viernes, diciembre 05, 2008

El efecto sushi


La recesión económica y el fuerte descenso de la inflación en la zona euro ha hecho que el Banco Central Europeo (BCE) haya decidido una rebaja de los tipos de interés de tres cuartos de punto, hasta el 2,5%.
Este dato,por si mismo no significa nada para la economía española, cada vez más emparentada con el modelo de recesión nipón:en Japón, a la crisis le siguió una década de crecimiento muy bajo, del que apenas ha salido.
Un dato que se suma a la catarata de dramáticos exponentes, es que el Indice General de Producción Industrial (IPI) descendió un un 12,8% en octubre, un síntoma más de que el tejido productivo se está desmoronando a velocidad vertiginosa.
Un déficit exterior endémico, con una sobrevaloración de los activos inmobiliarios, una baja productividad, un mercado laboral demasiado rígido, mercados intervenidos que no facilitan la libre competencia y un enorme endeudamiento de las familias y las empresas (que ahora será acompañado por una mayor deuda del Estado), son los principales factores que lastrarán el crecimiento del PIB en los próximos años.
Las medidas aprobadas por el Gobierno para inyectar liquidez en los bancos y cajas de ahorros –con un coste total que, de momento, roza el 15% del PIB- sólo solucionarán los problemas financieros de los bancos y cajas a corto plazo, sin sentar las bases para que la recuperación de la economía real, es decir, la de las familias y las empresas que son, al fin y al cabo, los colectivos de los que depende la bonanza económica.
España se enfrenta a una etapa larga de estancamiento y/o recesión económica, similar a la japonesa que se traduciría en un gráfico con forma de “L”, es decir, caída para mantenerse en el suelo; en contra de la crisis de “V” que defiende el Gobierno, es decir, caída para luego volver a crecer al mismo ritmo de antes de la crisis.
Sin tomar medidas, como sigue empeñado el Gobierno Zapatero, el próximo 2009 se presenta como el más dramático de los últimos treinta años a nivel de paro, freno en el consumo, cierre de empresas y derrumbe del precario y raquítico sistema industrial español.

julioandradas@gmail.com

15 comentarios:

david dijo...

El sistema español necesita de un consumo interno fuerte, más ahora que se ha terminado con la gallina de los huevos de oro (la construcción). Las empresas y las administraciones se tienen que conformar con menos beneficios / ingresos y potenciar los salarios, porque si no, tendrán que cerrar la mitad.

blaster dijo...

Era necesario que bajase el tipo de interés del BCE, pero creo que no sería bueno que nos moviésemos en bandazos. Es decir, pasar de dinero muy barato a un encarecimiento asfisiante. Creo que aquí también cabe aplicar el principio Aristotélico de huir de los extremos. Con un precio del dinero razonable, un 2,5 creo que se puede considerar bajo, no tiene por qué ahogar las economías domésticas. La gente debe calcular hasta dónde se puede gastar. Con un dinero muy barato, se vuelven a disparar las cantidades pedidas en préstamos, sube la inflacción y hay que volver a encarecer el dinero, volviendo a la situación actual.

sempietnos dijo...

El problema,Julio,es que el derroche de gasto público sigue imparable, y como bien dices, se siguen sin tomar medidas:el gasto administrativo y funcionarial, ha supuesto que todo el presupuesto lo consumen ellos, dejando a los ayuntamientos sin financiación, pero dándoles la panacea de los planes de urbanismo y así han ido tirando, de la gran ubre del ladrillo. Ahora viene la ruina de ayuntamientos, mientras los gobiernos autonómicos abren "embajadas", gastan en coches y despachos suntuosos, y derrochan a troche y moche.

luján dijo...

El neoliberalismo de ZP, haciendo ricos a constructores y banqueros y blindado sus riesgos, omitiendo al trabajador, al currante de toda la vida no es ya una aberración: es un atentado contra los derechos de los trabajadores.

francisco dijo...

Han sido incapaces de afrontar la crisis ("desaleración", "aterrizaje suave", etc., etc.) y proteger a los trabajadores (si lo han hecho para los bancos y los constructores.
Una pregunta,Julio:¿en cuanto se calcula los prestamos a promotor otorgados por la banca y las cajas?.

gutiforever dijo...

El problema de España es que además de la crisis financiero-inmobiliaria general, tenemos la crisis propia de una pais que ha vivido el modelo del ladrillo y del turismo con una industria con niveles paupérrimos de productividad y competitividad y a esto si que va a ser difícil darle la vuelta. Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desatendiendo lo fundamental; a industria.
Y lo vamos a pagar con creces.

jerusa dijo...

ZP sigue con su idea de que la economía importa poco, que no hay que hacer nada para resolver los problemas porque éstos ya se arreglarán por sí solos.

colomer dijo...

Sr Andradas:¿cree usted que el paro va a llegar a 4.500.000 de parados en el tercer trimestre del 2009?.
Gracias.
Un saludo.

santiago dijo...

Cuando la economía española funcionaba, el merito era del Gobierno de ZP. Cuando la oposición del PP le recordaba que no se podía vivir de la herencia y que eran necesarias reformas, por que se vislumbraba unas preocupantes deficiencias en nuestra economía y una mas que posible crisis económica, se les despreciaron sus consejos y su apoyo al Gobierno para resolver estos problemas y se les aplico el cordón sanitario marca mobbing, se les acoso y criminalizo todo lo que se pudo y se les llamo tristes, casposos, carcas y antipatriotas. Esta estrategia fue motivada por las Elecciones Generales. Se negó la crisis en los debates y se presumía con desvergüenza de ser la octava potencia económica mundial y estar en la Champion de las economías.
Pues toma.

angelote dijo...

España ha dejado de ser el mayor creador de puestos de trabajo para convertirse en el principal generador de parados de la Unión Europea. Mientras que en Alemania disminuye el paro en España se tiene la mayor tasa de destrucción de empleo.

julio andradas dijo...

FRANCISCO:
La deuda derivada de la actividad del ladrillo supera los 1,2 billones, de los que 320.000 millones son préstamos a las promotoras (fundamentalmente para la compra de suelo), 154.000 millones son créditos al sector constructor, 50.000 millones son préstamos a la industria y 630.000 millones son hipotecas de familias.

COLOMER:
Sin duda.

Caballero ZP dijo...

No creas que no lo saben bien, ya van soltando pinceladas para que no se le pueda atacar después. Pero en el 2009 muchos se acordarán de la importancia que tiene el voto.
Saludos

supersalvajuan dijo...

¿Piensa el personal en el horizonte del 2010?

Adamantio dijo...

Si acabamos pillando deflacción, creo que además de sufrir lo indecible, nos esperan muchos años de cachondeo hacia los "cerebros suavemente desacelerados"

(sí, todo tiene una interpretación positiva en esta vida jajaja ).

Fernando Solera dijo...

El 2009 va a ser de traca. Y el 2010 ya ni te cuento.