viernes, abril 08, 2011

El familismo amoral


Un sociólogo norteamericano, Edward C. Banfield publicó en 1958 un libro,The moral bases of a backward society que se convirtió en un clásico de la ciencia política.
Banfield se instaló en un pueblecito del sur de Italia , cerca de Calabria, donde sus investigaciones le llevaron a considerar y determinar un factor que él denominó “amoral familism”.
Este "familismo amoral" se basa en un principio según el cual los individuos velan sobre todo, o sólo, por ellos mismos y por su familia, y cualquier cosa que hagan en beneficio propio o de los parientes próximos será moralmente positivo y valorado como tal. Y cualquier acto que hagan para aprovecharse de las instituciones, del Estado o de cualquier instancia pública o administrativa, será prueba de habilidad y de inteligencia y reconocida como un valor positivo.
Banfield explica que, en una sociedad de familistas amorales, nadie procurará el interés de grupo o de la comunidad excepto si encuentra alguna ventaja privada.
De ahí que sea lógico, el que se busque beneficiar a la familia en su conjunto ; que se les faciliten los medios necesarios para que puedan enriquecerse.

Y en consecuencia, en una sociedad de estas características, habrá poco control de los cargos públicos o de los funcionarios, porque este control es únicamente cosa de los mismos funcionarios o cargos que conforman la red de intereses creada a tal efecto.
Y ahora digo yo; ¿no es esto lo que sucede en la Andalucia de Chaves y su cohorte de hermanos, hijos y resto del séquito que se ha lucrado - y lucra-, gracias a la corrupción?-
¿No es esto lo que ha acontecido y acontece en Extremadura tras más de treinta años de Gobierno socialista monolítico?.

En una sociedad de familistas amorales quienes ocupan un lugar de funcionario, no sienten ninguna identificación con las finalidades del organismo público.
Su posición oficial será considerada una oportunidad única que usar en beneficio propio.
Por tanto, el familista amoral que ocupa un lugar o cargo público aceptará la corrupción, cuando piensa que no le pasará nada.
¿Les suena esto de la impunidad durante más de treinta años de saqueo en Andalucia y Extremadura?.


Pero lo realmente paradigmático, es que tanto si es corrupto como si no, la gente del pueblo o de la ciudad, su electorado (con el mismo tipo de moral) supondrán que lo hace.
Y por eso hemos contemplado entre estupefactos y asqueados como alcaldes o presidentes de de una Comunidad Autónoma públicamente señalados como corruptos, han sido objeto de homenaje por parte de sus votantes e incluso han sido despedidos entre vítores a las puertas de la cárcel.

La estructura del régimen andaluz y extremeño, es decir el modo de organización y de selección de la clase dirigente, condiciona el modo de formación de la voluntad política. En consecuencia el empleo de determinados medios para la formación de las decisiones políticas condiciona los fines que pueden ser perseguidos: la elección de un régimen implica ya en términos generales la elección de determinados valores.
Los regímenes socialistas se basan en la hipertrofia del poder político, el clientelismo, el intervencionismo del gobierno en todos los ámbitos, la angustiosa debilidad de la sociedad civil, la ausencia de controles suficientes para contrapesar el poder del Estado, el control del pensamiento a través de los medios y de la propaganda, y la fortaleza desproporcionada del partido gobernante, rasgos todos ellos condicionantes de la vida política, económica, social y cultural.

natpastor@gmail.com

26 comentarios:

alberto daza dijo...

El libro de Banfield es magnífico y extrapolable a lo que sucede en Andalucia y Extremadura.
No hace mucho leí un estudio de un sociólogo que ha editado un libro a través de la San Pablo CEU y que explicaba las pautas, modos y maneras de la izquierda en España.

Hay cientos y cientos de ayuntamientos en pueblos en Andalucia y Extremadura que sólo han conocido - desde 1978 -, gobiernos socialistas.

Explicaba el autor que con el paso de los años, se confundía hasta tal punto lo público con lo privado, que era imposible separarlos debido al cúmulo de intereses ,de corrupción ; la telaraña creada con negocios de toda índole, con favores y ayudas a los afines al partido,familiares en primera linea de "reparto".

Por eso es tan importante la alternancia, a fin de cuentas, la esencia misma de la democracia por lo que tiene de regeneración.
Sucede, Natalia, que desde la izquierda esto se percibe como un "obstáculo" ; hace un par de semanas leí un artículo de Marcos Schwartz en "Público" donde decía que "la alternacia no es importante siempre que no se cometan errores".

Ni Stalin lo habría explicado mejor.

Saludos cordiales.

velarde dijo...

Un regimen que se perpetua en el poder durante mas de 30 años, siempre, siempre , siempre, termina por corronperse, y si encima, estos son socialistas, pues no hace falta ser muy lucido ( excepciones a parte, verdad sra Pallardo)para saber cual sera el resultado final, lo bochornoso es la plebe, el pueblo, la masa lanar, que incentiva, premia y vota a sus representantes cleptocratas, de traca!!!

Natalia Pastor dijo...

Alberto Daza:

Es en los pueblos de Andalucia y Extremadura donde se percibe el socialismo en su máxima expresión ; la corrupción es el habitat natural donde se desarrollan todas las actividades,negocios y componendas.

Nada se mueve sin la supervisión y el visto bueno del alcalde y el PSOE.
Es como una mafia silenciosa que lo inunda todo, a veces con la ayuda inestimable de IU que ha servido - como aquí en Sevilla - para convertir el Ayuntamiento en una cueva de Alí Babá y que ha acabado con la imputación de Torrijos por el escándalo de MercaSevilla .

Lo de Schwartz que mencionas lo he leido más veces. Es estalinismo en estado puro.
"Democracia" a la venezolana donde el que no comulgue con el régimen es aplastado sin remisión.

Natalia Pastor dijo...

Velarde:

La alternancia lo que permite, entre otras cosas, es la regeneración y la transparencia.
Quien niega eso o no le da importancia, es un estalinista en toda regla,un sectario que avala el concepto de "democracia" chavista, a la venezolana.

Lo que ha sucedido - y sucede-, en Andalucia y Extremadura es el proceso lógico después de más de treinta años de régimen único, de dictadura silenciosa y corrupción que ha podrido hasta el tuétano no sólo las instituciones, si no incluso a la sociedad civil y al tejido empresarial que se ha visto infectado por el virus que supone el latrocinio institucionalizado.

Bucan dijo...

Natalia, como dice Velarde, en Andalucía, Extremadura o Castilla La Mancha, al ser muchos años gobernando los mismos, ese mirar por la "familia" es más acusado, pero sucede en toda España.

Las Autonomías han favorecido el caciquismo a nivel local sin temor a un supervisor superior y distante.

Por no hablar de que incluso Felipe González puso a su mujer de diputada. O la mujer de Aznar colocada de segunda del Alcalde en el Ayuntamiento de Madrid. Y ésto es más grave, porque el ejemplo que dan a su parroquia es que el que no "coloque" a su "familia" es gilipollas. Porque si el alcalde se lleva los pinos, qué no harán los vecinos, que diría Rajoy.

Natalia Pastor dijo...

Bucan:

En todas partes cuecen habas, cierto, pero hay una sútil diferencia en aquellas Comunidades donde nunca ha habido alternancia,y en donde la endogamia ha hecho que todo sea un "totum revolotum" familia/política, público/privado que hace imposible determinar donde empieza lo uno y acaba lo otro.

Y eso en Andalucia y Extremadura es una constante, desgraciadmente, desde hace más de treinta años.

Candela dijo...

Creo, como Bucan, que ocurre en todas partes. Pero que en Andalucía y Extremadura estos mangoneos se habían convertido en un "modus vivendi", visto practicamente como normal y "simpático" hasta para los votantes.

En una ocasión comenté a un amigo que cómo era posible que tantos millones dersonas votaran a Felipe Gonzalez, contestó que porque en España había millones de felipes potenciales que si tuvieran acceso al poder harían lo mismo.

Aquí el "gran sueño americano" no es tener éxito en los negocios o vida profesional, aquí consiste en arrimarse para chafardear.

aspirante dijo...

En Andalucía y en Extremadura es muy difícil que haya alternancia pues es esa corrupción, conocida por todos, la que les permite seguir ganando elecciones: todos saben que antes o después les tocará un pedazo de la tarta, y a eso es a lo que aspiran.
Todos saben y callan, pues todos son los beneficiados.

Bate dijo...

Si el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente, y de eso, de poder absoluto y corrupción a ritmo frenético e industrial, en Andalucía sabemos la tira. Y aún sabiéndolo y sufriéndolo algunos pobres hombres seguirán apostando y votando por sus desgracias, ya que en Andalucía llevamos a rajatabla y con orgullo ese castizo aforismo que afirma que "Más vale malo conocido que bueno por conocer", y de este miedo y esta desconfianza surgidos a partes iguales del desconocimiento y la profunda ignorancia, estos corruptos de la Junta se sirven para seguir medrando.


Magnífico post Natalia,
como siempre.

Natalia Pastor dijo...

Candela:

Yo creo que es algo más profundo, una mezcla de sectarismo e incultura, de asunción de la corrupción como algo normal cuando los que gobiernan "son los nuestros",godfellas que diría De Niro.

Lo cierto es que lo descrito por Banfield y que retrataba¡¡en 1958!!
lo que sucedía en la Italia profunda, es idéntico a lo que padecemos aquí en España, en el sur profundo, más de cincuenta años después.

Para reflexionar.

Natalia Pastor dijo...

Aspirante:

Ahora parece el momento en que tanto andaluces como extremeños - y en Castilla La Mancha -, han decidido dejar de gritar y votar ¡¡vivan las caenas!! y poner de patitas en la calle al marasmo de corruptos que conforman los gobiernos socialistas.
Eso dicen las encuestas.
Y están ante una oportunidad histórica.

Natalia Pastor dijo...

Bate:

Gracias,Jose.

Yo tengo serias y fundadas esperanzas de que el fin de la hegemonía socialista llega a su fin en Andalucia.
El régimen se resquebraja y de ahí que salgan en cascada la cantidad de casos de corrupción que inundan las páginas de periódicos y abren informativos.
La gente ha perdido el miedo.

o blog de xesús lópez dijo...

La gobernación por un mismo partido durante tantos años se convierte, por puro entropismo, en descomposición.
Pasa en toda España, más evidente, parece, en Andalucía y Extremadura con 30 años de trinque.
¡Pero "er Chave, virrey de Andasulía" dice que no se retira!
Y Pepe Bono, quién lo diría, pone una mano en el fuego por su conmilitón.

Natalia Pastor dijo...

Xesús López:

Sólo con la alternancia se puede demostrar el buen funcionamiento y consolidación del régimen democrático.
El valor de la alternancia es fundamental para el buen funcionamiento de las instituciones de una democracia representativa, y no es cuestión de individuos ni de programas ni de ideologías.

Es, más bien, un argumento sobre el funcionamiento de los mecanismos institucionales de una democracia representativa. La esencia de la democracia es la certidumbre sobre las reglas de competencia política y la incertidumbre sobre los resultados.

Neo... dijo...

¿ Que padre no haría cualquier cosa por el bien de sus hijos, sea en Andalucía, Extremadura o Sebastopol, sea con el dinero propio o con el dinero de los demás?

El último de Filipinas dijo...

¿Por qué será que en las comunidades regidas por los socialistas enseguida nos enteramos de quiénes son los hijos del presidente y de sus andanzas, y en las del PP ni sabemos si tienen hijos y desde luego pasan desapercibidos?

Natalia Pastor dijo...

Neo:

Si algo ha demostrado la izquierda a lo largo de estos años, y en especial los socialistas, es que la familia que trinca unida permanece unida.
Desde los tiempos de Arfonzzzzzzo Guerra con su hermano Juan, hasta hoy, son treinta y dos largos años de corrupción institucionalizada.

Natalia Pastor dijo...

El último de Filipinas:

Lo que describe Banfield en su libro es extrapolable -curiosamente -, a las comunidades gobernadas por los socialistas durante más de tres décadas.
Lo realmente paradójico del asunto, es que el libro de Bandfield fue escrito en 1958 y referido a una zona de Italia del sur profundo,inculta,analfabeta y subdesarrollada.
Más claro,agua.

José Antonio del Pozo dijo...

Oportunísima la referencia al libro de Banfield, Natalia.
Recordemos que en la declaración de bienes, Chaves, como Camps, tras cuarenta años cocinando tortillas corruptas en el Poder, decía no tener nada: que se lo había fundido todo viajando con sus hijos, dijo. Sería para ayudarles a sacar el pastizal a sitio seguro, digo yo. Como diría Bisbal, e increíble.
Proponen ellos otros modelos de familia alternativos, pero colocan y trincan -promocionando campos de golf y multinacionales- de lo lindo. Qué gente.
Saludos blogueros: con las víctimas, hoy, con Irene

Natalia Pastor dijo...

Jose Antonio del Pozo:

Hoy mismo EL MUNDO publica en portada que un promotor inmobiliario reconoce que fue Chaves, cuando era presidente de Andalucía, quien le presentó a su hijo Iván a quién luego contrató.

Curiosamente la compañía de este empresario es la que promueve dos campos de golf en Cádiz gracias al cambio legislativo que hizo la Junta.

Golfeo con letras mayúsculas.

Lo más vergonzoso e indignante es que luego salga Rubalcaba, el individuo que ha llevado el cinismo y la mentira a cotas jamás vistas en este país, diciendo y proclamando su «convicción» de que Chaves es «un político absolutamente honrado».

Eso sí; nadie desde el Gobierno, ni por supuesto Chaves, han podido justificar la intermediación de su hijo con la Junta y varios Ministerios.

Sempietnos dijo...

Comenta Alberto Daza un apunte de un artículo de "Público" que decía que "la alternacia no es importante siempre que no se cometan errores".

Me parece interesante y significativo por que eso es algo que también ha dicho Felipe González.
Mister X fue mucho más allá y apuntilló que "La esencia de la democracia no es la alternancia, sino la aceptabilidad de la derrota"
.

Esa misma frase la pronunció en su día Hugo Chavez tras las protestas de los opositores al pucherazo que se vivió en Venezuela.
Manifestaciones de ese tipo dejan en evidencia una pulsión totalitaria y estalinista innegable.

No creen en la alternancia por que la alternancia en si misma es lo que distingue a las democracias de los regímenes totalitarios.

Y ellos anhelan perpetuarse en el poder a cualquier precio.
Como sea.

lujaban dijo...

Me dan asco Chaves y pena, mucha pena los andaluces.
Treinta años y aún con la venda puesta.
Dicen que la diferencia entre dictadura y democracia es que en democracia, antes de obredecer, te dejan votar una vez cada cuatro años.
Que no les pase nada...
Salutem.

Natalia Pastor dijo...

Lujaban:

Por primera vez en la historia, el PP aparece en las encuestas con posibilidades de alcanzar por mayoría absoluta el Gobierno andaluz y hace posible que Javier Arenas, el político que más elecciones ha debido de perder en el mundo sin bajarse del silloncito, pueda romper su racha de derrotas.

HUINCA dijo...

Conocía el concepto, lo busqué para definir lo que está pasando en este momento...¡y me encuentro con estos comentarios sobre los socialistas, por parte de "gente" del PP! JajajajajajajajajajajajajajajajajajajaY me río, mucho, porque sois el colmo del cinismo, siempre lo fuisteis. Seguramente saldreis impunes legalmente, porque desde el caso Naseiro que vuestros socios judiciales os salvan. Pero vosotros sois la corrupción misma, hecha sistema. Forma parte de vuestra genética de rentistas hipócritas y aprovechados. ¡Seguid ganando la lotería todos los años, que se os da muy bien!

Natalia Pastor dijo...

Huinca:

Sesudo comentario el suyo...
¿Le ha costado mucho llegar a tan "brillantes" conclusiones?.

Gracias de toda manera por su aportación.
Viendo la balanza, una vislumbra que podría ser peor:una disertación suya de kirchnerismo puro y duro; un cúmulo de pelotudeces y boludeces del más rancio y anacrónico peronismo.

Qué cosas...

Coda:

Lo de utilizar el lunfardo, es gentileza de la casa.

José Feito Fernández dijo...

Hoy, 31 de julio de 2014, el "familismo amoral" de Banfield y tan bien expuesto aquí, vuelve a resultar constatado en Cataluña, con la familia Pujol. Constatado e ilustrado