martes, marzo 06, 2012

La estigmatización


El juez Castro ha rechazado la petición de que se cite a declarar como imputada a la infanta Cristina de Borbón porque no hay indicios de criminalidad contra ella.
Hasta ahí, bien. Podremos estar de acuerdo o no en si existen "indicios" que la impliquen en la trama Nóos, pero lo que no es de recibo son los argumentos utilizados por el magistrado para no citarla.
Apelar a que esa decisión «conduciría a estigmatizarla gratuitamente», nos traslada a épocas pasadas, cuando Bacigalupo se acogió al mismo término para no citar a felipe González por el GAL.

Acogerse a sagrado bajo ese no«estigmatizar», traslada a la opinión pública la percepción de que ser imputado es algo oprobioso, cuando no es así. La imputación, en muchas casos, permite que el ciudadano puede defenderse ante la Justicia y no seguir sometido al "juicio mediático" sin poder explicarse.
Pero lo realmente grave del auto de Castro, es que da la sensación de que hay dos clases de ciudadanos, dos castas perfectamente diferenciadas: los que pueden ser estigmatizados y los que no.
Y es que por mucho Mensaje de Nochebuena donde se nos diga -por activa y por pasiva -, que "todos somos iguales ante la ley", va a ser que Nóos...


natpastor@gmail.com

28 comentarios:

María dijo...

Claro que no lo somos, y las manifestaciones del fiscal cuando dijo aquello de "pasaron los tiempos en que se respondía por el cónyuge" tienen miga, como si no estuviéramos todos los dias viendo lo contrario.

Besos

Candela dijo...

Tengo entendido que, en casos similares, otras mujeres han sido imputadas e incluso condenadas y no entiendo ese afán mediatico, en general, en proteger a la Infanta. Se quiere reconducir la opinión pública y dar la sensación de que la no imputación es normal en este caso, cuando cabe preguntarse si cuando arreglaron o compraron el palacete la Infanta desconocía de qué ingresos disponían y en concepto de qué.

Además ¿ni siquiera como testigo? Y porqué a la mujer del socio, sí.

Natalia Pastor dijo...

María:

Sobre todo, por que lamujer de Diego Castro, el socio de Urdangarín, si está imputada.

Natalia Pastor dijo...

Candela:

Yo puedo admitir -aunque no lo comparta -, que el juez Castro no vea indicios suficientes para imputar a la Infanta, o ni siquiera -más extraño aún-, para citarla como testigo.
Vale, acepto "pulpo como animal de compañía".

Pero lo que no tiene un pase es que lo argumente bajo el paraguas de la "estigmatización".
Eso, es una aberración que juridicamente, es indefendible.

Por que "de facto",supone, que hay dos tipos de ciudadanos en este país: los que pueden ser "estigmatizados" sin que pase nada y los que no pueden serlo bajo ninguna circunstancia.

Terrible.

F.J.eugenio dijo...

Este desdichado caso le está costando mas caro a la Real Casa que todas las comisiones cobradas (en paraisos fiscales, of course) por el yernísimo.
Aquí todo el mundo (casi) puede ser estigmatizado, desde Felipe G.X, hasta la Infanta.Claro que los verdadero estigmas, segun el diccionario son.Huella impresa sobrenaturalmente en el cuerpo de algunos santos extáticos, como símbolo de la participación de sus almas en la Pasión de Cristo.
Y aqui la verdad es que santos, pocos.

E..P.. dijo...

Hoy seré breve...
Teatro, puro teatro...se van de rositas.
Saludos Natalia

Natalia Pastor dijo...

F.J.Eugenio:

Nadie -desde el 23F -, ha hecho tanto daño a la causa de la monarquía como Urdangarín.

Con la particularidad expresa de un hecho muy revelador: si Urdangarín sale de esta situación "de rositas" -como es más que previsible -, o simplemente con una mera multa por delito fiscal, la percepción en la sociedad es que se habrá librado por "ser vos quien sois".

Sea como sea, todo esto tipo de "blindajes" a la Infanta de cara a que no se produzca su visita a los Juzgados, va en detrimento no sólo de la independencia judicial, de aquello del "Justicia igual para todos", si no que afecta de lleno al prestigio de la institución monárquica.

Natalia Pastor dijo...

E.P:

Como le comentaba a F.J.Eugenio, todo apunta a que será así.
Pero el daño que ésto va causar a la monarquía, al Rey y a la Institución al completo,va a ser realmente demoledor.

Clau de Sol en Primera dijo...

Yo no estoy de acuerdo en lo de Urgandarin pero si todo lo que dicen es cierto que pague,
Pero todos,no unos y otros no, ZP y todo su gobierno también tienen que pagar todo el mal que lean hecho a España, si condenan a Urgandarin a Zp y su gobierno también.

Natalia Pastor dijo...

Clau de Sol:

Precisamente ayer comenzó el juicio contra el ex Primer Ministro islandés, acusado de negligencia en la gestión de la crisis financiera y bancaria que hundió y quebró a su país.

Aquí no suceden hechos semejantes.

Al contrario,Zapatero se va condecorado con al Orden de Isabel La Católica por los "servicios prestados a España", cobrando una millonaria pensión y colocado en el Consejo de Estado.

Entre la vergüenza y la náusea andamos...

velarde dijo...

Querida Natalia no es la sensacion de que hay dos clases de ciudadanos, es la certeza de que asi es.
saludos.

Herep dijo...

Son muchos los ciudadanos que han sido acusados de algo que, celebrado el juicio, se demostró como falso.
¿Esas personas no fueron "estigmatizadas"?
¿No lo fueron los concejales que entraban en comisaría esposados?

Era reacio, pero cada día que pasa me temo más una sentencia "fraudulenta". Otra más, y ya son incontables.

Un abrazo, Natalia.

Elena Nito dijo...

¿Y por qué aflojaron Matas y otros tantos ante los ofrecimientos /requerimientos de Urdanga? Ese "algo" intangible que hace que Castro rechace citar a declarar como imputada a Cristina, es de la misma naturaleza que lo que impulsó a sablear sin control las arcas del estado a los tentados por Noos. Urdanga manejó ese resorte y se aprovechó de él hasta donde pudo, o hasta donde le dejaron.

Un partido de tenis en Marivent con el Duque, a espaldas (supuestamente) de la esposa y el suegro, y la gloria de creerse un semidios y tener al olimpo de tu parte por hacer negocios con la realeza, bien lo valen.

Natalia Pastor dijo...

Velarde:

Desgraciadamente -por lo que supone de perversión de la democracia y de la igualdad entre los ciudadanos-, así es.

Natalia Pastor dijo...

Herep:

No sólo fueron "estigmatizados" -siguiendo la terminología de Castro y de Bacigalupo -, si no que además sufrieron la "pena de Telediario" en prime time y nadie se preocupó del daño que se les había causado, del perjuicio a su reputación.

Ahora parece que ese criterio de "sensibilización" se aplica y se tiene en cuenta -pero, eso sí -, sólo a la Infanta Cristina.

Natalia Pastor dijo...

Elena Nito:

Sin ir más lejos, la mujer del socio de Urdangarín,Diego Torres, si está imputada.
¿Por qué la mujer de Torres sí y la Infanta Cristina no, y no sólo eso, si no que ni siquiera se la llama a declarar?.

Otro caso es el de la Pantoja, que se va sentar en el banquillo por haber sido compañera sentimental del ex alcalde de Marbella Julián Muñoz en los tiempos del saqueo de las arcas municipales.

Si alguien se lee el escrito de acusación contra la tonadillera, deja suculentos extractos: por ejemplo, el hecho de que se diga que era imposible que la Pantoja no conociera la procedencia del dinero que manejaba Julián Muñoz.

¿Por qué la Pantoja tenía que saberlo y la Infanta Cristina no?.

Otra de las acusaciones radica en que "La Pera" - el chalet de Marbella- se tuvo que pagar con dinero procedente del saqueo de las arcas marbellíes y que la Pantoja debía ser consciente de ello.

Y yo pregunto:¿de dónde sale el dinero para pagar el casoplón en Pedralbes -valorado en más de 6 millones de euros- de la familia Urdangarín?.
¿No sabía la Infanta el estado de las finanzas de su familia?.
¿Qué dinero se consignaba y en que conceptos, como ingresos en su declaraciones de IRPF?.
¿Tampoco tenía la Infanta conocimiento de que el Instituto Nóos era sin ánimo de lucro?.

Elena Nito dijo...

No sé, Natalia, yo tengo mis dudas. Cuando has vivido en pijolandia, y en un ambiente tan machista como es una Monarquía, no sé hasta qué punto ella era consciente de las chapuzas de su esposo y su empresa, y del riesgo en que estaban poniendo a la corona.

Probablemente la Reina tampoco. De hecho creo que les está costando bastante hacerle entender a Cristina lo chungo chunguísimo que ha sido todo. Difícil de tragar lo de sin ánimo de lucro, como dices, (y lo de los paraísos fiscales) pero tantas ONG sabemos que son "sinónimo" de lucro..

Ella podía pensar que lo de vivir como una princesa venía en el pack, y que su marido bien valía las millonadas que sacaba. Qué menos. Lo demás, detalles sin importancia.

lujaban dijo...

Estigmatizar es:
Marcar a uno con hierro candente.
Imprimir milagrosamente a una persona las llagas de Cristo
Afrentar, deshonrar, infamar.
Si realmente hay pruebas, que las hay, de que Cristinita está metida en el ajo hasta las cachas,¿qué opción le aplicamos?
¿la están infamando, afrentando, deshonrando?
Que va...

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Dicho con otras palabras, amiga Natalia, difícilmente tendrá un juez esos miramientos, para evitar estigmatizar a un albañil.

Zorrete Robert dijo...

Que bueno va a ser que "Noos". Así a quien se estigmatiza es a la justicia y democracia española. También dijeron que ya pasaron los tiempos de dar explicaciones por los cónyuges. Semejante gilipollez no la puede decir ni un jurista ni una persona que no se meta dos litros de whisky al día.
Saluditos.

jano dijo...

Recuerdo una vieja canción infantil que me cantaba mi madre y que yo canté a mi hijo cuando era un bebetón:
Aserrín, aserrán,
maderitas de San Juan,
las del rey sierran bien,
las de la reina no tan bien,
las del duque...
truque, truque, truque.

Cuando llegas a los puntos suspensivos es menester mirar con sonrisa al bebetón y rascarle la barriga: la carcajada está servida por parte de ambos.
En el caso que nos ocupa no se trata de un juego de niños; se trata de dinero público, cada vez más imaginario-que no escaso-(i= raíz cuadrada de -1) y de la credibilidad de la Justicia y de la Corona españolas. Hay mucho en juego y no es precisamente una hermosa e inocente canción infantil, que espero que la princesa Cristina les haya cantado a sus hijos para regocijo de todos.
Del truque del Duque de Palma habrá que aserrar muchas porciones de Palmarena y no sé si del Caserío me fío.
Un saludo a todos.

Agustin dijo...

Vaya palabreja que utiliza el gacho estigmatizar,Seño juez deje de marear la perdiz.Y llame a La Infantita a declarar de una puñetera vez digo yo.

Señor Ogro. dijo...

Junto a la neolengua, nos viene encima el neoderecho, con el asombroso concepto de "estigmatizable".

Ayer salía por la tv, acosado por los medios, ese tipo acusado de acosar a menores por la red. ¿Es ese tipo no estigmatizable o si lo es?. ¿Y los casos donde se ha sacado la cara de presuntos violadores que luego resultaron no serlo?..¿eran estigmatizables o no lo eran? ¿La Lola Flores o la Pantoja eran estigmatizables?

Como ha dicho Doña Natalia, se ve existen dos castas perfectamente definidas. Y otra cosa, tener que recurrir a estos inventos, da que pensar que no tienen mucho más en defensa de la infanta.

Infanta, que en mi opinión, está metida hasta el cuello en la mierda de su marido. Porque o estaba metida, o es una estúpida, no me caben terceras opciones.

Urdanautorum dijo...

Me da la impresión que este juez, al que no le molesta chupar cámara, ha tomado esa decisión con toda su sabia intención. Le hace más daño a la Monarquía de esta manera que haciendola declarar, aunque de cualquier manera el perjuicio está hecho,y es una verdadera vergüenza después de las democráticas declaraciones del Rey.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Esa postura del juez Castro, me recuerda a otro juez del Supremo que Gacigalupó con Felipe González. O sea que esta postura no es nueva.
Al rey, cuando dijo que todos somos iguales ante la ley, se le olvidó añadir: "pero unos más iguales que otros"

Un abrazo

Trecce dijo...

Ese es exactamente el mensaje que percibe el ciudadano, Natalia, el de que eso de que la Justicia es igual para todos, es una filfa.
Por otro lado y por desgracia, no me descubre nada que no supiera.

El último de Filipinas dijo...

El problema es que su marido ha estigamatizado a España ante el mundo. No hay más que ver como Urdanga ha salido en las portadas de todo el orbe. ¿Eso quien lo soluciona?

Carlitos Urrutia M. dijo...

Sobre los monólogos nocturno-festivos del Borbón, conviene recordar que en el caso que aludes (último de la serie) el hombre demostró su ¿ignorancia? sobre el contenido de la Constitución al decir que "la JUSTICIA debe ser igual para todos", en lugar de decir la LEY.

Sobre la epidemia de Trincopatía BOBina Espongiforme que invade el país, los "diferentes" podrían haber seguido siéndolo simplemente invocando al "niño de azotes" que para eso fue creada dicha figura. Y hubiesen quedado tan reales ellos.