sábado, diciembre 06, 2008

Agoniza


Treinta años....son muchos.
Si veinte años no eran nada en aquel tango de Gardel, la treintena ha desgastado a la Carta Magna de tal forma, que sólo queda el espectro de lo que fue ; una especie de brazo incorrupto de Santa Teresa, que todos los 6 de diciembre se saca a pasear para recordar que es el sostén, la sujeción con las costuras rotas, de un Estado que se fagocita a si mismo en un ansia de destrucción imparable.
Lo que fue fruto del consenso, es hoy una entelequia.
Los nacionalismos separatistas en una metástasis brutal, han dinamitado el espíritu de concordia de la Transición de mano de una izquierda cómplice y una derecha timorata.
A estas alturas, todavía andan a vueltas con el modelo de Estado, en su afán de una transformación federal, que no es si no el encubrimiento semántico de los reinos de taifas.
Por cuestionar, se cuestiona hasta nuestro propio "ser" como nación.
Siglos y siglos de existencia gloriosa que conforman un acervo común, un patrimonio histórico y cultural sin parangón es puesto en disquisición y subasta.
Así hemos llegado hasta hoy.
Con la ropa hecha jirones y con la sensación de que esto no da más de sí.
Con la sospecha y el miedo latentes, de que tocar y abrir el "melón" de las reformas, supondrá dar la puntilla al enfermo por la falta de altura de miras de una clase política felona,mediocre y miserable.
No es tiempo de brindis.

sempietnos@hotmail.com

25 comentarios:

jerusa dijo...

Las autonomias han sido el cáncer que ha destruido la Constitución.

dax dijo...

La Constitución está caduca;urge reformarla y retirarle competencias a las autonomías,que son las que están destruyendo España.

risquett dijo...

Si hasta el propio Tribunal Constitucional que debe garantizar su cumplimiento ,o bien se inhibe,o bien la incumple o bien calla y otorga ante el incumplimiento de la Constitución;vease el caso del castellano en Cataluña, Vascongadas y Galicia.
Urge una reforma.

Republica Rojigualda dijo...

¿federal? ¡Ójala fuera federal nuestro modelo de estado! El Estado de las Autonomías desborda con creces el modelo federal, lo que tenemos ahora es un modelo casi confederal.

Los estados federales sobreviven y a algunos les va muy bien, mientras que ninguna confederación ha vivido para contarlo.

Risquett: el TC es un apéndice del ejecutivo, así lo establece la propia constitución de 1978 en su artículo 159. Solo por eso España no podría considerarse una democracia, sino una partitocracia.

Natalia Pastor dijo...

REPUBLICA:
No estoy de acuerdo en que la solución sea un Estado federal.
El problema de la Constitución no es otro que las autonomias.
La pervivencia de la Constitución pasa por quitarle competencias a las autonomias y reducirlas a su mínima expresión.

Republica Rojigualda dijo...

El problema del concepto de federalismo, como el concepto de república es que han sido prostituídos por la izquierda, que ha convertido lo primero en confederalismo y lo segundo en dictadura del proletariado.

La los padres de la constitución pretendieron hacernos creer (y algunos de ellos se lo creyeron también) que el Estado de las Autonomías era algo a medio camino entre un estado federal y uno centralista. Y lo cierto es que ya hemos dejado atrás el estado federal hace mucho tiempo y nos encaminamos al precipicio de la confederación, paso previo a que un estado deje de existir.

Yo soy partidario de un modelo unitario, porque es más barato, más cómodo y menos pesado, pero si me dan a elegir entre Estado de las Autonomías y un estado federal en el que todas las regiones tengan las mismas competencias, en la que la legislación de todas las materias corresponda al estado central y las regiones se limiten a ejecutar las competencias que se les deleguen, entonces no tengo ni que pensármelo. Porque el primero hace imposible la igualdad ante la ley, el segundo, con esas condiciones, la garantiza.

quecrisisblog dijo...

No podemos seguir en la situación actual. Cada dos por tres se cuestiona el modelo de Estado por parte de todos, pero no se pone solución...
Por cierto, soy Butzer..xd

Persio dijo...

Dicen "reforma" de la Constitución cuando quieren decir "liquidación"

El de la Cueva dijo...

Normalmente no estoy de acuerdo con las formas de sempietnos y generalmente tampoco lo estoy en el fondo.
Sin embargo esta entrada me parece acertada en su mensaje y fenomenalmente escrita. Enhorabuena

Andrés Álvarez dijo...

Opino de igual forma. El edificio que construyeron los Padres de la Constitución se ha revelado inestable y sus cimientos amenazan con el colapso. Más nos vale rezar para que España no arda hasta sus cenizas...

Andrés Álvarez dijo...

P.D.: Les recuerdo a los unitarios que ya han tenido tiempo suficiente para experimentar con un modelo, hoy por hoy, insuficiente y alejado de la realidad histórica de nuestra Nación.

"España, una nación, varios estados"; decía el presidente Pi i Margall.

Mike dijo...

Deberías haber resaltado el último párrafo en negrita y tamaño grande.

Ese es el problema de España.

Felicitaciones por el post.

Y que sirva de algo.

Saludos.

Al Neri dijo...

La Constitución Española, de tan consensuada, es completamente ambigua y vale lo mismo para un roto que para un descosido. Aparte, es una constitución mala, larguísima, que donde no debe desciende a detalles impropios de una norma de este rango, y donde debería concretar se diluye en peligrosas indeterminaciones. Y ya se sabe: en derecho, tras toda ambigüedad, se agazapa una injusticia.

Aparte de las críticas políticas que yo haría a la Constitución, hay que destacar que su Título I resulta cuando menos paradógico: El catálogo de derechos y libertades más grandilocuentes pero más etéreos recibe el máximo respaldo legal, mientras que los derechos "reales", los que todos desearíamos ver cumplidos (derecho al trabajo, a la vivienda, distribución equitativa de la renta...) resulta que se configuran como meras "declaraciones de intención" política que no pueden ser exigidos ante los tribunales. Para reflexionar.

Miguel A. dijo...

Tiene muchos temas ambiguos. Por ejemplo, que el 40 % de los jueces los nombren los políticos. Urge reformarla, sí.

Mario Bilbao dijo...

La democracia española con frecuencia merece poco crédito. Pero lamentarse de su actuación cotidiana es una cosa y desacreditarla por principio, otra. Hay un descrédito merecido Y otro inmerecido: el que deriva de un perfeccionismo que sin tregua aumenta las exigencias. El verdadero peligro que amenaza a nuestra democracia, oficialmente sin enemigos, está en reclamar una democracia perfecta, lo que puede debilitar y derribar la que realmente existe.

Mª Ángeles dijo...

Aunque esté un poco anticuada en algunos temas, sigue siendo la mejor opción.
Lo malo es que en muchos aspectos y situaciones de las comunidades autónomas se saltan a la torera las leyes que en ella se dictan.
Saludos

santiago dijo...

Habría que reformarla.
Quitar las autonomías, que son corrupción, despilfarro y caldo de cultivo del cáncer separatista.

No a todo dijo...

El peor defecto de la Constitución, amén de la dudosa separación de poderes (cf. 122.3 y por ende 123.2; ó 159.1), lo constituye la escasa definición del modelo de estado. Y no sólo en los genéricos artículos sobre las Autonomías. Y no es que los nacionalistas hayan jugado sucio, sino que los constituyentes se bajaron los pantalones hasta los tobillos. Si actualmente se cuestiona nuestro ser como nación es porque la Constitución da pie a ello.

Artículo 2: La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

Ésta es la gran bajada de pantalones, amén de una estupidez. Es la protohistoria de la "nación de naciones". Y, por supuesto, un insulto a la inteligencia. Una nación, por definición, no puede estar constituida poro la unión de varias "nacionalidades".

Y, personalmente, que la casta política actual reforme la Constitución, me da pánico. Con que se cumpliera la vigente, me daría con un canto en los dientes.

Un saludo.

supersalvajuan dijo...

Se ha estirado de más el chicle.

Carolus dijo...

No deberías leer esto... Es retorcidamente “maquiavélico”. Entra, mira y ya dirás qué te parece.

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

J. F. Sebastian dijo...

No sé realmente qué celebran hoy el rey y los políticos... Por no hablar del castellano, vehículo de comunicación de millones de personas en todo el mundo. ¿Cómo explicarles que quieren cargárselo en su propia nación?

Terly dijo...

Esta Contitución es "la mejor que tenemos" ¡Si por lo menos fuera respetada! El problema no es que no la respete el pueblo, es que no lo hacen ni políticos ni jueces. Para nota.

Lázaro dijo...

A mi juicio, la reforma de la constitución pasa por la representación parlamentaria de las minorías nacionalistas. No pueden seguir teniendo ellas las llaves del gobierno de un país. El resultado es un presidente como Zapatero o una oposición como la de Rajoy. Pienso también que, al menos, educación, sanidad y hacienda deberían ser competencias exclusivas del gobierno central. Pero como ni lo uno ni lo otro conseguiremos, sólo nos resta esperar que dentro de 30 años andemos por aquí, escribiendo más o menos sobre lo mismo y repitiendo más o menos lo mismo. Si así fuese, ni tan mal.

Fernando Solera dijo...

Esta Constitución sólo es celebrada por los que llevan treinta años pegándose la gran vida a costa del los ciudadanos: los Borbones y la casta política nacional. Y mientras el pueblo, como buen rebaño, a guardar colas de tres horas para ver lo bonito que es el Congreso.

ONDA dijo...

Reparo ahora en el aguila imperial, ese ejemplar ¿lo habrán cambiado?

Se les ha pasado seguro aunque tendrian que volver a estampar las firmas y alguno ya paso a mejor vida.

Si no tendrán que hacer un modificación de la Carta Magna y aclarar también esto...

Todo esto seguro que les martiriza ese empeño en adaptarlo todo a sus creencias...