban la tragedia que se avecinaba.


La escalada hacia el desastre se hacia visible con la impunidad de los delitos perpetrados por miembros del Frente Popular , con la politización extrema de la Justicia al proceder arbitrariamente a detenciones políticas y a la ilegalización de los partidos de derechas -como el caso de Falange-, así como con la confiscación arbitraria de escaños de los partidos de derechas por la Comisión de Actas de las Cortes y con la exclusión de estos en la repetición de las elecciones de mayo en Cuenca y Granada.


A esto hay que añadir la subversión de las Fuerzas de Seguridad a través de la reposición de agentes y oficiales de Policía procesados y expulsados por sus acciones subversivas en 1934 (uno de estos cabecillas, el capitán de la Guardia Civil Fernando Condes, mandó el grupo que secuestró y asesinó a Calvo Sotelo), y a la gran extensión de la violencia política, que motivaron el absoluto colapso de la Segunda República y la vía hacia la Guerra Civil.

La II República fracasó porque fracasaron los mismos republicanos que desde el inicio intentaron transformarla en una dictadura marxista.


natpastor@gmail.com

50 comentarios:

alberto daza dijo...

La II República fracasó por que desde el inicio,tanto socialistas como anarquistas y comunistas, pretendieron convertir un sistema democrático en una dictadura marxista leninista al modo soviético.

Esa es la razón principal de todo lo que acontenció después.
El anticlericalismo, la quema de iglesias, los asesinatos de sacerdotes y monjas,forma parte de la evolución criminal que pretendía aniquilar a la mitad de la sociedad y del país.

Por eso resulta especialmente repugnante ese intento de evocar el periodo de la II República como algo idílico, una especie de Camelot que brilla en lo alto de la ladera.

Quienes lo hacen,querida Natalia, sólo pretenden restaurar ese clima de odio que se fue fraguando desde 1931 al 36. El guerracivilismo, el ansia revanchista, las fosas, ningunear la Transición, todo lo que ha supuesto - y supone aún -, el zapaterismo, no tiene otro objeto que resucitar el espíritu cainita que nos llevó a aquél desastre.

Transitar por el odio es peligrosísimo, y más aún, si se miente de manera torticera.

Saludos cordiales.

Natalia Pastor dijo...

Alberto Daza:

Efectivamente,así es.
Los intentos de reescribir la Historia siempre tienen un trasfondo mendaz y torticero.
Desde la izquierda, por ejemplo, siempre se ha ocultado no sólo que los asesinatos de sacerdotes y quemas de Iglesias comenzaron ya en 1933, si no que ocultan incluso la intentona golpista ideada por Largo Caballero e Indalecio Prieto mediante la revuelta y el levantamiento de los mineros asturiano en 1934.

Desde el principio,la idea de los socialistas era acabar con la República e instaurar una dictadura marxista.

Montse Pallardó dijo...

Estoy en total desacuerdo con lo que se expone en el post y lo que ha dicho Alberto Daza.
Lo que está claro es que el 17 de febrero de 1936, cuando Franco realizó su primer intento de sublevación militar, no había ocurrido todavía nada que lo justificase.

La Guerra Civil española no se hizo ni contra los “desmanes del Frente Popular”, ni contra la inexistente “amenaza” del comunismo, sino contra el programa de reformas de unos republicanos moderados que no amenazaban más que los privilegios injustos de unas clases dominantes que obstaculizaban el progreso del país.

francisco dijo...

Pallardó:

Espere que me troncho...
¿Republicanos moderados?.
Hagamos un poco de ese ejercicio de Memoria Histórica que tanto os gusta.

En España se dio una revolución marxista en el 34 y en el 36. La última produjo la sublevación militar. Fue el Frente Popular quien quiso hundir a la República.

El 8 de noviembre de 1933 el presidente del Partido Socialista, Francisco Largo Caballero, pronunció un discurso en la localidad pacense de Don Benito. Como en otras ocasiones, el dirigente marxista habló con absoluta claridad de sus objetivos revolucionarios y de la decisión de utilizar la violencia para alcanzarlos en caso de encontrar resistencia:
«Vamos hacia la evolución de la sociedad. Pero si no queréis, haremos la revolución violentamente. Esto, dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil. Pongámonos en la realidad.
Hay una guerra civil. ¿Qué es si no la lucha que se desarrolla todos los días entre patronos y obreros? Estamos en plena guerra civil. No nos ceguemos, camaradas. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar»

¿Esos son Pallardó, los "republicanos moderados" de los que tu hablas?.

En Cataluña, el Presidente de la Generalidad, Lluís Companys, durante una entrevista a finales de agosto de 1936 por una periodista de L'Oeuvre declaró al ser preguntado sobre la posibilidad de reanudar el culto católico: "...este problema no se plantea siquiera, porque todas las iglesias han sido destruidas". En Madrid se destruyeron casi todas las iglesias mientras que en la vecina localidad de Getafe el monumento al "Sagrado Corazón" situado en la cima del Cerro de los Ángeles fue volado con dinamita el 7 de agosto de 1936.

Al término de la contienda, según el estudio de Antonio Montero Moreno, historiador y periodista que fue arzobispo de Mérida-Badajoz entre 1994 y 2004, que fue su tesis doctoral por la Universidad de Salamanca, el número de religiosos asesinados en la retaguardia republicana ascendió a 6.832, de las cuales 4.184 eran sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas. El estudio de Vicente Cárcel Ortí para la preparación del "catálogo de los mártires cristianos del siglo XX", solicitado por el papa Juan Pablo II en el marco del Gran Jubileo del Año 2000, amplían la estimación con 3.000 seglares, en su mayoría pertenecientes a la Acción Católica, con lo cual estiman en torno a 10.000 el número de víctimas pertenecientes a organizaciones eclesiásticas.


La magnitud e intensidad de la tragedia, es destacada por Antonio Montero Moreno: En toda la historia de la Iglesia no hay un solo precedente, ni siquiera en las persecuciones romanas, del sacrificio sangriento, en poco más de un semestre, de doce obispos, cuatro mil sacerdotes y más de dos mil religiosos.


¿Esas eran las "reformas" de las que hablas,Pallardó?.

Al Neri dijo...

Amén.

Señor Ogro. dijo...

Ignoro a Montse Pallardo, no se puede discutir el dogma ágrafo y antihistórico.

No se puede olvidar el que pasa en las municipales del 31. Ganan los monarquicos.. de calle además.

Pero los republicanos ganaban en las ciudades grandes y cogen ese dato para intentar agarrarse al poder. El Rey se rila y sale por patas: ha nacido la republica tras una derrota de los republicanos en unas elecciones municipales.

Con este comiendo, ¿como no iba a ir la cosa como fue?.

Lo peor del caso, es que la izquierda española, casi siempre desastrosa, se ha aprovechado de la ignorancia del pueblo español acerca de aquella república para autolegitimarse ad-nauseam y para deslegitimar a las derechas.

Pero ya no cuela, la verdad se sabe, se canta, y no se va a ir por muchos dogmáticos que envíen a lanzar mierda sobre los demás.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Lo que si estña muy claro que el advenimiento de la II República, se mire como se mire, puede considerarse como un golpe de Estado en toda regla. No solamente aprovecharon una elecciones municipales para hacerse con el poder, es que además esas elecciones, en el conjunto de España, fueron ganadas por los monárquicos y por fuerzas que defendían la legalidad vigente.
Desde la proclamación de la República no hicieronn más que cometer desmanes. La revolución de octubre del 34 fue tambien otro golpe de Estado, que lrd dalió mal, pero golpe de Estado. Y no digamos nada de las elecciones de febrero de 1936: pucherazo mayúsculo.
Lo que si se puede aconsejar a Montse Pallardó, que hace un comentario, que estudie Historia, pero la contada por historiadores, no la que le cuente el nieto de aquel capitan fusilado. Da la sensación que es de la LOGSE.
Un abrazo

aspirante dijo...

Como siempre excelente resumen.
Como siempre, certero comentario del Sr. Daza.
Como siempre, alguien que no se ha enterado de nada: la Sra. Pallardó.

Pensar que trataron de imponer una república liberal y democrática es lo mismo que pensar que yo soy el próximo Nobel de física. Igualito.

En fin, que no dejo que esa sra. me amargue el día de mi cumpleaños.

Y ahora mismo paso a enlazar tu entrada en mi blog, que te lo mereces.

Eduardo de la Fuente dijo...

Bien dicho Natalia aunque ya sabes que con artículos como este te granjeas el odio de la memoria histriónica.

Es antinatural asegurar que nuestra democracia viene de la II República. Pero hay gente que se empeña en repetirlo y construir una verdad que nunca fue tal.

Muy buen post. Enhorabuena.

Un saludo

Bate dijo...

Magnífica entrad Natalia


A ver, Pallardó, hoy que es día de recordatorios y conmemoraciones te vamos a resfrecar un poco la memoria, guapa.

¿Sabes quién pronunció estas delicadas y humanitarias palabras?

“Queremos hacer una revolución pero no una revolución como la soviética sino una que alumbre un icendio que se vea por toda la tierra y que cubra de sangre los oceanos“.

A lo mejor lo sabes y todo, te dejo que lo pienses...

Bucan dijo...

Montse es una crack. Escribe así para picar. No había nada que lo justificase, dice. Y le habían cortado la cabeza al General Ochoa, que había reprimido la revolución de Octubre de 1934 por orden de la República. Y paseaban la cabeza por madrid pinchada en un palo. Y mataron al Jefe de la Oposición de derechas, y lo hicieron policías de ideología socialista.


La II República fue un ensayo de la Internacional Comunista de Stalin. La revolución de Octubre de 1934, promovida entre otros por socialistas, la sentenció.

Lo mejor vino al final, cuando Stalin firmó en 1939 el pacto de reparto de Europa y de suministro de petróleo al Ejército Alemán, dejando a los dirigentes socialistas y comunistas españoles con la boca abierta.

Por cierto, que Hitler fracasó en hacerse con su parte por quererlo todo y revolverse contra Stalin, pero Stalin si que se quedó con su parte pactada: con media Europa. Primero la quería repartida con Hitler (el comunismo y el nacional socialismo eran primos) y después, como Hitler le salió traidor, lo consiguió aliado con EE.UU. e Inglaterra que hicieron el papel de tontos útiles quitándole a Hitler de encima.

Natalia Pastor dijo...

Montse Pallardó:

Iba a contestarte pero tras el comentario de Francisco -certero y conciso-, te remito a él.
Si sigues pensando - que lo harás-, que la II República era algo así como el paraiso soñado, no merece la pena debatir.

Natalia Pastor dijo...

Al Neri:

La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero.

Natalia Pastor dijo...

Señor Ogro:

Durante décadas, la izquierda de este pais ha vendido el mito de una edénica República que era un ejemplo de tolerancia,democracia y libertades.
Cuando la derecha ha olvidado sus absurdos complejos y ha contado lo que en realidad pasó,la jauría de la checa ha salido como un sólo hombre a poner la consabida etiquetita; ultraderechistas.

Que previsibles y que mediocres son...

Natalia Pastor dijo...

Jose Luis Valladares:

Es que desde el principio,las intenciones de los socialistas encabezados por Largo Caballero e Indalecio Prieto sólo contemplaban una posibilidad;un golpe que instaurara una República marxista.
Y ahí está el golpe del 34 que se inició con el levantamiento de los mineros de Asturias a los que Indalecio Prieto armó hasta los dientes con esa intención.

Natalia Pastor dijo...

Aspirante:

Gracias por el enlace.
Sólo hay que revisar las discusiones en el Parlamento,las amenazas de muerte en el hemiciclo, los discursos incendiarios de Largo Caballero incitando a la rebelión y a la guerra civil, para ver con nitida claridad que la izquierda - encabezada por los socialistas -, sólo tenía un objetivo que no era otro que derrocar la República e instaurar una dictadura marxista.

Y ese proyecto contemplaba la eliminación sistemática de cualquier a que se opusiera a ello.

Lo acontecido con los católicos, su persecución y exterminio, fue un genocidio perfectamente planificado desde el principio.
Nada más proclamarse la República comenzaron los asaltos,saqueos y quemas de Iglesias.

Natalia Pastor dijo...

Al Neri:

Gracias.
Una ya tiene asumida que para la izquierda garbancera y biliosa soy un objetivo definido.
Que le vamos a hacer...

Natalia Pastor dijo...

Bate:

Gracias.
No creo que Pallardó te conteste.
Llegados a un punto del debate recoge velas.

Bate dijo...

Felicidades aspirante, y que cumpla muchos más, y que nosotros lo veamos.

risquett dijo...

La historia está ahí y es innegable lo que sucedió y por qué sucedió.
Pero mientras la falsedad,la ignorancia, la incultura y la falta de los mas elementales conocimientos revueltos en el sectarismo no se destierren, habrá quien siga pensando en esa ultraizquierda que aquella República fue el paraiso perdido de Milton.
Que se le va a hacer.


Francisco:

Pepito Maestre -ignoro por qué-,arremete contra tí en su blog/letrina que leen sus tres amiguetes.
Why?.

Candela dijo...

Excelente resumen. Lo triste es que, siendo cierto todo lo que dices, hayamos llegado actualmente a ciertos extremos gracias a los delirios de Zapatero, aunque no nos engañemos, esos delirios son aplaudidos por muchos de esos que luego pretenden darte el carnet de demócrata.

Pretender recrear en la actualidad un clima como el de los años 34 al 36 debería ser considerado como delictivo.

Urdanautorum dijo...

Natalia y todos los amigos de este blog.
Posiblemente de no ver y escuchar las falacias pregonadas por este gobierno que se ha caracterizado por su labor para "acabar" de una puñetera vez con las dos Españas, no estaríamos tratando este tema hoy, como se ha demostrado en legislaturas anteriores, incluidos los demás gobiernos socialistas.
Natalia y los comentaristas se han limitado simplemente a narrar hechos históricos totalmente demostrados, sin exponer comentarios propios de aquellos que se limitan a repetir lo que han escuchado en un ambiente partidista que satisface sus instintos progresistas.
Recomiendo para esas personas leer "La Segunda República española. Crónicas parlamentarias 1931-1936" de Josep Plà.
Este escritor gerundés que recibió la proclamación de la República con cierta simpatía y acabó diciendo que era una locura frenética y destructora, dejó escrito a los 80 años, en 1979, lo siguiente: "La izquierda ha hecho siempre lo mismo: su aberración de la realidad del pais la mantiene, como siempre, en su ignorancia antediluviana. Hablan mucho pero no dicen nada (...) quieren ante todo ganar las elecciones y, una vez sentados en sus poltronas, hacer todo lo contrario de lo que han prometido".

Bate dijo...

Cuesta bastante reconocer la verdad tal como es, sin engaños ni manipulaciones, a portagayola, sin armaduras que condicione absolutamente nada.
Cuando se sustenta un discurso político y moral como viene haciendo Rodríguez Zapatero en frases líquidas y amenazadoras: “las palabras están al servicio de la política”, (tremendo), o “la Nación es un concepto discutido y discutible” (aún más tremendo), todo lo que viene detrás, es una mera y pringosa anécdota, un mal chiste, una triste fábula para nastuerzos y simples. En definitiva, una caída a los abismo.

Y todo para intentar legitimar la II República y convertirla en el nexo de unión de nuestra imberbe democracia. Sólo a un torpe se le puede ocurrir tal desaguisado, querer eternizarse en el poder de la mano de unos fantasmas que ya pasaron.

80 años después , muchos son incapaces de aceptar la verdad histórica y creen poder proyectar sus mentiras hacia el futuro, arriesgándose a cometer los mismos terribles errores, propiciando de nuevo semejantes enfrentamientos.


Ps. Margarita Nelken, no te comas más el tarro Pallardó.
La que pronunció esas palabras cargadas de un odio infinito fue Margarita Nelken, la que a día de hoy, sigue siendo un icono amoroso dentro del PSOE. Por cierto, Nelken era feminista y luchó por evitar que la mujer votara.

¡¡Qué día te estamos dando ehh!!

Trecce dijo...

Una gran oportunidad desperdiciada, Natalia, nos habíamos desembarazado de la monarquía y precisamente quienes más debían haber cuidado de la República neonata, quisieron acapararlo todo de mala manera, algo así como lo que están haciendo los sindicatos actuales con los trabajadores, a base de ERES y otras historias que sólo buscan su propio beneficio.
Yo resumiría lo que pasó entonces, por lo suave y sin entrar en detalles sangrientos que fue toda una lección de cómo hacerlo todo al revés.

Natalia Pastor dijo...

Candela:

Gracias.

Hace diez años asuntos como la guerra civil,la República, lo acontecido en aquellos años parecían formar parte definitivamente de la Historia.
La llegada de Zapatero ha vuelto a poner patas arribas lo que parecía definitivamente finquitado con una Tradición modélica y hay incluso quien la cuestiona.

Y hemos vueltos a las zanjas,al intento de Garzón de abrir una "causa general" y al cainismo endémico y enfermizo de la extrema izquierda que a día de hoy, es el socialismo y sus satélites.

Natalia Pastor dijo...

Urdanautorum:

A la extrema izquierda la historia y la verdad de lo acaecido le da una higa.
Esas evocaciones de la República que gastan a estas alturas tienen un trasfondo siniestro; en el fondo les encantaría volver a aquel estado de cosas, y para muestra, sólo hay que ver las manifestaciones antirreligiosas,la procesión laica que pretenden para el Jueves Santo o los ataques a las capillas que se suceden de un tiempo a esta parte.

Aunque ese caldo de cultivo siempre ha estado en la izquierda garbancera, ha sido con Zapatero cuando han rebrotado con nuevos bríos.

En España no hay una soocialdemocracia europea al uso; no existe un laborismo inglés al que equipararse.
Aquí tenemos una izquierda montaraz,nostálgica del Muro,defensora de la dictadura castrista cubana, guerracivilista,resentida y casposa.
No hay nada igual en Europa.
Ni por asomo.

Natalia Pastor dijo...

Trecce:

Los socialistas jamás creyeron en la República.
Sólo hay que leer las actas del Congreso y ver lo que decían Largo Caballero o Indalecio Prieto: sólo hay que escuchar sus mítines llamnado a la guerra civil y a instaurar la dictaduar del proletariado.
Lo que sucedió luego era la consecuencia lógica de aquel estado de cosas;primero el intento de golpe del 34 con Prieto y Largo Caballero al mando de las operaciones y posteriormente el asesinato de Calvo Sotelo.

Natalia Pastor dijo...

Bate:

Por cierto, que Margarita Nelken Nelken era una versión con faldas de Robespierre. Su vocación sanguinaria era brutal.
En el diario Claridad, órgano oficial del PSOE, de la tendencia de Largo Caballero, Margarita le hizo sentidos homenajes a Fernando Condés, el asesino de Calvo Sotelo, y proponía exterminar a las mujeres identificadas con el bando nacional.
Durante la guerra pasó del socialismo radicalizado al PCE y estuvo implicada en la matanza de Parcuellos y en la saca de presos de la cárcel Modelo y de las chekas.

o blog de xesús lópez dijo...

Algunos están hilarantes porque vuelve a ser 14 de Abril.
Deben estar preparando la gasolina o las antorchas para la quema de iglesias.
El 14.05.1931 iban ya incendiados más de cien templos.
Y después pasó lo que pasó y que dejas bien resumido, aunque ni a Pallardó ni a los de la ceja les guste.

Natalia Pastor dijo...

Xesús López:

Hay mucho miliciano vocacional, querido Xesús.
Si yo te contara...

lujaban dijo...

Aunque lo dijera Goebbels, una mentira repetida un millón de veces, sigue siendo una mentira.
Le pese a quién le pese. Y la República fue una lacra y un episodio para olvidar en la Historia de España.
Y se hacen actos de homenaje a los que perdieron la guerra que provocaron.
¿Por qué no se celebró el 1 de Abril el dia de la Victoria?
Complejazos...
Salutem.

Natalia Pastor dijo...

Lujaban:

Todas estas evocaciones de la República tienen el mismo caríz.
Ninguna incide en que sea un modelo de Estado alternativo -cuestión lícita-, a la Monarquía parlamentaria que a día de hoy vivimos, si no que se centra en lo que supuso la II República, sus "logros".
Y ahí es dónde radica a mi juicio lo perniciosso del tema; que esa llamada a la nostalgia tiene el aire revanchista de la "obra no terminada".
Que aquello fue una intentona fallida, pero que en la próxima pondrán más empeño.

Lo comentaba antes con Urdanautorum; el problema de la izquierda en este país es que se ha quedado atrapada en el tiempo, colgada de la brocha de la guerra civil, del Muro de Berlín y de las jaculatorias a la dictadura cubana.
Con esos mimbres,Lujaban, no podemos esperar más que ésto.

Oroel dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros en todo menos en una cosita no trivial: la instauración de la Segunda República no fue un golpe de Estado porque no hizo falta. La Segunda República se instauró por el desistimiento y la cobardía de los monárquicos y la derecha. Lo que hubo fue un vacío de poder que los republicanos aprovecharon. Quizás si en aquel momento se hubieran resistido, la Guerra Civil se hubiera adelantado cinco años, pero eso nunca se sabrá.

Respecto a todo lo demás, de acuerdo.

Nuestro peculiar aprendiz de Brujo, ZP, se equivocó de nuevo. Sobre la Segunda República había una pavorosa ignorancia y ha bastado su invocación de aquel nefasto periodo, de aquel régimen repugnante y liberticida, para que en la era de Internet corriera la información. Si la Segunda República conservaba algún aura de idealismo, la información ha despejado toda duda.

Porque invocarla, como hizo Zapatero, como un ejemplo y un modelo, sólo puede hacerlo alguien o muy ignorante o muy sectario, o ambas cosas.

No somos, afortunadamente, hijos de la República, sino de la Transición, que ha sido un periodo mucho más próspero y pacífico por la sencilla razón de que se inspiraba en principios mucho más dignos y nobles.

El estudio de la República no puede inspirar sino pena y horror. Tiene hoy un merecido y extendido desprestigio, que le hace, además, justicia. No es lo que pretendía Zapatero, pero es lo que ha conseguido: como siempre, lo contrario de lo que se había propuesto.

Natalia Pastor dijo...

Oroel:

Totalmente de acuerdo.
Yo, eso sí, más que cobardía lo achacaría a los intentos por parte de la derecha - y en especial de Gil Robles-, de evitar la confrontaciónj a toda costa.
Como dijo Pio Baroja, "la derecha cedió ante unas izquierdas que no admitían la derrota y amenzaban con la guerra civil".
¿Qué habría pasado si la derecha no hubiese aceptado la ceremonia de los hechos consumados?.

Pues que como tú bien señalas, que la guerra civil habría estallado con cinco años de antelación.
Era un callejón sin salida.

o blog de xesús lópez dijo...

Tiene razón Lojobel. ¿Por qué no se celebró el uno de Abril, el día de la Victoria?
Sería una cuestión de simple memoria histórica.
Ademas que la caterva que hoy manda está en el Gobierno, como el propio don Juan Carlos reina, gracias a esa victoria. Su legitimidad nace de la revolución nacionalsindicalista iniciada el 18 de Julio del 36.
Es algo que hay que echarles en la cara continuamente. Franco fue, para ellos, providencial.

velarde dijo...

Lo extraño Sra Pallardo seria que usted estuviera deacuerdo con algunos de los post que aqui se cuelgan, eso demostraria unos minimos de sentido comun, y usted obviamente no esta por la labor verdad?

Montse Pallardó dijo...

Para Velarde:

Yo me limito a exponer mi opinión.
Sin ofender a nadie y con el máximo respeto.


Para Natalia:

Te he enviado un email que iba destinado a tí y que me han remitido a mí.

JMDG dijo...

El alzamiento nacional fue en un primer estadio en defensa precisamente de la república frente a los intentos de sovietizar España. Intento que auspiciaron los partidos de izquierdas de la república que pretendieron hacer de España un país más en el bloque marxista leninista gobernado por el soviet nacional, y que debería seguir los dictámenes del soviet supremo como órgano federal.

Y desde luego, la II República era todo lo opuesto a un modelo de país en sana convivencia y progreso. Violencia en las calles junto a podredumbre y miseria en las economías públicas y privadas.

velarde dijo...

Lo siento Sra Pallardo pero no todas las opiniones son respetables, y usted en ese sentido incurre con frecuencia en ellas, llamando pobres niños a asesinos, justificando el escarnio y la humillacion siempre y cuando esten del lado de la balanza progre. Puede disentir y opinar con argumentos vacios, pero de ahi a calificar a segun que personajes con ciertos adjetivos progre-bobos va un mundo. Personalmente y por educacion tambien procuro ser muy respetuoso con todas las opiniones, aunque como en este caso sean de un grado de ignorancia voluntaria incurable.

Montse Pallardó dijo...

Para Velarde:

Que un niño cometa un crimen,no significa que no sea un niño.
Yo siempre planteo mis ideas, que a usted le podrán gustar o no,pero siempre lo hago desde el máximo respeto a quien no piensa como yo.
Y nunca menosprecio los argumentos de nadie.

Montse Pallardó dijo...

Para Natalia:

No sé de que va la historia.
Te he reenviado el email por que venía tu nombre y una serie de enlaces con referencias a ti y a otros comentaristas.
No ponía nada más.
De ahí la confusión.
Lo siento.

Natalia Pastor dijo...

Montse Pallardó:

No te preocupes.
Simplemente te he explicado que el destinatario del email eras tú,no yo.
De todas formas,gracias.
Ha sido muy divertido.
Y muy revelador.

Natalia Pastor dijo...

Francisco:

Estamos en las 1.350 - 1.500 visitas diarias.

Montse Pallardó dijo...

Para Natalia:

Siento de veras haber organizado este lío a cuenta del email.
Ignoraba que fuera dirigido a mí por que ponía "Natalia" y una serie de enlaces. Ni yo conocía al remitente ni ponía texto o indicación alguna.

francisco dijo...

Pallardó:

Lo tuyo es una anécdota, no tiene nada que ver con esto.
Simplemente retrata lo realmente desquiciado que está.

Natalia Pastor dijo...

Montse Pallardó:

No te preocupes, que no tiene nada que ver contigo.
Simplemente es una muestra más.
Ya te dije que era muy revelador.

Montse Pallardó dijo...

Para Natalia:

Gracias.
Me quitas un peso de encima por que me sentía fatal con todo este asunto del email.

Montse Pallardó dijo...

Para Francisco:

No, no he recibido nigún otro correo.
Ese fue el único.

francisco dijo...

¡¡Pero qué cobarde y rastrero es!!.
Tira la piedra y esconde la mano.
Siempre de troll, siempre en la sombra.
Qué pena.
Qué vergüenza de tío.

risquett dijo...

Francisco:

Una pregunta : ¿Zinquirilla cerró el blog?.