viernes, agosto 02, 2013

Reflexiones desde la playa II


El camarero trae las cervezas pero se retrasan los espetos como se retrasa Bale. Que si sí, que si no, que el jugador se declara en rebeldía, que 120 millones de € va a costarle al Madrid su fichaje...

Mientras la espera se eterniza se nos aparece Pedro J Ramírez, que dice que lo están espiando.

Vaya por Dios. Debe ser cosa de los agentes del CNI, esa TIA sin Mortadelo y Filemón que incordia al director de El Mundo a raíz del tema Bárcenas.
Y es que Pedro J lleva cuarenta años buscando su Watergate igual  que Lópe de Aguirre buscaba El Dorado.
A Pedro J, el Watergate le pilló en los EEUU donde daba clases de literatura y la epopeya de Berstein y Woodward se le quedó grabada de forma indeleble en la memoria, hasta el punto que toda su trayectoria periodística se jalona con ese Tourmalet que supone derribar a un presidente.

Lo tuvo a huevo con Felipe González y casi lo consigue, pero Mister X se le escapó de entre los dedos a pesar del corifeo de corrupciones, Roldanes, Amedos y demás trapecistas de aquel circo itinerante que llenó tantas portadas y que se llamó GAL.

A Pedro J hasta le grabaron un vídeo infame con una señorita llamada Exuperancia, lo que da cota de lo peligrosos que fueron aquellos años de plomo, corrupción y crimen de Estado.
Ahora la ofensiva de El Mundo es contra Rajoy a cuenta de Bárcenas y lo sobresueldos y lo que parecía  que iba a ser el Watergate cañí que lleva soñando cuarenta años Pedro J, se diluye como un soufflé.

Quizás por eso sale con lo de la persecución y el espionaje.
El impeachment que soñaba el marido de Agatha se ha quedado en becerrada nocturna.
Y con poco público.

natpastor@gmail.com

4 comentarios:

MAMUMA dijo...

¿ No será que el Pedro J, necesita la notoriedad que ha perdido.'

jano dijo...

Francamente, no sé que pensar acerca del asunto Bárcenas y la implicación de EL MUNDO en todo este asunto. Se me ocurren algunas ideas, seguramente descabelladas por no ser experto en política, pero que me dan vueltas en la cabeza:
1) ¿podría existir un complot contra Rajoy en el seno de su propio partido para derrocarle?
2) ¿Cospedal y Aguirre, junto con Pedro J, están detrás de todo esto?
3) ¿Se busca un chivo expiatorio para lavar la corrupción del PP, que, por supuesto, se le supone?
Algo sigue oliendo a podrido en España y nunca se acabará el olor hasta que no se regenere la política y sus formas de hacerla.
Un saludo.

U.Q.F. dijo...

Madridistas, os quiero.
Fdo.: Jose Mourinho

velarde dijo...

El ego no tiene limites....