viernes, mayo 18, 2012

Desde el pirulí se ve un país...


Desde el comienzo de  la etapa democrática, el jefe de informativos de RTVE ha despertado recelos, suspicacias  y su puesto está sometido a una estricta vigilancia y crítica política. La razón es simple: RTVE es el juguete preferido del poder gubernamental, que utiliza como propaganda, manipulación de contenidos y criterios goebbelsianos en los informativos.
Iñaki Gabilondo, Pedro Erquicia, José Luis Balbín, Diego Carcedo... han pasado por el cargo, pero nadie como Maria Antonia Iglesias - a la que Luis del Olmo definió como una “rata sectaria” en 1992- o Enric Sopena, han logrado concitar tantas acusaciones sobre su dependencia del poder.


Rosa María Artal, veterana periodista, reportera y presentadora del programa "Informe Semanal", reflejó en su blog 'El Periscopio' -RTVE y los políticos: de aquellos polvos, estos lodos- cómo María Antonia Iglesias, jefa de informativos, bajaba a las cabinas de montaje para cambiar los reportajes. De traca.

Desde 1981, quince periodistas han ejercido el cargo sin que nada haya cambiado.


                                 


Ayer, el Pleno del Congreso ratificó el decreto ley de modificación del régimen de administración de la Corporación de RTVE, que posibilitará al PP designar unilateralmente al presidente de la Corporación con su mayoría absoluta en la Cámara Baja, sin necesidad de que haya una mayoría cualificada de dos tercios, como se requería anteriormente.
Las críticas del PP hacia la dirección de RTVE son habituales, aunque se recrudecieron tras el nombramiento en 2009 de Alberto Oliart. El gabinete de  Zapatero pactó con el equipo de Rajoy la designación de este ex ministro de la UCD, con quien se buscó un perfil institucional aceptado por PSOE y PP. 

Lo cierto es que la manipulación en RTVE ha sido una constante durante estos últimos años.
Y como botón de muestra, sólo hay que observar el tratamiento dado  a los ERE’s fraudulentos de Andalucía, Mercasevilla, el chivatazo a ETA, el enriquecimiento de José Bono o los negocios del hijo de Manuel Chaves

Es evidente que TVE no es una televisión imparcial, y está próxima a los modos desinformativos construidos con experimentos vergonzosos al servicio de la manipulación como Canal Sur.
Lo ideal sería una televisión pública del estilo de la BBC, alejada del manoseo político manteniéndose aséptica frente a los intereses gubernamentales y partidistas.

En los valores de la BBC se señala que “Ofreceremos valoraciones profesionales cuando sean oportunas, pero nunca favoreceremos un punto de vista particular en asuntos controvertidos de políticas de gobierno, políticos o económico-laborales”.


 natpastor@gmail.com


25 comentarios:

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Nuestra democracia, amiga Natalia, mueve a risa, por muy diversos motivos. Pero, no cabe duda, saber que una mala bestia, como María Antonia Iglesias, ha dirigido los servicios informativos de TVE provoca la carcajada.

Natalia Pastor dijo...

Tio Chinto:

La Iglesias, esa mujer que es el guerracivilismo concentrado en su persona y que destila bilis en cada comentario, es la representación perfecta de lo perverso de un sistema que permite que RTVE sea considerado el cortijo particuslar del Gobierno de turno con un "comisario político" al mando.

George Orwell dijo...

Lo que nunca entenderé es por qué tarde y mal... Como siempre.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Aquí en España no creo sea factible una TV como la BBC. Entre el mundo de la política hay mucho sectario que quiere cocinar a su aire sin contar con nadie, si tiene poder para ello. Aquí lo mejor es la privatización de la misma y, de paso, reducimos el gasto de dinero público de una manera considerable.

Un abrazo

Natalia Pastor dijo...

George Orwell:

Rajoy ha vuelto -como tantas veces...-, a pecar de timorato, y pensó que era posible un consenso con Rubalcaba.
Craso error.

Al PSOE le interesaba mantener el actual status en RTVE con Fran Llorente al frente de los informativos y con Ana Pastor y Pepa Bueno como banderilleras de la causa.

Natalia Pastor dijo...

Jose Luis Valladares:

No hay ningún interes -ni por parte del PSOE ni del PP-, de instaurar un modelo de televisión similar al de la BBC, alejado del manoseo de la clase política, del comisariado de turno.

Candela dijo...

Ahora hay motivos aún más evidentes para rectificar y o privatizar o quitar una televisión que de pública nunca ha tenido nada.

Si quieren, que la mantengan los políticos con su dinero porque a mí, que de mis impuestos se pague a la Pastor, entre otros mendrugos sectarios, me revuelve las tripas.

Herep dijo...

RTVE se ha convertido en un rebaño de ovejas periodísticas pastoreadas por el político de turno.
Una corporación que se basa, principalmente, en hacer publicidad de izquierdas, mande el PSOE o mande el PP, como comprobaremos en breve, tras el cambio en la cúpula del los dioses.

Yo apostaría por un TVE mala... insulsa... que dañara a la vista tan sólo con ver el logo.
Y barata, por supuesto.

Un abrazo, Natalia.

Clau de Sol en Primera dijo...

Yo hace mas de 4 años que no veo televisión española, por que todos los programas son sectarios y
todas las series son para poner verdes a la derecha, con mentiras y sectarismos.
Espero que aun que tarde Rajoy ponga a una persona sensata y sino continuare sin verla.

Agustin dijo...

TVE siempre se arrimo al sol que mas calienta,Nunca fueron imparciales ni con el PSOE ni con el PP,Pero lo chusco es que gobernando Rajoy se la meten doblada a este hombre sin sangre en las venas .un saludo,

Natalia Pastor dijo...

Candela:

Desde luego, para mantener el actual modelo, oneroso, inasumible y deficitario, lo mejor es que se privatice.

Natalia Pastor dijo...

Herep:

Lo ideal sería una televisión pública,de calidad, alejada de las intromisiones políticas, aséptica, cuyos principios se basaran en la información y no en la manipulación partidista e interesada.

Me temo que en esta España cainita,dual y sectaria,algo así es absolutamente impensable.

Natalia Pastor dijo...

Clau de Sol:

Eso es lo triste: que RTVE sea un medio para ejercer una manipulación interesada del televidente.

Tal y como comentas, series sobre la Guerra Civil, la Transición o el tratamiento sobre asuntos con carga ideológica profunda -el juicio a Garzón,por ejemplo-, desprenden un tufo insoportable en cualquier país democrático que se precie.

En la Venezuela chavista y bolivariana sería admisible.

Aquí no.

Natalia Pastor dijo...

Agustín:

Rajoy -lo he comentado antes -, ha pecado de timorato intentando un consenso en la renovación de RTVE y Tribunal Constitucional, con un PSOE y un Rubalcaba que no tenían ninguna intención de cambiar nada ,si no al contrario, preservar el actual status de mayoría socialista que les llevaba a controlar tanto el Ente como el TC.

Trecce dijo...

Esto se arregla privatizando, que nadie me venga a decir a estas alturas del siglo XXI, que es necesaria una televisión pública, para mí está de más.

Natalia Pastor dijo...

Trecce:

Yo soy partidaria de privatizar todas las televisiones autonómicas que suponen un gasto absolutamente superfluo y monstruoso.

Con respecto a RTVE esta tendría sentido si tuviese un modelo de gestión que la hiciera rentable, que no supusiese un gasto para el erario y que respondiera a lo principios y valores que sustentan el ejemplo de la BBC.

Si no es así - y nada apunta a que lo sea -, lo mejor sin duda sería privatizarla.

velarde dijo...

Lo nauseabundo de todo es que no existe rincon donde los podridos tentaculos de la politica no meta la mano...

Vicente Rubio dijo...

La televisiones, todas las estatales, autonómicas, municipales deben de ser cerradas de forma inmediata, da igual que sean 5.5 millones de parados que unos cuantos miles mas juntando los de las televisiones, pero sera la única manera de dejar de emitir en fraudulento.
El que quiera una televisión para hacer propaganda de su partido que se la pague de su bolsillo, no de nuestro bolsillo.
Un abrazo amiga, pero esta España no tiene visos de salir adelante, porque no hay "Cojones"
Un abrazo

Señor Ogro. dijo...

Yo no necesito un funcionario que me haga el pan. El mercado privado me surte a un buen precio de un pan razonablemente bueno cada día.

De la misma forma, no veo porque hay que mantener una televisión pública de estas dimensiones (y naturalmente meto en el paquete a las autonomicas, que es lo mismo pero peor). Estas Tv solo se justifican en torno a un pasado donde existian unicamente dos canales. ¿Pero ahora? ¿de que?.

Que las cierren TODAS, y mantengan una estructura MINIMA para rtve para emergencias. Y no hace falta más.

Natalia Pastor dijo...

Velarde:

Cierto. La politización de todos los órganos institucionales, sólo es uan constante dañina que a lo largo de estos últimos años ha ido a más.
El ejemplo de RTVE es sólo uno más.

Natalia Pastor dijo...

Vicente Rubio:

Tarde o temprano habrá que entrar -tijera en mano -, en la privatización de las televisiones autonómicas.
Diecisiete Entes onerosos,despilfarradores, a mayor gloria del Gobierno de turno autonómico, que sólo sirven como caja de resonancia y manipulación ante su electorado potencial.

Natalia Pastor dijo...

Señor Ogro:

Así es.
No tiene ningún sentido mantener -en una situación devastadora de crisis-, diecisiete televisiones autonómicas.
Menos aún, cuando estas se mantienen mientras se efectuan recortes en educación,sanidad o se cierran hospitales directamente.

Con respecto a RTVE, o se reconduce el modelo hacia lo que es la BBC, o realmente carece de sentido tener una televisión pública que supone un gasto de miles de millones de euros en un panorama audiovisual donde hay más de trescientos canales.

Zambullida dijo...

¡Lo que no daría yo por una BBC española! Apenas veo la TV, pero el otro día sintonicé RNE y decían cosas terribles sobre Juan Pablo II. El entrevistador, defensor de la labor de noséqué jesuita guerrillero, atacaba al anterior Papa. Lo que me sorprendió fue la complaciente actitud del entrevistador, del periodista. Se le veía el plumero de forma descarada. Eso en una radio comercial vale, pero en la pública es inadmisible.

Natalia Pastor dijo...

Zambullida:

La politización de TVE es realmente insoportable, intolerable en cualquier país democrático.
Lo grave es que no hay viso alguno de la que la situación vaya a evolucionar a una televisión pública ajena al manoseo del Gobierno de turno:una televisión aséptica, de calidad, con valores de independencia y neutralidad.

Entre los grandes déficits de nuestra democracia, la politización "ad nauseam" de todas y cada una de las instituciones y oorganismo, es nuestra mayor lacra.

chicopez dijo...



Vicente Rubio dijo...
La televisiones, todas las estatales, autonómicas, municipales deben de ser cerradas de forma inmediata, da igual que sean 5.5 millones de parados que unos cuantos miles mas juntando los de las televisiones, pero sera la única manera de dejar de emitir en fraudulento.
El que quiera una televisión para hacer propaganda de su partido que se la pague de su bolsillo, no de nuestro bolsillo.
Un abrazo amiga, pero esta España no tiene visos de salir adelante, porque no hay "Cojones"
Un abrazo
Sr. Vicente Rubio: Como observaras te sigo leyendo y leo con asombro, que este escrito que te copio es lo mas coherente e imparcial que he visto de todos tus escritos.
En fin todo no tienen que ser descalificaciones a quienes no piensan como tú.
Saludos.