lunes, febrero 28, 2011

El voto de trinchera


La creencia de que las elecciones generales en España son decididas por los votantes centristas es falsa. La evidencia empírica muestra que estos votantes, definidos como aquéllos cuyo voto oscila entre el PSOE y el PP, tienen escasa relevancia.
Los votos decisivos son los de la izquierda volátil, aquellos que oscilan entre el PSOE, IU y la abstención.

Con una única excepción, en el último cuarto de siglo, España ha votado mayoritariamente izquierda. Desde 1982 ha habido siete elecciones generales. En seis de ellas la izquierda (PSOE, IU y sus antecesores) obtuvo entre un mínimo de 2,3 y un máximo de 3,5 millones de votos más que la derecha (PP, aliados regionales y sus antecesores).
Sólo en las elecciones de 2000, que tuvieron la tasa de participación más baja de la actual etapa democrática (69%), la derecha superó en votos a la izquierda: la diferencia fue de 1 millón de votos.

La última encuesta de NC Report para LA RAZÓN desvela que, si hoy se celebrasen comicios, el PSOE se dejaría en el camino 11,41 puntos respecto a 2008, mientras que los populares crecerían 5,63.
En concreto, la formación de Zapatero pasaría de los 169 diputados de las pasadas generales a entre 123 y 125, lo que en votos se traduciría en una pérdida de más de 3,4 millones
Mientras, el PP de Rajoy siguen abonados a una mayoría absoluta (fijada en 176 escaños) .



Con los resultados del actual sondeo. el PP obtendría entre 184 y 187 diputados, esto es, entre 30 y 33 más que en 2008, y 625.819 votos más.
La diferencia, por tanto, entre ambas formaciones es ya de hasta 64 escaños. Esa pérdida de seguidores del PSOE tiene varios motivos.
Uno de ellos, quizás el más destacado, es que más de 2 millones de ex votantes socialistas en 2008 se abstendrían en esta ocasión y 801.543 cambiarían drásticamente de rumbo y elegirían la papeleta del PP.
Más de medio millón optaría por Izquierda Unida y casi 300.000 por UPyD.
Unas cifras estas que sitúan el porcentaje de fieles que logra mantener el PSOE en un 65 por ciento.




Lo que produce una desazón cercana al escalofrío, es comprobar que a pesar de los más de cinco millones de parados, de un pais hundido, de siete años nefastos de Gobierno, de la negociación/claudicación con ETA, del "chivatazo" del Faisán, de la fractura social, de la deriva nacionalista, del empobrecimiento colectivo, los ERE de Mercasevilla, del recorte de libertades, de la corrupción generalizada...un 32,95% del electorado, más de siete millones y medio de ciudadanos, votarían al PSOE.

¿Es tan ciego el sectarismo?.¿Tiene solución este pais, enrocado de una manera tan brutal en una ideología de trinchera incapaz de discernir y dilucidar en función de las necesidades del pais?.¿Se puede salir adelante cuando una parte del electorado vota con las visceras?.

Hay otro dato destacable que demuestra el descontento ciudadano con la política: la abstención.
Más de 11,2 millones de españoles no se moverán de sus casas, esto es, dos millones más que en 2008.


sempietnos@hotmail.com

33 comentarios:

Pedrulo Maturulo dijo...

La abstención es quizás con diferencia, la mejor manera de dar la razón a esta panda de lunáticos, empeñados en complicarnos la vida (PSOE).
Lo mejor es siempre ejercer el voto, para poder quejarse después y no como los que ni votan ni hacen nada y luego esperan a que les resuelvan sus problemas.
La democracia tiene que ser activa para mantenerse joven, sino es otra cosa.
Saludos.

Merlinjoy dijo...

Natalia, ese 32,95% que votarían al PSOE en las elecciones son ni mas ni menos el porcentaje a los que el PSOE tiene atados y bien atados en subvenciones y dádivas para que estén de su lado.Lo que nos está costando ese apoyo lo seguirán pagando nuestros nietos.

También he de decir que si el PP se cree que ya ha ganado las elecciones y empieza a repartirse cargos antes de llegar al poder, le puede pasar como en 2004 y 2008 donde las encuestas les deban favoritos y mira donde están, en la oposición.

Bucan dijo...

Interesante síntesis de la problemática del voto escorado a la izquierda. Sin contar que en el 2000 el PP sacó más votos que la izquierda pero no que la izquierda y los nacionalistas, que ésta es otra: minorías que son las que llevan marcando la política de España desde el principio de la democracia.

Aunque ahora salga que son aún unos 7.5 millones los infatigables votantes del PSOE a pesar de la debacle económica, yo pensaría en 8 millones, que son los que sacó en 1996, cuando Aznar ganó por los pelos con la que estaba cayendo entonces.

El problema de España es que los esapañoles escoran hacia la izquierda (incluso el PP es una especie de socialismo de derechas en amplios aspectos). Ello hace que el dinero lo detecte y no venga a España como no sea para pegar pelotazos con el político de turno.

Javier Tellagorri dijo...

Es muy real ese análisis de voto y coincido con él. Siempre se ha dicho que el ganador depende de una franja de de entre dos millones y dos millones y medio de INDECISOS, de los que no saben en cada ocasión a quién votar, o sea que no son sectarios de ninguno de los Partidos.

Pero con los sectarios fijos no hay nada que hacer.
En Territorio Sioux se han destapado durante 30 años cientos de corrupciones del Peneuve pero ello no afecta en lo más mínimo a sus votantes.

Sempietnos dijo...

Pedrulo Matarulo:

En otro momento histórico, no le digo que no.
Serviría para purgar la casta política y como método de regeneración.
Pero a dia de hoy, en la actual coyuntura, es una emergencia que Zapatero y los socialistas abandonen el Gobierno.
La recuperación y la salvación de este pais pasa por ello.

Sempietnos dijo...

Merlinjoy:

Hay una gran porcentaje que directa o indirectamente, viven gracias al PSOE.
Pero no es menos cierto que hay una izquierda irreductible, incapaz de pensar en clave de "interes general", en el bienestar del pais y votarán socialismo si o si.

En lo de no dar el oso por cazado,completamente de acuerdo.
Y más aún, con las arteras y maquiavélicas maniobras de las que sabemos que son capaces Rubalcaba y sus subordinados.

Sempietnos dijo...

Bucan:

El voto de trinchera en la izquierda es viceral, carpetovetónico,absolutamente irracional.
Hay un sector de esa izquierda que vive la política como el fútbol y son socialistas como pueden ser del equipo de sus amores: a muerte.

En esa visceralidad radical, ven al rival político como el enemigo y no disciernen su voto en función de los intereses del pais.

Es absolutamente imposible -racionalmente hablando -, que en un situación tan catastrófica como la que tenemos haya unos 7.5 millones de ciudadanos empeñados en inmolarse en aras de su sectarismo ciego.
Eso es realmente preocupante.

Sempietnos dijo...

Tellagorri:

El sectarismo es uno de los grandes malesce este pais.
En la izquierda ese fenómeno se da con mayor enfasis y lo vimos con González y lo vemos con Zapatero.
Al margen de esto,lo que es cierto es que esos dos millones y medio de "indeciso" son los que decantan el resultado de un lado u otro.

Señor Ogro. dijo...

Me parecen lamentables las llamadas al voto nulo, voto en blanco o a la abstención, que se hacen en diversos sitios. Esos mecanismos tienen su utilidad y sentido en democracias asentadas donde los políticos responden nominalmente ante los ciudadanos, donde existe un sentido de deber por parte de los políticos hacia los ciudadanos y hacia el estado.

En España no cumplimos una sola de esas condiciones. A nuestra Casta política le importa 2 huevos y una mierda el que no votemos. Sí, cariacontenidos nos dirán que "que pena" caso de que se queden en casa muchos españoles, pero en el fondo les importa todo una mierda, escondidos en sus partidos, en sus sistemas sustitutorios de la democracia.

Para mi no votar ,o votar en blanco etc, es cerrar los ojos ante la realidad, es autoengañarse en base a que estos políticos, esta casta, van a hacer una autocrítica y van a cambiar la Partitocracia para acercarnos más a una auténtca democracia; es en definitiva una quimera.

De lo de votar con el intestino, mejor no digo nada, que me salen muchas palabrotas.

Eduardo de la Fuente dijo...

No me extraña en absoluto que se prevea el crecimiento de la abstención. Hemos perdido la confianza en los políticos, pensamos que la sociedad va por un lado y la cosa política por otra.

Aún así, te preguntas la razón del sectarismo del voto de la izquierda.... creo que siempre habrá un reducto fiel que pase lo que pase votará a “la pesoe” de la misma manera que el PP siempre tendrá un número de votos inamovibles. Es el nicho de votos que jamás se altera por duro que resulte el batacazo electoral. Y coincido en el papel de los partidos “pequeños”: los que se erigen en bisagra sacaban siendo los que al final, como se dice, parten el bacalao. En Baleares lo sabemos muy bien. Prueba de ello es la ya desaparecida Unión Mallorquina.

Un saludo.

Natalia Pastor dijo...

Muy interesante tu análisis,Sempietnos.
Aquí hay que partir de un hecho incuestionable, y es que la izquierda española no es equiparable a ninguna otra izquierda o socialdemocracia europea.
Es una izquierda atávica,garbancera, guerracivilista, que anida en el rencor ,el odio y el resentimiento enfermizo y vengativo de algo que ocurrió hace ochenta años.

Con esas premisas, es imposible que su orientación de voto obedezca al discernimiento que tu mencionas o a un análisis de la realidad: votan regurgitando bilis.

Sempietnos dijo...

Señor Ogro:

Lo he comentado antes.
En la actual situación, es imperioso,necesario y urgente desalojar al socialismo y a Zapatero de la Moncloa.
Es una prioridad nacional,de pura supervivencia de un pais que agoniza y que ya no puede aguntar ni resistir un segundo más.

Sempietnos dijo...

Eduardo de la Fuente:

La gente está hastiada, obviamente,desencantada de la política y de la casta que la conformna.
El ciudadano los ve más como un problema que como una solución.
Así, que la abstención es producto de ese asco profundo.
Lo que es cierto, es que en esta coyuntura hay que tener altura de miras y pensar cual es la prioridad de este pais en este preciso momento.
Y ello pasa sin duda, por poner punto y final al socialismo.

Sempietnos dijo...

Natalia:

Completamente de acuerdo.
No hay en Europa una izquierda como la que padecemos en este pais.
Ni lejanamente parecida.
Creo que fue Alberto Daza quién dijo aquella frase de que "González llevo a la izquierda del marxismo a la socialdemocracia y Zapatero la ha llevado de la socialdemocracia al estalinismo".
Es así.

alberto daza dijo...

En España hay millones de personas que quieren progresar allí donde sea posible, conservando todo lo bueno que las generaciones anteriores han logrado para ellos. Sienten un profundo disgusto por lo que les ofrecen los políticos y ninguno de ellos les satisface.

Ese es el "núcleo" que decide las elecciones.

Con respecto a la izquierda y a sus votantes hay que distinguir.
Hay una izquierda intelectual,anterior al zapaterismo que no es "pata negra", ni sectaria, ni guerracivilista, y otra muy distinta - que es a la que se refiere Natalia en su comentario - y que hoy controla el PSOE.


Saludos cordiales.

francisco dijo...

Lo que dice Alberto Daza es absolutamente cierto.

La gente quiere políticos que solucione sus problemas: terrorismo, paro, educación, delincuencia...da igual que sea de derecha o de izquierda; la gente quiere vivir bien, tener trabajo,tranquilidad, futuro; la gente quiere resultados efectivos.


Lo que es cierto, es que como comenta Natalia Pastor, la izquierda española es una izquierda diferente, es una izquierda que no termina de desmarcarse de los recoldos del marxismo y del guerracivilismo.

Si miramos a las izquierdas europeas - por ejemplo el laborismo inglés o los socialdemócrtas alemanes- veremos que son muy diferentes del PSOE.

Sempietnos dijo...

Alberto Daza:

Comparto tu opinión.
Con respecto a la izquierda, recuerdo que Gustavo Bueno defiende en "El mito de la izquierda" que mientras que puede englobarse a la derecha dentro de una ideología común compartida (con modulaciones internas), la izquierda no sería fruto de una ideología común sino de múltiples que habrían ido surgiendo a lo largo de seis etapas durante los siglos XIX y XX. No ha habido una sola izquierda desde la Revolución francesa hasta nuestros días sino una sucesión (jacobinos, liberales, anarquistas, socialdemócratas, comunistas, maoístas) que ha venido no sólo a oponerse a la derecha de turno sino a las izquierdas colaterales.


Lo que hace falta es una nueva izquierda que aborrezca del pluralismo acrítico, capaz de negociar con todas las posiciones ideológicas por el hecho de existir, despreciando el hecho de si tienen o no razón.

Una izquierda que sea no nacionalista porque esa vía ha demostrado ser insolidaria y un pozo sin fondo, aliada por activa o por pasiva con los que recurren a la violencia terrorista, la extorsión, el asesinato y el secesionismo ilegítimo.

Caballero ZP dijo...

Un post muy esclarecedor y que como bien dices da unas cifras de sectarismo que asustan y hace preguntarnos si este país tendrá solución alguna vez. Es triste ver como en otros países se vota con la cabeza mientras aquí se hace con la nostalgia de unas ideas equivocadas inculcadas como verdad suprema.
Saludos

Sempietnos dijo...

Francisco:

La descomposición de la izquierda tiene varias razones.
Izquierda Unida está en proceso de desaparición, tras haber aceptado convertirse en poco menos que un apéndice del PSOE, lo que la inhabilita como refugio de opciones más "puristas".

Zapatero ha optado por volver al modelo de izquierda de la República.

Y resucitar el guerracivilismo.
Aunque bien es cierto, que fue por primera vez Felipe González quién recurrió al fantasma de la guerra a pesar de que siempre había respetado el pacto de la Transición.

Lo hizo porque era la primera vez en 10 años en que veía peligrar el poder.
En España la izquierda tiene un complejo histórico que se remonta a 1931.

Desde entonces las izquierdas han tenido un complejo de superlegitimidad, como si tuviesen el derecho de gobernar, es decir, que ellos son los únicos que valen de cara al pueblo, y que los demás, los partidos conservadores, no son más que elementos decorativos que no representan a nadie.
De este modo, la izquierda española no acepta el hecho de que puede perder, no acepta adversario alguno.

Sempietnos dijo...

Caballero ZP:

Es muy difícil que la izquierda evolucione si contínuamente recurre a la cultura del victimismo, que se ha apoderado totalmente de su argumentario. Esto se ve en su interpretación de la guerra civil en un sentido sectario y victimista, o del concepto de España como nación que es el mismo que manejaban en la República.
Y de ahí no salen.

El último de Filipinas dijo...

Da igual la cantidad de voto blanco o abstención que se produzca. Ningún escaño se va a quedar sin ocupante.

velarde dijo...

Como diria el ilustrado alcalde de Getafe: que aun alla tanto tonto de los cojones que vota a esta izquierda mangante, incompetente e hipocrtita. manda huevos!!!

Sempietnos dijo...

El último de Filipinas:

Eso seguro.
Hay overbooking.
Si por ellos fuera, le quitaban el asiento hasta las taquígrafas.

Sempietnos dijo...

Velarde:

Veamos un ejemplo.
Lo que sucede no es por casualidad. La corrupción absoluta que se vive en Extremadura y Andalucia -véase los EREs...- tiene raíces en la maquinaria y el poder acumulado por el PSOE durante más de treinta años.

Son tan grandes sus telarañas de intereses que no basta con la denuncia para hacer tambalear y caer a unos Gobiernos absolutamente corruptos.

Políticamente, el concepto de “corrupción” es indisociable del socialismo.
Y ahí están las hemerotecas.

Trecce dijo...

Siempre me han parecido curiosas (por llamarlas de algún modo) estas adhesiones inquebrantables a determinado partido o ideología, que se entienden cuando es una minoría quien las practica, pero que tanta gente mantenga esas posturas. Aquí hay algo más, pero mis conocimientos no me dan la solución.
Es como cuando salen esos miles a las calles del País Vasco a secundar las llamadas de los proetarras. Da igual para lo que se les convoque, ellos están allí y eso es una realidad. ¿Por qué?
Esto, apreciada Natalia, daría para que hablásemos largo y tendido y no precisamente aquí donde sólo pueden esbozarse las cosas.
Un saludo.

Sempietnos dijo...

Trecce:

El sectarismo de la izquierda - y en especial del PSOE- es atávico.

La gran paradoja del PSOE consiste en rescatar de las arcas la apelación moral, sujeta bajo el yugo del posibilismo durante todas las legislatuars que ha gobernado.

La apelación a valores éticos sólo tiene un destino: atemorizar al votante, para que crea que la victoria del PP quebraría esos mismos valores.


Pero sucede que la invitación selectiva, continuada, vertebral, al miedo, niega algunos de los principios éticos en los que se fundamenta la democracia.

Entonces los políticos del PSOE se deslizan a la irrelevancia o al ridículo, porque son incapaces de distinguir cuándo el PP “da miedo” –en 2004, por ejemplo- de cuándo, sólo, “no gusta”.

Algunos líderes dan la impresión de que, en todo caso, pero por razones personales, siempre tienen miedo.

Todo ello está en el fondo de la tremenda desmovilización del electorado de izquierdas, inducida por los propios estrategas socialistas, presas del pánico.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Una cosa está muy clara aquí en España, que no se da en otros países de nuestro entorno: aquí el color político, imprime caracter. A quien se siente político de izquierda, no le pidas que de el voto a lo que lammamos derecha y viceversa. Si le ha defraudado los de su opción política, lo soluciona quedándose en casa. Aquí es inutil pedir que se deje el corazón a un lado y se utilice la inteligencia.
Otra cosa que a mijuicio es absurda es mantener, a estas alturas, la terminologia de derechas e izquierdas; es algo ya pasado de moda. Con ideologías no se arreglan los problemas economicos que vayan surgiendo. Lo que si importan son las gestiones y, según los casos, gestionará mejor un partido que otro en determinas circunstancias.

Sempietnos dijo...

Jose Luis Valladares:

Es cierto, que a dia de hoy,mantener la terminologia de derechas e izquierdas es absurdo.
Mire en Europa y verá que son conceptos ampliamente superados.

Pero aquí no.
Aquí en España la izquierda sigue anclada en los presupuestos de la República del 36 e incluso, en los maximalismos anteriores a la caida del Muro.

¡¡Si hasta Méndez y Toxo hablan todavía de "lucha de clases".!!

Stop dijo...

Yo veo normal la anormalidad de que alguien pueda tener el estómago de continuar votando socialista.

Primero: hay gente encantada con la crisis. Las casas están más baratas, los electricistas y paletas vienen a su hora y por la mitad del precio de antes, se pueden contratar trabajadores a precio de saldo, las tiendas tienen precios rebajados todo el año, la comida y las cosas básicas se han encarecido, pero para el que tiene dinero las rebajas en otros productos le compensan.

Segundo: los socialistas son malos de narices, y corruptos, e ineptos, pero para mucha gente los del PP no son mucho mejores, o incluso son peores.

Tercero: por motivos sectarios, se tiene el irracional convencimiento de que hay que ser fiel a un determinado partido pase lo que pase.

Es irracional, sí, pero es el país que tenemos.

Sempietnos dijo...

Stop:

La bipolaridad es normal en política y exste en caulquier pais de nuestro entorno.
Lo que aquí sucede es que está contaminado por el sectarismo de una parte ; en este caso la izquierad.

Que con la que está cayendo, un 32,95% del electorado - más de siete millones y medio de ciudadanos-, votarían al PSOE en unas elecciones, demuestra que estamos ante una situación realmente preocupante.

Una parte sustancial de la sociedad tiene inoculado el sectarismo en vena hasta el punto que prima el odio "al otro" por encima de los intereses reales del pais.

francisco dijo...

STOP:

Yo he visto alcaldes de mi provincia, imputados y detenidos por corrupción, que eran jaleados por el pueblo como héroes mientras iban camino del cuartelillo de la Guardia Civil.

En muchos pueblos de la sierra de Cádiz, aparecieron pintadas con la leyenda "para que se lo lleven los fachas, que se lo lleven los nuestros".


Y ante eso no hay ni existe una política de divulgación didáctica que haga que desaparezca el sectarismo enfermizo y que entiendan que los "chorizos" -sean del signo que sean - no tienen cabida en una democracia.

Este pais debe purgarse aún, para poder asumir sin trincheras ni revanchismos, que el "otro" no es el enemigo sino un rival que puede tener ideas aprovechables y beneficiosas para la ciudadanía en conjunto y para el bienestar global del pais.

Urdanautorum dijo...

Sempietnos, interesante análisis, aunque es conveniente tomarse una buena dosis de ansiolíticos para evitar entrar en un estado catártico cuando contemplas este drama.
Creo que ni un congreso universal de los mejores antropólogos y sociólogos sería capaz de llegar a una clara conclusión de la tendencia del voto de la izquierda en España, porque, como bien dices, no es solo aquella que por tradición histórica regurgita ese odio visceral a todo lo que imagina ha sido la causa de sus desdichas, ni la garbancera.
En cuanto a la abstención, es la conducta incoherente de los políticos en general con sus ideas y programas la causante de esa desconfianza al sistema, lamentablemente por parte de muchos jóvenes.

Sempietnos dijo...

Urdanautorum:

Mientras la izquierda en este pais no evolucione, deje atrás todo el asunto guerracivilista, se recicle,abandone el anticlericalismo y mute en una socialdemocracia al estilo laborista inglés, este pais tiene una difícil solución.
Si la izquierda encuentra un lider moderno, que no este viciado y anclado en la II República podremos avanzar como cualquier pais de nuestro entorno y el sectarismo será cosa del pasado.

Si no es así, estaremos en este voto de trinchera del que es imposible salir.
Como dice Francisco en esa frase demoledora que resume el espíritiu de la izquierda a la perfección:"para que se lo lleven los fachas, que se lo lleven los nuestros".