jueves, octubre 05, 2006

Cuestión de libertad

Empezaré dando las gracias por vuestra bienvenida, participación y consejos, que recibiré -al igual que las críticas fundadas- con máximo agrado.
Hablando de críticas, últimamente no cesan aquellas que se dirigen contra la Iglesia católica apoyándose en cómo se lleva a cabo la labor informativa y de opinión en la cadena Cope. La mayoría procede de periodistas, o no, cuyas nóminas abonan el grupo Prisa u otras empresas mediáticas más o menos cercanas ideológicamente. Es lógico que quienes están acostumbrados a desarrollar su trabajo encorsetados por unos márgenes de actuación intelectual, o marcados por unas directrices que, en ocasiones, quizá no comparten, no entiendan que existen lugares en los que sí se puede hacer con libertad, siempre que se respeten los límites legales, la verdad y la dignidad de las personas, como es el caso de Cope. Esto no quiere decir que en Cope no haya principios inspiradores o una línea de opinión mayoritaria, los hay, pero eso es una cosa y otra muy distinta es la exclusión de posiciones respetuosas que difieren de los mismos.
También es razonable que sientan frustración, pero de ahí a utilizarlo como arma arrojadiza contra la Iglesia, va un mundo. El último, llamativo y curioso ha sido Gabilondo -también un variopinto grupo anoche-, quien considera que podría estarse incurriendo en algo delictivo (me pregunto qué habrá sucedido con las mudas y los restos del terrorista suicida: o se produjo hurto o robo, o bien es un claro caso de volatilización paranormal digno de estudio. ¡Ay!, ¡cuán doloroso es el ocaso de una estrella...!). Olvidan sin duda estos críticos que el término Iglesia católica incluye a todos los que la integramos, y, paradójicamente, muchos -porque nunca se sabe- están bautizados, luego son Iglesia también, salvo que hayan abjurado o sido excomulgados. ¿O es que se trata de una autocrítica?, no lo creo.
A veces aluden a la Conferencia Episcopal, como propietaria de la cadena, pero tampoco parece un argumento consistente. Dado que no forma parte de la estructura jerárquica de la Iglesia, y no está dirigida por ella, sus trabajadores no están sometidos jerárquicamente a la Conferencia, y ésta es tan sabia y respetuosa, que no se inmiscuye en la labor laica e independiente de los mismos. Precisamente éste es un valor inigualable -incomprensible para algunos-:la capacidad de diferenciar esos dos ámbitos; aunque quizá a los críticos les gustaría que estuvieran mezclados para poder recurrir a la tan manida idea de "la invasión eclesial del espacio extra-eclesial". Una cosa es la titularidad accionarial -por cierto, compartida con otros accionistas- y otra la gestión y dirección empresariales. Intentar responsabilizar a los Obispos del desarrollo de la actividad en la cadena Cope me parece un burdo acto de demagogia, e intentar identificar la labor de Cope con una labor parroquial, lo mismo; aunque es posible que se deba a la costumbre del "ordeno y mando" aludida al principio, donde el que ordena y manda es el responsable último.
De todos modos, siempre están los tribunales para dilucidar si hay o no conductas delictivas o punibles. Y les lanzo la pregunta: ¿dónde quedó la libertad de expresión?, o más exactamente, ¿para quién quedó?.
Al margen de esta cuestión, me alegro enormemente del acuerdo alcanzado por el Gobierno y la Conferencia Episcopal en materia de financiación. Hay que reconocer, agradecer y alabar la disposición de Fernández de la Vega para regular definitivamente la situación y, más aún, la de la Conferencia por su generosidad. Están disgustado los que se habían aprendido el estribillo "autofinanciación de la Iglesia", ahora tienen que buscar un compositor. Se acabaron las falacias (el Estado subvenciona a la Cope vía impuestos) y los conatos de chantaje. Estaremos pendientes de ver por qué flanco se planea el próximo raid.

5 comentarios:

gutiforever dijo...

Siempre que un escándalo asola al PSOE estalla una guerra mediática como cortina de humo disuasoria.
Sucedió cuando el GAL,con Filesa,con el caso Ibercorp y ahora con el 11-M.
La mafia prisaica y sus terminales no reparan en medios como pudo comprobar Antonio Herrero(q.e.p.d),o el mismisimo Pedro J cuando el infame video del liguero.
Polanco es un poder absoluto,un tipo paleto y megálomano obsesionado con Hearst(Martin Prieto tiene anécdotas sabrosísimas sobre el sujeto)y que ha formado con el PSOE una amalgama de intereses,prebendas,réditos,favores mútuos y deudas con vencimiento por servicios prestados,que el PRISOE es una realidad absoluta,un ente con multitud de tentáculos.
Tantos, que dan para hundir a un juez como Gomez de Liaño,(con la complicidad de Garzón),por haber cometido el error de retirarle el pasaporte cuando el caso Sogecable;tantos,que impuso al ínclito Juan Luis Cebrian en un sillón de la Academia("por mis cojones que Juan Luis esta en la RAE",lo dijo delante de testigos),cuando el susodicho,salvo su paso como jefe de informativos en RTVE en tiempos del Generalísimo y su periplo como director de "El Pais",es un vulgar juntaletras.
Así que nada nuevo bajo el sol;sólo que si Gabilondo viviese en USA,él y sus "suicidas depilados con seis mudas",estarían en el penal de Norfolk,y no dando clases de ética a los miembros de la Conferencia Episcopal.
Ni con la edad,recuperas un mínimo de decencia,Iñaki,..."maestro".

nataliapastor dijo...

Sr. Monteseirín, han pasado ya cuatro días y sigue sin dimitir.

unadecoladetoro dijo...

La COPE,querida Natalia, es el último reducto de lo que debe ser el periodismo(junto con El Mundo):crítico con el Poder e implacable en la denuncia.
Por cierto,señor Gutiforever,usted que parece saber tanto de PRISA,:
¿Qué pasó con las grabaciones de la SER de los dias 12 y 13 de marzo que desaparecieron de la fonóteca de su pagina web?

gutiforever dijo...

Coladetoro:
Lo de las grabaciones es como el Guadiana;aparecen y desaparecen.
Tras las elecciones del 14-m,se evaporaron de la fonóteca.
Era lógico:las llamadas que se hacian desde los programas de Gabilondo y Carlos Llamas al acoso a las sedes de el PP,a sus dirigentes(con agresiones incluidas a Acebes y Piqué);las insinuaciones de Almódovar de "un golpe de Estado por parte del PP y la no celebración de las elecciones";tertulianos como Aguilar y Carnicero insistiendo en que el gobierno mentia y llamando a la "rebelión civil"...eran demasiado sonrojantes,incluso para Prisa.
Al año volvieron a colgarlas,salvo el episodio de Gabilondo y los "terrorista suicidas depilados y sus seis mudas".Eso lo cortaron definitavamente.
Por si te interesa,en Libertad Digital las colgaron y han estado a disposición de los lectores.
No se si siguen ahí.
Un saludo.

unadecoladetoro dijo...

Gracias, gutiforever.Lo miraré.