viernes, junio 04, 2010

Conversos


Si le preguntamos a un progre qué valores defiende, nos abrumará con una soflama plúmbea basada en el sentimentalismo grimoso, la simplificación y la demagogia más grotescos.
Tras la caída del Muro de Berlín, los herederos de la tradición de izquierdas ya no creen en nada, salvo claro está, el radicalismo, la subversión, el pensamiento sectario, los ataques a la Iglesia, la ausencia de una moral compartida, el hedonismo, el relativismo y el odio hacia todo aquello que conforma el acervo cultural, las tradiciones milenarias de nuestro pais.

Su actitud revolucionaria, su odio al capitalismo, su fascinación por los regímenes autoritarios de izquierdas (Castro o Chavez) es simplemente la antesala de lo que late bajo la máscara de una falsa tolerancia. Si discrepas sobre ello, pasas a ser un sujeto a eliminar civilmente, a ser estigmatizado y aniquilado.

Ante esto hay quien prefiere acomodarse al pensamiento hegemónico y pasar por "civilizado", pero también los hay quien decide bajarse del invento progre.
El último en apearse ha sido Andres Calamaro. En su visita a Andreu Buenafuente en un medio "pijiprogre" como LaSexta, Calamaro decidió leer un escrito, compuesto en un taxi según dijo, en el que mostraba su rechazo a la prohibición de las corridas de toros en Cataluña.

Esta es la carta que leyó Calamaro ante el bufón Buenafuente:

Con solemnidad y no sin cierto pesar, renuncio con el estado televidente español de testigo a mi estatus de progre sospechado de rojo y libre pensador. Renuncio a la progresía porque quiero corridas de toros en Cataluña, quiero correrme en una fiesta de arte y muerte, verte correrte de buena suerte, es más: quiero que vuelva José Tomás a Barcelona de nuevo. No me muevo de mi respeto a las tradiciones y que los papelones los haga mi compatriota, que juntó a 40 firmas por la derrota de esta fiesta que pintaron Goya y Picasso.

"Por si acaso no quedó claro, le aclaro que hago bulto por la libertad de culto. Si prohibir es progresía y el progre es rabioso antirrobo, mi antojo es renunciar al progresismo ahora mismo".

Arrepentidos los quiere el Señor...


natpastor@gmail.com

22 comentarios:

Trasmerano dijo...

hoy en dia, progre es aquel que quiere progresar pero no sabe hacia donde, de modo que se limita a convertirse en un borrego que sigue al pastor de lo politicamente correcto y del maniqueismo simplon.
sin embargo, algunos, antes o despues, levantan la cabeza y se dan cuenta de que el pastor les lleva hacia un acantilado.
y una vez que ven la luz descubren que lo importante no es progresar hacia cualquier parte, sino saber a donde se quiere llegar antes de empezar a caminar

aspirante dijo...

Y desde cuándo un progre ha sido librepensador?

No hay nadie que se ajuste más al dogma, que siga más rectamente el camino, que observe una mayor ortodoxia que los progres.
Doblepensar lo denominó Orwell.

inisfree dijo...

Bien por Calamaro.
En una época en la que da la sensación de que los actorcillos, musiquillos o escritorcillos se dan de tortas por aparecer en la lista de los "abajofirmantes", o, de la mano de la Bardem, tras una pancarta, es agradable ver algún ejemplo del caso opuesto.

Ojalá cunda, aunque me temo lo peor.

Bucan dijo...

El problema en Cataluña es el nacionalismo, ideología perversa que antepone supuestos derechos de territorios o lenguas a los derechos del individuo y que debería estar denunciada desde la UE.
Los toros es otro asunto cuyo debate está a escala nacional, desde los partidarios de las corridas como son actualmente, hasta los que piden "suavizarlas" y hasta los que piden su abolición.
Los nacionalistas han tirado del asunto de las corridas como en otras ocasiones tiran de otros para crear polémica y ocultar los graves problemas que genera el nacionalismo. Para empezar, deberían prohibir antes los toros de fuego, que es una salvajada y una cutrez.
En general, hay quien dice que es por la herencia de la invasión árabe, en España ha cundido mucho el maltrato al animal.

Javier Tellagorri dijo...

Bueno, uno que es más lúcido que todos los demás de esa jauría.

Subrayo tu frase de =
su odio al capitalismo, su fascinación por los regímenes autoritarios de izquierdas (Castro o Chavez) es simplemente la antesala de lo que late

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Creo que al régimen de Castro sería más apropiado calificarlo de totalitario que de autoritario.
Magnífico artículo.
Un abrazo.

BOIRA_A dijo...

Los catalanes estan por prohibir todo lo que huela a España, lo mismo le da, las corridas de Toros que a Dali, tanto criticar al "abuelo" por prohibilerles hablar y escribir catalan, los cual eso es un medio falacia, y ahora ellos, lo hacen mucho mas dictatorial que él vivir para ver, son mucho peores que lo que le critica a él

Suko dijo...

Me parece muy bien que haya hecho esas declaraciones publicamente.

Cada uno abandona el progresismo cuando se tropieza con la realidad, unos poco depués de los 20 años y otros, como el Sr. Calamaro, un poco más tarde, lo importante es reaccionar.

Un saludo.

Maribeluca dijo...

pues con un par, sí señor...¿algo se mueve en la pá der corrá..?

Gazulin dijo...

Ni ellos mismos se aguantan ya, han llegado a un punto de hastío que es difícil de concebir, ni ellos mismos entienden el progresismo que practican...

Saludos...

J. F. Sebastian dijo...

Bravo por Calamaro. Es un gesto de personalidad que le honra, nada menos que en tele-Roures. :-D

Me da que no es el único de la banda que bebe copas mientras disfruta de la feria de San Isidro, otra cosa es que lo confiesen públicamente.

francisco dijo...

Se están apresurando a bajarse del autobús en marcha, querida Natalia, aquellos que hasta ahora repartían carnets de demócratas al modo y manera de la izquierda guerracivilista y sectaria.
La capacidad intelectual de un progre es inversamente proporcional a la cantidad de bilis que es capaz de almacenar contra todo aquello que conforma la identidad de España como pueblo y nación.

alberto daza dijo...

Es desolador,Natalia, pero lo que argumentas sobre la izquierda (tan a menudo garbancera), es un hecho incontestable.
De aquella izquierda, gauche divine que presumía de ser el ámbito ideal para los librepensadores, me encuentro que habitualmente es un reducto donde sus afines tienen miedo a salirse del discurso oficial, monolítico y plagado de absurdos.

Saludos cordiales.

risquett dijo...

La sexta y sus palmeros y mamporreros en nómina como el gañán de Buenafuente, se han encontrado de repente con una voz discordante.
Y eso para un medio tan lineal y uniforme no es plato de buen gusto,como es habitual en una cadena donde el sectarismo y el odio hacia quien no comulgue con el pensamiento único de la progresía patria, es norma de obligado cumplimiento.

El rincón de Chiriveque dijo...

Esto es un poco de trazo grueso, hay mucha gente de izquierdas que no simpatiza nada ni con Chávez ni con Castro ni quiere ningún tipo de dictadura absurda.
Y hay gente con ganas de trabajar y de superarse más allá del puro hedonismo.
Cuidado con generalizar. Un abrazo.

Natalia Pastor dijo...

CHIRIVEQUE:
Son una excepción. A día de hoy la progresía patria está instalada en un sectarismo atroz, montaraz y atávico.
Se mueven por soflamas y una carencia absoluta de principios y valores: lo mismo aplaudían la negociación con ETA de Zapatero, que ahora aplauden la actuación policial.
Lo mismo eran defensores a ultranza del gasto público y del modelo de diospendio de Zaptereo, que ahora se suman enfervorecidos a los recortes sociales.
¿Alguien lo entiende?.

velarde dijo...

pues sera estigmatizado y etiquetado por la clase progre de este erudito pais....con un par!!!.

Caballero ZP dijo...

Me imagino que muchos tendrán que copiar el comportamiento de Calamaro, y es que solo hay que salir a la calle para comprobar que por alguna extraña razón nadie ha votado a Zapatero.
Saludos

Claudedeu dijo...

Calamaro siempre me ha producido un ligero bostezo. Lo tildan de Dylan argentino, pero entre Bob y Andrés hay un océano de por medio, y no necesariamente geográfico, sino también musical.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Lo normal es, querida Natalia, que toda esa gente sean más bien caraduras que progresistas. Y de librepensadores, por supuesto, nada de nada. Es lo que exige la secta a la que sirven. Ya tienen a otros, a sus dirigentes, que piensan por ellos y que deciden también como tienen que comportarse en cada momento. Yo, como Calamaro, hace mucho tiempo que renuncie a ser progre. No me gusta delegar en otros para que piensen por mi y me indiquen lo que politicamente correcto, o no. Soy yo, querida Natalia, el que quiero acertar o equivocarme por mi mismo.
Saludos cordiales

Sevilla Opina dijo...

Lo que hay que ver. Cualquier día María Antonia Iglesias acabará siendo de derechas.

NUMEN dijo...

Pués a mi personalmente me gusta mucho Buenafuente aunqué más el "Gran Wayoming". De lo más inteligente de la televisión, incluyendo también a Pedrito Ruiz.
También te diría que entre 11 millones de pijiprogres alguno habrá más inteligente y mordaz que tu.