domingo, diciembre 19, 2010

Un día de furia


William Foster (Michael Douglas), es un ejecutivo de aspecto tranquilo que ha perdido su empleo, está separado de su mujer, es el cumpleaños de su hijita y sólo quiere verla ese día para llevarle un regalo.
Pero su mujer no quiere saber nada de él y parece que la vida le da la espalda .
Se siente frustrado y cada episodio que vive incrementa más su excitación, aumentando la violencia de sus reacciones. Así en la genial escena de la hamburguesería, los empleados se quedan perplejos cuando William la emprende a tiros porque la hamburguesa que le dan no es como la de la foto del cartel publicitario.



Cuatro personas han muerto este pasado miércoles en la localidad de Olot (Gerona) víctimas de los disparos de un hombre movido por la venganza por unas deudas económicas.
Hacía dos meses que no le pagaban el sueldo y querían despedirlo. Además, estaba desesperado con los responsables de la CAM porque le habían cortado el crédito de la Visa e iban a embargarle su casa: por este motivo mató también a dos empleados de esta sucursal bancaria .

La tragedia que se esconde detrás de las estadísticas, de los fríos datos, de los números que cada día nos asolan nos hace perder de vista el drama de millones de personas, de parados.
Un hombre pierde el control y en su desesperación, en un día de furia, asesina al jefe que le despidió, a su hijo y a dos empleados de una sucursal bancaria que iba a embargarle la vivienda.
La vida sin expectativas envenena el alma hasta ese nivel.
Cientos de miles de personas -que han perdido el trabajo, que no cobran paro, que han visto cómo se suprimen las ayudas sociales, que son incapaces de atender las necesidades más básicas de su familia, de afrontar las cuotas de la hipoteca-, están abocadas sin remedio a esa desesperación.
No se puede dejar a la gente sin futuro, sin trabajo, sin esperanza, arrojados cada día a la cloaca del olvido, de la marginación.
La locura nos acecha a la vuelta de la esquina.


natpastor@gmail.com

22 comentarios:

E..P.. dijo...

Es cierto que un mal gobierno hace un mal país. Donde millones de personas sin futuro llegarán a explotar unos de una forma y otros de otra. También es cierto que en un país donde millones de personas no tienen futuro las enfermedades sipcológicas afloran más de lo devido, donde la ansiedad y depresiones es el pan de cada dia, llegando al suicidio, homcidio, violencia..etc. En un pais donde la pobreza y la miseria lo llevan millones de personas, la delincuencia es también el dia a dia de muchos para sobrevivir, sobre todo el robo del perdón,(robar comida para poder comer)ahora a proliferado bastante. Muchos han perdido su empresa,trabajadores, patrimonios,además de la familia,al final en paro,sin un euro para comprar pan, sin techo y que encima el banco le ande tocando las orejas mala mente,uno puede perder la cabeza. El estado actual del país es de un aumento de personas con ansiedad y depresiones que la verdad no comviene tener tantas personas con estás enfermedades porque al final sale caro (la salud ante todo), pero claro a estos de la Casta en especial al gobierno actual le da lo mismo que lo mismo le da.
No justifico nada solo hay que mirar la cantidad de gente que se les está llendo la olla.
Saludos cordiales.

scabelum dijo...

Permitidme que recuerde que la gente estaba desesperada antes de la crisis. más de 2700 suicidios por año, antes de esta crisis, nos daban una idea del drama personal en el que viven muchos de nuestros vecinos. &,7 suicidios al día antes de la crisis (datos del INE) nos daban idea a algunos que el mundo no pod´ñia ser sordo a esa realidad y así lo gritamos cuando pudimos. Eso antes de la crisis.
Me dicen que no está bién hablar de suicidios por evitar el efecto "imitación". 2700 suicidios anónimos, sin imitación por ningún lado, ¿no son suficientes?
Hay más suicidios que accidentes de tráfico. Y todo el mundo coincide en que hay que esconder los suicidios y meter en la cárcel al violento, pero de cambiar nuestro modelo político y de convivencia, de terminar con la corrupción política, judicial y social, nada de nada.

Bucan dijo...

La vida es dura. Si no lo es para tí, lo es para otros alrededor. No es por eso muy agradable. Hay desigualdades, injusticias. También hay gente que no se esfuerza como otros. Hay de todo. Y además, somos muertos de vacaciones, porque tenemos fecha de caducidad.

De todos modos, asesinar a otros no soluciona ningún problema. Sería más normal que ese tío, si de verdad estaba desesperado, se hubiera matado él. Pero los hay que nunca tiran piedras contra su tejado.

La película esa es buenísima. Siempre me acuerdo cuando abre su maletín de ejecutivo amenazado por unos chorizos que quieren robarle y lo que aparece es el bocadillo que llevaba dentro.

Natalia Pastor dijo...

E.P.:

La desesperanza supone siempre un desgarro interior, pues va dirigida contra los anhelos propios de nuestra naturaleza.
El desesperado es aquel al que le han roto la promesa de espera y se ahoga en la desolación porque ve la imposibilidad de realizar su deseo en el presente. El desesperado es alguien desgarrado, que ya no tiene ninguna confianza en lo que le espera ni en los demás.
Hasta este punto hemos llegado en este país.


Scabelum:


Tienes toda la razón.
Hay un tabú absurdo, una ocultación sistemática del número de suicidios que hay en este país.
Existe una relación directa que existe entre la economía y la salud de las personas, hasta el punto de que una de las consecuencias de esta crisis económica ha sido el incremento en un 25% en el número de suicidios y en un 15% el de nuevos casos psiquiátricos .
Los datos se hicieron públicos durante la asamblea general que la Federación de la Industria Farmacéutica Europea (Efpia) que se celebró en 2009 en Sevilla.

Natalia Pastor dijo...

Bucan:

Claro que no está justificada la violencia, pero la desesperación lleva a esto.
Las crisis exigen realismo. Hay que darse cuenta de que no se puede volver al pasado para cambiar las cosas. Lo único que se puede hacer es aprender de las experiencias.

JackSparragoss dijo...

En una etapa un poco dura de mi vida(no penséis mal), mi abogado, un tipo ocurrente y divertido, me dijo: "si algún día amaneces como Michael Douglas, no te equivoques, no vayas a un burguer. Ve a un bufete de abogados y mándales a todos a ese lugar al que tarde o temprano acabaran yendo..."
Si los políticos por un momento sintiesen esa desesperación dentro de ellos. Si supiesen que la delgada linea que separa la razón de la locura siempre inclina la balanza en su contra. Que todos los hombres armados y sin futuro solo quieren algo que su ineficacia les ha robado, que no es ni mas ni menos que su vida. Si el garante y aval de sus desmanes fuese su propia vida. Seguro que se preocuparían mas por sus votantes.

aspirante dijo...

Cuán desesperado ha de estar una persona normal y corriente para hacer algo así.
Terribles los hechos, pero más terrible lo que ha llevado a esta situación.

Natalia Pastor dijo...

JackSparragos:

Todo hombre es como un hueso, siempre ligado a otro, juntos, los miembros forman un solo cuerpo y tienen un mismo origen. Si la vida causa dolor a un miembro, ninguno de los otros permanecerá indiferente. Si a ti no te provoca nada el dolor de los demás, no podremos llamarte ser humano.

SADI, poeta persa del siglo XII

A mi me escalofría la falta de empatía de esta sociedad con el drama que se vive en este país.



Aspirante:


Lo cierto es que hoy día, el reto más difícil que tienen que superar aquellas personas que llevan más de un año en desempleo es precisamente el de mantener viva la esperanza de encontrar un trabajo.

Merlinjoy dijo...

Ahora que vaya Zapatero o la Pajín y que digan que están mejor ahora que hace seis años.

Hay que ser sinvergüenza y seguir en el poder después de machacar al pueblo de esta manera.

Natalia Pastor dijo...

Merlinjoy:

Yo recuerdo cuando una pobre mujer llegó a ofrecer vender sus órganos a cambio de una compensación económica , ya que su situación era totalmente crítica, vivía aislada en su casa y con una deuda que llega a los 300.000 euros.Después de estar trabajando 42 años se encontraba sumergida en una crisis económica y psicológica.

velarde dijo...

Sin querer justificar la barbarie, desde luego puedo hacerme una ligera idea de la desesperacion de una persona que en vista de perder adsolutamente todo pierda la cabeza. Lo realmente extraño es que no se produzcan sucesos como este a diario dada la situacio en la que nos metio este gobierno de incapaces autocomplacientes.

alberto daza dijo...

A mi todo esto ,querida Natalia, me recuerda el «Tratado de la desesperación» de Kierkegaard.
¿Nos merecemos esto?.
Quiero creer que no.

Pero como decía Unamuno «Los pueblos, amigo mío, tienen los gobiernos que toleran, aunque no se los merezcan».


Saludos cordiales.

Natalia Pastor dijo...

Velarde:

Si no se producen más sucesos como éstos, es por el apoyo de las familias y por la labor ingente,sacrificada y encomiable de Cáritas y la Iglesia que atiende a más de 1.200.000 personas a diario.
Con todo,como comentaba Scabelum, una persona se suicida en España cada dos horas , aproximadamente.

Se calcula que este 2010 más de 6.000 personas se han suicidado en nuestro país, cuando la cifra del 2007 fue de 3.200.

Helio dijo...

Lo peor de esta crisis aun no lo hemos visto, faltan los coletazos mas severos, las familias se están ayudando, pero llegará el momento que la situación será limite para todos.
El suceso que comentas es un caso aislado, pero la desesperación puede ser fatal.
Por otro lado están las graves depresiones que producen las faltas de recursos, que tambien en muchos casos terminan en suicidios.
Saludos.

Natalia Pastor dijo...

Alberto Daza:

Fue Winston Churchill quien dijo aquello de que "cada pueblo tiene los gobernantes que se merece".
Y no le faltaba razón.
Ni la negociación con ETA trajo la paz al País Vasco, ni los nuevos estatutos han articulado mejor España, ni las reformas educativas han mejorado la enseñanza, ni la Ley de la Memoria Histórica ha enterrado definitivamente a los muertos de la guerra civil...

Y sin embargo - inexplicablemente-, Zapatero ha sido el político mejor evaluado por los ciudadanos de este país durante mucho tiempo, lo que nos lleva a deducir que la sociedad española es incapaz de evaluar a sus gobernantes.

En cualquier otro país de nuestro entorno, tras su primera legilatura, la ciudadanía hubiera catalogado sin duda a Zapatero como uno de los peores que haya tenido ese país a lo largo de su historia.



Helio:


Lo peor de todo vendrá en el 2011 y ahí el sistema tocará realmente fondo.
Si todavía no han estallado las revueltas y conflictos sociales, es gracias a las familias y a la labor ingente de la Iglesia y Cáritas.

Stop dijo...

La solución del gobierno a todo este problema está en la nueva reglamentación de armas que están preparando. En Cuatro, la televisión socialista, dieron la noticia tan bien, para ZP, claro, que hablaron de la retirada de 80.000 escopetas. Lo que ocurre es que no son 80.000, serían 800.000 escopetas que se tendrían que retirar.

Además, en esta misma reglamentación, un cuchillo de cocina tendrá la consideración de un arma. Debemos ir pensando en cuchillos de papel, de plático o en piedras afiladas, porque lo siguiente será un carnet y un seguro de responsabilidad civil obligatorio para poder tener y utilizar un cuchillo de cocina. Posiblemente admitirán no más de 6 cuchillos de cocina por carnet.

Otra solución, que ya llegaremos, sería la de ilegaliar el suicidio con penas que pasarían a los herederos y familiares, como un delito de honor a pagar con servicios al Estado. Esto lo practican mucho en Corea del Norte, y les funciona.

Candela dijo...

Estupenda la película.

No hace falta ser un enfermo mental para llegar a un estado límite en el cual, pierdes el control.

De la tasa de suicidios a causa de esta crisis y de la falta de espectativas futuras no se habla en los canales oficiales de TV, a pesar de ser un hecho y un drama humano que está afectando a miles de personas. Antes se negaba la crisis, ahora se esconde la gravedad de la misma y las vidas destrozadas que se está cobrando.

Caballero ZP dijo...

Lo sucedido se veía venir y no será la última noticia similar que desgraciadamente nos tocará conocer.
Las cosas se van desarrollando tal como dijisteis y dijimos algunos hace ya muchos años.
Saludos y Feliz Navidad a todos.

Natalia Pastor dijo...

Stop:

Esperemos por el bien de todos que no exista un conflicto de carácter social. La situación está muy mal, y peor que se va a poner en este próximo 2011.
La crisis crea desánimo y por eso no hay más conflicto social, amén de que la familia está absorbiendo la crisis y los conflictos que se derivan.


Candela:

Es absolutamente escalofriante que en lo que va de año, más de 6.000 personas se hayan suicidado en nuestro país.
Decía un amigo mío sicólogo, que colabora con Cáritas, que la cuestión es si en épocas de crisis somos capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos y salir reforzados o si el fracaso o las insolvencias son una rueda de molino que no nos permite levantarnos.

En la situacion actual de crisis con deudas que hace peligrar la situacion familiar vuelve a resugir este enfoque dramatico de un callejon sin salida que provoca desequilibrios emocionales a los cuales no todo el mundo está preparado psicológicamente para atravesarlos.

Ayer me envió un email un médido a raiz de este post y lo acontecido en Olot, donde me decía que el sucidio es una agresión contra uno mismo, producto de la frustración que merma la autoestima y consiguientemente produce esa depresión; pero si a esa frustración se le busca un origen en una sociedad injusta, la agresión pasa a proyectarse hacia quienes considera causa de su opresión o fracaso como ser humano.

lujaban dijo...

Hola Natalia, en un país en el que se admite a trámite una querella por parte de los padres de un niño islamista porque un profesor diga en clase, hablando del clima de España, que el frío de Trévelez es bueno para la curación del jamón, es un índice significativo de donde está nuestra sociedad.
Mal está la denuncia pero lo peor es que nuestras autoridades le den crédito.
Esto es el camarote de los hermanos Marx.
Así vamos a acabar.
"Más madera, es la guerra"
Salutem.

Natalia Pastor dijo...

Caballero ZP:

Desgracidamente,Julio, no nos equivocamos.
Todavía recuerdo cuando la caterva de la izquierda garbancera nos acusaba de pájaros de mal agüero,catastrofistas y agoreros.


Lujaban:

Hace poco se tuvo que cambiar el nombre de una discoteca en Valencia porque les molestaba y hasta sufrieron amenazas de integristas.
Ahora lo del jamón...
Esto es el colmo de la estupidez, de la claudicación, del fanatismo y del entreguismo de un Gobierno que se postró de hinojos ante el Islam y ha hecho todo lo posible por permetir y facilitar la islamización progresiva de nuestro país.

Stop dijo...

A las cifras oficiales de suicidios se deberían añadir las cifras de toda la gente que se droga. Drogarse es una forma de evadirse de una realidad que no te satisface. También puede ser una salida para evadirse de alguna faceta personal que no satisface a la persona. Lo evidente es que la sociedad en la que vivimos no es justa y los medios nos bombardean cada día con miles de noticias depresivas. A menos que se esté descerebrado, nadie es capaz de soportar eso sin inmutarse. Transcurrido un tiempo, las drogas son más una necesidad, un rito social e incluso una forma de vida, que una forma de evasión de este mundo.

Sea como sea, vivimos en un mundo terriblemente materialista, con pocos valores humanos, en el que se ha establecido un pésimo sistema educativo que deja a muchas personas como si estuvieran asidos a un tablero, flotando en un océano repleto de millones de personas asidas a su propio tablero. Estas personas se ven, pero no se hablan. Gritan, pero no se escuchan. No hay nada interesante que escuchar de boca de otro náufrago. Todo es desdén, soledad, frío, desesperación, hasta que unos poco se reunen formando un grupo y beben agua de mar, gritan y chapotean enloquecidos olvidándo su situación hasta caer exahustos. Entonces, algunos se sueltan y van para el fondo, pero la vida sigue, y esparcido el grupo por el efecto de las olas, tan acostumbrados a beber agua salada que sólo enloquecen temporalmente, seguirán mirándo la inmensa soledad de su océano repleto de naúfragos asidos a un pequeño tronco de madera, solos, imperturbables, esperando la conjunción de un nuevo grupo de naufragos que les permita evadirse del océano y posiblemente, acabar con todo de una maldita vez.