domingo, junio 02, 2013

Mourinho y la degeneración del periodismo



Hace un par de años, mientras esperaba en la sala de embarque para volar a Londres, coincidí con una vieja amiga de la universidad que por azares del destino había encaminado su actividad profesional hacia el periodismo. Trabajaba en "The Times" como verificador de datos.

¿Y qué es un verificador de datos, se preguntarán ustedes?.  Pues un verificador de datos es una persona que se ocupa de comprobar la veracidad de lo que se publica en un periódico o revista.

La principal preocupación de un verificador es cerciorarse de que lo que ha escrito el periodista tiene un respaldo documental o testimonios de personas que acrediten que lo que aparece en el artículo podría pasar con éxito la prueba de una demanda o querella.

Una parte importante del proceso de verificación de un artículo de este tipo es poder valorar si se puede confiar en las fuentes del periodista. Para hacerlo,hay que plantearse algunas cuestiones fundamentales: ¿Quién es esa persona?. ¿Tiene acceso real a esa información?. ¿Cuáles son sus motivos para hablar de esos temas con un periodista?.
Esa es la función de los fact checkers.

Si repasamos estos tres de años de periodismo deportivo en España desde la llegada de Mourinho, comprobaremos -entre la indignación y la estupefacción -, que el cúmulo de mentiras, falsedades,invenciones y fabulaciones que sobre el entrenador portugués se han escrito, no tienen parangón en la prensa mundial. 

Es evidente que los fact checkers no funcionan en el periodismo deportivo patrio. Ni siquiera sé si existen. Pero lo que es cierto,es que los fact checkers vigilan no sólo que la información sea veraz y contrastada si no que en los artículos no se deslicen alusiones, descalificaciones, insultos o cualquier menosprecio que pueda ser objeto de demanda judicial.

 Durante los últimos tres años, el periodismo deportivo en España ha escrito o llamado a Mourinho "nazi","gilipollas",“cagón”, “caradura”,“macarra",“psicópata"...
 John Carlin,periodista de El País, comparó a Mourinho con Franco.
 José Joaquín Brotons llegó a decir que había un “cierto toque de nacionalsocialismo en ese grupo de descerebrados que apoyan a Mourinho".



La lista de insultos y descalificaciones sería interminable. Pero la pregunta es, ¿por qué el periodismo deportivo en España ha descendido a esos niveles de bajeza, de infamia y vileza, de ruindad?
 ¿Por qué nadie ha puesto coto y cordura a una espiral vomitiva que ha llevado al periodismo a unos niveles de degeneración y de falta de credibilidad jamás visto?

Eugenio Scalfari, uno de los grandes periodistas europeos, decía que "el periodismo puede llegar a ser un oficio cruel porque no tiene conciencia del límite al que puede llegar y que es el mismo de cualquier ciudadano".
El periodista no tiene más derechos que el ciudadano, tiene más deberes.

Y los han olvidado.


 natpastor@gmail.com

10 comentarios:

kehre dijo...

Desconozco cuál será la profundidad de tus conocimientos del periodismo deportivo español previo a la llegada de M. al Madrid, pero si ha habido algo en su caso, ha sido un nivel de inquina y apoyo casi desconocidos hasta ahora (salvo en el caso de Clemente, quizá). En cuanto a la comprobación de datos, el periodismo deportivo basa su existencia en ignorarla sistemáticamente, desde siempre. Por otro lado, ¿qué dato hay que comprobar para llamar macarra a un tío que le mete el dedo en el ojo a otro entrenador?
P.S. Los puntos después de los signos de interrogación duelen, y mucho.

Urdanautorum dijo...

No sé de qué te extrañas Natalia, porque la bajeza de ciertos periodistas está en todos los ámbitos, donde abunda la mentira, la calumnia y el insulto.
Hay cantidad de periodistas mercenarios que informan o desinforman por acción u omisión, según convenga.

jano dijo...

Querida Natalia.
Últimamente te veo muy combativa con el periodismo, incluso con el deportivo, y todos sabemos que los periodistas no son santos y muchas veces no miden las palabras que habrán de llevar al periódico. Ya ves, nosotros, los simples blogueros, podemos "cagarla" sin que pase nada, y más cuando no nos metemos en política o en personajes públicos fuera del campo de la política. Mi norma es escribir de algún personaje al que se le pueda ensalzar por sus virtudes.
No sé gran cosa de fútbol porque nunca me ha gustado ese deporte tan mediatizado y tan economizado, hasta el punto de provocar la náusea existencialista y menos filosófica, a nivel más mundano; pero coincido con mi predecesor en el comentario en que un entrenador no debe tener enemistad con sus pupilos, y menos meter el dedo en el ojo ajeno con traición y por la espalda sin reconocer la viga en el propio.
Un saludo.

Natalia Pastor dijo...

Kehre:

Una ya ha sobrepasado la cuarentena y vivió en primerísima persona la campaña atroz de García contra Florentino a cuenta de la recalificación de la ciudad deportiva.

No quiero remontarme a los tiempos del "Pablo,pablito pablete" de García contra Porta, auténtico pleistoceno, pero si señalar que el nivel de ensañamiento,criminalización, vulneración de los más elementales principios éticos y deontológicos que ha traspasado el periodismo con Mourinho,no se han visto jamás en este país ni en ningún otro.

Natalia Pastor dijo...

Urdanautorum:

Es cierto que el periodismo vive un periodo de degeneración que coincide con la caida de su credibilidad.
En la encuesta última del CIS, el periodismo es la segunda profesión peor valorada.

Natalia Pastor dijo...

Jano:

Trabajé cinco años en COPE Sevilla como tertuliana en el programa "El Anteojo".
Tengo infinidad de amigos periodistas -deportivos,políticos,columnistas...-, y asisto con preocupación y asco al proceso de degeneración en el que está sumido la profesión.

Como le decía a Urdanautorum en mi anterior comentario,en la última encuesta del CIS, el periodismo es la segunda profesión peor valorada.

Un dato revelador de como está la credibilidad de los gacetilleros y plumillas...

El último de Filipinas dijo...

El problema del periodismo deportivo es cómo llenar un periódico, prógrama de radio o TV de contenido deportivo cada día, incluso cuando no hay competición.
Tienen que meter de todo: verdad,mentira, morralla, rumores, insultos...de todo.

VELARDE dijo...

El periodismo que se ejerce hoy es un periodismo de trinchera, creen ser los dioses del olimpo, hunden o ensalzan a un personaje con cruel facilidad. pero en el caso de Mou me hace gracia como mudan rapidamente de opinion, aquellos que elogiaban y adoraban su excentricismo son los mismos que hoy cuando ya no esta ( valientes ellos) lo despellejan y critican vorazmente. desgraciadamente la palabra objetividad es un termino que desconocen gran parte de ellos.

VELARDE dijo...

El verdadero problema es que el periodismo deportivo a cojido desgraciadamente el patron de la prensa rosa, ya no se habla de deporte, eso no interesa a nadie, interesa el murmullo, la mentira y la polemica que pueda surgir de los deportistas y claro, no es de extrañar encontrarnos en el ambito periodistico-deportivo a Mariñas, carmeles etc vomitando basura, que en el fondo es lo que pone a la plebe.

Melchorgaspar dijo...

Querida Natalia. A lo mejor se ha ensalzado en demasía el oficio de periodista. Y tu observación sobre la trascendencia de los deberes duele, duele mucho en este estado de derechos en el que vivimos.
Mi visión de Mourinho: http://lapelucadejovellanos.blogspot.com.es/2013/06/mourinho-y-yo.html
Saludos.