miércoles, septiembre 25, 2013

Si Saussure fuera catalán...





Ferdinand de Saussure, lingüísta suizo cuyas ideas sirvieron para el inicio y posterior desarrollo del estudio de la lingüística moderna del siglo XX, dijo en su día que las lenguas e idiomas "deben servir para comunicarse y para unir, no para dividir".
Una enmienda de UPyD a la Ley Wert que el Gobierno de Rajoy ha aceptado incluir para su debate en el trámite parlamentario, dice que  «el castellano es lengua vehicular de la enseñanza en todo el Estado». 
Que un país, un Estado y un Gobierno tengan que proteger la enseñanza en la lengua oficial en todo su territorio, da cota e idea del tremendo proceso de degeneración moral y política al que el nacionalismo -vasco y catalán - han llevado el tema de la educación en castellano.




La Generalitat catalana ha desobedecido de manera reiterada todas y cada una de las sentencias de los tribunales –incluso las del Tribunal Superior de Cataluña– que conforme a  la Carta Magna han ratificado la libertad de los padres para elegir la lengua vehicular en la educación de sus hijos.
A estas alturas, la pusilanimidad -cuando no con complicidad expresa - de los diferentes Gobiernos centrales, hacen mposible reconducir al punto de partida la controversia en materia lingüística.
La claudicación -desgraciadamente- es irreversible.

 natpastor@gmail.com

3 comentarios:

jano dijo...

Querida Natalia, yo prefiero utilizar el ESPAÑOL (no me gusta el término CASTELLANO porque no refleja la evolución del idioma en España ni en los países hispanos, que tienen su delegación de la RAE).
España es un conjunto de idiomas, dialectos y acentos (con sus peculiaridades idiomáticas) que representan la riqueza cultural y mental(estoy harto de decir que el idioma es el sustrato del pensamiento)de una población/nación con muchos siglos de historia y con la herencia de muchos pueblos diferentes (árabes, judíos, romanos, cartagineses, griegos, celtas...)y somos esa mezcla maravillosa con un idioma común que es el segundo más hablado en todo el mundo.
Los descerebrados que pretenden anular el idioma español solamente reclaman una pobreza mental y cultural para su pueblo, renunciando a ser bilingües y despreciando la cultura que les amamantó durante siglos, sin pedir su rendición identitaria, a pesar de las guerras civiles habidas (carlistas y sucesión)
Un saludo.

Melchorgaspar dijo...

Pero en Madrit dicen: Claudica que algo queda. 
http://lapelucadejovellanos.blogspot.com.es

velarde dijo...

Lo de Cataluña ya no sabria como etiquetarlo, supera con creces los limites de la realidad y como consecuencia de la razon...