jueves, octubre 25, 2012

Sólo falta que le escupan





La Audiencia Nacional ha denegado a Dolores Vázquez la indemnización que reclamaba por haber sido víctima de un error monstruoso de la Justicia y permanecer 519 días en prisión por el asesinato de Rocío Wanninkhof.


Aquel caso sacudió a la sociedad española. Reunía todos los ingredientes para que la televisión y los programas del higadillo y la basura entraran a degüello: una víctima joven,casi una niña, una sospechosa cercana a la familia de Rocío y que había mantenido una larga relación sentimental con la madre de la niña...
Había de todo: venganza pasional, dos lesbianas de por medio, opinadores de todo cuño, forenses televisivos que señalaban -sin sonrojarse- "la cara de culpable" que tenía DoloresVázquez e incluso videntes esotéricos.

El asunto se solventó ante un jurado popular tan contaminado como el que le espera a José Bretón y que no dudó en condenar a Dolores Vázquez aunque no hubiera ni una sola prueba concluyente contra ella salvo sospechas, indicios, apreciaciones subjetivas a más no poder ,interpretaciones que lo mismo podían señalar al Norte que al Sur.
La sagrada presunción de inocencia se arrastró por el fango, se pisoteó una y otra vez y Dolores Vázquez fue condenada ante el regocijo popular que pedía sangre,carnaza, escarnio y - a ser posible -garrote vil.

519 días pasó Dolores Vázquez en prisión. 
519 días de oprobio viendo cómo habían destruido su vida, su reputación, sus sueños y esperanzas.
Un giro del azar, una colilla encontrada en el lugar de un nuevo asesinato y que coincidía con otra hallada junto a Rocío Wanninkhoff, da un giro copernicano a los hechos en base al ADN desembocando en Tony King,un delincuente con amplios antecedentes en el Reino Unido.

Dolores Vázquez, 519 días después sale libre.Nadie le ha perdido perdón. Nadie ha asumido su responsabilidad.
Reclamó a la Justicia, esa Justicia que la condenó y encarceló por un crimen que no había cometido y que ahora vuelve a darle la espalda rechazando su reclamación.

Sólo falta que la escupan.

natpastor@gmail.com

21 comentarios:

Candela dijo...

Ignoro si en casos de errores judiciales existe una especie de lex artis a la que hayan podido acogerse para denegarle la indemnización.

Aunque por lo que comentas no fueron lo bastante diligentes como para encontrar pruebas exculpatorias para Dolores. Pero al menos unas palabras de disculpa..

Olvídate Natalia, los inocentes, no venden.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Tiene razón Candela: los inocentes no venden y, por lo tanto, no se les tiene en cuenta y ya está.
La Justicia española deja mucho que desear. Quitas a los jueces la gloria de salir en los medios de comunicación y ya no son nadie. No se en los demás países como funciona la Justicia, pero aquí, desde luego, además de ser extremadamente lenta, encima, no es fiable. Los jueces se mueven mucho para ser estrellas y terminan estrellados los que caen en sus manos, como esa pobre mujer.

Un abrazo

Natalia Pastor dijo...

Candela:

En el caso de Dolores Vázquez se une todo: una penosa investigación policial y de la Guardia Civil, una instrucción judicial lamentable y un juicio oral con un jurado popular contaminado hasta la médula.

Llevo años diciendo que la sagrada presunción de inocencia en España se ha diluido,pisoteado y convertido en un triste despojo.

Dolores Vázquez fue linchada mediática y judicialmente.
Le arruinaron su vida.
Ahora ni siquiera la resarcen.
¿Justicia?

Natalia Pastor dijo...

Jose Luis Valladares:

Lo grave del asunto de Dolores Vázquez es que no se ha aprendido de los errores.
Se sigue linchando mediáticamente al supuesto y presunto culpable, se instruye judicialmente filtrando a la prensa pormenores del caso, se crea un circo con charlatanes,opinadores de barra de bar y tertulianos de brocha gorda que pontifican y embardunan de heces todo lo que tocan.

Y para colmo, el asunto se resuelve ante un jurado popular contaminado hasta la mismísima médula,vulnerando todas las garantías judiciales y procesales del acusado.

Sólo hay que ver que a Bretón lo juzgará un jurado popular.

¿Existe alguna persona -no ya en Córdoba,si no en este país-, que no conozca el caso y no tenga ya un prejuicio condenatorio sobre Bretón?.

Pues eso...

elsillondepapa dijo...

Aún está reciente en nuestra memoria éste caso. Yo me acuerdo, de ver como la lapidaban en programas televisivo y pensaba ¿y si no fué ella?, pues efectivamente, no fué ella. Ahora debería ajusticiarse a todos y todas las que cargaron con tanta saña contra ella. Un abrazo

Natalia Pastor dijo...

Sillón de Papá:

Nadie respondió -ni responderá...- asumiendo responsabilidades, por el monstruoso error cometido con Dolores Vázquez.
La felonía llega a tal nivel, que se niega -incluso -tras la sentencia de la AN, a indemnizarla.

Espero que recurra al TS y si hace falta a Estrasburgo.

o blog de xesús lópez dijo...

Hola, Natalia:

Me parece buena la frase de Candela, "los inocentes" no venden.
Y ni los tribunales mediáticos van a volver sobre el asunto para disculparse o indemnizarla. Y lo que es peor, ni la Justicia culpable, que al parecer no está ni se la espera.

Un cordial saludo

Helio dijo...

Los juicios mediáticos están a la orden del día, de ese caso en cuestión recuerdo que a ojos de la ciudadanía esta señora fue culpable de algo que al parecer no cometió.
Por otra parte siempre he tenido la convicción, que las sentencias las debe de imponer un juez, nunca un jurado popular.

Natalia Pastor dijo...

Xesús López:

Es un asunto que deja bien a las claras los desconchones y grietas -que amenazan derrumbe...-, en nuestro maltrecho Estado de Derecho.

Natalia Pastor dijo...

Helio:

Recordar el linchamiento mediático que sufrió Dolores Vázquez me produce náuseas.

Una mujer, que además, dio un ejemplo de entereza moral difilmente mantenible;jamás fue a un programa de televisión,jamás concedió una entrevista con la cual ganar dinero,alimentar y saciar morbos y -de paso-, ajustar cuentas.

Siempre mantuvo la fe inquebrantable en la Justicia.

Ahora,vuelven a fallarle.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Pocas cosas deben ser tan terribles, Natalia, por sus consecuencias, como un error judicial que lleva a un inocente al presidio; no digamos al patíbulo.

George Orwell dijo...

Eso le pasa por no apedillarse Bolinaga...

jano dijo...

La Justicia y especialmente la Prensa (en términos generales ambas, por supuesto) son fiel reflejo de la degradación que sufre la sociedad y la política; no nos diferenciamos de aquel pueblo romano que pedía sangre en la arena del circo o de aquella muchedumbre que se agolpaba en la plaza de una ciudad francesa para ver rodar las cabezas en la guillotina. La única diferencia está en que ahora no se mata al reo, pero tampoco se resarce al injustamente condenado, que quedará marcado para siempre.
Deberíamos tener más cuidado con lo que decimos y hacemos, y más en un medio de comunicación de masas.

Trecce dijo...

Estas cosas dan mucho miedo, al menos a mí, porque hay más de un acaso como el de esta mujer, aunque no los conozcamos porque no han tenido tanta repercusión.
Dolores Vázquez podemos ser cualquiera de nosotros cualquier día y encima ahora, nadie es responsable de esta situación kafkiana.

Agustin dijo...

Una victima mas o un juguete roto.Como siempre el silencio de los que le condenaron es clamoroso,Nadie quiere asumir responsabilidades.Es la norma a seguir,un saludo.

Herep dijo...

Vivimos en un país bananero que se enorgullece de su miseria, Natalia.
Las Leyes y la Justicia en general no son equitativas, sino que se esgrimen como armas subjetivas para acabar con el contrario.
Al final, lo que menos importa es la Justicia.
Que la Realidad no estropee un buen titular.

Un saludo.

JOSÉ dijo...

Esto es un ejemplo más del país en el que vivimos.

Vicente Rubio dijo...

Los errores judiciales son muy continuos, no solo para esta mujer sino en muchos casos que llegan hasta arruinar a mucha gente.
¿Todo esto porque pasa?, pues para mi es muy sencillo, los poderes del estado están todos entrelazados y dependen de los políticos al final y por lo tanto hay muchos supuestos jueces que esto no se lo toman en serio, porque siempre tienen la "saeten por el mango" y amigos poderosos en los puestos de mando.
En este Pais antes llamado España se deben de solucionar muchas cosas si aun hay remedio, que lo dudo para salvar algo.
Un saludo muy cordial.

velarde dijo...

Un nuevo y triste caso de la justicia que existe en este pais.

Javir dijo...

Nunca me han convencido los jurados populares en España. No hay tradición, ni costumbre, ni cultura de jurado popular. Y las presiones mediáticas, cada día, son más intensas.

Un abrazo

Señor Ogro. dijo...

Jurados populares, la quintaesencia de la necedad y del buenismo.

¿Dejaremos tambien las operaciones de corazon en manos de "medicos" populares?