lunes, junio 07, 2010

Funcionarios


El Gobierno alemán que preside Angela Merkel planea en el marco de su plan de ajuste un drástico recorte del gasto mediante la reducción de unos 10.000 funcionarios, así como una bajada salarial del 2,5% de media al resto de empleados públicos.
En España trabajan más de 3.000.000 de empleados públicos, por lo que en la actualidad hay uno por cada 16 habitantes.

Si bien para hacerse una idea del peso de este colectivo en el mercado de trabajo y, en general, en la economía española hay que decir que uno de cada seis ocupados en España trabaja para alguna de las tres administraciones públicas (estatal, autonómica o municipal), según los últimos datos oficiales del Ministerio de Administraciones Públicas correspondientes a este año.

Lejos de reducirse, el volumen de empleo público en España ha crecido en los últimos años, lo que da al traste con el deseo de frenar el aumento del número de funcionarios manifestado por los diferentes gobiernos que han ocupado el poder en los últimos diez años.
Ningún gobierno, a pesar de las promesas, ha conseguido frenar el crecimiento desmesurado de la maquinaria del empleo público.


Sin embargo, a este censo le falta otro medio millón de empleados públicos que sí detecta la Encuesta de Población Activa (EPA), que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).
El caso es que en el registro oficial hay grandes ausencias. No figuran: los altos cargos de las tres administraciones (una central, 17 autonómicas y 8.000 municipales); los diputados y senadores; los que prestan sus servicios en los órganos constitucionales y en el Consejo de Estado; el personal de reserva de Defensa, Guardia Civil y Policía Nacional; el personal del Centro Nacional de Inteligencia (CNI); y lo que es importante, ni los efectivos del millar largo de empresas públicas empresariales del Estado (incluidas TVE S.A. y RNE S.A. y las de los ministerios), de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos, que han encontrado en este sistema de crear S.A. -a veces de carácter mixto con el sector privado (la Ley les obliga a registrar al menos unos ingresos del 50% procedentes de facturación)- una fórmula para sacar de la contabilidad partidas de déficit (tienen contabilidad propia) que no incrementan la deuda pública.
Por si fuera poco, el Tribunal de Cuentas sigue denunciando en sus fiscalizaciones la falta de transparencia en materia de personal, sobre todo de los ayuntamientos.

Extremadura es la comunidad autónoma que tiene en su conjunto (de las tres administraciones: central, autonómica y local) más funcionarios que nadie, proporcionalmente, sobre el número de asalariados privados. Así, mientras según la media nacional el 17,7% del total de los asalariados son empleados públicos, en Extremadura es el 33%.
Por número, Andalucía, con casi 700.000, es la comunidad con más funcionarios.

¿Hasta cuando puede permitirse España esta orgía y derroche?.


61 comentarios:

inisfree dijo...

Hasta cuando no, Natalia. Ya hace años que no se lo puede permitir. La mayoría de este exceso de personal obedece al Estado de las Garrapatas (perdón, Autonomías) que "disfrutamos".

Por lo tanto, la mejor manera de reconducir esta situación, ya sabemos cuál es.

Interruptor dijo...

Vengo de decirlo en mi blog y lo repito aquí: el mayor gasto innecesario y absurdo que soportamos los españoles es el estado de las autonomías. La replicación de la estructura del estado en cada autonomía es un despilfarro que no podemos permitirnos. Si a eso añadimos las diferencias que ello provoca entre distintas regiones y que permite el pisoteo de los derechos y libertades (por ejemplo en materia lingüística, pero en muchas otras cosas también) vía estatutos de autonomía, comprendemos que las autonomías son el mayor error que puede cometer una democracia.

Y todo ello con la cobertura de una constitución que ya nació contaminada por las concesiones al nacionalismo. Una constitución que habría que reformar urgentemente para limitar el poder de las minorías sobre las mayorías.

Si desapareciesen las autonomías y se aglutinasen ayuntamientos (Madrid con todo lo que la rodea, lo mismo Barcelona, o Vigo, o tantas otras ciudades), desminuiría notablemente el gasto público, el número de funcionarios, las diferencias entre los españoles y los atropellos de nuestros derechos. Después de eso, sólo haría falta tomar unas pocas medidas de reactivación de la economía y saldríamos de esta.

A ver quién es el político que se atreve.

El barruntador dijo...

Natalia. para decir siempre la verdad, hay que especificar los sectores a los que pertenecen los empleados públicos. Da la casualidad que en Extremadura existe uno de los mejores sistemas sanitarios públicos. Fíjate que en la entrada anterior se criticaba a la sanidad pública y aquí se cansarán de decir que somos muchos. Pensad que la Sanidad está transferida a las CC.AA. y las de la derecha jamonera van patrás. Un saludo.

Natalia Pastor dijo...

Barruntador:
De cada mil personas que viven en Extremadura, 90 trabajan en las administraciones públicas.
Si se compara con el número de activos en cada comunidad, Extremadura es también la que tiene la tasa más alta, con 206 empleados por cada mil activos, es decir, que uno de cada cinco es funcionario.
Es la comunidad autónoma con más funcionarios por habitante, ya que ocho de cada cien extremeños trabaja en la Administración Pública, una cifra que duplica a la de los catalanes, dado que Cataluña es donde menos personal de este tipo existe en proporción, con un 3,95% de su población.

Y de sanidad pública,nasti de plasti.
El 75% de los funcionarios en Extremadura son de "manguito", de sello y ventanilla,cafelito y vuelva usted mañana que decía Don Mariano José de Larra.
Es el común denominador en Andalucia y Extremadura,...los graneros de votos socialistas.
Casualidades de la vida...

Javier Tellagorri dijo...

El problema es muy gordo pero muy poco tendente a ser resuelto por nadie.

El acceso al Poder ( sea cual fuere) de un partido conlleva el reparto del BOTÍN, en forma de empleo público.
Dado que a los funcionarios existentes no los pueden quitar, añaden a sus nuevos compinches en cada ocasión electoral.

Como no viniera un Mao Tze Tung a imponer sus criterios, no creo que ningún político deje de utilizar el botín so pena de quedarse sin afiliados.

El barruntador dijo...

Natalia, plasti y nasti. Debatir con datos erróneos es inútil. Pregunto ¿dónde está ese porcentaje de funcionarios de "manguito"?. Yo te "aseguro" -como haces tú- que el 50% son de sanidad y el 45% de educación. Hablo de Extremadura. Aunque no contestas a lo que digo del deterioro de la sanidad donde gobiernan los "jamoneros", me atrevo a preguntarte que de dónde procede la animadversión hacia los funcionarios? ¿es envidia?. Algunos hemos demostrado que valemos,pero otros es como el valor en el ejército: se les supone. Un cordial saludo.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Si a Zapatero, querida Natalia, le obligan ahora a reducir 10.000 funcionarios, le hunden en la miseria y le estropean su juguete favorito: colocar a dedo funcionarios. Según mis datos en el primer trimestre de este año, se ha permitido el lujo de fichar a más de 1.000 empleados. Y la mayoría en puestos directivos y sin la oposión correspondiente. Es su manera de pagar favores y comprar votos. Ya eshora, querida Natalia, de que alguien ponga freno a este irresponsable.
Saludos cordiales

aspirante dijo...

Desde hace muchos años se viene incrementando el nº de funcionarios, verdadero pesebre de los militantes de los partidos. Se han creado cientos de miles de puestos absolutamente inútiles para colocar a la parentela y los amigos, así de simple.
Por si todo esto fuera poco, siempre en los puestos menos productivos, mientras las plantillas de la Policía Nacional o de la Guardia Civil no registran incrementos significativos y proporcionales.
Ya pueden los extremeños tener buena sanidad, se la pagamos el resto de españoles!
Que allí todo es PER, economía sumergida y funcionariado. Y sé muy bien de lo que hablo.

Al Neri dijo...

Bien, vale, de acuerdo. Pero ¿y qué? ¿Echamos a la calle a los funcionarios? Los funcionarios de carrera se presentaron a una oposición porque sabían que adquirían un empleo estable de determinadas condiciones y me parecería monstruoso machacar ahora sus derechos adquiridos.

Que no saquen ni una plaza más si no quieren, pero sería muy injusto tocar a los funcionarios de oposición actuales.

La relación de los funcionarios con la Administración no tiene naturaleza laboral, sino jurídico-administrativa y solo podría ehárseles con una norma jurídica retroactiva y recordemos que el artículo 9.3 de la Constitución prohíbe la irretroactividad de las disposiciones desfavorables. El TC también ha sentado abundante jurisprudencia en el sentido de prohibir normas retroactivas que afecten a derechos consolidados".

Hay mucha gente que echar en la Administración antes que a los funcionarios: contratados laborales (que sí tienen una relación de Estatuto de los Trabajadores y se les podría amortizar), trabajadores de empresas externas, interinos, eventuales, asesorillos...

Pero a los funcionarios... ¡ni tocarlos!

Al Neri dijo...

Y ya que estoy metido en harina: Antes que echar a los pobres funcionarios, que son unos pobres currantes como cualquiera, que la Administración deje de dar subvenciones millonarias a los bancos, a las empresas (como Renault en Castilla y León), a las sanguijuelas de los sindicatos y a no sé cuántos más sectores que viven del cuento y de poner la mano. Por lo menos los funcionarios ¡¡TRABAJAN!! y trabajan para España, no como las mierdas de multinacionales que encima de recibir pasta pública a mansalva mañana se pirarán a cualquier país en vías de desarrollo dejando nuestros parajes desindustrializados y poblados de parados.

Juan Manuel dijo...

Estado cuanto menos mejor. Es carísimo, insufrible y soberbio.

Ya va siendo hora de plantearnos un lock-out contra los sindicatos (ceoes y engendros similares incluidos) y, fundamentalmente, contra el estado obeso, ceboso, torpón y estéril que sufrimos.

La forma de subsistencia más honesta y fértil es la de la libre competencia. Para individuos, familia y sociedad en general. Y el estado no hace más que aniquilar la libre competencia y libre desarrollo de las personas. Es el peor invento para el desarrollo social del individuo y el mejor refugio para los parásitos.

Es que no podemos más. No podemos pagar más. Y deseo darme de baja de todo. Esto es el estado de bienestar para los que viven sin competir y el estado de malestar para los que tienen que competir para con nuestros rendimientos aquellos medren sin escatimar nada.

francisco dijo...

Es más cómodo ignorar la realidad que enfrentarse a la verdad.
¿Cuál es el ratio de funcionarios útiles / funcionarios inútiles por país?.
Lo más sorprendente es el argumento de quienes invocan haber superado una oposición como salvoconducto para tocarse las gónodas hasta el día de su jubilación.

Sempietnos dijo...

No es normal que que haya 3.000.000 de funcionarios en un país con 18.000.000 de trabajadores.
Esto es evidente y está al alcance de cualquier mente por obtusa que sea.
Dicho esto, lo que demuestra que es insostenible esat situación y que ahy que seguir el ejemplo de Angela Merkel y empezar a despedir funcionarios, es que en Alemania con 100 millones de habitantes hay 1,2 Millones de funcionarios públicos.
En España hay un funcionario por cada 14 personas, y en Alemania cada 83. En España cerca del 20% de las personas con trabajo que cotizan a la seguridad social, son funcionarios.

amaya dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dice Francisco: un país con 18 Millones de trabajadores afiliados a la Seguridad Social (ahora mismo no llegamso ni a 17) no puede tener 3 Millones de empleados públicos como si esto fuera la burocracia de la Unión Soviética.
No hay quien sostenga el chiringuito.

Natalia Pastor dijo...

Barruntador:
Vuelvo a repetirle que lo que usted dice es absolutamente falso.
El 75% de los funcionarios en Extremadura están habilitados en consejerias,empresas públicas y semipúblicas,ayuntamientos,diputaciones,etc...
El 25% restante es donde están englobados ediucación y sanidad, y resto de servicios.
Y es que Extremadura es la comunidad con más asalariados del sector público (vulgo,funcionarios) en porcentaje por población.

Suko dijo...

A los funcionarios habría que quitarles el privilegio de no poder ser despedidos salvo muy contadas excepciones. Con algo tan sencillo, su eficiencia aumentaría drasticamente. Y si todos sus trámites los hiciesen empresas privadas, mejor que mejor.

Si mal no recuerdo en Japón hay unos 4 millones de funcionarios y sirven eficientemente a casi 130 millones de habitantes. ¿Y aquí con pocos menos no pueden servir a 45 millones? Es de reírse por no llorar.

Saludos

velarde dijo...

Insostenible, ya el termino de la palabra "funcionario" tal y como hoy esta diseñado el sistema es una ironia y una paradoja. Existe en este pais un sector que funcione peor y suponga un gasto tan desproporcionado alas arcas del estado como este? es evidente que no. pero entonces porque no se hace realmente algo para detener esta sangria?, y es que tres millones de votos son muchos votos como para cojer al toro por los cuernos verdad?. Del apartado de la funcionalidad del funcionariado mejor no hablar que se me saltan los puntos de la cordura.

Al Neri dijo...

Es un mito que los funcionarios sean ineficientes. Generalizar con un colectivo tan numeroso y heterogéneo me parece una palurdez.

Es un mito que en España haya muchos funcionarios. Tenemos menos porcentaje de funcionarios sobre la población empleada y la total que en los países más importantes de la UE y que la media comunitaria.

En cuanto a lo de pedir que se pueda echar más fácilmemte a unos trabajadores de su puesto de trabajo, me parece retrógado, inaudito, de llevarse las manos a la cabeza. Una falta de respeto al trabajo y al sustento de un colectivo de trabajadores.

Me gustaría saber qué diría la gente si alguien pidiera que se pudiera echar más fácilmente a los empleados de las empresas privadas.

Si algunos pusieran la misma energía en defender la mejora de sus derechos que en defender la reducción de los ajenos, mejor les pintaría.

Este país es de traca. Es raro el universitario que no se haya planteado hacer oposiciones o que no lo haya intentado. Muchísima gente quiere ser funcionaria, pero eso sí, como no lo pueden ser, venga a intentar joder a este colectivo.

Y Natalia, me sorprende cómo una persona de su rigor y formación puede emplear, con la excusa del "vulgo" la palabra funcionario para referirse a los empleados públicos, cuando insisto en nada tiene que ver la relaciones jurídicas con la Administración de un laboral, de un estatutario, de un contratado por obra y servicio, de un funcionario, de un externo, etc...

A usted le dará lo mismo, claro, y a la prensa también, pero a los funcionarios no.

Caballero ZP dijo...

Las cifras que aportáis en Extremadura y Andalucía junto con el PER, es la clave de los Gobiernos socialistas que en ellas se han enrocado.
Saludos

Al Neri dijo...

Delante de mí tengo los datos del INE de 2009 y unas tablas publicadas por El País. Si ustedes saben más, desmiéntanme.

En Alemania, en 2008, el porcentaje de empleados públicos sobre el total de habitantes era de 5,47%. Y en España de 5,52%.

En ese año en Alemania había 4.500.000 empleados públicos y en España 2.582.846.

Al Neri dijo...

Y algún dato más:

En las Comunidades Autónomas hay 1.345.000 empleados públicos. De estos, 1.030.000 trabajan en la docencia no universitaria y en la sanidad (más del 75%).

Lo digo por los que se creen que los funcionarios sanitarios y docentes son los mejores y los menos vagos y que los chungos son "los de oficina". Qué ideas tan preconcebidas, absurdas, injustas y que demuestran que no se tiene ni idea sobre la Administración General más allá de registrar un papel en ventanilla.

eres_mi_cruz dijo...

neri, gracias al artículo 9.3 de la Constitución, se dan circunstancias surrealistas como la ausencia de funciones para puestos "a extingir"... El Mundo, 06/06/10...

la crítica no es al funcionario sino al concepto de funcionariado...
la realidad es una: una empresa privada a la que no le salen los números, ECHA GENTE...
cuando alguien decide sacar adelante unas oposiciones está firmando un pacto con el diablo: garantiza su estabilidad de por vida... pero pasa a ser parte de un engranaje al que se debe y SE PUEDE exigir eficiencia y eficacia...
hoy ese engranaje NO FUNCIONA... es gigantesco, lento y chirría... los trámites por internet son muy significativos... personalmente con mi firma digital hago decenas de trámites que de otra manera me habrían supuesto horas y horas de colas en cualquier administración... si este país no pensara en sus funcionarios agilizaría toda la administración pública informatizándola por completo y facilitando el acceso al trámite electrónico...

a todos estos líderes sindicales resabiados que hoy convocan desde el CESI.F, yo los examinaría del mismo examen que aprobaron hace veinte años... dándoles la ventaja si quieren de poder actualizar en su respuesta datos, leyes, etc...
en cualquier caso están en su derecho...

tú has sido valiente, natalia... ¿y el PP?...

AdP dijo...

Lo que no entiendo de todo esto es que haya que parar el despilfarro sólo en tiempos de crisis. ¿Qué ocurre, que cuando la economía está mejor sí es legítimo andar tirando el dinero en la duplicidad de administraciones y en la contratación de altos cargos (y nunca mejor dicho lo de los cargos)?

Saludos.

Claudedeu dijo...

Si hay un funcionario por cada 16 habitantes y cuando yo voy a sacarme el DNI no hay nadie en la cola, ¿cuál es el tiempo proporcional de atención al ciudadano o el gasto medio de mis pantalones vaqueros en una silla de plástico hasta que el funcionario me atienda? Porque esperar hube de esperar hasta 2 horas.

Al Neri dijo...

Eres mi cruz, yo también creo que deben reducirse los empleados públicos. La administración electrónica lo hará más evidente, pero esta reducción debe hacerse escalonada, reduciendo las ofertas de empleo público y no echando a la calle a los que ya están.

La Administración española está todavía en la tercera velocidad en cuanto a implantación de trámites electrónicos. Poco a poco se va trabajando en ello, dando prioridad a los procedimientos más voluminosos, más solicitados o con mayor repercusión en la econonía nacional o regional. Pero aún estamos muy verdes.

Aun así, no olvide que hasta dentro de unos cuantos años será necesario mantener ambos canales (el presencial y el telemático) en los procedimientos, ya que a partir de ciertas edades hay una fuerte brecha digital. De modo que la reducción d epersonal tendrá que tener su ritmo.

Luego pasa que en la Administración el personal está muy mal repartido y de ello no tienen la culpa los funcionarios.

Al Neri dijo...

Perdonen la brasa, pero también quiero aclarar que en Alemania no existen los funcionarios. Los trabajadores al servicio de la Administración alemana están vinculados a ella por un contrato de trabajo de trabajo, temporal o indefinido, por lo cual pueden llevarse a cabo amortizaciones de puestos de trabajo.

Bucan dijo...

Un artículo que pone el dedo en la llaga y con muchos datos. Las 17 autonomías con capacidad de gasto, endeudamiento, contratación y con sus mini bancos centrales que son las Cajas, son las responsables de todo el desaguisado.
No fue una descentralización, eso es otra cosa, fue una centrifugación del despilfarro, de la duplicidad de burrocrática y de la ineficiencia.

Es metafisicamente imposible sostener economicamente este montaje. O lo abordan en serio o iremos a la ruina. En fin, que te voy a contar que no sepas.

eres_mi_cruz dijo...

creo que estamos de acuerdo, neri... la estabilidad laboral más que un derecho adquirido debería funcionar como el mayor de los incentivos...
me resulta sorprendente que incentivar la productividad sea algo comúnmente aceptado y, sin embargo, la idea de penalizar los salarios por bajo rendimiento o absentismo laboral produzca urticaria en la función pública...
en resumidas palabras: se trata de RENDIR CUENTAS

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Sinceramente, decía Unamuno, creo que en la novel Abel Sánchez que el pecado nacional de España era la envidia.

Esto es lo que noto en la mayoría de los perros que ladran contra el funcionariado en general y que ríen las gracias al Gobierno de turno cuando nos congela o nos baja los sueldos.

No se les ocurre, a la mayoría, pedir que se cumplan sus derechos laborales:

"No, si yo estoy jodido lo que tiene que suceder es que se jodan los demás."

¿Cuantos de éstos se han presentado a una oposición y no la han obtenido?

¿Cuántos que tanto despotrican y generalizan -y eso que conozco a poca gente que siendo funcionaria esté tan a favor como yo de abrir más expedientes a los vagos e inútiles tanto en lo público como en lo privado donde también hay cientos- interponen la correspondiente reclamación por escrito cuando son mal atendidos? Muy pocos. Es más fácil ladrar y generalizar.

Me gustaría en todos estos peperos que tanto ríen que pidiesen que se redujeran los coches oficiales -hay más en España que en EEUU- o que se eliminasen todas las transferencias que no fueran obligadas constitucionalmente. Pero no. Eso tampoco lo quiere el PP pues así puede seguir colocando a dedo (no por oposición) a los de su partido en cientos de puestos inútiles para que se crean ministros. Es hora de coger al toro por los cuernos y no fustigar al banderillero.

Por cierto, la viñeta me ha parecido de muy mal gusto. Un insulto hacia todos los que nos dejamos los hígados trabajando día a día tras superar unos estudios y una oposición. Propia de la indigencia intelectual de ZP y adláteres pero no de personas a las que supongo serias.

risquett dijo...

Subdirector:
Amén de publicar su comentario Natalia,lo que da muestra del nivel de libertad de expresión(a pesar del insulto(perros)a los que estamos hartos de mantener una casta parasitaria como son en este pais los 3.000.000 de funcionarios cuando hay menos de 17 millones de trabajadores cotizando a la Seguridad Social...), le aclararé un par de cosas.

1) Que haya aprobado una oposición no le da derecho a pensar que su vida laboral está solucionada.
No es así.

Los que estamos en la empresa privada no nos podemos permitir el lujo de tocarnos los cojones el resto de nuestra vida por haber aprobado una oposición a funcionario.

2) Es una vergüenza repugnante que encima se manifiesten en contra de un recorte de su sueldo, cuando tienen un puesto fijo mientras hay 5 millones de parados en las listas del INEM.

3) Mientras esto ocurría, mientras un millón doscientas mil personas comen en Cáritas, no se ha oido a la casta funcionarial abrir la boca en solidaridad con los que de verdad están sufriendo la crisis.

4)La viñeta me parece genial.Es un retrato perfecto de una situación que ya apunto de manera magistral Don Mariano José de Larra.

5)Como decía Reagan, "un pais de burócratas es un país donde triunfa la mediocridad y la falta de iniciativa".
Así estamos en España.

Julio Andradas dijo...

El trabajador público por excelencia es el llamado funcionario de carrera, que accede a su puesto de trabajo tras superar unas oposiciones y cuenta con un nombramiento en el que se reconoce dicha condición y unas condiciones laborales que rige el Derecho Administrativo. Es el grupo más numeroso.

Según la titulación requerida, el funcionariado de carrera está dividido en grupos y subgrupos: el 'grupo A', para trabajadores que tengan el título universitario de Grado (en clasificaciones anteriores equivalía a la categoría de Doctor, Licenciado e Ingeniero Superior); el 'grupo B', al que se le exige el título de Técnico Superior (los antiguos Diplomados Universitarios e Ingenieros Técnicos); y el 'grupo C', que distingue entre los C1, que tienen el título de bachiller o técnico, y los C2, con el graduado en Educación Secundaria Obligatoria (o el equivalente Graduado Escolar).

Los funcionarios interinos, por el contrario, ocupan de forman temporal plazas que han de ser ocupadas definitivamente por funcionarios de carrera o sustituyen a funcionarios que hayan ejercido el derecho de reserva de plaza y destino. Sus tablas salariales y recortes son similares a los que sufrirán los funcionarios de carrera.

Además, la Administración Pública puede contratar personal laboral, que presta servicios retribuidos y para el que rige el Derecho Laboral. Según el tipo de contrato son fijos, por tiempo indefinido o temporal.

Mención aparte merece el personal eventual y el personal directivo. En ambos casos se nombran libremente, aunque los primeros desempeñan un trabajo de confianza o asesoramiento y, en el caso de los directivos, entra además en juego criterios de confianza política.


La Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2010,habla de 3.088.400 funcionarios en España.
Las Comunidades Autónomas son las administraciones que más empleo público generan, un 50,6%. Los funcionarios de la Administración Estatal son, porcentualmente, menos de la mitad, el 21,9%. En estos niveles andan también las administraciones locales, con un 23,6%.

Los que menos funcionariado aúnan son las fuerzas de seguridad autonómicas (0,9%) y Patrimonio Nacional (0,6%). Les sigue, con un discreto 2,3%, la Administración de Justicia.

Eduardo de la Fuente dijo...

Querida Natalia, te pondré un ejemplo de cómo se tira el dinero:

Has citado TVE. Bien, no es un secreto que las delegaciones de TVE se han convertido en una rémora para la ahora Corporación y que en algunos casos, como en las Baleares, se hallan en proceso de desmantelación. Parece poco probable que ello suceda. Pero lo alucinante del caso es que en las Islas (y me consta que en Valencia también) se han dado contratos de "apoyo informativos" a una empresa de Jaume Roures (laSexta, Mediapro...).

Así pues, pagamos un servicio público que luego contratamos a un tercero, en una adjudicación de más que dudosa trasparencia.

Y es sólo un ejemplo...

Un saludo

Al Neri dijo...

Andradas, gracias por su comentario.

Subdirector, muy bien dicho: ¡envidia cochina!

Risquett, discúlpeme la vehemencia, pero no tiene usted ni idea de lo que habla. ¡Ni idea!

Lo ideal salvo para cuatro capitalistas explotadores es que cuando un joven encuentra un puesto de trabajo adaptado a sus capacidades y necesidades, tenga la vida laboral solucionada.

Recortar sueldo a alguien y decirle que no se queje porque tiene trabajo fijo es de carcajearse, señor mío. no pretenderá que los funcionarios le regalen el puesto y el sueldo a los parados del INEM o a los del comedor de cáritas. No tiene nada que ver el culo con las témporas.

¿Y de donde se saca que los funcionarios no se solidarizan con los demás afectados por la crisis? Deje de inventarse las cosas.

¿Y eso de casta funcionarial? Es que me parto, oiga. Es que usted parece no conocer a ningún funcionario, de verdad. Parece que le jode que se cumplan las leyes laborales con alguien, aunque solo sean los funcionarios.

El funcionariado es un humilde colectivo de trabajadores con sueldos inferiores a los de la empresa privada y que no merecen desprecios ni generalizaciones. Merecen que se respete y se valore su trabajo dirigido a los ciudadanos y al interés general. El funcionariado español en estos momentos ESTÁ SACANDO LAS CASTAÑAS DEL FUEGO A TODO EL PAÍS.

Usted se ha quedado atascado en Larra y no avanza ni queriendo.

Funci dijo...

Yo propongo que a todos los que han comentado en esta entrada su empresa privada les marque cada año unos objetivos de forma unilateral y si no los cumplen estrictamente sean despedidos en el acto, aunque lleven 30 años trabajando en la empresa.

Sevilla Opina dijo...

Y lo curioso es que se movilizan cuando les bajan el sueldo.
La empresa privada lleva dos años en crisis, despidiendo a trabajadores y los sindicatos no han dicho ni mu.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Sr. Risquett no creo que usted tenga derecho a ladrarme cainitamente llamándonme vago o parásito. ¿Es tan valiente en persona? Lo dudo.

¿Ha reducido usted altruistamente su sueldo? A mí me lo han bajado un 10%.

Yo ya he trabajado en la privada y sé cómo se entra en muchos casos: a dedo. Esos mismos compañeros no la dejaban porque creían que, en época de vacas flacas, con menos esfuerzo ganarían más.

Yo no juzgo su trabajo así que no lo haga usted con el mío.

eres_mi_cruz dijo...

subdirector, con todo respeto... el argumento de la envidia está muy manido... cuando la cruda realidad es que gran parte del funcionariado no lo es por vocación sino por pura y humana resignación... muchos tras un triste y doloroso paso por la empresa privada como trabajadores por cuenta propia o ajena... la prueba está en el aumento bestial de opositores producido por esta crisis... esto lo olvidan rápido...

me parece correcto que esté a favor de abrir expedientes a los vagos e inútiles tanto en lo público como en lo privado, donde también hay cientos, muy correcto... y a cientos salen por la puerta a la puta calle, llámese ERE, reestructuración, quiebra, ruina, desastre o como quieran llamarlo...

nada personal... un saludo.

Bucan dijo...

A Risquett y Subdirector, les diría que ambos tiene sus razones y ciertas. Me temo que uno de los objetivos del Gobierno al tomar ésta medida fuera aparte de ahorrar un dinero para poder seguir manteniendo otras patochadas, el enfrentar a sectores de trabajadores, en éste caso el privado contra el público.

Esta medida de emergencia, donde lo que se ahorra acaba financiando el déficit de las televisiones públicas y poco más, por ejemplo, es inútil si no se toma global: recorte generalizado de sueldos del 5% para todo el mundo, público y privado, con el objetivo de simular lo máximo posible una devaluación de moneda que ahora es imposible al no controlar el euro.

Y desde luego, la estructura actual de las 17 autonomías hace inviable economicamente a España.

Al Neri dijo...

Por si ustedes no lo saben en la administración se puede echar a los empleados vagos que no rindan, ya que hay un régimen disciplinario que así lo contempla.

De todos modos, me gustaría saber de dónde se sacan algunos que los empleados públicos no rinden o son vagos. ¿Qué pruebas tienen?

Si han tenido problemas en la Administración o han encontrado gente ineficaz, yo les diría que parecen olvidar los problemas que tienen con las cajas de ahorro sinvergüenzas, con los errores continuos de las compañías de telefonía, con los defectos de construcción que tienen TODAS las viviendas que se entregan... Parece que solo se puede protestar de la ineficiacia funcionarial, suponiendo que la haya.

Gerard dijo...

Veo que el comentario hacia los funcionarios ha levantado ampollas... bien está que se ponga sobre el tapete este asunto, y que de paso se hable también sobre los trabajadores asalariados. Vaya por delante que no soy empresario, sino asalariado (con bonus), por lo que mi salario depende en gran medida de mi productividad. Bendita palabra que se desconoce en este país y que, lo siento por aquellos que se den por aludidos, su falta suele constatarse más en el funcionariado, sea de carrera, o empleado público amigo del alcalde. Discrepo de Neri y de algún bloggero más, cuando afirman que la seguridad laboral se encuentra igual en la empresa privada. Va a ser que no. E igual que reconozco que hay miles de funcionarios que cumplen con su trabajo de forma muy correcta, les ganan aquellos del cafelito, la salida al supermercado o las bajas y ausencias varias.
Alguien comentó que en Alemania los funcionarios son en realidad "empleados laborales". Gran idea. Seguro que con una reforma de este tipo, sólo quedarían en la administración los válidos y la gente con vocación de servicio. Aunque también reconozco que no se eliminaría el síndrome español cainita de "te despido porque no eres de mi cuerda".
En resumen, la discusión creada prueba que existe un problema que se debe solucionar, desde la reflexión, para no perjudicar ni a los ciudadanos ni a los funcionarios cumplidores y responsables.

NUMEN dijo...

Entre el exceso de funcionarios, las subenciones a la Iglesia, y la economía sumergida estamos hundiendo el País.

alberto daza dijo...

La ciudadanía en general percibe que el funcionario, efectivamente es una casta privilegiada,insolidaria y sobredimensionada.
Dicho esto, querida Natalia, habría que diferenciar que esa percepción deja al margen y excluidos a médicos,policias,maestros y profesores,jueces,fiscales... centrándose en el funcionario de Comunidad Autónoma, de Consejería, de empresa pública o semipública, de Ayuntamiento o Concejalia y demás marasmos burocráticos.

Es esa burocracia que engloba a más de un millón de funcionarios y que algunos comentaristas no entienden (o no quieren entender, por que quizás pertenezcan a ella) solivianta al común de la ciudadania.

Saludos cordiales.

Al Neri dijo...

Gerard, yo no he dicho que la seguridad laboral esté en la empresa privada.

La función publica española requiere de muchísimas mejoras estructurales, pero me parece de una gran injusticia generalizar con la vagancia de los funcionarios.

¿Le parecen vagos en general los cirujanos, los bomberos, los carteros, los profesores de sus hijos, las enfermeras del hospital, los catedráticos, los jueces, los barrenderos...? O dicho de otro modo: ¿Le parecen más vagos que un trabajador de lo privado?

La generalización sobre la vagancia funcionarial parte de un estereotipo absurdo sobre este colectivo, basado en un total desconocimiento de qué es un funcionario. La gente se piensa que solo son funcionarios los señores de las ventanillas que tiene que lidiar con el público, o el personal de los negociados y de las oficinas. Y funcionarios son muchísimos trabajadores de muchísimos sectores, que se caracterizan por hacer un trabajo muy específico para el cual tienen una formación extraordinaria.

Pero es que ni siquiera los "de oficina" son vagos. El problema es que se desconoce por completo cuál es su cometido y los trámites legales que deben cumplir en cada tarea que hacen. Precisamente por servir a los intereses generales, la actuación de los empleados públicos ha de conducirse por pautas y procedimientos estrictos y reglados que a menudo ralentizan su actividad, pero ello no deja de ser una garantía para todos.

¿De verdad tienen ustedes idea, talibanes antifuncionarios, de la tramitación que supone conceder una subvención, resolver un recurso, emitir un certificado, resolver un procedimiento selectivo de personal, conceder una autorización administrativa o aprobar un Real Decreto para que todo sea correcto, seguro, transparente y ajustado a derecho? ¿Saben la formación tan especial que se necesita para hacer este trabajo tan diferente al de la empresa privada? El trabajo en las administraciones se desempeña con profesionalidad, calidad y eficacia. ¡Un respeto, por favor!

La gente es muy exigente y exige a la administración lo que no exige en ninguna tienda, ni banco, ni servicio privado. Se piensan que entrar en un Ministerio o Consejería es llegar y besar el santo, cuando en cualquier tienda de telefonía, en cualquier inmobiliaria, en cualquier academia y cualquier gestoría (pensemos en los administradores de fincas) les dan un servicio a menudo muy ineficaz y no se quejan ni la cuarta parte.

En cuanto a los clichés tan manidos del café, de ir a comprar el pan en horas de trabajo, etc, admito que la gran seguridad en el puesto (algo deseable para todos) da lugar a abusos de determinadas personas cuya imagen hace daño a todo el colectivo. Eso sí: no es un comportamiento generalizado y además son conductas que se ven en muchos trabajadores indefinidos de grandes empresas con estructuras similares a la Administración donde no es viable hacer un seguimiento personalizado de cada empleado.

Díganme: ¿trabaja usted igual cuando tiene a su jefe tras su cogote que cuando desaparece varias semanas o cuando pasa de usted? Reflexiónelo, porque a ver si los funcionarios vamos a ser unos irresponsables y usted un don perfectillo. Muchas veces estamos ante un problema de falta de organización y de control del personal, de la que el funcionario medio no tiene culpa ni parte.

Parte de la mala imagen de los funcionarios se debe a un factor importante. Desgraciadamente los puestos de atención al público son los peor remunerados y los menos valorados en la Administración, por lo que acaban desempeñados por interinos, personas que acaban de incorporarse y en general bastante desmotivadas. Además, atender al público horas y horas quema mucho y si no se está bien recompensado, mucho más. Por supuesto que el ciudadano no tiene la culpa y que esto debe ser corregido, pero al final la mala imagen es por eso.

Al Neri dijo...

alberto daza ha clavado con sus palabras ese concepto estúpido que se tiene de los funcionarios, sacando del saco a quien a él le da la gana:

"...habría que diferenciar que esa percepción deja al margen y excluidos a médicos,policias,maestros y profesores,jueces,fiscales... centrándose en el funcionario de Comunidad Autónoma, de Consejería, de empresa pública o semipública, de Ayuntamiento o Concejalia y demás marasmos burocráticos".

¿Qué es un "marasmo burocrático"? Venga, Daza, le voy a hacer un tipo test. Dígame, de estos cinco funcionarios cuál se cargaría usted por burocrático, por vago, por inútil y por superfluo:

a) El interventor de un ayuntamiento.
b)Un letrado que informa las Órdenes que dicta un consejero para que se ajusten a derecho.
c)La ordenanza de un Instituto de Educación Secundaria.
d)El auxiliar que prepara todos los oficios para comunicar a los ciudadanos que se les ha concedido una subvención.
e) El técnico que redacta los artículos de un Real Decreto.

Ninguno es policía, ni juez ni profesor.

Daza, no ha dicho usted más tonterías porque no ha escrito más.

Natalia Pastor dijo...

AL NERI:
Te agradecería que en tus comentarios no incluyes descalificaciones personales hacia quien no piense como tu.
Se puede discrepar desde el respeto.
Te lo digo por tu comentario anterior con respecto a Daza.
Una y no más.

funci dijo...

eres_mi_cruz, el aumento de opositores es porque en tiempos de crisis la gente echa en falta un puesto estable y no la esclavitud de la empresa privada donde la mayoría de trabajadores son unos pringados a los que no se tiene ningun respeto.
Claro que nos tienen envidia, y mucha, en España casi todo el mundo querria ser funcionario y ademas hay muchos funcionarios con muchisima vocacion, entre ellos médicos, maestros, militares o policias, o ¿te crees que funcionarios solo lo son los de oficina y manguito?
Así de ingenieros de empresa privada se stan preparando oposiciones para ser ingenieros de las Comunidades Autonomas o del Estado, aunque ganen menos porque el trabajo en la empresa privada es una mierda que no te deja ni respirar, ni tener familia, ni disfrutar de ella. Las condiciones laborales de la administracion son las que tenian que ser para todos los trabajadores pero los idiotas envidiosos que pringan y son tratados como esclavos por las empresas no piden mejora de sus condiciones sino que les empeoren a los funcis las suyas. Que pais de mierda.

Al Neri dijo...

Natalia, mis disculpas. Suavizaré los comentarios, pero pienso que no le he faltado al respeto a Daza. He criticado sus opiniones o he dicho que son tonterías, pero no he utilizado descalificaciones personales. Gracias.

alberto daza dijo...

A pesar de que sus modales y educación dejan mucho que desear, le contestare Neri a su comentario.
Usted sabe perfectamente hacia quien dirige su mirada la ciudadania respecto del colectivo de funcionarios.
Y evidentemente, ni los que yo menciono ni los que usted menciona, forman parte de ello.

Quienes forman esa bolsa funcionarial que merece el desdén del ciudadano de a pie, común y que no goza de las prerrogativas que disfrutan éstos que mencionamos, son esa pléyade de miles y miles de burócratas que pueblan las Consejerias de cada Autonomía, los miles y miles de funcionarios de empresas públicas con funciones duplicadas en otros departamentos, los miles y miles de funcionarios que copan concejalias de ayuntamiento sin ninguna funcionalidad salvo la de engordar la lista de empleados públicos...

Y esto no es que lo diga yo: la propia dirección de USO ha establecido que son casi un millón y medio de funcionarios de esta índole los que pueblan autonomías y ayuntamientos.

Gerard dijo...

Veo que el Sr. Neri está, no sin cierta razón, algo sensible con el asunto. Vaya por delante mi respeto para el funcionario trabajador, que haberlos haylos, como las meigas. Ahora bien, le aseguro que conozco a la perfección el funcionamiento de ese "alto funcionariado" al que usted hace en parte referencia, al menos el ubicado en la zona geográfica por la que me muevo.

Cualquier parecido con la productividad exigida / ofrecida por un trabajador cualificado de la empresa privada es pura fantasía. Entiendo perfectamente su indignación si usted pertenece al grupo de los que se ganan honradamente día a día su salario. Pero le suplico que deje de corporativizar, y al menos admita que la productividad (palabra más técnica y menos grosera que "vagancia") es una especie en peligro de extinción dentro de la administración pública.

Podría citarle ejemplos, de primera mano si así se considerara hermanos, primos e íntimos amigos, de comportamientos "antiproductivos" entre los sectores por usted citados (médicos, jueces, técnicos, etc.), pero ni usted los leería ni Natalia me permitiría un post tan extenso. Y dichos comportamientos se dan más en el sector público (tal como lo define la LSCP) que en el privado por la sensación de intocables que muchos funcionarios tienen interiorizada.

No obstante, respeto su opinión, aunque la tozuda realidad me hace desconfiar de la misma. Es más, le prometo que me fijaré en los próximos días para poder argumentar mejor con usted acerca de este asunto.

Por cierto, me permitiré la licencia de decirle que sí, que yo trabajo igual esté mi je fe delante o a mil kilómetros de distancia, me llame o no, porque mi salario depende de la productividad que aporto a mi empresa, en la que tengo un cargo directivo y a pesar de ello, o quizá por razón de ello, trabajo como si me fuera la vida en ello. Cosas que tiene el haber sido educado así, en la responsabilidad de un trabajo bien hecho y la satisfacción que ello comporta, además de la retribución obtenida a cambio.

Para terminar, le diré que el funcionario eficiente está muy mal pagado, y peor reconocido, lo que no es justo, pero a menudo la culpa la puede encontrar en la mesa que tiene a su lado.

eres_mi_cruz dijo...

neri, usted pregunta (le pregunto) si tengo (tiene) idea de la tramitación que supone conceder (solicitar) una subvención, resolver un recurso, emitir un certificado, resolver un procedimiento selectivo de personal...

le respondo que desgraciada o afortunadamente sí, soy un virguero... ¿de verdad cree que en la empresa privada no se hacen todas estas cosas?... lo ideal es contratar servicios exteriores para estos trámites forzosos (por otra parte bastante simplificables), pero las circunstancias hacen que en muchos casos sea el propio empresario el que se los tenga que tragar enteros...

funci, ha descubierto usted América...
no me negará la evidencia, por ejemplo, de que gran parte del profesorado de secundaria lo ocupan arquitectos, ingenieros, licenciados en derecho... personas con aspiraciones que no creo que estudiaran carreras tan duras para dar clases en un instituto, pero que tienen una familia que sacar adelante... me merecen todo el respeto...

usted verá la vocación en esos inmigrantes que se alistan en nuestro ejército como una opción de trabajo... yo no la veo pero me merecen todo el respeto...

no hay nada más alejado de un funcionario que un médico... sólo el proceso de su formación (carrera de 6 años, examen mir, años de residencia...) los libera de toda sospecha... son funcionarios de manera circunstancial y por un motivo claro: prefieren la sanidad pública porque en ella se aprende mucho más... éso es altruismo y lo demás son tonterías...
¿sabe usted cuál es la vocación más extendida en las consejerías de salud? ¿no lo sabe?... una pista... otra... los médicos están muy por encima de toda esta mierda... me merecen todo el respeto... mi mujer es médico...

en fin, funci... confieso mi envidia... de lo putísma madre que viven algunos, no te jode...

Anónimo dijo...

Está bien eso de la Merkel, arreglar la crisis a base de mandar al paro a 10.000 funcionarios.

Al Neri dijo...

Gerard, como ya he aburrido suficientemente al personal, solo decirle que las Administraciones, por mucho que se pretenda, no pueden funcionar basándose en criterios de productividad y eficiencia. En parte porque en los servicios públicos a veces es imposible cuantificar los resultados y priman más principios como el de calidad, transparencia o interés general que el de productividad en el sentido más mercantil. Basarse en los parámetros que usted propone excluiría a mucha gente de los servicios públicos o daría lugar a que los procedimientos no fueran concurrentes, transparentes, públicos y garantistas.

Esto se puede trasladar al control del trabajo. Resolver recursos administrativos no es poner el parabrisas a los coches en una cadena de montaje. No se hacen como churros, sino que para satisfacer el interés general y las pretensiones del recurrente, hay que hacer una valoración muy personalizada que puede llevar una hora o tres meses.

Es un tema ampliamente debatido y muchos sectores están interesados en asimilar cada día más la Administración a la empresa privada, lo que me parece un error.

Eres mi cruz, cuando la empresa privada hace trámites análogos a los que yo he citado (en algunos es imposible buscar analogías), no está sometida a los procedimientos, informes, audiencias, requistos, propuestas, etc, que sí se cumplen en la Administración y que, aunque normalmente se perciben por el profano como trabas burcráticas, no son más -insisto- que garantías valiosísimas para que se sirva al interés general y no al interés de un señor concreto, como -y es lógico que así sea- en la empresa privada.

Gutiforever dijo...

A mi me da la impresión de que cuando se tocan ciertos temas, como este de los funcionarios, el debate tiende a encanallarse y a tornarse en discusión de taberna.

No es que yo tenga nada contra las tabernas, pero me recuerda a aquel magistral artículo de don Arturo Pérez Reverte sobre el asunto que nos ocupa.
Igualico,iguialico...que su difunto "agüelico"...

eres_mi_cruz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eres_mi_cruz dijo...

aviso a suspicaces...
todos llevamos un camarero malo dentro, cuidao..

neri, como verá... guti4ever se ha mojado...
por los cojones...
nada más que por éso debería pagar dos rondas más...

Gutiforever dijo...

Eres mi cruz:
Esta discusión es absurda por si misma.
Es evidente para cualquier persona con un mínimo de conocimiento sobre economía que un pais que tiene 17 millones de trabajadores cotizando en la Seguridad Social no puede tener tres millones de funcionarios.
Es simplemente inviable.
Y no vamos a hablar de productividad y milongas varias, ni de costes, por que es obvio y además cansino.
A partir de ahí la solución al problema dependerá de por donde quiere afrontarse el problema.
Comprendo la postura de Neri al igual que entiendo las de los que están en contra.
El problema radica en que los funcionarios y su volumen es una consecuencia del modelo de Estado, de esos diecisiete reino de taifas.
La madre del cordero.

A partir de ahí la culpa siempre es del barman.

eres_mi_cruz dijo...

pues sí, guti4ever...
su camarero es británico como no podía ser de otra manera...

so... the bill, please...

Al Neri dijo...

Guti, estoy muy de acuerdo con usted en todo y más en lo de las Comunidades Autónomas. Yo lo único que defiendo es que de estos problemas no tienen ninguna culpa los pobres funcionarios y que no se les puede pegar una patada en el culo de la noche a la mañana porque de repente algún lubrera se de cuenta del derroche que es el estado de las Autonomías.

No me parece mal reducir el número de empleados públicos, pero en el caso d elos funcionarios la solución es congelar unos cuantos años las ofertas de empleo público y ya verá cómo se reduce el número seg´n se vaya la gente jubilando.

eres_mi_cruz dijo...

neri, a su último comentario sólo le sobra un adjetivo...

los funcionarios no dan ninguna pena...

pobre mi delineante, 36 años y una hija de 5, recién casada en segundas nupcias, una vida reinventada... todos los días desayunábamos juntos, zumo de naranja y entera con jamón, a cuenta del estudio... ¿qué voy a hacer ahora?...
saldrá adelante porque es una tía que vale...

¿me habla usted de trámites difíciles?...
un abrazo

NUMEN dijo...

Hola,
No soy partidario de quitar peso al Estado, pero lo que no es sostenible es una administración pública sobredimensionada.
Hacer más efectiva quiere decir evitar bajas por enfermedad "mentirosas" y evitar a los vagos en la administración.
Yo creo que, ha mi modesto entender, si que sobran funcionarios y que se podría dar servicio publico con menos personas.
Un país con 17 millones de currelas y 3 millones de funcionarios no es sostenible.
Tampoco soy partidario de despedir funcionarios, pero si ir depurando la administración según se vayan jubilando, y cambiar la ley para dar caña a los funcionarios vagos y jetas.
De todas formas ahora es tiempo para estar unidos todos los trabajadores, sin envidias,ni envidiados.

Natalia Pastor dijo...

El último censo de las elecciones sindicales revela que el número de delegados de personal obtenidos por UGT y CCOO es de 250.153 para el conjunto de las Administraciones Públicas y empresas privadas, según un reciente estudio de Atlantis Seguros. Aproximadamente el 30% de estos delegados, a los que les corresponde una cuota de horas liberadas en función de la plantilla que compone su centro de trabajo, pertenecen a la Administración, según el mismo informe.

Como mínimo (para aquellas empresas de hasta 100 trabajadores) los delegados sindicales cuentan con 15 horas al mes liberadas. Sin embargo, la media de España se aproxima más hacia las 30 horas, teniendo en cuenta que en la Administración cada delegado tiene 40 horas libres al mes para ejercer la función sindical.

Tirando por lo bajo, el número de horas al mes liberadas suma 3,75 millones. En un año, las horas productivas perdidas superan los 45 millones. Teniendo en cuenta que una jornada laboral media en España es de 1.576 horas al año, las horas liberadas estimadas contando el mínimo estipulado por la ley supondrían un total de 28.500 liberados sindicales en el conjunto del sector público y privado español.

Según la patronal CEOE, en España hay un representante de los trabajadores o delegado de personal por cada 39 empleados en las compañías. La actual legislación les concede la prioridad de permanencia en una empresa en caso de que se inicie un despido colectivo o extinciones de contratos por motivos económicos.