viernes, junio 01, 2012

Los límites del periodismo



La misión informativa, para poder cumplir su importante tarea, debe responder a las exigencias propias de su naturaleza : la veracidad de lo publicado. Cuando falta,el periodismo atenta contra el bien común, además de lesionar el bien privado de aquellos directamente damnificados.
La veracidad de la información sobre unos hechos es algo imprescindible, puesto que se trata de un servicio a la verdad. El periodismo peca contra la veracidad cuando presenta noticias falsas, cuando exagera la magnitud de los hechos o cuando, por el contrario, los presenta parcializados, recortados (manifestándolos, pues, sin rigor de verdad), o cuando la información contiene datos falsos o inducen a error sobre la fama u honestidad de alguna persona, tornándose calumniosa y causando un daño gravísimo por la magnitud y extensión que alcanza.

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar,se defendió ayer de las acusaciones de uso indebido de fondos públicos formulada por el vocal Gómez Benítez -íntimo amigo de Garzón...-,  asegurando públicamente que la persona con la que ha comido y cenado en Marbella con cargo a los fondos del CGPJ tenía un «carácter público y oficial y no responde a relaciones personales».

Lo dijo de forma rotunda asegurando que siempre ha asumido «personalmente los gastos derivados de la parte privada» de esos desplazamientos, negó que fueran gastos suntuosos, afirmó que no ha cometido «ninguna irregularidad ni jurídica ni moral ni política» y rechazó la posibilidad de dimitir porque «sería como reconocer de alguna manera que he tenido una culpabilidad, cuando no es así».


                       

Dentro de la clá progre - beligerante hasta el paroxismo con Divar- el periodista José María Calleja se lleva la palma. Calleja,colaborador en el programa que Julia Otero dirige en Onda Cero ha dicho respecto a este asunto que Dívar se “ha zumbado” con otro señor “veinte cenas con velitas para dos en hoteles de superlujo”.

Lejos de amilanarse, Calleja insiste en el asunto  y dice que  Dívar es un “hombre de misa diaria” y un hipócrita. A este respecto, recuerda que un día el juez Grande-Marlaska (que se ha declarado homosexual) le dijo a Dívar que se iba a casar, a lo que el presidente del Consejo General del Poder Judicial le dio su más sincera enhorabuena. Sin embargo, Marlaska le aclaró que iba a ser con un hombre. Fue entonces cuando Dívar, siempre según la versión de José María Calleja, le dijo: “¡Pobrecito, pobrecito, rezaré por ti!”.

No es la primera vez que la verborrea de Calleja entra cual elefante en una cacharrería.
Isabel San Sebastián y José María Calleja -en el programa '59 segundos'-, mantuvieron en 2007 una discusión que acabó con esta última abandonando el plató. Según Calleja, San Sebastián "defendía a la extrema derecha golpista predemocrática y había engordado a ETA"; ésta le exigió disculpas, que nunca recibió, y la negativa le llevó a levantarse de la silla.



En periodismo, hay dos maneras de abordar la información: con dignidad o sin ella. Y esta elección suele estar reñida, si el objetivo con el que se difunde está trufado de sectarismo bilioso y partidista.


Nadie puede estar sometido a que otro difunda mentiras o infundios sobre él; menos aún un periodista que cuenta con medios abiertos y lectores/oyentes asiduos. El daño causado puede ser irreparable.

Por eso, el periodista, debería evaluar las consecuencias de que lo que especula sea falso, y sopesar daños y riesgos, para mantener su compromiso con la esencia del periodismo: la veracidad.

natpastor@gmail.com

36 comentarios:

George Orwell dijo...

Llamar a eso periodista es como llamar estadista a Zp :)

Zorrete Robert dijo...

Estoy con Orwell. Personajes como él solo podrían estar a pico y pala si no fuera por estas labores de aliño que hace por encargo al margen de su sectarismo y estupidez personal.
De todas formas me gustaría saber una cosa que este señor Divar no explico aún. ¿Que comisión de servicio oficial le llevo a pasar por cuenta de nuestro peculio 22 fines de semana en Marbella con otro señor?. Eso no se lo he oído explicar a nadie y menos a él.
Saluditos.

Natalia Pastor dijo...

George Orwell:

Estamos en una dinámica muy peligrosa, donde el periodista es una pieza más en el Gran Tablero del sectarismo político.
Se practica información -por llamarla de alguna manera...-, absolutamente condicionada por el sesgo ideológico.

Natalia Pastor dijo...

Zorrete:

El último reducto de Calleja -antes de desembarcar como tertuliano en el Grupo Antena 3-, era PRISA.
Y todos sabemos lo que significan esas siglas.

Con respecto a lo que comentas de quién era el señor o señores que cenaban con Divar,te comento lo que yo sé, amén de lo que ha publicado EM:

Gómez Benítez manifestó que quería formular unas preguntas al presidente, que éste empezó a contestar sin rechistar: si había informado a las autoridades judiciales de Málaga de todos sus desplazamientos a Marbella, si había dado cuenta posterior en el CGPJ del motivo de esas visitas... Cuando el interrogatorio derivó a la cuestión de quién era la persona o personas con las que Dívar cenó o comió en Marbella y de qué habló con ellas en esos encuentros, fueron los propios vocales (Robles, el vicepresidente Fernando de Rosa, Almudena Lastra, etc. ) los que cortaron el interrogatorio por considerarlo improcedente, especialmente por el tono agresivo de Gómez Benítez. «Te puede contestar en privado», propusieron.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

No resisto la tentación -facilona, por otra parte- de decir que Calleja lleva el cuento en la sangre. Dicho esto, Nataalia, añado que a este individuo le veo las maneras de Sopena. ¡Dos joyas del periodismo patrio!

jano dijo...

"Calumnia, que algo queda", dice el refrán español. Y por desgracia es verdad.
Solamente un pequeño vertido de "mierda" sobre una persona basta para que ni el Mister Proper logre limpiarla totalmente; siempre quedará la huella de la duda, y más en un país tan envidioso como España. Además, en España funciona mal la Justicia y los propios juristas son víctimas de ese mal funcionamiento porque están vendidos a la mentira, en una gran mayoría.
Pero la cosa es simple: Las tarjetas de crédito reflejan tus movimientos monetarios y geográficos con total exactitud y no hay por qué hacer cábalas para saber con qué dinero pagas tus dietas de funcionario y los extras que conlleva un desplazamiento en comisión de servicio. Yo, que no tengo tarjeta de crédito oficial ni móvil oficial ni nada, he ido en comisión de servicio a otra comunidad con las dietas que establece la ley y he aprovechado para hacer algún "extra" sin tener que rendir cuentas a nadie: Pagado de mi bolsillo y con la reseña de mi cuenta bancaria.
¿Dónde está el problema de Divar?

Candela dijo...

Creo que Calleja es un impresentable, pero también creo que -sin decir con quién- Divar estaría obligado a presentar facturas y justificar todos los gastos, son 22 fines de semana, siempre fines de semana y es dinero del contribuyente.

La mujer del Cesar no solo ha de ser honrada, sino parecerlo. La judicatura jamás debería estar bajo sospecha y, dicho esto, espero que a Calleja le caiga la correspondiente demanda.

Capitan Trueno dijo...

Calleja es de la escuela de Iglesias, Sopena, Otero, y tantos otros que emponzoñan con sus invectivas las tertulias radiofónicas. En cuanto a lo de Dívar, es tan simple y necesario como pedir una comparecencia en el Congreso con las facturas. Y punto pelota.
Todo lo demás es dar a pensar que algo habrá de cierto en las acusaciones, y no está la judicatura para muchas bromas.
No podían faltar, una vez más, las referencias a que es católico y practicante. Es algo ya inveterado como la persecución de los judíos.

Agustin dijo...

Calleja y los cuentos de calleja,Pero la cuestion es que el tal Divar es uno de tantos que denigran la toga que lleva,un saludo,

Herep dijo...

¿Periodista, Natalia?
No.
El tal Calleja no es más que otro comisario político a nómina de la progrez española. Uno de esos que, apuntando con el dedo, abren el camino de la Cheká.

Pero, por desgracia, España está llena de estas ratas serviles. Ya sabes, que la realidad no estropee un buen titular.

Un saludo, y buen fin de semana.

Javir dijo...

Los hay que piensan que la pluma o el micrófono son un látigo, aunque hay que reconocer que periodistas, o no, como Calleja dan juego al espectáculo. Y los medios son un espectáculo. No me gusta Calleja, lo oigo en Onda Cero, pero no me gusta, ya sé qué opina sobre qué. No emociona, más bien irrita.

Un saludo

velarde dijo...

Desgraciadamente en este pais existe un acentuado periodismo de trinchera, hooligans con intereses bastardos que desconocen el significado de la palabra objetividad, un ejemplo evidente, el personaje de la foto, calleja, un radical del grupo de eruditos demócratas como sopena, maría antonia y tantos otros infectos personajes que se hacen llamar periodistas..

Natalia Pastor dijo...

Tio Chinto:

Es cierto. Calleja, Sopena - o la propia Maria Antonia Iglesias -, son genuinos representantes de ese "periodismo de trinchera" que tanto daño hace.

Natalia Pastor dijo...

jano:

Completamente de acuerdo con lo que señalas.
De todas formas, para entender el "asunto Divar" hay que ir a la génesis del caso.
Y esa génesis arranca en la denuncia de Gómez Benítez, íntimo amigo de Garzón.
¿Es esta denuncia una vendettta por la condena a Garzón por parte del Tribunal Supremo que preside Divar y que ha supuesto la expulsiónde la carrera judicial del otrora juez estrella?.

La respuesta es obvia...

Natalia Pastor dijo...

Candela:

No estoy de acuerdo.
Los gastos y viajes de Divar han sido fiscalizados por la Intervención General de Estado, y han sido admitidos.
Por si fuera poco, la denuncia de Gómez Benítez ha sido archivada por la Ficalía General del estado al no encontrar delito alguno.
Incluso el propio TS ha archivado y desetimado otra denuncia contra Divar por parte de una Asociación que lo acusaba de malversación.

Natalia Pastor dijo...

Capitán Trueno:

Es cierto.
Rubalcaba ha pedido la comparecencia de Divar en el Congreso y nada más sencillo que presentar el pago de las facturas correspondientes.
Lo demás, con quien cena o no, corresponde al ámbito privado y que se llegue a esos niveles de degradación y miseria,intentando zaherir y arrojado estiercol sobre la figura del TS, no sólo causa un daño individual irreparable si no que afecta a uan Justicia a la que individuos como Garzón ya han hecho suficiente dolo.

Natalia Pastor dijo...

Agustín:

No estoy de acuerdo en absoluto:¿en qué denigra Divar la toga?.

Natalia Pastor dijo...

Herep:

Eso que apuntas es una de las causas de la pérdida de credibilidad del periodismo: cuando se desdeña su esencia -la información -, para convertir la opinión en un ariete contra el enemigo político, aunque sea traspasando límites morales.

Natalia Pastor dijo...

Javir:

Yo no creo que den espectáculo, si no que son producto del periodismo de trinchera y del sectarismo.
El periodismo no es eso.
No es Calleja.

Natalia Pastor dijo...

Velarde:

Así es, Jorge.
No sólo causan daño a la clase periodística, si no que trasgreden principios que suponen la esencia misma de lo que debe ser - y es -,la información, y la relación entre los medios de comunicación y el ciudadano de a pie.

Clandestino dijo...

Bueno, bien mirado puede tener efecto boomerang. Es fácil q la gente que conoce su faceta de mercenario mediático habitual, tome aprecio y respeto por los que reciban críticas negativas y de vilipendio, por parte de este señor... o lo que sea.

jano dijo...

Natalia totalmente de acuerdo, pero sigo preguntándome ¿dónde reside el problema de Divar para demostrar su incencia?
Ya sabemos que Gómez de Benítez es un felón al servicio del PSOE más rastrero, pero en este caso no se ha disipado la duda que ha sembrado Gómez y, también en este caso y por lo anteriormente dicho por mí, las tarjetas de crédito deberían hablar como hablan las de las personas anónimas, cuyos movimientos bancarios y geográficos quedan reflejados fielmente.
Sigo preguntándome ¿dónde reside el problema de Divar para demostrar su inocencia?
Un saludo.

Natalia Pastor dijo...

Clandestino:

Hemos llegado a tal nivel, que los acólitos son los que jalean y celebran las deposiciones de Calleja -empezando por su jefa,la Otero-, mientras que el resto asistimos atónitos a esta espiral de degradación.
Penoso.

Natalia Pastor dijo...

Jano:

Divar ha justificado los gastos ante la Intervención General del Estado, que los ha visado y dado por correctos.
La Fiscalía del TS desestimó la denuncia interpuesta por Gómez Benítez, por que -evidentemente -, no había delito alguno.

Divar ya ha dicho por activa y por pasiva que las cenas corrieron a cargo de su bolsillo.
Tanto Calleja como el resto de los que atacan a Divar saben perfectamente que pagó sus gastos particualres -que imagino volverá a demostrar en su comparecencia ante el Congreso pedida por Rubalcaba-; lo que buscan es "saber" con quién ceno y que ese dato -que pertenece a la esfera íntima y privada-, se hago público.

De ahí la maldad de Calleja al referirse "a esas cenas con un señor con velitas ".
Todos sabemos que es lo que pretenden...
De ahí losucio y repugannte de la maniobra.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Como dice Agustín en su comentario, existe el dicho "tienes más cuento que calleja". Y en este caso concreto, yo creo que no, que es Calleja el que se lleva la palma.
Se trata claramente del clan de la progresía, que quieren vengarse como sea de la condena a Garzón. No saben perder. Que se acuerden cuando celebraron la condena de Liaño, que sí era un juez bastante más sensato que su amigo Garzón que en aquella ocasión lo traicionó.
La risa va por barrios, así que ahora que se aguanten.

Un abrazo

Natalia Pastor dijo...

Jose Luis Valladares:

Que estamos ante un ajuste de cuentas por parte de la clá garzonita contra Divar, es evidente.
De ahí, que ni siquiera justifivados los gastos por parte del Presidente del TS, cesen en su repugnante empeño de seguir arrojando detritus y poniendo bajo el foco público, su condición sexual en un acto absolutamente abyecto.

Lo más revelador, es que esta caterva que pone el grito en el cielo y carga contra Divar, no abrieron sus boquitas progres de pitiminí, cuando el ex juez prevaricador Garzón, gastó 4.500 dólares en invitar a cenar a 25 personas en Nueva York.

Un dinero que salió de los fondos que él mismo había pedido, aprovechando su condición de magistrado, a importantes empresas españolas para patrocinar sus cursos en N.Y. y que aparece reflejada en la factura que el Centro Rey Juan Carlos de la Universidad de Nueva York facilitó al Supremo.

No escuché entonces ni leí en ninguna parte a Calleja y resto de banderilleros, criticar o tachar de "obsceno" que el ex juez prevaricador pagara 27 botellas de Ribera de Dueroa 200€ la pieza.

C.S.Peinado dijo...

Cada día que amanece el número de Tontos Crece. Y no lo digo por éstos señores tan bien acomodados en el poder, ya sea político, judicial o mediático. Lo digo por los bobochorras que, desde abajo, aplaudimos con las orejas mientras nuestra opinión, la del pueblo soberano cada vez está más a nivel del suelo.

En el país de los ciegos el tuerto es el rey. En el país de los Tontos, el que más cobra por decir gilipolleces que todos los demás se tragaran, es el que corta la pana.

Un saludazo.

Señor Ogro. dijo...

Calleja, Calleja...

Me acuerdo hace ya muchos años, cuando me empezó a interesar la cosa política, visto que la cosa política tenía gran interes en recortar mis dineros y mis libertades, que vi a un Calleja, que era muy distinto, o ese recuerdo tengo yo.

Aquel Calleja era un tipo combatiente contra los terroristas, nacionalistas, etc. ¿Me puede fallar la memoria?..porque en serio que lo pienso viendo luego el devenir de este sujeto, una vez colocado en el seno del grupo PRISA como comisario politico de la progr(h)ez.

Y si no me falla la memoria, ¿como pudo suceder esa metaformosis de mariposa a larva o gusano servil?

Natalia Pastor dijo...

C.S.Peinado:

Este asunto va más allá de la opinión de un "bobochorra" -como tu lo defines., si no que entra de lleno en el terreno de la estulticia, de convertir el periodismo en una cienaga infecta donde "todo vale" como medio para ajustar cuentas.

Natalia Pastor dijo...

Señor Ogro:

Calleja ha sufrido una mutación.
De aquel que luchaba contra el terrorismo, amigo de Gregorio Ordoñez, tras su paso por las filas de PRISA el habito hizo al monje y se incorporó a las huestes de Cebrián.
Desde entonces, su radicalización ha ido en aumento y ahí está el episodio con Isabel San Sebastián o sus deposiciones contínuas en el progrma de Julia Otero -otra que tal baila...-, para acabar en la estulticia de sus palbars sobre Divar.

lujaban dijo...

Natalia,
estoy de acuerdo en todo salvo en una cosa:
Calleja no es periodista. Habrá pasado por la facultad cinco años o los que sean y habrá copiado como un chinche en los exámenes y plagiado trabajos.
Y tendrá un papel enmarcado en su cuarto.
Pero no es periodista.
Es un golfo fulero de tomo y lomo.
Un ganapanes.
Un indeseable.
Alguien que denigra una preciosa profesión.
Que pena que existan especímenes así...

Cojoncio dijo...

Tienes toda la razon con el tipo de periodismo que hace este señor. Pero en este asunto me temo que hay cosas que estan muy oscuras y las explicaciones del acusado no solo no despejan dudas sino que las acrecentan.

http://ianasagasti.blogs.com/mi_blog/2012/06/divar-deber%C3%ADa-dimitir-e-irse-a-su-hotelito-cuatro-estrellas.html

Zambullida dijo...

A partir de lo de Isabel San Sebastián he dejado de leer y lo he mirado por encima porque esas manipulaciones del lenguaje me sacan de quicio (es hora de ir a dormir y no conviene alterarse) y hacen un daño terrible a una sociedad como la nuestra, fuertemente ideologizada y a falta de principios morales.

La imparcialidad es muy difícil, pero de ahí a recurrir a la calumnia y a la mentira media un abismo.

La verdad acabará poniendo a cada uno en su lugar.

Sevilla Opina dijo...

Existe un espécimen muy abunbdante en los debates de las televisiones que es aquel que se hace llamar periodista y es mas sectario que cualquier militante de partido.
Hay muchos pero no quiero dar nombres aunque no entiendo por qué los contratan las televisiones.

posodo dijo...

En contestación, retrasada, a Jano, sólo hay que decir que en un Estado de Derecho nadie tiene que demostrar su inocencia, sino que es la Justicia quien debe demostrar su culpabilidad.

Otra cosa distinta es que consideremos como algo muy aburrido un Estado de Derecho.

Claudedeu dijo...

En lo que respecta a Dívar, que lo acompañe quien quiera: hombre, mujer o animal de compañía. Pero me gustaría que explique los viajes y sus correspondientes gastos, aun no estando obligado según aquella ley citada en numerosos medios sobre los gastos dentro del CGPJ. Sobre Calleja, yo ya no sé muy bien qué decir: en ocasiones es redomado y tranquilo y en otras parece que le tocan la corneta y explota. Un poco volátil de carácter.