miércoles, abril 06, 2011

Pues sí, teníamos razón


Pues sí, teníamos razón.
Los que desde el principio sosteníamos que lo acaecido en el "caso Faisán" era un delito de COLABORACION CON BANDA ARMADA, se ha visto refrendado por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que tipifica así los hechos.
Para aplicar ese tipo penal «no es necesario» que los presuntos autores compartan «las finalidades de la organización» -argumento exhibido por la Fiscalía para sacar el asunto de las manos del juez Ruz y transpapelarlo en un juzgado de Irún - y que el «perfil profesional» de los sospechosos - miembros del Cuerpo Nacional de Policía- no les exime de la comisión del delito.


El auto deja a la Fiscalía desnuda ante su servilismo, que en un principio pidió el archivo de la causa aduciendo que no había suficientes indicios contra los sospechosos y que en última instancia había propuesto cambiar la caificación de colaboración con banda terrorista por la de revelación de secretos, lo que conllevaba que el asunto emigrara a un juzgado del País Vasco.

Pero a pesar del sabor dulce que deja la satisfacción de ver colmadas nuestras afirmaciones y vislumbrar un atisbo de luz en las cloacas rubalcabianas, lo que deja los pelos como escarpias y el alma revuelta es ver el voto discrepante del magistrado José Ricardo de Prada, para quien el chivatazo tiene «plena justificación» en el marco de «un proceso de paz».
Sí, han leido bien. "Plena Justificación".


Que un juez defienda que hay determinadas "situaciones" en las que la Ley debe quedar en suspenso por una decisión política, equivale de facto a legitimar y alentar la comisión de delitos.
De Prada pertenece al grupo garzoniano ; ese grupo de jueces que creen que la "Justicia es un medio y no un fin". Y así se llega a dónde se llega, claro.
Porque para De Prada , que se extorsionen empresarios o que se incumplan órdenes de detención, está "justificado" en base a esa máxima perversa y nauseabunda de que "el fin justifica los medios".

Al margen de tal aberración, estamos de enhorabuena.
A partir de este auto, el círculo se sigue cerrando en torno a García Hidalgo, Pamiés, el inspector Ballesteros y a ese químico prodigioso que tiene descomposiciones de estómago.


natpastor@gmail.com

25 comentarios:

Bucan dijo...

Aducir como exorenante o atenuante el carácter profesional de los chorizos que avisaron a los terroristas es el colmo.

Es un agravante como un piano. Si fuera un civil que pasaba por allí y era amigo de uno de los de la banda, o novio, o novia, o vecino, tendría una excusa personal pero un policía, vamos anda. Porque el aviso supuso que tuvieron tiempo para deshacerse de pruebas y reorganizarse después de comprobar que estaban siendo vigilados.

Stop dijo...

Natalia, a este juez De Prada... ¿no se le puede denunciar por prevaricación? Hay que exigirle a este "juez" que muestre en que Ley basa sus "argumentos de derecho" para que una decisión política anule la legalidad vigente en un país (sin pasar por el parlamento) y la separación de poderes.

Si lo puede demostrar... perfecto. Pero si no puede demostrar que su voto está basado en decisiones estrictamente jurídicas, a este tipo habría que destituirlo, por incompetente, e incluso meterlo en la cárcel por prevaricación. Espero que alguien se moleste en intentar limpiar la judicatura de semejantes elementos. Saludos.

Natalia Pastor dijo...

Bucan:

La Fiscalía del inefable Cándido ha hecho lo posible y lo imposible por arrancar este asunto de la Audiencia Nacional.
Han intentado que Ruz tuviera que dejar el caso y de ahí su afán denodado por tratar de que el "chivatazo" fuera considerado como revelación de secretos y no como colaboración con banda armada.

Natalia Pastor dijo...

Stop:

Lo de este juez De Prada es tremendo.
Si te lees el voto particular de este sujeto en el auto que enlazo en el post, se permite decirle a sus compañeros que no tragan con la aberración jurídica - y moral , que él propone que hacen «un análisis sumamente simplista» y «una actitud claudicante» que favorece «la instrumentalización política» del caso.

Increible.

José Luis Valladares Fernández dijo...

La aberración de algunos jueces y fiscales es tal que es normal que la gente no confíe en la justicia española. De Prada, al igual que el fiscal General del Estado muy manchada tienen que tener la toga, porque no han hecho otra cosa que restregarla por los caminos polvorientos de los despropósitos.
Que se dediquen si quieren a la vida política y dejen de emporcar la Justicia.

Montse Pallardó dijo...

De Prada pone el dedo en la llaga al denunciar cómo un chivatazo que abortó –o más bien congeló transitoriamente– una operación policial contra ETA en el contexto de un proceso de paz, y que a lo sumo podría constituir un delito de revelación de información, ha sido instrumentalizado con fines políticos hasta el punto absurdo y cruel de imputar de colaboración con la banda a una persona cuya sola hoja de servicios en la lucha antiterrorista desbarata de entrada esa delirante hipótesis. Todo ello con tal de minar al Gobierno. A De Prada, como a muchos ciudadanos, le llama la atención que esta sea la “primera causa penal en la historia de España por hechos de esta naturaleza”, en alusión a los procesos de paz, y reprocha a sus compañeros de sala por haber utilizado de manera “sesgada” y “descontextualizada” la jurisprudencia del Supremo y de no haber hecho “el esfuerzo de deslindar lo político de lo jurídico”. El escrito de De Prada constituye, en el fondo, un alegato contra los intentos de utilización perversa del sistema democrático.

Natalia Pastor dijo...

Jose Luis Valladares:

De Prada es íntimo amigo de Garzón y comulga con esa teoría atroz de que "el fin justifica los medios".
Estoy convencida de que tales planteamientos no nacen de un convencimiento real, por que entonces su concepto de la aplicación de la ley nos obligaría a exiliarnos a Groenlandia en busca de lugar seguro.
No obedece a eso.

Lo suyo es puro sectarismo.
Un intento de retocer la realidad y tratar de que lo blanco sea negro.

Natalia Pastor dijo...

Montse Pallardó:

Lo tuyo es indescriptible,Montse.
¿Te has leido el auto que enlazo?.
Me temo que no.

La Sala destaca que el soplo tuvo consecuencias concretas: las detenciones previstas «se evitaron», y además, no se interceptó el dinero de la extorsión que la red iba a mover ese día. Dinero que, según recuerda el tribunal, estaba «destinado a los fines de la organización».

Para llegar a esta conclusión, los dos magistrados rebaten la tesis del ex director de la Policía imputado, Víctor García Hidalgo -responsable del recurso que se resolvía-, y del fiscal, que consideraban necesaria cierta sintonía ideológica con la banda para acusar de colaboración. Lo hacen apoyándose en una recientísima sentencia del Supremo que afirma que «el delito de colaboración con banda armada incluye aquellas acciones que, realizadas voluntariamente con este fin, facilitan cualquiera de las actividades de la organización, y no solamente las acciones armadas, y ello prescindiendo de la coincidencia de fines».

Los magistrados añaden que no les corresponde a ellos, sino al tribunal sentenciador, analizar el elemento subjetivo -la intención de los imputados- que contiene el delito de colaboración. También a ese tribunal sentenciador le corresponderá resolver sobre la petición de archivo reclamada por García Hidalgo, igualmente rechazada.

No sé como explicártelo más claro.
Otra cosa es que quieras entenderlo.

alberto daza dijo...

Pues yo, querida Natalia, que soy un lector emperdenido, enfermizo - lo reconozco -, me he leido el auto y no doy crédito a lo afirmado por el juez De Prada.

Corrígeme si me equivoco, pero el susodicho magistrado dice - intento resumir -,que el chivatazo fue un episodio más del proceso de paz, «tendente a evitar de una u otra manera futuras acciones terroristas» y que no encaja en ningún delito, ni en la colaboración ni en la revelación de secretos.

Afirma el caballero en cuestión que el ordenamiento jurídico permite «acercamientos con grupos terroristas para obtener el cese de su actividad» y muestra su «sorpresa» por que ésta sea «la primera causa penal abierta en España» por hechos de este tipo. Y ello pese a los múltiples «episodios históricos» similares, como las negociaciones de otros gobiernos con ETA «que no dieron lugar a procedimientos o éstos fueron archivados».

«Se está tratando por ciertos sectores de cuestionar políticamente un proceso de paz fallido, pero se pretende además introducirlo forzadamente en un cauce jurídico, en un proceso penal, a través de la criminalización de un concreto episodio, en el que se encuentran involucrados cuerpos y fuerzas de Seguridad que no actuaban autónomamente, sino en cumplimiento de sus obligaciones profesionales, dentro de los márgenes de actuación», dice, y añade que la finalidad del aviso era «plenamente legítima desde la perspectiva de lo que es posible y exigible al Estado y a sus gobiernos».


Lo que es realmente esperpéntico, querida Natalia,es cuando arremete con saña e inquina contra sus dos compañeros a los que acusa «de mantener una actitud claudicante [...] permitiendo finalmente la instrumentalización política interesada por parte de aquellos que están aplicados en hacerla». En esa misma línea, concluye: «Lamento que mis compañeros de Sala no lo hayan visto así y no hayan hecho el esfuerzo de deslindar lo político de lo jurídico o no hayan sabido hacerlo».


Uno, que ya es mayor a mi pesar, no dejo de sorrprenderse ante desahogo de determinados sujetos.

Siempre les digo a mis alumnos que por naturaleza, los seres humanos son sociales, pero no tan sociales que no sea necesario protegernos contra los riesgos de que nuestros conciudadanos humanos nos agredan, o nos asesinen. Podemos hacerlo creando organizaciones de vigilancia que impidan las agresiones y castiguen a los que las cometen; pero los resultados serían fortuitos y con posibilidades de convertirse en una guerra abierta entre distintas bandas. Por lo tanto, es deseable tener, como decía John Locke hace mucho tiempo, "una ley establecida, asentada y conocida", que sea interpretada por un juez con autoridad y respaldada con un poder suficiente que pueda ejecutar las decisiones del juez.

Si las personas voluntariamente se abstuvieran de agredir a otras, o de actuar de otra manera que fuera perjudicial a una existencia social armoniosa y feliz, podríamos convivir sin jueces ni sanciones. Aún en este caso serían necesarias convenciones de tipo legal sobre cuestiones como por ejemplo el lado de la carretera por el que hay que circular. Incluso, una situación utópica anarquista tendría algunos principios de cooperación establecidos.

Que un juez llegue a justificar el incumplimiento de la ley, es de las cosas, querida Natalia, que uno pensaba que nunca llegaría a ver antes de morirse.
Me equivoque.


Saludos cordiales.

alberto daza dijo...

Montse Pallardó:

Ya le explique -o lo intenté al menos -, que el fin nunca justifica los medios cuando esto implica vulnerar la Ley y el Estado de Derecho.
Un colega suyo de profesión me llego a calificar de "ultraderechista" por exigir el respeto y el cumplimiento del ordenamiento jurídico.

Le digo esto para que vea que el sectarismo está reñido siempre con la razón.

Le pongo un ejemplo:Unos terroristas colocan una bomba nuclear en pleno Madrid. Uno de los terroristas es detenido. Si se consigue hacerle confesar, puede evitarse la masacre. ¿Sería lícito usar la tortura para que confiese?.

Usted, sin dudarlo, diría que sí.
¿Me equivoco?.No.


En el trasfondo argumentativo de estas justificaciones siempre late la misma machacona y demagógica (en el fondo diabólica) cantinela: "El fin justifica los medios".
Y con esta execrable máxima no hay crimen, por horrendo que sea, que no encuentre justificación.

Candela dijo...

Independientemente de las razones legales, que ya aclaras, es evidente que el dinero se utiliza para comprar armas, entre otras cosas. Las armas que han asesinado durante décadas a nuestros compatriotas, nada menos.

Que un juez tenga la poca vergüenza de decirnos que está justificado que se deje que ETA siga comprando armas para favorecer la paz, además es llamarnos idiotas en nuestra cara. Cara paz la que se consigue con sangre inocente.

supersalvajuan dijo...

¿Se sabrá todo lo que ha pasado en España durante la "democracia"?

Natalia Pastor dijo...

Alberto Daza:

Completamente de acuerdo con tu magnífico comentario/resumen de lo que sostiene De Prada.
Es realmente inaudito que un juez pueda sostener semejante argumentación.
Realmente, hay momentos en que a una le entran escalofríos al pensar en que determinado tipo de gente ocupa puestos de tamaña responsabilidad.

lujaban dijo...

¿Están los jueces a la altura del PSOE o el PSOE a la altura de los jueces?
¿O están ambos a la misma profundidad en las cloacas?
Es una vergüenza seguir llamando a esto Estado de Derecho.
La corrupción, el cohecho, el robo y la prevaricación son moneda de cambio.
Y estos golfos siguen alardeando y metiendo al PP como escusa a sus fechorías en tres de cada dos intervenciones.
¡Todos a la cárcel!
Pero ya...
Salutem.

Natalia Pastor dijo...

Candela:

La argumentación de De Prada es fruto del sectarismo, no de un jurista.
Esa retahila de barbaridades la puede firmar un "okupa", un ácrata, un antisitema, pero jamás de los jamases un magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.
Ahí radica lo escalofriante del asunto.

Natalia Pastor dijo...

Supersalvajuan:

La respuesta es no.
Si en un hipotético e imaginario supuesto se supiera, saltaría todo por los aires.
Estamos sujetos por una red de mentiras.

Natalia Pastor dijo...

Lujaban:

Este asunto tiene más enjudia de lo que realmente y en un primer momento pueda paredcer.
Aquí no se estád ilucidando solamente el "chivatazo" a ETA por parte de unos policias obedeciendo órdenes políticas.

Lo que aquí se está dilucidando, es nada más y nada menos, la supremacia del Estado de Derecho y del imperio de la Ley sobre las arbitrariedades y los intentos de que actuaciones delictivas de un Gobierno y de los aparatos del Estado queden impunes.

De lo que hablamos,simplemente, es de democracia.

Clandestino dijo...

El Faisán despliega sus alas, ensombreciendo el sueño pesoista de integrar todos los socialismos en el estado. Ese sueño dorado y tan añorado de ver en una nómina única el socialismo asesino de ETA hermanado al socialismo asesino del GAL, bruñidos y rellenados con el socialismo nazi nacionalista, y cobijados todos bajo la mano maternal del gran hermano socialista de la pesoe de toda la vida, guardando dentro de su puño cerrado las llaves del estado de derecho, blindándose a cal y canto en él y contra él, y contra la libertad, la Justicia y la decencia, parapetados tras nuestro poder mediante nuestros fiscales, nuestras FF.AA y nuestras FSE, consolidando un antro inexpugnable que sería la envidia de Fidel Castro.

Tanto derroche de honradez y democracia, marea.

Natalia Pastor dijo...

Clandestino:

Aunque algunos no quieran verlo en función del sectarismo ciego,lo que está en juego con el caso "Faisán" es la salud y la pervivencia de nuestro sistema democrático; que algo tan atroz como es el "chivatazo" de policias a terroristas obedeciendo órdenes políticas no quede impune al albur del concepto maquiavélico que este Gobierno -al igual que sucedió con el GAL -, tiene sobre lo que supone el estado de Derecho y el principio de sometimiento a la Ley.

Stop dijo...

@ Montse Pallardo, en ocasiones me doy perfecta cuenta de que hay personas con apariencia humana pero que por algún motivo, pertenecen a otra galaxia distinta a eso que yo considero el género humano. El juez De Prada y usted, son para mi un ejemplo claro de que los alienígenas no sólo existen, es que, ademaś, están entre nosotros. Saludos.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Ay ese "hotel del Estado" que espera varios huéspedes...
Natalia, guapísima yo creí que ya sabías que TU SIEMPRE TIENES RAZÓN.
Enhorabuena.
Asun

Natalia Pastor dijo...

Mª Asunción Balonga:

Pues sí,querida Asun: tal y como se está poniendo la cosa más de uno y de dos, van apasar una larga temporada en el "hotel las rejas".

Bate dijo...

"El escrito de De Prada constituye, en el fondo, un alegato contra los intentos de utilización perversa del sistema democrático."

Las palabras de la Doctora Pallardó son sólo consignas del Partido. Es una suerte, Natalia, contar con esta muchacha en tu blog; ya sabemos, que todo lo que suelte esta señora debemos enmarcarlo en el discurso oficial del partido.

velarde dijo...

Natalia, no pierdas el tiempo con la sra Pallardo, rebates todas sus tesis populistas y demagogas con datos y argumentos de peso, pero ella erre que erre, se asoma a la ventana y en un dia gris y lluvioso se empeña en relatar el esplendido dia soleado que hay y lo bonita que lucen las calles, un caso perdido, ya ves ni el mas esperto de los meteorologos hara que esta mujer recupere el sentido de la orientacion atmosferica.

Eleonora dijo...

De Prada que vaya enterándose de una sentencia bíblica muy conocida:

"¡Ay de la generación cuyos jueces merecen ser juzgados!"

Garzón, su amigo, será juzgado tanto aquí como en los infiernos.
De Prada que vaya tomando asiento en el banquillo.

Saludos.