lunes, enero 22, 2007

Reconocimiento

El primer paso necesario para sanar ciertas dolencias o enfermedades es reconocer su existencia, su padecimiento para, a partir de ahí, poner todos los medios que puedan ayudar a superarlas. Esta exigencia aplicable al individuo se puede extrapolar al cuerpo social, a las dolencias o males de la sociedad. Sin embargo, los dirigentes políticos se empecinan en intentar ocultarnos la realidad en que vivimos, que sería como si un médico tratase de ocultarnos qué nos ocurre.
No importa el asunto, por ejemplo economía, materia sobre la que nos ofrecen fabulosas cifras macro -que se nos escapan y nos confunden- que reflejan una situación encomiable y envidiable, cuando en realidad vamos a la compra con una determinada cantidad de euros y, semana tras semana, nos cuesta menos esfuerzo llegar a casa, sin que ello se deba a las horas empleadas en el gimnasio. ¡Y me hablan de un IPC del 2.7%!...
Otro tanto sucede con todo aquello que pueda resultar peliagudo, puedo traer a colación múltiples casos, pero me centraré el lo que está sucediendo en Alcorcón. Por la trascendencia de los hechos, por la multitud que se ha echado a la calle al haber superado el límite de su aguante, porque es un tema recurrente, que cada vez se produce de forma más continua y extendida, porque tenemos aún en la retina las imágenes de Francia y tememos que se filmen en España, se ha hecho público lo que, desde hace tiempo, padecen en esa localidad de Madrid muchos ciudadanos. Miedo, extorsión a menores, robos, asaltos,... ocasionados por inmigrantes. ¿Y cuál es la respuesta del Gobierno?, la negación, el avestruz que esconde la cabeza y cree que, por no ver los problemas, estos desaparecen, cuando a lo que lleva esa actitud es a que se enquisten y crezcan hasta llegar al paroxismo.
¿Dónde creen estos políticos que no se apean del coche oficial ni visitan lo que no es su despacho, la sede del partido, su casa o la de sus amigos, que vivimos el resto de los ciudadanos?. Aquella afirmación de la muy cultivada Carmen Calvo, sobre el conocimiento de ciertos temas culturales en otros planetas, resultó muy reveladora pues, ciertamente, creo que piensan que vivimos en otro planeta, que no nos apercibimos de lo que nos rodea y nos pueden contar la película que quieran. Se equivocan. La gente de Alcorcón sabe muy bien lo que está pasando allí, porque lo sufre, por mucho que el alcalde niegue la evidencia; y lo mismo que en Alcorcón, sucede en otras muchas localidades españolas en las que parte de los inmigrantes se dedican a la delincuencia. Y ahora que me llamen racista. Racista es quien rechaza sin motivo a otra raza/etnia, por el hecho de ser diferente a la propia, y normalmente la considera inferior, no quien hace una descripción de la realidad. Así, el timorato Gobierno anterior ocultaba las cifras sobre delincuencia por miedo a que lo tacharan de racista, cuando lo cierto es que la mayoría de los detenidos eran inmigrantes y dichas cifras se habían disparado por la inmigración. Decírselo a la sociedad no es ser racista, ni xenófobo, es simplemente describir, aportar datos.
Perciben que aquí los valores brillan por su ausencia, que los menores abusando de su condición de tales -porque saben que sus acciones no tienen consecuencias- actúan como auténticos delincuentes. Y luego salen con el rollo de que hay que integrarlos, ¡no señor!, son ellos los que se tienen que integrar en nuestra forma de vida, no imponer la que traen de sus países, intentan imponer sus modos de delinquir, amparándose en que si se les denuncia es por racismo. Es un abuso en toda regla. Y lo normal es la reacción de los ciudadanos de Alcorcón, ante la falta de protección, ante la ausencia de medidas contra estos atropellos.
Yo fui hace unos veinte años a Inglaterra y, entre las normas de comportamiento, me indicaron que si se nos pillaba robando siquiera una goma de borrar, nos mandaban a España en el primer avión. Eso es lo que hay que hacer, sin contemplaciones. Al inmigrante delincuente, se le deporta; a él y a su familia. Y descenderán las cifras y el pánico; se fomentará la integración, será posible la convivencia respetándonos unos a otros (no sólo nosotros). De lo contrario, lo que está por venir puede ser la jungla en estado puro, pues si nadie nos protege, acabaremos por autoprotegernos para sobrevivir.

12 comentarios:

unadecoladetoro dijo...

Es que una regularización en masa de inmigrantes ilegales,con un efecto llamada que provoca una invasión via patera,salto de valla o por la frontera por Francia,sólo puede acabar de esta manera.
La ineptitud de Caldera y el simplismo de Zapatero nos ha llevado a esto,que es el avance terrorífico de lo que sucederá en un par de años.

ricardo.s dijo...

Afortunadamente esta vez no hubo ningún muerto, aunque si tres personas resultaron heridas por arma blanca. Llama la atención las intervenciones del Director de Seguridad de Alcorcón, José García Archidona, según el cual: la multitudinaria pelea fue un "hecho puntual" y aseguró que la Junta Local de Seguridad analizará lo ocurrido y que no cree "que exista en la ciudad un problema con bandas latinas".
Villaverde, Vallecas, Aluche o Usera ya han visto estos sucesos anteriormente. Los Latin Kings siguen campando a sus anchas por las calles españolas sembrando el pánico entre nuestros ciudadanos sin que la policía haga nada. Aunque leyendo declaraciones como las de García Archidona son normales que estos sucesos sigan ocurriendo. Pero no sólo no son perseguidos, sino que recientemente La Generalidad catalana ha legalizado a los Latin Kings, pasando a denominarse Asociación Cultural de Reyes y Reinas Latinos de Cataluña. Todo esto siempre amparado en la integración de estos delincuentes.

cecilia dijo...

El problema,es que para la progresía los inmigrantes,pobrecitos,son unos angelitos incomprendidos que sufren la xenofobía del pueblo español,que ya se sabe,son unos fachas irredentos.
El editorial de EL PAIS de hoy,nos despeja todas las dudas:
"La otra cara del problema es la respuesta que se ha generado en la población autóctona, también violenta y con un componente racista, y extendida con ayuda de mensajes por teléfono móvil. El hecho de que grupos numerosos de jóvenes así convocados hayan intentado tomarse una supuesta justicia por su mano, poniendo tanto ahínco en eludir la contención policial como en perseguir a los adversarios, indica igualmente que algo muy grave está ocurriendo entre nosotros. Es sabido que cuando este tipo de chispas saltan siempre hay pirómanos dispuestos a atizarlas, alentando los más bajos instintos de jóvenes y adolescentes. Algunas convocatorias por SMS para repetir los enfrentamientos violentos tienen un fuerte acento xenófobo"

eres_mi_cruz dijo...

Completamente de acuerdo con el post.
Vaya, hoy esto no parece un club de montagnards...

sempietnos dijo...

Lo preocupante de la situación,es que revela los mismos sintomas que aparecieron en Alemania a mediados de los 90,y en Francia a finales de la pasa decada.
Sarkozy avisó de que la regularización masiva de inmigrantes iba a provocar situaciones de dificil asimilación tanto a nivel demográfico como de conflictos sociales.
El desarraigo y la falta de integración,voluntaria en muchísimos casos,hace que la creación de guettos y bandas sea una respuesta cada vez más frecuente en estos colectivos.

cristina dijo...

Me gustaría vivir en una ciudad tranquila sin atracos absurdos por 3 euros;me gustaría pasear por ella con toda tranquilidad, sin tener que agarrar el bolso bien fuerte ni tener que mirar siempre detras para ver quien te sigue; me gustaría que España fuera de los españoles y me gustaría que se hiciera justícia de verdad con los ilegales y los delincuentes: EXPULSIÓN

Anónimo dijo...

La Confederación Española de Policía (CEP) ha solicitado que se impida el ingreso en el Cuerpo Nacional de Policía de cualquier joven español del que exista alguna prueba de simpatía, proximidad o pertenencia a opciones religiosas extremistas, especialmente si es residente en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. La petición la registró en el Ministerio del Interior el pasado día 19 y será planteada en el Consejo de Policía, un órgano con representación paritaria de la Administración y de los miembros del cuerpo.

eres_mi_cruz dijo...

Y para cuándo se hablará de esa Ley Gitana. Ésa que de manera muy digna proclaman impunemente al viento, aquellos que te van a matar si tienes la desgracia de que la fatalidad os una en el camino.
Me refiero a las venganzas por atropellos, a los accidentes como el de la cancela que atrapó a una niña gitana.
Alguien debería hacer una estadística de los asesinados por venganzas gitanas, de los "exiliados" forzosos por miedo a las represalias...
¿Cuántos desde 1960? De vez en cuando los paralelismos son muy reveladores.

álvaro dijo...

La cadena de tiendas y restaurantes VIPS ha firmado un acuerdo con las autoridades de la dictadura marroquí para contratar a 2.000 de sus súbditos en un plazo de cinco años. De ellos, un mínimo de 400 gozarán de un contrato indefinido. Mientras tanto la juventud española padece el mayor índice de precariedad laboral de la UE.

navegante. dijo...

Lo que dice eresmicruz es cierto.
Como lo del farruquito de marras.
Lo del "amigo"farruquito ya es el colmo de la desfachatez...que pena de pais.Aqui seguimos pagando impuestos los de siempre y siempre los otros siguen con patente de corso.Pero claro,si se hace justicia se alzarian "las voces"gritando:¡¡XENOFOBIA!!la familia del transportista valenciano que atropello a un niño "farruquito"en Valencia,por la desidia,y ,abandono de sus padres,se tienen que tragar el linchamiento y muerte de ese señor,para que los que tienen derecho a todo sin cotizar al erario publico sigan siendo "farruquitos"con toda impunidad.El que nace en España es ciudadano de pleno derecho pero tambien de obligaciones,y a esta gente se les olvida lo ultimo,porque viajan muy deprisa en coches millonarios,procedentes de la venta de "chatarra y melocotones."

cristina. dijo...

No entiendo nada. Los gitanos están en la sociedad sólo para lo que les interesa, se dedican a la venta ambulante de la que no ve ni un duro hacienda. Con ese dinero viven de lujo y se construyen chalets, compran pisos y coches de lujo. Eso sí las carreteras por donde circulan esos coches, los hospitales donde se curan y las calles por donde pisan se construyen con mis impuestos, ellos no ponen un duro.

unadecoladetoro dijo...

La Confederación Española de Policía ha denunciado que los graves disturbios y enfrentamientos entre jóvenes latinoamericanos que han tenido lugar en la localidad madrileña de Alcorcón no son hechos aislados, sino todo lo contrario: se trata de un fenómeno habitual en otras ciudades españolas.El secretario general de este sindicato policial, Rodrigo Gavilán ha denunciado la intimidación a la que están sometidos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Una intimidación que sufren sobre todo los policías que ejercen su función en la vía pública. Gavilán ha advertido además que el caso de Alcorcón no es aislado ya que esta situación se conoce desde hace ya dos años. El portavoz de la CEP culpa de estos sucesos ha “la política de papeles para todos”, esto es, la regularización extraordinaria de inmigrantes y en definitiva a “políticas mal consensuadas” y por este motivo, ha pedido que se ponga fin a “politiqueos baratos”. En cuanto a la organización de los ciudadanos latinoamericanos, Rodrigo Gavilán no cree se trate de bandas latinas, sino de grupos que imitan las conductas de bandas organizadas que con el tiempo dan lugar a situaciones más conflictivas.