martes, julio 22, 2008

El horror











A Ivica Oslijc, superviviente en Sbrenica, lo que más le preocupaba era no perder su condición de ser humano, de persona, ante los ojos inmisericordes de sus verdugos.
"Me llamo Ivica", repetía una y otra vez ante los guardianes, en un intento de que núnca dejaran de contemplarlo como un igual, y no como un despojo subhumano, algo eliminable y repugnante que carecía de los más elementales derechos.
Dos chicas gitanas muertas en una playa de Nápoles.
Sus cuerpos tapados por unas toallas.
Violeta y Cristina, de 11 y 15 años respectivamente, decidieron bañarse después de haber pedido limosna durante la mañana del viernes. Una ola las arrastró mar adentro. Ninguna de ellas sabía nadar y murieron ante la indiferencia mostrada por los turistas que seguían bañándose, tomando el sol e incluso comiendo a pocos metros de los cuerpos, como si no existieran, como si sus cadáveres no llegaran a la condición de conmover almas y sentimientos.
Violeta y Cristina no lograron lo que Ivica. Ellas no superaron el umbral de "subhumanos" para sacudir la conciencia del veraneante que ve como dos niñas gitanas se ahogan y no mueven un dedo por salvar sus vidas.
Siguieron en su rutina, ignorandolas en su condición de "prescindibles", de infrahumanos, de seres en el último escalón evolutivo.
Acojona pensar en que mundo vivimos. Una sociedad donde cien mil fetos son triturados via turmix en el vientre de sus proféticas madres. Un hábitat donde a los ancianos nonagenarios, con una simple neumonia, se les da "matarile" para que pasen a otro nivel, dejen una cama libre, y no den más el coñazo que su ciclo toca a su fin, como el de esas mariposas de hermosas alas que viven hasta que cae el sol.
O el futuro de Violeta y Cristina, mendigas y encima gitanas, subhumanas sin derechos, carentes de ese "pedegree" imprescindible para ser merecedor de que alguien abandone su toalla y se lanze al mar a salvarlas.
Seguro que algún bañista inconmovible, ayer estaba contento por la captura de Radovan Karadzic.
Que hijos de la gran puta.

gutisiempre@hotmail.com

20 comentarios:

amaya dijo...

Estamos degradando nuestra propia especie.
Que horror.

tejón dijo...

Asi va el mundo.
Triste vida y triste final.

carlos dijo...

Lo que tiene que prevalecer siempre es la humanidad , el amor al prójimo.
Pero en esta sociedad dónde quieren imponer la LAICIDAD, y que está carcomida por la falta de valores y principios,se va degradando a pasos agigantados.

risquett dijo...

Esta es la verdadera cara de Europa, no la de abnegada defensora de los derechos humanos que quieren venderle los proges a los ingenuos que aún se dejan deslumbrarpor las milongas y las mentiras.
Pero esto tiene un doble mensaje; la descomposición moral y la deshumanización,que son los peores peligros para una sociedad.

álvaro dijo...

Hace muy poquitos días en una playa española un chaval extranjero murió babeando por un golpe de calor, mientras los que estaban a su lado se reían porque estaba "roncando" cuando lo que estaba era expirando.
Pasaron olímpicamente.

sempietnos dijo...

Terrible,Guti.
¿Y que me dices de las autoridades que dejan dos cadáveres en la playa durante horas sin que un cordón policial, sin aparecer un juez para ordenar el levantamiento de los cadáveres?.

cecilia dijo...

¿De qué puede ser culpable una chiquilla de 11 años para que a su cadaver se le trate con mas indiferencia que al de un perro?.
Que horror,Dios mio.

francisco dijo...

La gente ya pasa de todo. A veces no es sólo falta de solidaridad, sino pocas ganas de meterse en problemas.

david dijo...

Da tristeza ver la indiferencia de la gente.

julio andradas dijo...

Como ser humano sentiria pena, y por respeto no seguiria sentado y menos comiendo al lado de un cuerpo fuese de quien fuese.
Es que estamos tan deshumanizados que ya nada nos afecta.
La muerte deberia ser respetada en todo caso. Pero al mismo tiempo estamos acostumbrados a estar "rodeados" por cadaveres constantemente en telediarios y periodicos (imagenes de guerras, accidentes de trafico, etc.) mientras estamos almorzando, cenando o charlando con los familiares y amigos.

vinuesa dijo...

Deberían de ponerse aunque sea por un segundo en sus zapatos para saber como se sentiría ser ignorados, indiferentes bajo la sociedad en la cual vivimos que parecería ser inhumana.

alex- dijo...

Encomiendo a esas niñas.
Genial post (como siempre).

jam dijo...

Recuerda y mucho al final de la novela "El proceso" de Kafka: "...como un perro". Guti, esto es lo que hay, gracias por denunciarlo. Salu2.

Mike dijo...

Terrible. No puedo decir más.

Bueno, si. Se me ocurren más cosas que decir, pero...

carabaña dijo...

Estamos ante una oleada de total indiferencia hacia las desgracias del ser humano; ya sólo nos preocupa nuestro bienestar.
(Magnífico post,Guti).

Natalia Pastor dijo...

Si este fuera un mundo "normal" cualquiera reaccionaría de otra forma, pero no quedándote al lado de unos cadáveres de niñas tomando el sol y comiendo como si no pasara nada.
Que sociedad degenerada,amoral y carente de valores y principios nos toca vivir...

santiago dijo...

No es normal que un cadáver se deje tirado en la playa durante horas como si nada hubiera pasado, como si no existieran.
El mundo está podrido.

maría dijo...

Sociedad hedonista. Enferma.Hemos llegado al punto de ser indiferentes ante la muerte.
Una entrada extraordinaria,Gutiforever.

blaster dijo...

Y luego cuanto lamento,cuanta ONG,cuanta campaña sobre la pobreza,el hambre,la inmigración,las injusticias y demás...
¡¡Cuanta hipócresia y falsedad!!.

Morgenrot dijo...

¡ Me dejas de piedra !

No me he enterado de la noticia hasta ahora, pues me marché de vacaciones y no tenía televisión , ni falta que me hacía.

Tienes toda la razón en lo que dices, es lamentable...y es que no se lleva lo del amor al prójimo, sino el ocio , el relativismo, la diversión y el yo, mi y mío.

Así vamos...¡ Qué pena !