miércoles, agosto 17, 2011

Hacia un Gobierno europeo


Los lectores asiduos de este blog saben que aquí se ha sostenido siempre la máxima de que para que exista una moneda común -el euro -, era necesario una única política fiscal, control presupuestario y de déficit común a todos los Estados miembros.

Ayer, mientras en España la extrema izquierda, la prensa afín y la blogosfera ardía contra el Papa rememorando aquellos años 30 de matacuras y de bilis ansiosa, Sarkozy y Merkel daban un paso histórico que marcará un antes y un después en la UE.

Las iniciativas de Merkel y Sarkozy encaminadas a lograr una política fiscal común -que incluye disciplina presupuestaria, control del déficit y la armonización del sistema tributario - son la demostración de que aquellos que decíamos que era inviable intentar mantener una política monetaria común con 17 políticas fiscales distintas, teníamos razón.

Queda demostrado también que quienes toman las decisiones - las de "verdad", no las florales-, son Alemania y Francia - como ya sucedió con el Tratado de Maastricht -, y que el resto de paises van a rebufo y sólo les queda acatar lo que se les mande.

En el caso de España, después de los siete años de Zapatero, de la destrucción del modelo económico y del hundimiento nacional con 5 millones de parados y con el BCE comprando nuestra deuda soberana, está claro que no está precisamente en situación de poner condiciones y exigir estar en el meollo de las decisiones.
España ha perdido soberanía e influencia como consecuencia de los errores de la política económica del descerebrado de Zapatero, y por eso hoy estamos fuera del núcleo decisorio donde se adoptan los acuerdos y nos sientan en el pelotón de los torpes, al fondo del pasillo.

De hecho, a lo que estamos asistiendo es a una refundación de la Eurozona, encaminada a crear un auténtico gobierno financiero, dirigido por Herman van Rompuy e integrado por los jefes de Gobierno de los países miembros que se reunirían al menos dos veces al año.

De ahí el hecho de insistir en la denominada regla de oro en los 17 estados que comparten moneda.
Esta iniciativa consiste en regular por la vía constitucional el techo de déficit de los estados y sanear las cuentas públicas de Europa, en concreto las de los países rescatados como Grecia, Irlanda, Portugal y las de los que ha estado al borde de ser intervenidos como Italia y España.

Vamos sin duda, hacia un Gobierno europeo.


julioandradas@gmail.com

24 comentarios:

XAVIER dijo...

O sea vamos hacia el IV Reich, es decir al desatre, al sitio donde siempre terminan las utopías mundialistas.

Julio Andradas dijo...

Xavier:

A esta pérdida de soberanía nos ha llevado Zapatero.
Si se hubiera preocupado de la economía en vez de negar la crisis,llamar "antipatriotas" a quienes avisábamos desde 2007 de la que se avecinaba ; si en vez de memorisa históricas guerracivilistas se hubiear dedicado a cortar la hemorragia del paro... no habráimos llegado a esat situación.

Con todo, hay que asumir que una moneda común implica una disciplina presupuestaria, control del déficit y la armonización del sistema tributario.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Aunque mis conocimientos de economía no pasan de los rudimentos, entiendo perfectamente la necesidad de llegar a un Gobierno europeo, por medio de una política fiscal unificada para todos los Estados. Habrá que limar muchas diferencias, sin duda, pero, probablemente, será la única forma de alcanzar ese Gobierno que dé sentido a la pretendida unidad europea.

Javier dijo...

Todas las políticas fiscales y económicas necesarias sólo serán posibles si los estados miembros están dispuestos a ceder cuotas de poder a los órganos europeos...
Y algunas deberían ceder no sólo cuota sino la totalidad.
Siempre se mojan los mismos (Francia y Alemania) y el resto sólo saben quejarse y criticarlos.

Como siempre un análisis perfecto y claro. Gracias Natalia

Candela dijo...

Es una pérdida de soberanía relativa, no se pierde lo que ya, de facto, no se posée.

No me da especial miedo, al contrario, veo una garantía ante las veleidades y excesos del gobierno de turno que debería ajustarse a normas comunes. Ojalá esto se hiciese extensible tambien a los tribunales de justicia.

Stop dijo...

Hace muchos años que mantengo y esto viene a demostrarlo, que la Unión Europea no es más que un IV Reich con piel de cordero y sin tanques. Bueno, por ahora sin tanques. Ya veremos que pasaría si algún país se atreviera a desafiar lo que digan los Banqueros internacionales que mandan en Alemania, destinada a ser el gendarme de Europa con su fiel escudero, lameculos, Francia.

A esta iniciativa se le pueden poner muchos nombres, incluso el de gobierno, lo que no se podrá llamar nunca es gobierno democrático, porque es una simple dictadura contra la que hay que luchar activamente. Si alguien quiere tirar del carro y gritar "vivan las cadenas", es su problema, pero los ciudadanos europeos debemos luchar contra este fascismo que intenta anteponer el dinero a cualquier otra consideración, ya sea ética, moral o política.

DE todas formas, adelanto que fracasarán. Esto es sólo un aviso de lo que quieren hacer a nivel planetario: cuatro o cinco países al servicio de la Banca actuando como policías del resto bajo la bota de un gobierno financiero sin rostro al que nadie podrá criticar ni mirar con malos ojos porque no tendrá cara. Esto será como pelear contra una Multinacional, que todo son subcontratas con el logotipo del grupo, pero el grupo no tiene oficinas propias, ni casi empleados, ni nada que perder ante el cabreo de los clientes.

Julio Andradas dijo...

Tio Chinto:

Sin entrar en análisis políticos, lo único cierto es que si se quiere una moneda única, si se pretende consolidar el euro, todo pasa por que exista una disciplina presupuestaria un control del déficit y la armonización del sistema tributario de los socios de la eurozona.

Julio Andradas dijo...

Javier:

Gracias, aunque el autor del post soy yo, no Dña Natalia.
Con respecto a la cuestión de la soberanía, el hecho de la existencia de una moneda única implica una serie de cesiones que afectan directamente a la soberanía de cada país miembro de la eurozona.

¿Qué por qué no se hizo antes?.Pues por que la construcción del euro está llena de enormes fallos, impropios de gente como Schroeder o el resto de los llamados "padres del euro".

Si a eso le unimos paises que jamás debieron entrar en el euro -caso de Grecia o Portugal -, estamos ante una construcción que falllaba en sus cimientos desde el principio.

Julio Andradas dijo...

Candela:

Más que la pérdida de soberanía, que de hecho existe, lo más grave es que gracias a los dos nefastas legislaturas de Zapatero, España está fuera del núcleo decisorio y su opinión y su criterio no cuentan para nada.

Ese es el verdadero lado trágico de la Historia: estos siete lúgubres y dañinos años de socialismo nos han convertido en meras comparsas sin voz ni voto.

Herep dijo...

Xavier,

Alguien, en los comentarios, hablaba del IV Reich... y nunca mejor dicho.

Lo que hablábamos en anteriores entradas... soberanía, soberanía, soberanía... el problema es la soberanía. ¿Quién estará dispuesto a prescindir de ella en pos de la construcción europea?
¡La España de ZP seguro, vamos!
Pero, ¿y Alemania... Francia... Italia... Polonia...?
Lo dicho. Todo girará alrededor de Alemania... y algo menos Francia... y eso no veo que tenga mucho futuro.
No creo que, después de 2.000 años de Historia (el que menos) ahora los Estados renuncien a ella.
Un (semi)gigante con los pies de barro.

Un saludo.

Julio Andradas dijo...

Stop:

Como usted bien sabe, mis comentariso se ciñen excvlusivamente al ámbito económico y no entro en otros vericuetos.
Y desde el punto de vista económico, de lo que supone para el fortalecimiento y la consolidación del euro, ésto es algo indispensable.

El paso dado por Alemania y francia va en al dirección que yo siempre he explicado y sostenido: es inviable una moneda común sin que existan una única política fiscal, control presupuestario y de déficit común a todos los Estados miembros.

¿Qué es una cesión de soberanía?.
Sin duda.
Pero eso es algo que deberían saber todos los socios de la eurozona cuando se embarcaron en el proyecto.

De todas formas, a mi juicio y como le señalaba a Candela, lo más preocupante no es eso si no que gracias a la nefasta y trágica gestión de Zapatero,España está fuera del núcleo decisorio y su opinión y su criterio no cuentan para nada.

Julio Andradas dijo...

Herep:

Se equivoca.
Es que esa cesión de soberanía está implicita en la moneda común que es el euro.
El problema es que antes no se aplicó, y ahora, cuando ha llegado la crisis y se han visto desnudas las vergüenzas, tanto Alemania como Francia -los que de verdad deciden -, han dicho :"hasta aquí hemos llegado,señores. A partir de ahora hay una una única política fiscal, control presupuestario y de déficit común a todos los Estados miembros".

En el fondo de la cuestión,Herep, estamos asistiendo por la vía de los hechos consumados a una refundación de la Eurozona, encaminada a crear un auténtico,único y todopoderoso gobierno financiero, dirigido por Herman van Rompuy e integrado por los jefes de Gobierno de los países miembros que se reunirán dos veces al año.

Red Forman dijo...

Que tener moneda común requiere una política fiscal común es de pura lógica, el problema de todo esto es que no se va a quedar ahí, sino que vamos camino de crear unos Estados Unidos a la europea, o sea, bajo el consenso socialdemócrata, no bajo los principios de democracia y libertad sobre los que se fundaron los norteamericanos. El día que Europa sea nación será esa "nación" que se negó a reconocer las raíces cristianas en su Constitución, esa Constitución que a su vez se impuso pese al rechazo de varios pueblos soberanos.

Unos "Estados Unidos de Europa" asentados sobre los principios cristianos que nos unen y sobre la democracia de nuestras raíces griegas sería un proyecto muy atractivo, pero si el concepto de democracia es "dejemos votar a Irlanda, y si no sale lo que queremos repetimos la votación hasta que salga", y el "cristianismo" es pedir al gobierno húngaro que retire los anuncios contra el aborto porque se oponen al espíritu de la UE, vamos por muy mal camino.

Julio Andradas dijo...

Red Forman:

Pues algo tan lógico fue pasado por alto por los "padres fundadores" del euro.

Lo que está claro con esta reunión Sarkozy-Merkel , es que Francia y Alemania no están dispuestas a tolerar que los periféricos vuelvan perder el control de sus finanzas públicas y provoquen una crisis tan grave como la actual,además de dejar claro quién manda.

Esto va a suponer de ahora en adelante se han acabado los despilfarros con el gasto público.
Se han acabado los planes de estímulo, el desmadre oneroso de millones de funcionarios, las subvenciones sin ton ni son,y mantener un Estado del Bienestar absolutamente inviable en los tiempos que corren.


Con respecto a lo que usted comenta sobre esa Constitución europea, yo creo que los derroteros en el próximo decenio no van a ir por ninguna senda política, si no que al contrario, se va a ceñir a los estrictamente monetario y económico.
Yo no veo ni a corto ni a medio plazo unos "Estados Unidos de Europa".

jano dijo...

D. Julio.
Con mi total ignorancia en economía aún me atrevo a preguntar una cosa después del chasco tras la entrada en la moneda única, que nos ha hecho más pobres desde el primer día en que desapareció la peseta (los asalariados percibíamos unos sueldos traducidos literalmente a €, mientras que los precios tenían una traducción libre y caótica con un redondéo al alza, sin seguir el patrón establecido de 1€ = 166,386 Pts).
Cuando ese invento de Merkel y Sarcozy se lleve a cabo y exista una política fiscal común ¿habrá también una política común de salarios o sólo se trata de lo de siempre: equipararnos en lo malo pero sin saborear lo bueno que gozan los demás países?
Me temo lo peor.

Julio Andradas dijo...

Jano:

Lo que usted apunta sería lo lógico, pero desgraciadamente no será así.
Y no será a sí por que todo está en función del PIB y de las rentas per cápitas.
Y ahí los paises periféricos estamos en los escalones más bajos de la pirámide.

¿Llegaremos a esa paridad en algún momento?.
Hay que tender a ello si de lo que se trata es de crear una Europa sólida y consistente, pero me temo que en el próximo decenio vamos a asistir a una Europa de dos velocidades: Alemania,Francia y Holanda por un lado, y el resto por otra.

jano dijo...

Pues... que paren la Europa de las dos velocidades, que me bajo ya.
Con una dictadura (la conocida por nuestra generación) ya fue suficiente, y no me seduce vivir el III Reich ni la invasión napoleónica por una Europa hipotéticamente fuerte y solidaria que no disfrutaré, y no se sabe si disfrutará mi hijo. Los ingleses han sido más listos que el resto al no abandonar su moneda; y Zapatero el más tonto (una obviedad) al lanzarnos de cabeza a votar una constitución europea, sin información detallada de un tocho de 500 páginas, con artículos cabalísticos que nadie entendió ni nadie explicó, haciendo el canelo para mayor gloria del coleccionista de records y anticipándose dos años. Yo no voté porque me sentí engañado con la letra pequeña y el resto de Europa también.
La idea de Europa comunitaria es una entelequia, sólo es un mercado en el que sacan tajada los de siempre y con las artimañas de siempre. Sería más intereante la división unida de las dos europas o en el caso de España, la unión con latinoamérica para formar una potencia más equilibrada.
Veremos, dijo el ciego.

Clandestino dijo...

Es irracional una moneda común sin una política económica común. Cada uno hace lo que le viene en gana y la responsabilidad es de todos.

Me parece increible que hayan tardado diez años en darse cuenta del "pequeño" detalle. Como si zp no se lo hubiera dejado claro por activa y por pasiva cada día de los últimos siete años. Pero no con propuestas constructivas, por supuesto, sino por sus despilfarros, corrupciones y despropósitos.

Y es que si España brilla por 'disfrutar' de un Gobierno totalmente nulo, en Bruselas debe haber cada lumbreras del corte de "la Maleni", que como Dios no nos asista, al menos que ojalá y nos coja confesados.

lingualatinaa dijo...

Siempre será mejor que gobierne Alemania que los socialistas, y prefiero hablar alemán antes que ver España convertida en un estercolero socialista de miseria, miedo, pobreza, corrupción...

o blog de xesús lópez dijo...

Yo creo que nuestro gobierno jamás ha creído en el euro, que han usado como cortina, como gran solape de sus disparates, de su política de despilfarro.
¿Ventajas? Cinco millones de parados. ¡Pero los puñeteros se siguen salvando de la cárcel o de un penal especial para los enemigos de Europa y España...!

Julio Andradas dijo...

Jano:

A esta situación nos ha llevado Zapatero.
Si echa la vista atrás y recuerda 2004, España era junto con Alemania e Inglaterra , los tres pesos pesados que marcaban la agenda europea.a nivel internacional, Blair y Bush eran nuestros aliados y eramos un referente.

Ahora estamos como estamos.
Y efectivamente, esa Europa de dos velocidades nos va a condenar a air en el furgón de cola no sólo del desarrollo y de la recuperación económica, si no además en la toma de decisiones que conformarán el futuro de Europa para la próxima década.

Julio Andradas dijo...

Lingualatinaa:

De "facto" estamos sometidos a una intervención a distancia: estamos con la supervisión de Bruselas,Alemania y Francia.

Julio Andradas dijo...

Clandestino:

Es que es algo evidente que por "misteriosas " razones, escapó al criterio de los "padres fundadores" del euro.
Una moneda única sin un control presupuestario y del déficit de los socios de la eurozona, sin una política fiscal unitaria y de control del gasto, está condenada a sufrir desequilibrios,atques de los mercados y fluctuaciones en cuanto uno o varios paises socios entren en una dinámica de déficit presupuestario o sus economías no crezcan o entren en recesión.

Y eso es lo que ha ocurrido.

Me inclino a pensar, que en el espíritu de la creación del euro subsistía una llamada a la responsabilidad, a la creencia en la buena gestión y en el sentido de Estado.

Craso error.

Julio Andradas dijo...

Xesús López:

En lo que no han creído - ni creen -, es en la responsabilidad y el cumplimiento de las obligaciones contraidas, del control del déficit y del gasto público.

En el aquelarre keynesiano esas premisas están descartadas.