domingo, octubre 06, 2013

Una sentencia incomprensible



Resulta difícil de entender para el ciudadano común, que los 84 acusados que se sentaron en el banquillo,en un  juicio que ha durado la friolera de tres años, se sustancie con una sentencia que ha dejado en 125 años de cárcel los 509 que la Fiscalía solicitaba para los procesados por el "caso Malaya".

Que los principales cerebros de la trama y los empresarios que saquearon Marbella hayan sido condenados a penas muy inferiores a las que pedía la Fiscalía y las acusaciones particulares, deja un poso de incredulidad en la sociedad y muy mal parada a la Administración de Justicia.

El caso de Roca, cabecilla de todo el operativo de saqueo, es paradigmático y revelador de lo frustrante de la sentencia: ha sido condenado a 11 años y 240 millones de € de multa por delitos de cohecho pasivo, blanqueo, fraude y prevaricación. Es decir, menos de la mitad de la condena que solicitaba el Fiscal.
Casi la mitad de los 84 acusados que se sentaron en el banquillo, han sido absueltos, entre ellos promotores, constructores y abogados acusados de blanquear el dinero. El resto - empresarios acusados de testaferros de la trama- han sido condenados a penas inferiores  que no conllevan prisión.

¿Y cuál es la razón - se preguntarán ustedes -, de que  el macroproceso de la Operación Malaya se salde con este insatisfactorio resultado? .
Pues la razón radica en que el Tribunal ha aplicado un tipo de cohecho benévolo para lo realmente acaecido. Ha condenado a los funcionarios públicos por «cohecho pasivo para acto injusto no realizado» , lo que conlleva  penas más leves que otro tipo de cohechos recogidos en el Código Penal.

El Tribunal - de manera sorprendente - , ha decidido que ese cohecho se sustenta en que no se ha podido probar de manera fehaciente que la relación causa-efecto entre los sobornos efectuados y las adjudicaciones de obra o recalificación de terrenosque se concedieron en Marbella.

Entre lo delirante y lo tragicómico.
Lo único cierto, es que la gota malaya de una Justicia en entredicho y con el prestigio por los suelos, sigue calando en el consciente colectivo de la ciudadanía.

 natpastor@gmail.com

7 comentarios:

Trecce dijo...

Y encima, tenemos que aguantar la mirada entre chulesca y desafiante de los acusados, como diciendo al resto de la ciudadanía: Mirad, cacho gilipollas, trincamos y no pasa nada.

releante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jano dijo...

Pues sí, Natalia, la ¿Justicia? de este país da asco.
¿Te acuerdas de mi plaza de garaje comprada a BANESTO?, cuyo propietario en el Registro de la Propiedad era un particular, con el beneplácito de la notaria y el representante del banco (todo era legal)Pues bien: perdimos el juicio en primera instancia porque una jueza consideró que todo era legal; que la inscripción de una propiedad el el Registro de la Propiedad no te da derecho a disponer de una propiedad en exclusiva, o algo así. Su "señoría" no se jugaba una propiedad suya ni el derecho al disfrute de su marido (supongo también registrado en la vicaría o en las entretelas de la marida), aunque haya un "registro de propiedad". Pero a mí me ha dejado con el coche al aire porque no puedo ocupar la plaza que pagué (el precio a "toca teja" y la "mordida" de Hacienda por considerar que la propiedad valía más de lo pagado) (por consejo de mi abogado). Tendré que pagar las costas del juicio y en el Tribunal Superior de ¿Justicia? de Asturias me temo que volveré a perder el juicio porque son lobos/as de la misma camada: cuervos vestidos de negro-estafermo.
Pero, como bien dices, la ¿Justicia? es blanda con los que nos están robando y están dejando el país en la pura ruina. También sirve esta regla para los bancos: Déjales un pufo millonario y te pondrán alfombra persa cada vez que entres, para no pagar; te recibirá el director de la sucursal con café, copa y puro y, si se tercia, con algo más.
Verdaderamente este país es un asco y un nido de ladrones, que son los únicos que viven bien.

claudesolenprimera dijo...

Lo que digo yo, Natalia estamos en España y a qui no pasa nada, los políticos pueden robar y matar
pero ninguno va ala cárcel y menos si son andaluces por que son todos de izquierdas.

velarde dijo...

Es dificil establecer y hablar de democracia con sentencias como esta, esta claro que la justicia en este pais es una tara que seguimos cargando, es igual el color del que gobierne, lamentable.

E..P.. dijo...

Política, justicia y mafia, cuando no prescribe, se indulta o se archiva, como entre una y otra un verdadero teatro con una obra ficticia de justicia donde unos se van rositas y otros casi.

Roba un pollo para comer, y ya verás la que te cae y que no sea del alcalde o algún terrateniente del lugar, porque la llevas clara.

Después dicen que hay justicia, si,si.

Venga mafias al poder.

Saludos.

C S Peinado dijo...

Está claro que, al final, lo mejor es ser un chorizo, un mangante y un cacho de delincuente, que vas a ser mejor mirado que un ciudadano común. España esta hecha unos zorros y el Estado, con sus tres poderes entrelazados se cae a trozos. Lo verdaderamente horroroso es que no se haga nada, ni por parte de la politicástria, ni por parte de la ciudadanía. No tenemos solución.

Un saludazo.