lunes, febrero 04, 2013

Putrefacción




Sevilla tiene un olor especial. A podrido.
Y no es sólo por el robo de los 1.000 millones de € a través de los EREs falsos de la Junta de Chaves y Griñán - que también...- y cuyo hedor se extiende por toda Andalucía.
La putrefacción que sufre la capital hispalense se debe a los ocho dias de huelga salvaje que LIPASAM,la empresa municipal de limpieza, que hace que en sus calles se acumulen ya más de cuatro mil toneladas de basura.



El Ayuntamiento mantiene la posición de no ceder en el objetivo prioritario: el ahorro de un 5% en gastos del personal base, que es el colectivo de la empresa al que todavía no se le ha aplicado ninguna rebaja de acuerdo con la normativa vigente.

Por que aquí viene lo bueno:  los trabajadores de Lipasam disponen de 104 días de permiso al año.
Sí, han leido bien: 104 dias. 
Trabajar en la empresa municipal de limpieza asegura unos ingresos mínimos de 35.000 euros anuales con múltiples opciones de aumento por muy diversas causas.





La nómina de un trabajador de Lipasam se compone en la mayoría de los casos de un salario base, tres pluses (convenio, penoso y nocturno), cuatro primas (festivos, transporte, vacaciones, fiestas primaverales), un complemento por rotación, un incentivo por no incurrir en absentismo y tres pagas extras.

Y se les parece poco, queridos lectores, a todo ello hay que sumar los pluses por antigüedad que suponen subidas en el salario de entre el 10% y el 70%. El sueldo máximo de la plantilla roza los 50.000 euros anuales, correspondiente a un trabajador sin cualificación especial con 25 años de antigüedad y rotación 7/7 de turno de noche (trabajan de lunes a domingo y descansan dos días). Ole y ole.




Los trabajadores han advertido de que "no se doblegarán" y continuarán adelante con el paro indefinido.
Mientras, 6.000.000 de parados engrosan las listas del INEM, Sevilla desprende un olor a putrefacción irrespirable y los sindicatos tienen como rehenes a casi un millón de ciudadanos que asistimos atónitos a como una casta absolutamente privilegiada pone en riesgo no sólo la imagen de una ciudad turística por antonomásia, si no la salubridad de quienes la habitamos.

A esto hay que añadir la quema de contenedores, el vandalismo, la falta absoluta de civismo y el encanallamiento cada vez más perceptible de aquellos que mantienen como rehenes a unos ciudadanos que -una vez más -sufrimos en nuestro pellejo el desprecio de una casta que sólo quiere mantener sus privilegios y sueldos.

Unos privilegios y sueldos que salen de nuestros impuestos.

  natpastor@gmail.com

18 comentarios:

o blog de xesús lópez dijo...

Hola, Natalia:
Los montones de basura acumulados en diversas ciudades, Sevilla, Granada,...., que apestan, no parecen sino un reflejo del pestazo político, de la corrupción que debería concretarse en el presidio de más de un majadero que se ha acostumbrado a vivir de la política. Y que nos siguen pidiendo nuestro voto.
Un cordial saludo

Agustin dijo...

La noticia e lo que cobran los trabajadores de la basura en Sevilla,me deja sencillamente estupefacto,ya sean 70.000 Euros o 50.000.Ese dinero traducido en dolares de New Zealand,que es donde yo vivo.serian de 100.000 o 140.000 dolares. aqui gana esa cantidad una persona con un puesto muy alto en el sector de la banca.El salario normal en New Zealandn es de 30.000 dolares,que con el cambio actual son 18.000 Euros.Valgame la Macarena,un saludo,

Natalia Pastor dijo...

Xesús:

Se trata de una huelga en defensa de unos privilegios oprobiosos de los que disfrutan una casta de trabajadores que han hecho de Lipasam un cortijo particular, hasta el punto que los puestos de trabajo pasan de padres a hijos.

Si a eso le unimos el cariz político que subyace en toda huelga contra los Ayuntamientos que gobierna el PP, el chantaje está servido.

Natalia Pastor dijo...

Agustín:

Pues aún así y todo se quejan y secundan una huelga salvaje que tiene a la ciudad enterrada en montañas de basura.

MAMUMA dijo...

Pues tiene que ser bien desagradable.

Herep dijo...

Más que huelgas, lo que viene sucediéndose en España es puro y duro chantaje.
Leer los privilegios de estos trabajadores, o los del Metro madrileño, las corporaciones radiotelevisivas de las CCAA... y así hasta el infinito... es otro motivo más para que al ciudadano honrado y sacrificado se le caiga la cara de vergüenza... y se lo lleven todos los demonios.
Urge una ley de huelgas... aunque si hemos esperado 30 años más de uno creerá que podemos esperar 30 más.

Un saludo... y a taparse la nariz.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Como siempre ocurre, amiga Natalia, el sufrido pueblo es el que paga las consecuencias de todas las huelgas. ¡Que vayan abreviando ya los basureros!

José Luis Valladares Fernández dijo...

Es completamente normal que se cabree la ciudadanía. ¡Si ese sueldo que no no lo ganan ni los médicos! Y encima con todas esas gabelas que lleva aparejado. No me extraña que la gente esté que brame.
Si despiden a otros muchos trabajadores, yo creo que estos, querida Natalia, tenían que ser puestos de patitas en la calle inmediatamente, para que sepan lo que vale un peine.

claudesolenprimera dijo...

Esto es insostenible cuando manda la derecha todo son huelgas y mas huelgas, por lo menos que supieran mandar, lo único que saben hacer es robar y destruir España , los de la izquierda son así
y siempre loan sido, espero que algún día, esto cambie o se va a ir todo al traste perece mentira que tengan tampoco conocimiento.

O quieren una España bananera y así hacer ellos todo lo que quieran,el camino que llevamos es este como alguien no lo pare.

METALUM dijo...

Es mucho mejor que se forren los inversores y los dueños de la empresa a que los trabajadores tengan un sueldo decente haciendo el trabajo tan penoso que hacen.

En Génova hay para recoger mucha basura también.

Un saludo!

Carlitos Urrutia M. dijo...

Creo que la posición de esos trabajadores es lógica: lo hacen porque no sólo saben que nadie les va a impedir hacerlo, sino que les consta que probablemente consigan buena parte de lo que quieren conseguir.

El fenómeno lo describí ya en Septiembre de 2011 y de dí el nombre de marginocracia. En aquél momento era una sospecha. Hoy ya parece una realidad.

Natalia Pastor dijo...

Metalum:

Lo suyo no es demagogia barata;es lo siguiente...
Aquí,de lo que hablamos,es del chantaje sindical de unos trabajadores que toman a los ciudadanos como rehenes y que reclaman seguir manteniendo sus obscenos privilegios.
Ese es el asunto.

METALUM dijo...

Natalia,
Disculpe pero demagogía y manipulación de la realidad es lo que hace usted constantemente, a y sectarismo mal oliente, peor que la basura acumulada de Sevilla.

Aquí de lo que hablan es de chantage y abuso desonesto de la clase empresarial gracias a la magnífica reforma laboral de sus coleguitas peperos.
Hacen muy bien no regogiendo la basura a ver si los ciudadanos Sevillanos se dan cuenta del ninguneo al que se está sometiendo a la clase trabajadora.
¿Obscenos privilegios?. Para opinar a sí debería probar a recoger basura un mes y leerse la reforma laboral.
Un saludo!

Natalia Pastor dijo...

Metalum:

Insisto:demagogia barata de todo a un €.
Antes de soltar la soflama, lo que debe hacer es informarse y comparar lo que ganan los empleados de Lipasam -que es una empresa municipal, no privada como usted cree- en Sevilla,con lo que perciben los trabajadores de la limpieza en otras ciudades de España.

Y verá las diferencias.

¡Ah!, y compre un tratado básico de ortografía: es "chantaje" no chantage y "deshonesto" no desonesto.
Lo achacaré a la perversa LOGSE.
Usted,a fin de cuentas, no tiene la culpa...

Natalia Pastor dijo...

Os informo de como va la huelga:

El preacuerdo rechazado en asamblea contempla algunas cesiones por parte del Ayuntamiento y también otras imposiciones. Así, la primera cesión está en la aplicación de la jornada semanal de 37,5 horas se desarrollará tal y como habían reclamado los sindicatos, sumando media hora más cada día de trabajo.

La segunda que Lipasam aceptó repartir el recorte salarial del 5% : en nómina sólo se rebajará un 3,6% y el resto saldrá de otros tres conceptos. El primero es la eliminación de la bolsa de absentismo, que ahorra 180.300 euros al quitar a los trabajadores la paga de 1.400 euros anuales que cobraban por no faltar a su trabajo.
También se suprime la compensación por exceso o defecto del cómputo de horas anuales, que supone otros 400.000 euros; y se ampliará la consideración de equipos de protección individual a todas las prendas de vestuario de trabajo sin excepción, lo que se traduce en un ahorro de 135.000 euros.

En total, el Ayuntamiento recortará de los gastos salariales 2.768.000 euros, el 5% que pretendía. Los sindicatos presionaron a última hora en la reunión para que la rebaja en nómina se quedase en un 2,5%, pero fracasaron en el intento. Y fue precisamente al conocerse este punto cuando la asamblea decidió romper el diálogo. Hay otra concesión municipal: los salarios subirán en 2014 el 0,75% y el IPC en 2015, condicionado a que lo permite la ley estatal.

Ya se han los trámites para que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente autorice la contratación de una empresa para retirar la basura. Vílchez descartó pedir la ayuda del Ejército, como se hizo en Granada. En paralelo se harían las gestiones oportunas para que la Junta valorase la situación y decretase la alerta sanitaria para iniciar la limpieza.

A lo largo de la tarde de ayer, trabajadores de Lipasam se intercambiaron mensajes para solicitar al comité de empresa la convocatoria de una nueva reunión para votar el acuerdo "en secreto". El propio comité, que lejos de dimitir se reafirmó en su legitimidad, apuntó anoche que la intención es aclarar hoy algunos puntos y generar un "debate constructivo" entre los trabajadores que se han visto "humillados y nerviosos" por la rechazo que ha generado la huelga entre los ciudadanos. Esta tarde los sindicatos tienen una nueva oportunidad para reconducir sus errores y Lipasam, para ratificar su éxito y frenar el vertedero en el que se ha convertido Sevilla.

Natalia Pastor dijo...

Se acabó.

La asamblea de trabajadores de la empresa municipal de limpieza de Sevilla, Lipasam, ha desconvocado en la noche de este jueves la huelga de recogida de basuras, que había llegado a su undécimo día con más de 7.000 toneladas de residuos acumuladas en las calles de la ciudad. Los trabajadores, que rechazaron sólo un día antes el mismo principio de acuerdo al que el comité había llegado con el Ayuntamiento, han aceptado finalmente una rebaja del sueldo del 3,6%.

Natalia Pastor dijo...

Metalum:

Si se molesta en leer el texto bajo la cita de Machado,tiene la respuesta a su pregunta.

Natalia Pastor dijo...

Francisco:

Gracias.
No tengo esperanza ni fe alguna en que Zoido decida acabar con el chantaje sindical.

Con respecto a su comentario,la cuestión es simple:la incultura y la extrema izquierda van de la mano.
Se retroalimentan.

Saludos.