lunes, octubre 29, 2012

Hablando de castas...


 Los empleados públicos cobran un 40% más de media que sus colegas en el sector privado.
Ésta es una de las principales conclusiones de la Encuesta de Estructura Salarial 2010 publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que, además, muestra cómo en todo tipo de trabajos se mantiene esta relación de ventaja para los trabajadores de las administraciones.

En medio de un ambiente social cada día más crispado donde se cuestiona la existencia de casta privilegidas -ya sean políticos o sindicatos-, resulta curioso que se pase de puntillas sobre la otra casta: la funcionarial.
Las reglas habituales en una empresa privada (el más eficiente o trabajador cobra más) no cuentan en un ministerio, una empresa pública o una consejería. Esto provoca un efecto desincentivador, puesto que el funcionario siente -y sabe- que su trabajo está absolutamente blindado y por la tanto se aprovecha de su estatus de empleado público.

En países como Suecia, Dinamarca o Finlandia, con un fuerte peso del sector público, los funcionarios tienen una legislación sobre el despido similar a la de sus colegas del sector privado. Y su sueldo -menor que en España - está sujeto a incentivos para aquellos empleados públicos que mejor cumplen su cometido y que denoten un apto - y alto- rendimiento.



España sigue contando a día de hoy con un régimen funcionarial muy diferente al de muchos países europeos. El puesto garantizado de por vida constituye, en gran medida, una excepción que, tras la crisis,se convierte en una auténtica aberración.

De hecho ya hay voces y pasos para cambiar esto : el Gobierno foral de Navarra abrió la espita en 2010 mediante la elaboración de un plan a largo plazo en el que se contemplaba la posibilidad de "eliminar el carácter vitalicio de los funcionarios".


Y es que los datos son irrefutables: el número de empleados públicos se ha multiplicado casi por cuatro desde 1978, alcanzando en la actualidad 3,4 millones, de los que un 55% tiene estatus funcionarial. Desde 1995, el número de empleados públicos ha aumentado en un millón, incremento centrado en las CCAA.

Desde el tercer trimestre de 2007 (en pleno auge de la crisis) hasta septiembre de 2011, el empleo público llegó a aumentar un 10% (300.000 empleados más) mientras que el sector privado perdió el 14% de sus ocupados. ¿Es eso aceptable en un país que ha visto destruido su tejido empresarial,que asiste al cierre de miles y miles de Pymes y autónomos?.




A estos datos hay que añadir otro aún más demoledor : los sueldos de los empleados públicos consumen, prácticamente, la mitad de todo el gasto público, excluidas prestaciones sociales y servicio de la deuda.
¿Es esto sostenible en un  país como España?.

Par reconvertir esta situación, la solución pasa por adelgazar el número de empleados públicos y sólo  mantener el "empleo de por vida a aquellos en que se justifique por razón de su función (por ejemplo, jueces, magistrados, diplomáticos, médicos, fuerzas del orden público...).




Lo segundo, pasa por  reducir el número y estructura de las empresas públicas y de la administración territorial (evitando duplicidades), así como el número de ayuntamientos y reorganizar los servicios prestados por las diputaciones.

Y el corolario no es otro que una reforma de la legislación que nos iguale y equipare a  países en donde el contrato de un funcionario puede rescindirse por bajo rendimiento de forma similar al sector privado (Reino Unido o Suecia) o si así lo recoge la legislación (Francia, Holanda o Bélgica).


natpastor@gmail.com

33 comentarios:

Señor Ogro. dijo...

En mi tierra, vascongadas, los funcionarios ganan autenticas barrabasadas. Cuando uno intenta sacar este tema desde una óptica lógica, moderna y necesaria, enseguida saltan como lobos con aquello de "sácate tu la plaza", "estudia tu" y resto de epifanías destinadas a tapar el debate de explicar lo inexplicable.

Al parecer si uno quisiera ser conde en la edad media, eso supone automaticamente que está a favor de las castas medievales; tela lo de esta gente.

Si algo nos demuestra la casta funcionaril, es que precisamente sirve para barrer la presunta neutralidad administrativa; y es que es rigurosamente IMPOSIBLE, que cada cencerrada política se lleve a cabo sin que miren a otro lado una miriada de funcionarios.

Ciudadano dijo...

Tu post es tan mentiroso y demagógico con tu audiencia que asusta. El sueldo de un funcionario público no es más alto que en la empresa privada (que se lo digan a los dueños de los bancos si es así o no), es el sueldo de la empresa privada el que es más bajo (congelado desde hace 20 años en realidad) y que no ha crecido con la carestía de la vida. La diferencia entre la gestión privada y la pública, es que en la pública los sueldos son justos y equiparados al esfuerzo de unas oposiciones.

Me hace gracia que se siga atacando a los trabajadores, en un momento donde se han despedido a tantos profesores y gente que se preparó para un puesto de trabajo. ¿Tú eres empresaria, Natalia? Porque te expresas igual que la CEOE, manejando los datos según te interesan.

Supongo que a ti lo que te interesa es maximizar beneficios a costa de lo que sea. Y por eso escribes lo que escribes, porque te viene la vaina bien así.

Natalia Pastor dijo...

Señor Ogro:

Hay datos terribles que demuestran que es imposible la recuperación económica de este país, con una maquinaria elefantiásica,colosal e inasumible de funcionarios públicos que absorben en nóminas y sueldos la mitad de todo el gasto público, excluidas prestaciones sociales y servicio de la deuda.

Una salvajada.

Helio dijo...

El asunto de los funcionarios es muy complejo, tengo conocidos que llevan mas de treinta años en la administración y esta claro que en estos tiempos tan duros son privilegiados, pero en tiempos de bonanza eran mileuristas y hoy siguen siendolo.

También tengo claro que en la medida que ha descendido la actividad laboral privada, deben de adelgazar la administración.

Por último, mi impresión es que dentro del sector público los que mas trabajan son los que menos cobran.
Saludos.

Natalia Pastor dijo...

Ciudadano:

Me temo que o no se ha leido el post o no se ha enterado del contenido del mismo: no son opiniones subjetivas, son datos.

El hecho de que los empleados públicos cobren un 40% más de media que sus colegas en el sector privado, no es una opinión mía, es.
una de las principales conclusiones de la Encuesta de Estructura Salarial 2010 publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE)cuyo enlace -si pincha -tienes en el post.

¿Miente el INE?.

Que en países como Suecia, Dinamarca o Finlandia, con un fuerte peso del sector público, los funcionarios tienen una legislación sobre el despido similar a la de sus colegas del sector privado y aquí en españa, no es una opinión mía,es un dato.

Que desde el tercer trimestre de 2007 (en pleno auge de la crisis) hasta septiembre de 2011, el empleo público llegó a aumentar un 10% (300.000 empleados más) mientras que el sector privado perdió el 14% de sus ocupados, tampoco es una opinión mía,es un dato irrefutable.

Que los sueldos de los empleados públicos consumen, prácticamente, la mitad de todo el gasto público, excluidas prestaciones sociales y servicio de la deuda,tampoco es una opinión mía,es otra dato que no admite vuelta de hoja.

Otra cosa es que a usted no le guste la realidad y por mor del corporativismo niegue la mayor,defienda sus garbanzos y además dispare al mensajero.

Pero eso no arregla el problema que es de una dimensión colosal e inasumible:los datos son los datos le gusten o no.

Ciudadano dijo...

Señora Natalia Pastor:
Repito el argumento, porque parece que no sabe leer.

El sueldo en España es más bajo que en el resto de Europa, ¿si o no?
¿Esta el sueldo del sector privado equiparado a la carestía de la vida?¿A la subida de impuestos?


El sueldo de un funcionario español, es el sueldo que cualquier trabajador debería tener, ya fuese en el sector público o privado. Pero no es así, porque el 90% de los grandes empresarios son explotadores (Y búsquelo usted en donde quiera, que también es un dato irrefutable). ¿Sabe usted, Natalia, que España es el país de Europa con más denuncias por estafa a la S.S de los trabajadores?

Así que se lo repito, y lo subrayo si es preciso para que lo entienda.
El sueldo de un funcionario no es alto en comparación al sector privado. El sueldo de la empresa privada es una autentica vergüenza.

Por cierto, una pregunta, ¿a usted además de la subida del IVA y del IRPF tambien le han descontado de su nómina hasta un 30%?

aspirante dijo...

Lo peor de todo es que las oposiciones no son justas: todos entran enchufados. Se reparten las plazas entre altos cargos y sindicatos al 50%.
Y no hablemos sólo de sueldos, sino de extras: becas para los hijos, fondos de pensiones, vacaciones sólo en días laborables, días de asuntos propios, ayudas para tratamientos médicos, ayudas para guarderías, comedores con menú del día subvencionados...

Natalia Pastor dijo...

Helio:

Tenemos y padecemos una administración elefantiásica que es inasumible y que no tiene parangón en ningún país de la UE,ni siquiera en la depauperada Grecia.

Natalia Pastor dijo...

Ciudadano:

Insisto:yo le doy datos y usted me habla de la probabilidad de lluvia en las Azores.
Le vuelvo a hacer la misma pregunta que le he hecho antes: ¿qué dato del post es falso?.
Digámelo,please.

Natalia Pastor dijo...

Aspirante:

Esa es otra:el tema de las oposiciones y convocatorias, que son un auténtico coladero para meter a los afines al partido de turno,compromisos adquiridos,familiares y demás.

En Andalucía hay más de 26.000 enchufados dentro de la Junta que preside Griñán y que están equiparados a funcionarios por oposición, cuando lo que han pasado han sido unas meras pruebas de aptitud.
Entre sindicalistas de UGT,CCOO y resto de conimitones del PSOE, se reparten el negociado.

Ciudadano dijo...

Demagogia, señora Natalia Pastor es abrir un tema con una viñeta tan tendenciosa y tópica. Tendencioso es decir que el sueldo de un funcionario es más alto que el de la empresa privada, cuando el problema aquí es que el sueldo del sector privado español es de vergüenza.

Eliminar duplicidades, evidentemente. Pero no creo que la salida de la crisis sea despedir a más gente, porque el trabajo que hacían seguirá teniendo que hacerlo alguien.

Sobre la flexibilidad del despido del funcionario si estoy de acuerdo, sinceramente.

Por todo lo demás, no se enfade por discutir conmigo, que veo que aquí nadie le tose.


Por cierto, me gustaría que comentara alguna vez ese famoso y polémico documento de un empleado de banco suizo revenido donde se publica una lista espectacular de 560 políticos españoles.

Solo así podrá demostrar usted, que está a favor de la verdad y no del partidismo que tanto daño nos ha hecho.

Campurriana dijo...

Que la Administración Pública necesita mucha más organización y control no lo discuto en absoluto.

Ahora, que también hay un enorme interés por desprestigiar y masacrar al empleado público es obvio. Y aquí estamos todos machacándonos unos a otros, que es lo que pretenden los que están por esos lares de arriba.

En la Administración Pública la mayoría de los trabajadores cobra sueldos nimileuristas y mileuristas cercanos a mil. Estas medias (no olvidemos qué es una media) me hacen mucha gracia porque a saber a quien se ha metido ahí para generar de nuevo la eterna polémica. Los que de verdad tienen que asumir responsabilidades están escondidos y con la mano bien abierta a fin de mes. Los derroches todos sabemos dónde están y siguen estando.

Me parece que no se entienden muchas cosas aún a día de hoy respecto a este tema...por ejemplo, que esos libros para hijos o que esas becas que citan son parte del sueldo porque en su día se renunció a dinero por ello, como los famosos días de libre disposición entre otros...

Abrid los ojos antes de juzgar tan a la ligera. Los datos, Natalia, como todo en esta vida, se pueden presentar de muchas maneras e incluso maquillar.

No se puede generalizar nunca. La envidia es muy mala en España y eso es lo que están utilizando sin que apenas nos demos cuenta. Es fácil jugar con ventaja con nosotros. Muy fácil.

De verdad, Natalia, conozco bien el esfuerzo que hay detrás de muchos que tienen plaza y de otros tantos que nunca la han conseguido. A día de hoy se siguen recortando sueldos y cuando las cosas iban bien pocos se acordaron entonces de los empleados públicos...siempre ocurre lo mismo.

No seamos tan cortos de miras. Meditemos antes de echar la lengua a rodar.

eres_mi_cruz dijo...

suscribo totalmente tu entrada, natalia...
decir estas cosas no es ir contra los funcionarios, como algunos tratan de representar, sino contra un sistema desfasado, insostenible y mal gestionado... que lejos de prestar un servicio ágil a los ciudadanos se ha convertido en su principal escollo... y esto lo sabemos los que nos batimos el cobre por esas dependencias donde tenemos que aguantar que cualquier gandul resentido nos ningunee por sus santos cojones apoltronados bajo la mesa...

MAMUMA dijo...

Siempre han sido unos privilegiados.

Natalia Pastor dijo...

Ciudadano:

O sea, que todos los datos expuestos en el post son ciertos y lo que le sucede es que como usted es funcionario, le sale la vena corporativa ,ve peligrar sus garbanzos y modus vivendi y pasamos de -leo textual su primer comentario: "post mentiroso y demagógico" -, a concluir, recogidas las velas y al parafernalia, a simplemente "viñeta tendenciosa".

Para ese viaje no hacía falta alforjas,señor mío...

Natalia Pastor dijo...

Campurriana:

Comparto en casi su totalidad su comentario, pero eso no quita que en España tengamos una situación insostenible en lo referente al número de funcionarios y empleados públicos absolutamente desaforado.

Si a esa elefantiásica administración le añadimos encima datos como los de este post, como que cobren un 40% más de media que sus colegas en el sector privado,o que el número de empleados públicos se haya multiplicado casi por cuatro desde 1978, alcanzando en la actualidad 3,4 millones, de los que un 55% tiene estatus funcionarial o que desde 1995, el número de empleados públicos haya aumentado en un millón - incremento centrado en las CCAA-,convendrá conmigo que no hay país ni estructura productiva que pueda soportar esto.

Si le añadimos además que se trata de puestos blindados - a diferencia de paises como como Suecia, Dinamarca o Finlandia, donde los funcionarios tienen una legislación sobre el despido similar a la de sus colegas del sector privado-, la conclusión nos lleva a tener la certeza de que o se afronta una profunda reforma de la Administración y del status del empleado público y funcionario, o no habrá manera alguna ni de salir de esta crisis ni por spuesto,de cuadrar las cuentas y el déficit.

Natalia Pastor dijo...

Eresmicruz:


Me alegro enormemente que compartas el análisis, por que sólo desde el corporativismo miope e interesado se puede estar en desacuerdo y negar lo que no son otras cosa que datos irrefutables y contrastados.

Y más aún para nosotros -en tu campo profesional y en el mío-, donde nos topamos y comprobamos a diario no sólo la elefantiásica maquinaria Adminitrativa, si no -lo que es aún peor -su manifiesta inutilidad,sus duplicidades absurdas y el laberíntico proceso kafkiano que significa introducirse en su telaraña interminable.

Natalia Pastor dijo...

Mamuma:

Pues se tiene que acabar.Y ya.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Esta batalla, la del adelgazamiento del número de funcionarios, es una de las más importantes que deben darse en las administraciones públicas, si, de verdad, Natalia, quiere llegarse a una reforma racional de ese sector.

Javir dijo...

En esto, yo tampoco te voy a 'toser', Natalia. Sin manejar estadísticas oficiales ni acudir a fuentes cibernéticas y con solo el sentido común, digo: Vivo en una pequeña ciudad con una población(unos 12000)estable desde hace más de 50 años. Los servicios básicos son los mismos y unicamente se ha incrementado el delirio de los políticos con sus obras faraónicas y poco útiles. La plantilla del Ayuntamiento se ha incrementado de manera escandalosa y solo por efecto de la crisis se han despedido a los 'asesores' de los concejales en el gobierno (casi tantos asesores como concejales)

Imagino el desmadre a escala nacional. Lo malo, Natalia, es que van a pagar funcionarios honrados por amiguetes colocados.

Un saludo

jano dijo...

Las estadísticas, querida Natalia, las carga el diablo de turno apuntando hacia donde le interesa. Ahora interesa crucificar a los empleados públicos, que somos los que siempre pagamos la crisis con ultracongelación de salarios,ya añejos, y recortes salvajes (bajada de un 5% del sueldo, pérdida de la paga extra de Navidad, impago de horas extraordinarias,aumento de la jornada laboral... Etc).
Desde que se inició la crisis los primeros en ver las orejas al lobo fuimos los empleados públicos, que soportamos el primer golpe sin respaldar una huelga convocada por los sindicatos y siguiendo en nuestros puestos. Después de la primera bofetada propinada por el Gobierno, la patronal inicia una campaña rastrera e interesada, metiéndose en jardín ajeno, con el único fin que les anima: cargarse la Función Pública (la única garantía de que las cosas se harán con transparencia y dentro de la legalidad)para privatizar todos los servicios (muchos servicios de la Administración Pública están privatizados desde hace años) y acabar con el estado de bienestar mientras justifican sus ERES y sus prejubilaciones, QUE PAGAMOS TODOS LOS ESPAÑOLES y convierten al trabajador en una herramienta de usar y tirar pasándose por el forro el Estatuto de los Trabajadores, que también se lo quieren cargar y no porque sea franquista.
Los trabajadores públicos no somos más ricos que los trabajadores de empresas privadas: un obrero no especializado en una empresa como Arcelor Mittal, Inespal... gana lo mismo que yo, que soy un empleado público con oposición y estudios superiores, trabajando en lo mío; aún recuerdo cuando comencé a trabajar en el extinto INSERSO, médico de plantilla, que ganaba 190.000 pts brutas ¡qué sueldazo!.
Pero aún hay más: las estadísticas están hechas mezclando pensiones y salarios y por esto en Asturias resulta que los empleados públicos cobramos unos salarios muy por encima de la media nacional:MENTIRA. La explicación está en que en Asturias la media de las pensiones (minería y siderurgia como las más afortunadas)es la más alta de España después de Navarra, cosa que no tiene nada que ver con los empleados públicos en activo que, tenemos unos sueldos de los más bajos de España, y supongo que lo mismo ocurrirá con el resto de la nación. Si a lo anterior le sumamos la invasión de las Administraciones Públicas por los alienígenas venidos de la política y los sindicatos, ocupando puestos de confianza con suculentos sueldos, la media aritmética se dispara de forma mentirosa.
A la Administración se accede por oposición o por enchufe (los alienígenas comentados) y en los cargos medios y altos del funcionariado se requiere una titulación académica pero no se garantiza un sueldo acorde con la titulación en muchos casos. De todos modos en la Administración todo está claro y meridiano: Sólo hay que consultar el BOE o el boletín correspondiente de la Comunidad autónoma para saber con exactitud lo que cobra cada categoría profesional, menos los sueldos de los alienígenas, que son otra cosa. Muchos que se tragan el bulo que se hace correr con estadísticas mendaces e interesadas se sorprenderían de la cantidad de empleados públicos mileuristas que había antes de la crisis, y que ahora no llegan ni a eso.
No demos tres cuartos al pregonero y fijémonos en los auténticos privilegiados inútiles, con contratos blindados, que se cargan una empresa con su ineptitud y se van de rositas con indemnizaciones multimillonarias mientras los demás pagamos la factura: De esos no habla la Patronal, porque son los mismos, ni tampoco las estadísticas mendaces, ni siquiera los Boletines Oficiales... ¿Por qué será?.
Pues eso, que toda esta chusma no nos coma la neurona porque lo único que pretende es destrozar el país con ganancia de pescador fullero en río revuelto, tirando a sus aguas cartuchos de dinamita.

C.S.Peinado dijo...

Sí, pero no les mientes ese particular porque con decirte que te saques tú la oposición, que durante mucho tiempo han sido ellos los que han padecido la falta de dinero, que no sabemos lo que hay detrás del trabajo de funcionario, etc, etc y demás topicazos, ya lo tienen todo hecho... País de servidumbre mal entendida...

Un saludazo.

Candela dijo...

Natalia, los datos son correctos. Pero ten en cuenta que no se puede hacer un batiburrillo de funcionarios de oposición y de contratados a dedo (que son legión) para sacar conclusiones económicas sobre un colectivo. Ten en cuenta, además, que esos contratados a dedo suben el baremo, es decir, que ese 40% más sería a expensas de los paniaguados cuyos sueldos no suelen ser iguales sino más altos.

Un administrativo de carrera cobra ahora, en mano, poco más de 1000 euros, un médico algo más de 2000. Esto no ocurre ni en Portugal.¿De donde sale pues ese 40% de más?

Ese mismo médico, en la privada, haciendo además de conserje y enfermero cobra por horas y a veces no llega a los 1000 euros. Tambien opino que en la empresa privada pagan sueldos de miseria y que la solucción no es arrasar con el funcionariado.

Otro punto. En la Ley de la Función Pública ya se contemplan sanciones que llegan hasta a la separación del servicio, luego la solucción no es hacer nuevas normativas sino actualizar y, sobre todo, hacer cumplir las vigentes y el que no cumpla a casita, con o sin plaza en propiedad.

Como en casi todo, en España si abunda algo son leyes, eso sí, casi ninguna se aplica y por eso muchos funcionarios se duermen en los laureles con total impunidad y a costa de otros que nos dejamos la piel y padecemos una doble injusticia, el pasotismo de la Administración y la estigmatización por parte de los ciudadanos.

velarde dijo...

Conozco casos de funcionarios que son verdaderamente sangrantes, estos del comic al menos estan, una señora que todos los dias la trae su marido ficha y se va , repitiendo la operacion por la tarde, lo curioso y vergonzoso del tema es que en las manifestaciones siempre esta en primera fila exigiendo sus derechos, es cierto que de esta banda de holgazanes eliminaria a medicos, policias y demas funcionariado necesariop para el pais, pero existe una subcapa de ellos que en la empresa privada no durarian ni el buenos dias.

Ciudadano dijo...

Interesante debate.
Me sorprende señora Natalia que piense que soy funcionario. Si así lo fuera,no estaría escribiéndole en su blog a la hora que lo hacía, sino trabajando.
Por desgracia soy uno de los seis millones de parados de larga duración de este pais (7 millones dentro de poco en cuanto se empiecen a aplicar las nuevas leyes sobre la administración pública.)

Me pregunta usted que donde creo que ha mentido. Muy sencillo, en el sueldo, para empezar: Un funcionario de oposición cobra ahora 1200 euros, a lo que hay que descontarle las sucesivas bajadas de sueldo del PSOE y del PP, la subida del IVA y del IRPF y la eliminación de la paga de Navidad (Que no olvide usted, señorita Natalia, que es el resultado de dividir la paga anual en 14 pagas, no en regalar una paga así como por la cara.) Resultado? 1000 euros justos, justísimos.
Si usted dice que 1000 euros es un 40% de sueldo más que la media de empleo, el resultado que me sale es de 600 euros. Entonces, fíjese usted si son mentirosas y trápalas sus estadisticas, que el sueldo medio español son 600 euros. ¿Eso es lo que quiere decir?
Si ese es el sueldo medio, (que está bastante cerca de la verdad), el problema no sería aquí el sueldo de la administración publica, sino el salario de la empresa privada, congelado desde hace ya casi 20 años. (No en vano, cobrabra más de camarero con 18 años, que ahora con 40)

Luego dice que el numero de funcionarios ha crecido en los ultimos treinta años, desde el año 78. Vuelve usted a omitir los datos que le interesa, para así reforzar su argumentación.

A partir del año 78, pasamos en España de una dictadura a una democracía, lo que supuso la obligada creación de miles de estructuras gubernamentales y burocráticas. Sobra decir que en una dictadura hay muchísimos elementos que no existe, y que en cambio si son necesarios en una democracia. Usted que es abogada, lo sabe bien. Eso supone contratar a más gente, porque son más puestos. A lo que hay que añadir la entrada en la Unión Europea, en la Otan, etc.
Por otro lado, en España hemos pasado en menos de 30 años, de una población de casi 38 millones de habitantes censados (año 81) a 47 millones CENSADOS en el 2011, es decir ha habido un crecimiento de 10millones en apenas 30 años, lo cual indica entre otras muchas cosas, la complejización de la sociedad española. Con la creación de nuevos barrios, y por lo tanto, nuevas oficinas municipales, nuevos medios de comunicación, nuevos hospitales, nuevos colegios, etc.

Por otro lado, saca usted a colación los trabajadores que no van al trabajo, que no trabajan, que son holgazanes, etc. Y los mezcla con el tema de la saturación de contratación pública (Como si todos los contratos en la administración pública fuesen con contratos fijos o mediante contratación directa). O hablamos de una cosa o hablamos de otra, pero mezclar los dos asuntos es bastante injusto y demagógico. Según usted, ¿todos los funcionarios se ausentan siempre del trabajo, y son flojos? ¿Los médicos, los barrenderos, los profesores?¿Todos son flojos? Evidentemente no, y si usted se empeña en decir que sí estará dejando muy a las claras una argumentación de blanco o negro, es decir, de poca base real cuando hablamos de muchísimos trabajadores.

Por último, señorita Natalia. La alternativa a esos puestos de funcionario, sería externalizar los servicios (Por poner un ejemplo, la recogida de basura)y que se contratase mediante una subcontrata o algo parecido. Y ahí viene lo gracioso del asunto, porque la única diferencia es que un trabajador en vez de cobrar 1200 euros (Que debería ser el sueldo mínimo interprofesional español) cobrará 800 euros, como cobran en muchos pueblos de su adorada Sevilla. Entonces, todo se resume en poder pagar un sueldo más bajo a los trabajadores por las mismas horas.
¿Sabía usted, Natalia, que a esos trabajadores contratados por empresa privada, además, también se les reduciría su sueldo un 15% y se le eliminaría la paga extra de Navidad? ¿En cuanto se le quedaría el sueldo a un padre de familia que cobrase 800 euros?

Natalia Pastor dijo...

Ciudadano:

Vamos por la tercera intentona,a ver si es posible...
Los datos del post son de una encuesta del INE -un organismo publico-, y por tanto nada interesado en falsear datos.

No son por tanto opiniones:son DATOS.¿Entiende la diferencia?.

En su caso,lo que usted expone son SUS OPINIONES que no sustentan en dato alguno,salvo en su percepción -subjetiva,claro está- sobre el asunto que nos ocupa.

Respecto al resto de su argumentario en defensa del funcionariado,es una ensalada de tópicos completamente superada.

Un ejemplo:en 1977, en España había 700.000 empleados públicos con 36 millones de habitantes.
En 2011 con 47 millones -le compro la cifra aunque a día de hoy no llega a 46-, hay casi 4.000.000 de empleados públicos.
Insostenible.

Y eso no se debe a milongas como las que usted enumera de entrada en la OTAN,UE y demás zarandajas:se debe a las 17 CCAA, a los 17 reinos de taifas, a las miles de empresas públicas y semipúblicas creadas por los partidos de turno para colocar a los afines con carné, a familiares,amigos y adeptos a la "causa".

Aquí en Andalucía tenemos ejemplos de sobra:los 26.000 enchufados de la Junta es uno de ellos.

Otro ejemplo,para que capte el problema:Extremadura es la comunidad autónoma que tiene más funcionarios, con un total de 111.000 que representa el 29,8% de la población trabajadora.

¿Le parece lógico,normal,coherente,sostenible.
Imagino que no.
No existe nada parecido en toda la UE ni en ningún país de la OCDE.

Para concluir -por que ,la verdad, este tema no da más de sí...-, España tiene un gravísimo problema con una Administración sobredimensionada,elefantiásica, asfixiante.

En Alemania por ejemplo solo hay 800.000 funcionarios,con una población de más de 80 millones de habitantes.

En fin...

jano dijo...

DoñaCANDELA: Usted, como funcionaria, sí sabe lo que dice y comprende la mentira de las estadísticas cuando no se selecciona de forma adecuada la muestra y los datos se representan de forma interesada; además las estadísticas aludidas se refieren a 2010. Contaré una anécdota ocurrida en la Administración del Principado de Asturias no hace mucho:
Un alto cargo de la Función Pública del Principado (nóminas) le envía por correo electrónico a su esposa (también funcionaria) un listado (enorme) de de los "empleados públicos nombrados a dedo (mis alienígenas)" con nombre, apellidos, DNI, destino, categoría, sueldos, pluses... Por error o voluntariamente se manda a todo el listado de correo de la administración del Principado y recibimos todos el correo con una dulce despedida: Besos, muñeca, y un vínculo en el cual se descargaba el listado. Nuestra sorpresa fue mayúscula y se inició un "remitir" sin fin con comentarios de todo tipo. El resultado fue la confusión y el colapso del correo electronico, que fue suspendido, y la sanción al funcionario emisario (en la función pública existe un régimen disciplinario y una expulsión sin retorno a la función pública), con la consiguiente "explicación" de lo sucedido y la reacción de la camarilla del berraco Tini Areces que, con el culo y los genitales al aire, elaboraron un borrador de "Ley Ofimática del Principado de Asturias" en el más puro estilo nazi, con purgas de Stalin incluidas: tu ordenador es inmaculado y no puedes enviar un correo personal, hacer una breve gestión particular por internet, descargar software como un salvapantallas personalizado y podrás ser objeto de investigación sin previo aviso cuando un informático llegue y descargue todo el contenido de tu PC en un disco duro para análisis. A estos cabrones les parecía poco el "RADIA" que está instalado en todos los ordenadores de los currantes, que me parece muy bien.
Afortunadamente la reacción unánime y de los sindicatos impidieron tal barbaridad y el berraco y sus secuaces tuvieron que tragar el desvelo de sus secretos inconfesables (¿será ese 40% de la estadística?)...Después vendría el caso MAREA con un escándalo todavía en los Tribunales de Justicia y tres altos cargos en la cárcel.

Señor CIUDADANO: Estoy totálmente de acuerdo con su análisis y más aún viniendo de un parado de larga duración, el verdadero drama de este país que dudo mucho se arregle con la política de recorte salvaje de Rajoy, que nos deja a todos sin posibilidad de consumo para reactivar la economía y crear empleo. Por ahora soy un privilegiado por tener trabajo aún con sueldo a la baja e impuestos al alza, pero quizás mañana ese capitalismo salvaje que le ha arruinado la vida laboral, en connivencia con el acoso a los funcionarios y demás empleados públicos, me deje en la calle con el aplauso de los envidiosos que mezclan el churro de los políticos, que han introducido su "ganado" en la Administración Pública" con los merinos que trabajamos honradamente en la Administración para servir a la ciudadanía. Mi más sincero deseo de que su situación laboral se arregle.

NATALIA: No podemos caer en la demagogia barata de los que han arriunado España. En este país los verdaderos privilegiados son los políticos, no los empleados públicos DE CARRERA y, menos aún, los parados que han generado mientras les lamían sus partes a los dueños del capital para formar con ellos una Sociedad en Comandita y cuya máxima prioridad es rescatarles después de sus desmanes, mientras están o estarán "contando nubes" con un sueldazo que les pagaremos todos.
Echa un vistazo a la gran crisis de 1929 y verás que la historia se repite, con los perdedores de siempre.
Un abrazo a todos.

Natalia Pastor dijo...

Jano;

O sea, quesegún usted es normal,lógico,coherente que en España con 46 millones de habitantes existan 4 millones de funcionarios y Alemania con más de 80 millones de habitantes tenga 800.000.


O sea -siguiendo la ejemplificación...-: que es normal,coherente,lógico y sensato que Extremadura tenga 111.000 funcionarios que representa el 29,8% de la población trabajadora.

Es lógico,coherente,razonable -según usted- que el 22% de los trabajadores españoles sean funcionarios

Eso sí:la culpa,lo socorrido,lo fácil, es cargar la responsabilidad sobre ese ente "misterioso" que es el Sistema,y -por supuesto- los bancos - que son malo,malísimos...- .

Me resulta francamente incomprensible, que alguien pueda justificar - a estas alturas- una Administración pública elefantiásica que fagocita la mitad de todo el gasto público, excluidas prestaciones sociales y servicio de la deuda.

Resulta además surrealista que se señale y condene a la "casta política" por sus privilegios, cuando no existe mayor casta y más privilegiada -hasta ahora-, que los funcionarios y empleados públicos con el puesto garantizado de por vida, cosa que no sucede en ningún país de nuestro entorno.

Una casta que no pasa por ningún filtro ni examen de eficiencia en su trabajo, ni de productividad ni de rendimiento de ninguna clase.

¿Es eso aceptable en un país que ha visto destruido su tejido empresarial,que asiste al cierre de miles y miles de Pymes y autónomos?.

¿Es esto sostenible en un país como España?.

jano dijo...

Querida Natalia antes me tratabas de tú y ahora, de repente, pasas a tratarme de usted en un intento de alejamiento que asumo, no sin antes recordarte las palabras de mi paisano y tocayo:"No tengas miedo a la verdad: puede doler mucho, pero es un dolor sano." ALEJANDRO CASONA que inician tu blog.
Vuelvo a insistir: La función pública está hipertrofiada por los cargos políticos que han prostituído el país en todos los sentidos imaginables y nos han llevado al borde del abismo. Ahora siguen utilizando la misma táctica de siempre: de sus errores y abusos somos culpables los ciudadanos, como siempre, porque somos el chivo expiatorio de siempre y de todos los inútiles que nos gobiernan sin haberles votado.
¿Somos unos vagos los empleados públicos? pues véase el congreso de los di putados en una sesión parlamentaria: los pocos que están presentes dormitan o leen el periódico y ni siquiera han pasado por una dura oposición para ganar una mierda de sueldo.
Como eres abogada, yo te invitaría a opositar a judicatura o al cuerpo jurídico de una autonomía para que conocieras la Administración Pública formando parte de la misma: se te caerían los palos del sombrajo y verías la colección de inútiles nombrados a dedo, con categoría académica inferior a la tuya y cobrando más que tú, que son tus superiores jerárquicos pero que se suben a tus espaldas porque sin tí no saben qué hacer: tu trabajas y ellos cobran y ascienden; tu tienes una profesión y la ejerces con dignidad y ellos sólo saben tocar los cojones para justificar que existen laboralmente.
Por si no lo sabías, empleados públicos somos los jueces, abogados, policías, bomberos, médicos, DUES, guardias civiles y urbanos, barrenderos,...Y también los vagos que hay en todos los sitios, sea empresa privada o pública.
Lo injusto es generalizar y lanzar la mierda con manguera para salpicar a todo el mundo diciendo que somos privilegiados y poniendo chistes tan burdos como el que encabeza tu post. Yo te podría enviar un montón de chistes similares, de los que nos reímos a mandíbula batiente los asquerosos empleados públicos sin sentirnos identificados con esos personajes.
Un saludo Dña Natalia.

Natalia Pastor dijo...

Jano:

Ja,ja... discúlpame el tramiento de "usted":es una deformación profesional que me sale inconscientemente.

¡¡Recupero el tuteo!!.

Si repasas mi post, verás que excluyo especificamente de esa reducción y recorte de funcionarios a jueces, magistrados, diplomáticos, médicos, fuerzas del orden público...

No sólo por que sus oposiciones y acceso sean duros y meritorios y su labor profesional imprescindible, si no por que ellos no son el problema,si no al contrario, piezas imprescindibles en nuestra sociedad.

El recorte ,el ajuste debe aplicarse sobre los funcionarios o empleados públicos de las CCAA y ayuntamientos, sobre los cientos de miles y miles de empresas públicas y semipúblicas que han servido de nido de colocación de afines al partido,familiares,sindicalistas de todo pelaje y condición.

Esa es la madre del cordero.

Natalia Pastor dijo...

Por cierto, y como colofón al debate, un dato que me llega hoy que es revelador de todo apuntado:

España cuenta con 60.000 empleados públicos más que en plena burbuja,tras fichar a 350.000 personas durante la crisis.

El enlace de la noticia.
Para meditar...

Urdanautorum dijo...

Creo, resumiendo los comentarios, que el funcionariado se ha visto desprestigiado por el aumento desmesurado de ellos, principalmente en ayuntamientos y autonomías.
En absoluto disfrutan de un elevado sueldo, salvo aquellos que sin la formación adecuada desempeñan cargos que no les corresponde. En este apartado también hay que distinguir sueldos y prebendas de políticos, asesores, empleados de empresas públicas, etc, etc. Esos no son funcionarios.
Lo que sí es un agravio con el resto de trabajadores, son ciertas ventajas laborales (vacaciones, permisos, excedencias, etc.), aunque discutible es si la equiparación debería hacerse rebajando a unos las ventajas sociales o aumentándoselas a otros.
La situación a la que hemos llegado es la mala gestión de políticos y sindicatos, regalando empleos improductivos en muchos casos y permitiendo el elevado absentismo en el mundo laboral y la arbitraria selección del personal no dando igualdad de oportunidades en los empleos públicos mediante la correspondiente oposición.
Considero injusto meter en el mismo saco al funcionario del cafelito y periódico con aquellos que tienen una total entrega a su trabajo y espíritu de servicio a la sociedad, que son la mayoría.

Caso a parte es el comentario de CIUDADANO. Asombra el dominio de la estadística que tiene cuando dice que el 90% de los grandes empresarios explotan al trabajador y estafan a la SS. ¿A qué grandes empresarios se refiere? Se debe distinguir quien defrauda a la SS de quien se ve imposibilitado para atender esa obligación. Actualmente hay muchos que se han arruinado y quienes van camino de ello. Hay de todo como en botica.

Zambullida dijo...

Trabajé durante un año en la Administración; era un contrato por obra y servicio. Había gente con principios que se tomaba el trabajo en serio. Otros se iban por ahí a tomar cafés, a comprarse un vestidín o a la pescadería. El ambiente era lamentable; no deseaba sino salir de allí. Mi trabajo era prácticamente inexistente y como no tenía que fichar ni tenía jefe, podía hacer cuanto quisiera. La sensación de inutilidad era terrible y me provocó insomnio y una depresión. Nunca más.