jueves, marzo 15, 2012

Hartos de "Catalonia"


El desafio nacionalista y separatista prosigue imparable y el Parlamento catalán ha iniciado la tramitación de la nueva Ley de Consultas Populares promovida por CiU.
Detrás de este órdago subyace el intento de Artur Mas de coaccionar y chantajear a Rajoy en su afán de obtener el denominado «pacto fiscal», que no es otra cosa que un vulgar remedo del injusto e insolidario "concierto vasco".

Por mucho que quiera Mas, este aquelarre circense de las consultas populares no tiene carácter vinculante, pero está claro que esas votaciones dañan la cohesión del Estado y suponen un peldaño más en la escalada de aun a riesgo de radicalización.
El ejemplo de esto lo tenemos en la moción que acaba de aprobar el Ayuntamiento de Gerona, gobernado también por CiU, para que el consistorio deje de pagar impuestos a la Agencia Tributaria y lo haga sólo a su equivalente catalana.

Llevar al límite la tensión nacionalista, implica una confrontación entre el resultado de las "consultas populares" y la Constitución y el Estado de Derecho. Un pulso -peligroso e incendiario- entre la legitimidad de la calle con la del Estado.

Pero el desafío catalanista no se queda ahí. Asistimos a un nuevo desacato del Gobierno catalán - el enésimo- en materia lingüística. Pese a cinco sentencias firmes del Tribunal Supremo que exigen la cooficialidad del castellano en las aulas catalanas y a cuatro fallos anteriores —tres del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y otro del Supremo— que obligan, específicamente, a restaurar la casilla lingüística en el formulario de preinscripción escolar, la Generalitat sigue burlando la ley.

Lo mismo que en el tema de la enseña nacional.

El Gobierno catalán quiere cambiar la ley para eliminar la obligación que tienen actualmente los ayuntamientos de colocar la bandera española en sus sedes.

La deslealtad del nacionalismo catalán irredento cansa, hastía al resto de los españoles.
Utilizan de manera torticera y miserable las instituciones del Estado para dinamitar sus cimientos desde dentro.
Artur Mas -por ejemplo- no ha descartado plantear una consulta para la autodeterminación de Cataluña y el año pasado votó a favor de la independencia en una consulta ciudadana.

Quizás llegue el momento en que seamos el resto de los ciudadanos españoles quienes tengamos que votar si queremos como compañeros de viaje y compatriotas, a una caterva desleal, pedigüeña y chantajista...


natpastor@gmail.com

54 comentarios:

RAMPY dijo...

Mucho me temo que esto terminará como el rosario de la aurora tarde o temprano si no se pone coto a esto, pero parece que nadie se atreve a hacerlo, y eso sí que es grave. Quizá dentro de unos 25 años, España no sea tal y como la conocemos ahora. ¿ Quién sabe? El tiempo lo dirá.

Helio dijo...

Los ciudadanos catalanes por fortuna no piensan como sus gobiernos.
Mientras no se cambie la constitución cualquier intento independentista es una perdida de tiempo.
Ademas de ser inviable por lo siguente:

1º En la actualidad estan empeñados hasta las trancas.
2º Estarían fuera de Europa.
3º Tendrian que tener su moneda propia.
4º Tendrían que hacerse cargo de todas las conpetencia estatales y
eso ahora sería inviable.
5º El 80% de su producción se consume en España y eso pudiera cambiar.
6º Tendrían que incrementar sus impuestos y muchas empresas se trasladarían a España.
Hay muchos mas asuntos pero no me quiero extender mas.
Jocosamente he dicho en alguna ocasión que los españoles quizás saldríamos ganando.
Saludos

Natalia Pastor dijo...

Rampy:

El que esta situación se prolongue en el tiempo, incluso vaya "in crescendo", dependerá en gran parte de la voluntad del Presidente de Gobierno en tolerar el desafío contínuo.
No veo a Rajoy con ese espíritu de decir alto y claro "¡hasta aquí hemos llegado!", por lo que me temo que seguiremos asistiendo a la extorsión y al chantaje catalanista mientras crece el hartazgo del resto de la ciudadanía española.

Candela dijo...

Nada nuevo bajo el Sol. La pregúnta es qué hace para evitar esto un gobierno con mayoría absoluta y un enorme poder territorial, si los españoles hemos votado mayoritariamente una opción política para que cambie las cosas ¿a qué esperan? Y si la solucción es traumática, que así sea.

De lo contrario, que tiren la Constitución a un contenedor y cada uno haga lo que quiera, porque aguantar toda esta escenificación de democracia ya harta.

Natalia Pastor dijo...

Helio:

Totalmente de acuerdo con lo que apuntas.
El sentido de mi post va en dirección contraria: al hartazgo -ya indisimulado -, de una gran oparte de la ciudadanía española que está cansada del contínuo chantaje nacionalista, de los pedigüeños catalanistas, del aquelarre separatista.

Quizás -como digo al final del post -, el referéndum se debería plantear entre el resto del territorio nacional, a ver si está dispuesto a seguir aguantando este insoportable y agotador tira y afloja, entre el nacionalismo irredento y el conjunto del Estado.

Se llevarían una sorpresa...

Natalia Pastor dijo...

Candela:

No hay voluntad de poner coto y freno al nacionalismo, por que eso supondría -entre otras cosas - modificar el actual modelo de Estado, y ahí -en ese asunto -, ni PP ni PSOE están por la labor de meter el bisturí a fondo y recuperar competencias fundamentales para el Gobierno central.

Mientras eso no suceda - y no sucederá...-, seguiremos asistiendo, hastiados y aburridos, al espectáculo nacionalista y separatista "in crecendo".

Herep dijo...

Buenas, Natalia

Cuando leo entradas como la tuya de hoy, me invade una profunda pena. Nosotros, los españoles que vivimos en Cataluña, poco podemos hacer ante una deriva política que se nos escapa de las manos. Una deriva secesionista planteada en base a la manipulación, la mentira y el chantaje.

Por eso, cuando observamos el "hartazgo" y el "derrotismo" entre los españoles que no son de Cataluña en referencia a los órdagos independentistas, la pena del que lo ve todo perdido se asoma en nuestras mentes.

Pero una cosa me gustaría recordar: España, a día de hoy, es una Nación... y como tal, el Gobierno Central debería actuar ante este acto de rebeldía. ¿Por qué no lo hace?

Esa pregunta, amiga mía, debe responderse desde Madrid. Nosotros, mis Monos y yo, no ganamos en velas con el deseo de que se de respuesta firme al "señorito de Pedralbes".

Un abrazo.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Ante cada chulería provocadora del nacionalismo catalán, no veo más respuesta razonable que la contundencia del Gobierno, con la Constitución en la mano. Los nacionalistas han llegado demasiado lejos. Espero que no sea tarde, para corregir sus abusos.

Señor Ogro. dijo...

Cuando uno lee acerca de los nacionalismos en los inicios del siglo XX, se da cuenta de como ya eran como son ahora. Esto es, hace un siglo practicamente, ya usaban los mismos medios: insultos hacia fuera ("españoles sucios, vagos.. nos roban.."), pero sensibilidad exquisita hacia dentro ("odian a lo catalan")y sobre todo el chantaje, el constante chantaje.

Chantaje que durante el siglo XX se traducía en un proteccionismo salvaje sobre los productos vascos y catalanes, y que en el siglo XXI, debido a la deslocalización, se traduce en estatutos, conciertos y chanchullos destinados en cobrar, "by the face", más delo que les debería corresponder. Y no hay más.

Y ahora, el pp con la absoluta, CIU dependiendo del PPC.. y nos vemos ¡igual!. Es de locos, es de cobardes, es de idiotas.

Si quieren un pulso, se les echa, y si tienen huevos que se echen al monte. ¿Pero alguien se cree que el tingladito catalan, que depende totalmente del dinero publico, se va a lanzar al monte desde el despacho oficial? ¿pero se creen que se iban a arriesgar a perder la subvención y el hundimiento del castillo sociologico de naipes levantado y cimentado con dinero publico?

Que no.. que adelante, ¿pulso?... pues que coge Mariano y diga: NO HAY HUEVOS. Verían la cara de Mas

Paco Martin dijo...

Que hagan el referéndum de una vez y se acabe el chantaje. Si no sale la independencia que se comprometan a no tocar las partes pudendas en unos años. Y si sale que sí, que sepan que podrán volver cuando nos apetezca a los demás. Por una temporada que disfruten ellos solos de sus políticos.

Natalia Pastor dijo...

Herep:


Tienes toda la razón, pero la gente como tú sois una minoría a dia de hoy en Cataluña.
La mayoría de la sociedad catalana vota partidos nacionalistas y la tendencia es que siga siendo así.

Ante esta situación, el hartazgo en el resto del territorio nacional es obvio y evidente.
¿Injusto respecto a esa minoría en la que hay gente maravillosa como tú?.
Pues sí.
Y eso es lo triste.

Natalia Pastor dijo...

Tio Chinto:

Yo no tengo ninguna esperanza en la contundencia del Gobierno de Rajoy.
Ninguna.

Natalia Pastor dijo...

Señor Ogro:

Suscribo tu magnífico comentario de la A a la Z.
Pero para eso necesitaríamos otro perfil de Presidente, otro carácter y otro sentido de lo que es el ejercicio del poder dentro del Estado de Derecho,la Constitución y el cumplimiento de la ley.
Faltan gónadas.

Natalia Pastor dijo...

Paco Martín:

Es una situación que está llegando a límites insoportables.
Cansan, aburren y provocan un hastío profundo en el resto del territorio y sociedad española.

Clau de Sol en Primera dijo...

Estos políticos catalanes, están fuera de órbita lo único que saben hacer es mentir y en redar a la gente con el tema de la lengua,para ellos hacer todo lo que les de la gana, lo que dicen no se lo creen ni ellos si se salen de España, se van ala hecatombe al desastre total, pero los cuatro tontos
que no tienen ni idea delo que representa salirse de España silo tuvieran no les apoyarían.
Con lo de no hablar el español lo único que consiguen en cerrase dentro de Cataluña y no poder
salir de Cataluña, el español es una lengua internacional y se habla en muchos sitios el catalán solo en Cataluña yo soy valenciana y no los entiendo como los van a entender fuera de Cataluña.

velarde dijo...

Mas de lo mismo de este clan de independentistas y carroñeros que solo pretenden tensar la cuerda, hace falta mano dura y no ceder ni un apice en sus deliririos.

Natalia Pastor dijo...

Clau de Sol:

La política de inmersión lingüística es auténticamente nazi, un atropello a los derechos de los padres y una aberración moral y jurídica que pone en solfa el derecho de todo padre en este país a que sus hijos estudien en español.

Si algo así se produce y se permite, es por la debilidad manifiesta y cobardía del Gobierno y por la extrema fragilidad de las instituciones que se ven impotentes para hacer cumplir la ley y el Estado de Derecho en Cataluña.

Natalia Pastor dijo...

Velarde:

Y el desafío va en aumento...

lujaban dijo...

Hola Natalia, ya se que este comentario no pega aquí, pero como a ti te lee mas gente que a mi :-), me gustaría que difundieras esto:

http://www.hazteoir.org/firma/44754-no-procesiones-ateas-que-persiguen-genocidio-religioso

Creo que es de justicia.
Gracias.

Clandestino dijo...

Esto tiene una solución muy fácil. Dejemos de darles de comer. El hambre les hará reflexionar. Ya lo hicieron a principios del XXVIII, cuando se boicotearon sus productos en el resto de España, por las mismas razones exactas que ahora. Terminaron derogando en el parlamento, la oblitoriedad del catalán para la región.

Es cuestión de meses si cada presidente autonómico gestiona sus propias importaciones y exportaciones, deslindándose de la dependencia catalana y vasca. No consumir productos procedentes de entidades radicadas en esos "países". Franco los protegía. La democracia no tiene porqué hacerlo. Que cada autonomía priorice consumo de productos propios, obviando las importaciones blancas extranjeras a las q los catalanas ponen su marca.

No se trata de boicotear productos catalanes, sino la reventa de sus importaciones blancas con su marca. Algo q pueden hacer cada autonomía y a mucho mejor precio. Tanto como entre 26 y 30 mil millones de € de vellón, netos, que se embolsan del resto de españoles.

Y ya. Se acabó el naZionalismo. Incluso podremos ver catalanes buscando empleos de gorrillas y limpiabotas en Sevilla.

http://www.c-intereg.es/informes_autonomicos/C-intereg_informes_autonomicos_catalu%C3%B1a.pdf

o blog de xesús lópez dijo...

Mal van las cosas. Y me temo que aún han de ir peor si desde el Gobierno no se exige respeto al Estado de derecho. Artur más no parece otra cosa que un nazi aldeano, ajeno a la cultura universal.
Un saludo cordial.

P.S. He estado ausente, nuevamente por tierras andaluzas.

C S Peinado dijo...

Yo lo dije hace tiempo, artículo 155 y a tomar viento. Que insisten, dos batallones de guardías civiles, que no cejan en su empeño, juicio por traición y dispersión de miembros de partidos, potencialmente ilegalizables viendo lo visto, por las cárceles españolas. Mientras, a verlas venir, con Rajay sin decir ésta boca es mía y los nazionalistas dándole vueltas a la tuerca... hasta que la transrrosquen.

Al final habrá que darles la independencia... con todas sus consecuencias y ver cómo se las apañan cuando cientos de poblaciones digan ¿Independiente yo? Anda, anda... Sólo es el estúpido pulso para ver que pasa, y cómo no pasa nada, pues siguen y siguen y siguen... Patético.

Un saludazo.

Natalia Pastor dijo...

Lujaban:

Una provocación más de esta extrema izquierda, cada día más cerril y empeñada en emular a su precedente siniestro del 36.
Qué lástima...

Natalia Pastor dijo...

Clandestino:

Tienes toda la razón.
En el fondo, a esta situación se ha llegado por la cobardia, por la actitud pusilánime del Gobierno central, tanto con Aznar, con Zapatero, como ahora con Rajoy.
El nacionalismo está cada día más crecido por que ven que no hay una respuesta contundente de las instituciones.

Hay un miedo cerval, por que en esa coyuntura, la izquierda y el PSOE no están por la labor de reforzar el modelo de Estado.

Natalia Pastor dijo...

Xesús López:

Me alegro de verte por estos lares.

El nacionalismo es el aldeanismo decimonónico, radicalizado a cada día que pasa.
El asunto pinta mal.Muy mal.

Natalia Pastor dijo...

C.S.Peinado:

No tenemos un Presidente que se caracterice por sus gestos contundentes.
De natural es melífluo y timorato.
Así que las perspectivas no son en absoluto esperanzadoras.

Oroel dijo...

Soy partidario de negociar, negociar siempre, pero poniendo sobre la mesa nuestras condiciones enfrente de las suyas. Me explicaré. Vidal Quadras explicaba los avances del nacionalismo en términos de aproximaciones sucesivas. Negocian, consiguen algo, y su próxima exigencia es un avance de lo ya conseguido en la negociación precedente. Pues bien, puestos a negociar, negociemos la devolución de lo conseguido en la negociación previa. Que sepan de una puñetera vez que no todas sus negociaciones se saldan con avances, sino que de ellas pueden derivar retrocesos. Exijamos la devolución de determinadas competencias o, si se empeñan en mantenerlas, dejemos de financiárselas. Que cada negociación arranque de cero, no de lo ya conseguido. No han sido leales con el resto. No pueden exigir ni lealtad ni paciencia infinita. Hemos creado un sistema insostenible económicamente, que nos puede arrastrar a la ruina, para que estuvieran cómodos, y ni aún así lo están. Qué paradoja.

Agustin dijo...

Estoy harto de repetirlo,Manden una bandera de La Legion.Y entoces se acabara este vodevil.un saludo.

Zorrete Robert dijo...

Si el estado quiere esto no son mas que boutades de aldeano. Y si se ponen gárrulos es bien sencillo, aplicación estricta de la ley y a otro cosa, que tenemos mucho que hacer.
Saluditos.

Natalia Pastor dijo...

Oroel:

Eso que planteas - y que me parece una magnífica idea -, sería posible en tanto en cuanto existiera una colaboración efectiva de la izquierda, un apoyo explícito del PSOE.

Pero es imposible.

Los socialistas no solo no apoyaría algo a
sí, si no que al contrario -como sucede con el PSC- han llegado a asumir los pronunciamientos y planteamientos más radicales que los propios nacionalistas "pata negra".

Natalia Pastor dijo...

Agustín:

No está la cosa para tales despliegues...

Natalia Pastor dijo...

Zorrete Robert:

Ese es el reto al que se enfrenta Rajoy.
¿Será capaz?. Me temo que no...

Trecce dijo...

Siempre el recurso fácil de revolver la mierda (perdón por la expresión): Echar la culpa a Madrid (como dicen ellos), para dar la impresión que las cosas funcionan mal por culpa de otro y ellos son unos pobres mártires.
Lo malo es que hay gente (de allí) que se lo cree. O quizá es que les conviene creérselo.
Y lo peor, es el odio que engendran en el resto de la sociedad española, donde todos los catalanes son mirados con recelo por culpa de estos impresentables, cuando hay muchos de ellos que se sienten tan españoles como el que más y están sufriendo las consecuencias de las "gracietas" del Sr. Mas y otros como él.

Natalia Pastor dijo...

Trecce:

El victimismo es intrínseco al nacionalismo.
Radica en ese intento de buscar el enemigo exterior que justifique la autodefensa del nacionalismo más aldeano.
En el caso catalán, a este victimismo, se le une otro dato más:el ADN pedigüeño.
Y este cóctel, junto con tics auténticamente nazis -como la inmersión lingüística-, es realmente agotador,tensiona las finas costuras del Estado y solivianta al resto de la sociedad española,hastiada de comportamientos desleales e insolidarios.

MAMUMA dijo...

Porque no se hace una consulta en ESPAÑA, estoy seguro que sale que les demos la independencia por mayoría. En ese mismo momento a estos tipejos les entraría una cagarria superlativa.

Natalia Pastor dijo...

Mamuma:

Que hay un hartazgo hacia Catluña, ante el nacionalismo victimista,pedigüeño, extorsionador y chantajista, es evidente.
Sé que hay incluss encuestas realizadas, donde una mayoría de la sociedad española estarís dispuesta a darles la independencia con tal de perderlos de vista para siempre.

E..P.. dijo...

Comparto el comentario del amigo Helio y es que si lo piensas, a igual salimos ganando, pero claro habría que ver quienes se suma a esto, y ahí está el peligro, porque detrás querrían La c.Valenciana, P.Vasco, Galicia y toda esta caterva de nacionalistas e independentista chuperos que son capaces de vender a su madre por estar en el poder.
Por lo pronto vetan los trabajos a todo aquel que no hable el idioma, imponen en los colegios el idioma y para más INRI la bandera....eso si los euros de los españoles no le ponen asco,...
Saludos.

El sibarita pobre dijo...

Nunca se podrá solucionar esto de los nacionalismos disgregadores. El ideario izquierdista, que es el que prima en el 99% de los ciudadanos, dice que los nacionalistas regionales son buenos y los españoles son "fachas".

Por eso ningún gobierno, sea el que sea, impedirá a un gobierno autonómico nacionalista que haga lo que quiera.

No van a poner la bandera, no van a dejar hablas en español en España, no van a dejar de hacer consultas,... Nadie tiene el valor de hacer cumplir la Ley en España. No nos merecemos existir y pronto veremos que quien no se merece algo no lo mantiene.

lujaban dijo...

Entre el Puyol, el Mas, el Durán y Lérida, los golfos de ERC y demás patulea similar, lo de "Catalonia is not Spain" tiene hasta cierto sentido.
¡Joer que tropa, Miquelarena!

Urdanautorum dijo...

Nadie tiene la obligación de amar a España, pero sí de respetarla.
Aquí, en Cataluña se ha ofendido a España reiteradamente sin objeción alguna por los gobiernos de la nación y el Rey. Ha llegado el dislate a tal extremo que Ansón nombró al expresidente Pujol "Español del año", el que dice ahora que Cataluña no se fia de España y proclama su derecho a la independencia, lo que ha pensado siempre.
Cualquier partido en la democracia tiene derecho a proponer sus ideales, pero siempre respetando las leyes, la Justicia.
Llevamos decadas aguantando las falacias históricas, injusticias y afrentas al resto de la nación por parte de políticos que no han tenido una respuesta puntual enérgica y documentada a las bravatas de esos antiespañoles nacionalistas.
El Rey ha sido el primero que ha tratado con excesiva exquisitez a Pujol y sucesores. Durante sus visitas no faltan las banderas de la nación, mientras el resto del año las ocultan y la Casa Real tiene información puntual de lo que ocurre aquí.
La situación es dificil de reconducir, pero como tarde o temprano el desenlace será problemático, no es irracional plantar cara a esta caterva de sediciosos denunciando sus bravatas públicamente con energía.
Sinceramente, estamos hartos de la sarta de tonterías que esta gente hace y larga cada vez con mayor frecuencia.
Una cosa sencilla sería por ley acabar con las embajadas nacionalistas camufladas en oficinas comerciales, por que
perjucidan gravemente a nuestra imagen en el exterior. Los separatistas armarían el bollo por defender su "identidad"; el gobierno lo harçia por defender la del resto de los españoles. Así de sencillo, pero que se vean obligados a descubrir sus verdaderas y claras intenciones.
Esto es una verdadera mierda difícil de limpiar, que hay que empezar a baldear.Pero, como de costumbre, el PSOE tampoco está por la labor, sino más bien todo lo contrario.

Natalia Pastor dijo...

E.P:

El problema de esta situación es que no parece tener una fecha de caducidad, si no que estamos en una vorágine de tensiones que aumentan día a día y que es imposible pretender seguir ignorando: es hora de plantar las cartas sobre las mesa y trazar las "lineas rojas" que no se pueden cruzar.

Natalia Pastor dijo...

El Sibarita:

Los nacionalsimos son un cáncer que,tarde o temprano, acaban provocando una metástasis en el resto del territorio nacional a través del chantaje, las quejas y reclamaciones permanentes y la exigencia de nuevas y matores competencias, rayanas ya en la independencia.

A eso se le une la persecución del español, la destrucción y prohibición de todo aquello que conforma nuestro acervo cultural común -por ejemplo, los toros-, el aldeanismo intrínseco y estigmatizador que conlleva todo nacioanlismo periférico.

Tarde o temprano habrá que tomar una solución definitiva frente a este desafío y situación cansina e insostenible.

Natalia Pastor dijo...

Lujaban:

La clase política nacionalista es patética.
No hay por dónde cogerlos...

Natalia Pastor dijo...

Urdanautorum:

Totlmente de acuerdo con lo que expones.
Pero como bien señalas en tu post, para eso se requeriría la colaboración del PSOE,algo que no va a ocurrir por que hace tiempo que los socailistas abandonaron el concepto de partido "estatal2 y abdicaron de defender la unidda nacional.
Ahora mismo ,la situación es crítica por que ni Rajoy va a dar un puñetazo en la mesa y decir "¡¡basta!!", ni los nacioanlistas se van a frenar en esa carrera hcia el precipicio soberanista.

Ante este panorama, el resto de la ciudadanía española asiste aburrida, hastiada y cansada al contínuo chantaje, a las exigencias pergrinas,a la amenaza de secesión, hasta el punto -como he comentado antes -que hay encuestas donde una mayoría de españoles prefieren la independencia de Cataluña con tal de perderlos de vista para siempre.

Urdanautorum dijo...

Querida Natalia, me entristece que pueda haber una mayoría de españoles que aceptarían la independencia de Cataluña por perderlos de vistaz. Esto es lo que persiguen los nacionalistas y tristemente hay quien cae en la trampa.
No dice mucho de la españolidad de esos encuestados que afirman tamaña traición. Cataluña es España, y la unidad de sus territorios está garantizada en la Carta Magna aunque intenten pasársela por el forro mal que les pese a los separatistas y aquellos de nacionalidad española que por su ignorancia y barriga contenta poco les importa España.
Esas encuestas son comparables a las de la independencia de estos cretinos. ¿Por qué no hacen una encuesta sobre quién estaría dispuesto a defender la unidad de España contra estos energúmenos.
Creo que pecan de igual imprudencia y hacen un daño temendo a España, tanto los separistas como los separadores.

Natalia Pastor dijo...

Urdanutorum:

Tienes razón en tu planteamiento, pero no olvidemos una cosa muy importante:a día de hoy hay una mayoría social en cataluña - y así se refleja en cada elección en las urnas -, nacionalista y claramente separatista.
Eso, querido Urdanautorum, es lo que percibe el resto de la sociedad española;que estamos ante una Comunidad y una sociedad que no sólo no se siente española, si no que desprecia todo lo que nos une como país, desde el idioma -se persigue al español-, hasta nuestro acervo cultural común -la prohibición de los toros- , que forma parte esencial de nuestra historia secular como nación.

A eso tienes que añadirle la actitud contínua del victimismo nacionalista, el desprecio a otras comunidades - como la andaluza o la extremeña-,el chantaje y la amenaza separatista - ese mantra que se repite del "no nos sentimos cómodos en España"-, la insolidaridad y la deslealtad con las instituciones...

Todo ese desgaste ha ido erosionando el sentimiento de una gran parte de la sociedad española que está absolutamente harta y que considera a Cataluña "un problema".

Hasta el ABC en una de sus últimas portadas, hacía reflejo de ello.

Urdanautorum dijo...

Natalia, insisto en que un bajo concepto de España tiene quien cede a las presiones separatistas.
La mayoría de los catalanes están en contra de la independencia y si existe ese apoyo social es por que
hay españoles de DNI, que con los gobiernos y el Rey no lo han denunciado abiertamente.
Es desalentador ver esa apatía. El sentimiento patrio no se erosiona por unas frases premeditadas y malintencionadas de separatistas, por prohibir una fiesta o la majadería de perseguir el idioma oficial. Aunque duela en lo más hondo y humille no justifica un hastío, sino todo lo contrario: un pullazo que te rebela ante la clase gobernante y regente, por mucho que hablen de la unidad de España. Ellos son los culpables por su actitud pasiva, que en lugar de defenestrar al principal causante de que estemos cerca de la raya roja le condecoran y conceden un cargo vitalicio, por ejemplo.
El escándalo de Pujol y Banca Catalana se sobreseyó por la cobardía de los gobernantes, lo mismo ocurrió con el decreto de bilingüismo gracias a Suarez, la cesión de la Guardia Civil de Tráfico por Aznar, los fallos del Constitucional, etc, etc. Hemos pasado así, con estulticias continuadas durante décadas. Ahora, aunque todavía es pronto para asegurarlo, parece que siguen por el mismo camino. Esperemos que no sea así, pero que no tarde, porque ya no se puede demorar una enérgica respuesta a este desmoronamiento del estado, no solo al separatismo catalán.
Cuando metan en la cárcel a los
chorizos que nos han robado, denuncien sin ambages a estos cretinos y sancionen al que corresponda por incumplier la ley, se abrirá una ventana con aire limpio que hara temblar a estos personajes que tanto daño hacen al pais.
Es mi modesta y triste opinión.

Natalia Pastor dijo...

Urdanautorum:

Yo comprendo - y comparto - tu punto de vista, pero también entiendo a quienes están hastiados de los nacionalistas y ven en Cataluña un problema del que se sienten, francamente, cada vez más alejados.

gilbertocervimages dijo...

la pregunta de siempre: Quienes se benefician con esta supuesta ruptura? El pueblo Catalan? mucho lo dudo.

Hola! Me gusta este blog y me quedo si me lo permite. Le invito a mi blog.

Saludos

Gil

Natalia Pastor dijo...

Giberto:

Antes que nada, bienvenido.

Con respecto a su comentario, nadie sale beneficiado de ese hipotético escenario de seperación;ni Cataluña, ni el resto del territorio nacional.
A fin de cuentas, es como si nos amputaran un miembro de nuestro cuerpo.

Lo triste, es que la deriva nacionalista ha hecho mella y ha tomado cuerpo en la sociedad catalana.

De la misma manera, una gran parte de la sociedad española está harta y cansada del victimismo y el chantaje nacionalista.

De fondo, el germen, el caldo de cultivo de este dislate, son las CCAA.
Nefastas, dañinas,onerosas y perjudiciales para la convivencia dentro del modelo de Estado.

opusprima dijo...

Saludos.

Schopenhauer tenía razón cuando dice que "la especie más baja de orgullo es la vanidad nacional ya que ésta denota en quien la sufre la carencia de cualidades individuales de las que pudiese sentirse orgulloso, puesto que de ser así no recurriría a aferrarse a otras que tiene que compartir con millones de individuos" (Parerga y Paralipómena), que es lo que acontece en quienes se aferran a la bandera española.

Pienso que si un grupo humano desea separarde de otro mayor no debe existir ningún problema en ello. Recuerden que en 1776 los "buenos" de la historia eran los independentistas (Washington, Jefferson...) mientras que los unionistas ingleses eran los traidores.

No hay que ser tan nacionalistas (unionistas). Cada uno debe emprender el camino que mejor desee. Yo mismo hablo en castellano porque me parece una lengua extraordinaria y nunca he tocado una bandera con mis manos, pero si puedo escogeré seguir mi sendero existencial en un grupo más pequeño, es decir, Cataluña.

Natalia Pastor dijo...

Opusprima:

Más del 70% de los españoles están deseando perderlos de vista.
Cualquier día de estos,su sueño se hace realidad...

Urdanautorum dijo...

Opusprima:
Por si no lo sabe, la bandera es un simbolo que representa la historia de un pais, las luces, no las sombras, que siempe existen cuando el Sol se pone, que incluso la tiene el estado Vaticano
Se puede ser patriota sin ser vanidoso y los españoles, salvo contadas y generalmente regias, purpuradas, burguesas o progres excepciones, no han sido excluyentes, sino todo lo contrario, a diferencia de los nacionalismos periféricos que sí lo son.
A Vd. le gusta Cataluña, ¡y a mí!, naturalmente. Lo que no me gusta, como a muchísimos españoles son las acciones u omisiones contra todo lo español por parte de políticos y entidades -entre ellas parte del clero- nacionalistas, unos más radicales que otros, pero con la idea común de separarse de España.
Hace años en la Iglesia del Pino de Barcelona, el párroco hizo una encuesta sobre la lengua que hablaban principalmente los feligreses. El resultado fue de más del 70% castellano; en la mayoría de las parroquias solo acostumbra a celebrarse una misa -máximo dos los días festivos en las peores horas- en el idioma mayoritario de Barcelona, aunque hoy esté en el 50% por la normalización.
Los vanidosos que se creen el ombligo del mundo y son excluyentes con los que difieren de sus ideas políticas, repito, son los nacionalistas separatistas, incluidos obispos catalanes, que poco se preocupan de que a un emigrante americano de habla española le exijan hoy, para concederle la residencia, hablar catalán. Muy cristiano proceder que no ha recibido ninguna crítica del clero catalán. Más bien lo contrario.

Shintaikan Dojo Shibu Baix Penedes dijo...

¿Pero nadie se da cuenta de que Artur Mas esta haciendo el saludo fascista en la foto? Esta con el brazo en alto, la mano abierta y además es el brazo derecho. ¿Casualidad?