jueves, octubre 26, 2006

S.O.S.

Tras recibir un ataque de virus por parte de aquellos a los que no les debo gustar mucho, vuelvo. Ayer fue una jornada de ignominia y cobardía en Europa. En Andalucía tuvimos doble ración. Será que ya estamos más cerca de sentirnos plenamente europeos y, puestos a hacer barbaridades de consecuencias incalculables, no vamos a ser menos.
El Parlamento europeo ha dejado clara su postura ante cualquier tipo de terrorismo, de coacción, de violencia: la sumisión para no enfadar al que lo ocasiona. Evidenció la misma pusilanimidad que ya mostrara cuando se produjo la amenaza de los radicales islamistas por las viñetas humorísticas. La misma cobardía que manifestó al elaborar la Constitución europea. La misma que muestra cada día al no tomar medidas fortalecedoras y protectoras de la cultura y civilización europeas, de los principios fundamentales que nos han servido para ser considerados "el viejo continente", considerando erróneamente que la defensa de los valores propios es una suerte de intolerancia, de imposibilidad para mezclarse con otras culturas, de incapacidad para dialogar.
Permitió que un grupo de terroristas y pro-terroristas abusara de una institución democrática, le dio voz a quien no merece sino la cárcel por los crímenes cometidos, se plegó ante la extorsión. Y todo ello, después de que esos mismos terroristas hicieran una demostración de la más descarada chulería secuestrando, asaltando y robando varios centenares de armas. ¿Es eso una voluntad inequívoca de dejar la violencia, sr. Presidente?, ¿qué mentira les ha contado a esos políticos europeos, que no tienen ni la menor idea de qué ha estado sufriendo y sufre España con ETA-Batasuna, y piensan soberbiamente desde sus tranquilos escaños que lo saben todo?. Han tratado por igual a víctimas y terroristas, dando audiencia a ambos; como si esto fuera un enfrentamiento entre aquellos que, tras sufrir directamente el terrorismo, quieren venganza, y los que han ocasionado el dolor. Dos partes, a las que se escucha, y Europa decide. Pues Europa lo único que ha logrado es que los terroristas sientan que sus reivindicaciones y la forma de hacerlas -matando- son legítimas, que están apoyados desde fuera de España, que España no es justa en su posición, y que tenían razón.
Se está intentando desviar el debate hacia el contenido de las resoluciones presentadas por los partidos. No es esa la cuestión. El problema es anterior, es admitir que se plantee el tema ante el Parlamento de Estrasburgo. Máxime cuando Europa se lavó las manos en los Balcanes, y son situaciones absolutamente dispares; aquí sólo matan unos, los otros, mueren.
ETA-Batasuna odia a España, lo español, a los españoles; ergo, cualquier cosa que los haga felices no puede ser, de ningún modo, buena para España. Ahora creen que tienen garantizado el derecho a exigir del Estado español que negocie con ellos, con independencia de quien gobierne y de cualquier otra circunstancia, pues Europa se lo ha reconocido, repito, incluso tras el robo de cientos de armas. ¿Se ha planteado Europa que ocurrirá si ETA vuelve a matar y lo hace internacionalmente, ahora que han internacionalizado el tema?
Esta cobardía política también la sufrimos en Andalucía con la aceptación, por parte de Javier Arenas, de la inclusión de "realidad nacional", derecho a una muerte digna y enseñanza laica en la reforma del Estatuto. Cuanto más lo explica, más lo complica. ¿Qué necesidad había de citar expresamente ese término vacío de contenido?. Se alude a un manifiesto de 1919, ¿por qué no se recoge la Constitución de 1812, que sí era verdaderamente liberal y se hizo en Andalucía?; y ya puestos a decir sandeces, ¿por qué no se describe lo que era Andalucía en tiempos del Califato, que estaría más en sintonía con la Alianza de Civilizaciones? (me extraña que no lo haya propuesto Chaves); o, ¿por qué no decir que en Andalucía nos gusta el flamenco, los toros y el pescaíto frito?. No se puede ser tan provinciano, ni tan ególatra. Las normas no tienen como finalidad recoger sentimientos, ni la Historia.
Arenas se ha comportado como Groucho Marx, mostrando otros principios porque los iniciales no le gustaban a otros partidos. No se pueden hacer las cosas con tanta cortedad de miras. No me vale la justificación de que han modificado ciento y pico artículos; no es cuestión de cifras, sino de contenidos. Viendo cómo hay políticos que se amparan en históricas declaraciones de ciertos iluminados para hacer reivindicaciones nacionalistas, abren esta puerta. ¿Y si en cuatro días surge aquí un iluminado más?. Han servido de coartada perfecta. Han demostrado un quiero y no puedo: me siento también nación, pero no me atrevo del todo y, además, no puedo permitírmelo. Vamos a seguir alejados de otras comunidades -una norma no va a mejorar la situación de Andalucía-, y se ha contribuido a resquebrajar y debilitar el marco vigente hasta ahora.
NOTA: el post (Acudex 40. Vax 50) es el penúltimo, aunque aparezca como antepenúltimo; cosas de la informática.

6 comentarios:

sempietnos dijo...

Zapatero ha conseguido algo ináudito;dividir a la sociedad española en dos,y fracturar el Parlamento europeo en una moción nunca vista,con presencia de terroristas e imputados entre los invitados a la sesión.
Lo de Arenas es un escalón más en esa degradación suicida que de la mano de Piqué,esta inmerso el PP.

unadecoladetoro dijo...

Lo de ayer en el Parlamento Europeo fue vergonzoso.
Jamás pensé que el PSOE y Zapatero fueran capaces de llegar a esto.
Y respecto a Arenas,que se despida de mi voto.
No les pienso votar más

Anónimo dijo...

Es estúpida la conciencia europea de lo políticamente correcto.
Nadie parece enterarse de que el segundo objetivo de cualquier terrorista es dividir a las sociedades y a las democracias, sólo Estados Unidos e Israel parecen enterarse.

Los terroristas felices y por lo visto con más armas que antes ¿no?

Enrique Baltanás dijo...

Lo de Arenas ha dejado al PP sin discurso no sólo en Andalucía, sino a nivel nacional (de la única nación).
La desmovilización de su electorado puede darla por segura.

gutiforever dijo...

Arenas acaba de apuntillar al electorado base;ese que se considera de una derecha liberal y cuya única nación es España.
Con ser grave esto,lo demoledor es que desmonta toda la estrategia trazada contra los nazionalismos periféricos,y deja a Rajoy desnudo y mostrando las verguenzas ante sus propios contradicciones.
Ya lo dicen los dirigentes de CIU:¿por qué niegan a Cataluña lo que pactan en Andalucia?.Y obviamente,por coherencia,le piden que retire el recurso contra el Estatuto catalan planteado ante el TC.
Arenas,junto con Piqué y Gallardón son el "trio los Panchos",el autentico enemigo en casa,que como bien dice Don Enrique Baltanás,desmovilizará a su pobre electorado,harto y desencantado de tantas traiciones centristas,borregas,pero eso si,consensuadas.

Anónimo dijo...

Gutiforever, pues pásate por el blog de los amigos de Canalsú y lee a un anónimo que dice ser concejal pepero, te acabarás de indignar. Dice que lo del Estatú andalú era necesario porque les insultan a los concejales por muchas cosas tipo Iraq, Prestige etc... Efectivamente, a los que cobran del partido, a nosotros que no tenemos más que nuestras ideas que nos zurzan, jeje.

Pues así nos luce el pelo.