miércoles, junio 16, 2010

Decepción y confusión


Ante Suiza, un país cuyo deporte nacional se circunscribe a seguir las hazañas de Roger Federer, España cosechó de manera estepitosa su primera derrota en el Mundial de Suráfrica.
La tragedia se mascaba desde el momento en que Zapatero travestido, como es habitual, de Nostradamus, pronosticó un 2-0 para España.
Y es que la selección, como sicotrópico, era la excusa perfecta para olvidarse durante dos horas de la crisis, pero la ilusión también terminó quebrando.
A la decepción futbolera que sacudió al país, se unió la confusión que emana del decretazo para la reforma laboral.
El Gobierno ha enmarañado el decreto ley que aprobó ayer, creando inseguridad jurídica e incertidumbre en los empresarios.
Y si ya sabíamos, - nos temíamos... - que esta reforma laboral sería light, con poca chicha y a contrapelo, ahora hay que sumarle la certeza de que es fruto absoluto de la improvisación y la chapuza habitual.
No se aclara, por ejemplo, cómo se va a financiar el Fogasa a partir de ahora, para abonar el pago de ocho días en las indemnizaciones de los contratos nuevos ordinarios o de fomento del empleo. Con esta medida, el empresario pagará menos indemnización, pero el decreto ley no establece cómo se va a financiar.
Y es que da la sensación de que el decreto Ley aprobado ayer es una mera declaración de intenciones a expensas de la negociación de la ley que se iniciará el próximo otoño.
Zapatero sólo quiere ganar tiempo de cara a Bruselas.


15 comentarios:

El Marqués del Villar dijo...

Más de lo mismo de estos últimos seis años, ¿o es que le extraña algo de lo que pasa? Porque yo de este Gobierno es lo que espero, ni más ni menos.

inisfree dijo...

A ver, Natalia, yo, que tengo un más o menos tranquilo trabajo de oficina, jamás, fíjate lo que te digo, jamás, me he metido a diseñar un cohete espacial.

Básicamente, porque mis posibilidades de hacerlo bien son, exactamente, las mismas que tiene este ¿Gobierno?, dada su preparación y conocimientos, de acometer con éxito una tarea tan delicada como la que España necesita. Es cuestión de inteligencia, o de su ausencia.

Me pregunto como era ZP de niño con su paga semanal. ¿Le sobraba? ¿Le llegaba justo, justo? ¿Se la gastaba los dos primeros días?

¿Qué pensáis?

Sempietnos dijo...

En este país, querida Natalia, las ilusiones se diluyen como azucarillos en agua y ya no le queda a este Gobierno ni el árnica que buscaban en el fútbol como expiación de los sinsabores diarios.

Ver ayer a Maria Teresa Fdez de la Vega, la bisabuela de los pitufos, explicar el decretazo de la reforma junto a un Corbacho balbuceante que se contradecía en la frase siguiente, fue patético y revelador como bien dices, del nivel de improvisación que han gastado en el proyecto.

Interruptor dijo...

¿Pero es que alguien dudaba de que fuese fruto de la improvisación y la chapuza? Si llevan más de 6 años haciéndolo, no iban a cambiar ahora y por intervención del Espíritu Santo su manera de hacer las cosas.

Y si esperan que el fútbol les alivie en algo, la llevan clara. Con un seleccionador que no es ni entrenador ni nada y que no hace más que lo que él cree que el público le pide para que no le abucheen, no se consigue mucho. En el Madrid le salió bien porque la afición sabía mejor que él cómo eran los jugadores, pero ahora no tiene quien le guíe en sus pasos y se va a estrellar violentamente.

A lo mejor si a “la roja” le llamasen “la rojigualda” puede que algo funcionase mejor ;o)

Bucan dijo...

Hay dos grandes toros que lidiar. El de quitar las Cajas del control político regional y capitalizarlas con la emisión de acciones que cotizen en Bolsa, y cambiar lo del Convenio Colectivo, que hasta el Banco de España lo explicó ayer, que era inviable en la economía actual.
Como eso supone enfrentarse a Barones Regionales y a Sindicatos Amigos, pues ZP está danzando alrededor del meollo para intentar hacer ver que hace algo.

aspirante dijo...

Tanto marear la perdiz para esto.
Con tanta indefinición los tribunales se verán colapsados, pues no quedará más remedio que acudir a ellos.
Por si fuera poco, ya se anuncia que se introducirán próximos retoques a través de un proyecto de ley...
La gran chapuza.
La vice debiera dimitir por HORTERA!

Alijodos dijo...

Hasta cuando se supone que va a durar este calvario? por que si estuviera el PP se habria liao la de dios ya seguro...un abrazo natalia...

Eduardo de la Fuente dijo...

Por si fuera poco además, según publica El Mundo, los inversores suizos nos atacan... Yo no sé quien nos pone la pierna encima para que no levantemos cabez pero llevamos la negra.

Y desconocía el pronóstico de ZP sobre el partido, menudo cenizo.

Un saludo

Javier Tellagorri dijo...

Y le viene de perlas que ahora, justo ahora, haya un Campeonato Mundial de Furbo con el que los membrillos nacionales se entretengan y se olviden de que cada día estamos todos más arruinados.

INÉS dijo...

No saben, o no quieren ir al fondo del problema...
Y los sindicatos convocando una huelga general sin sentido...no sé que pretenden.
Más y peor...¿dónde iremos a parar?

Maribeluca dijo...

byba el júrgol y arriva la Esteban...con este circo intentan que olvidemos el pan...

José Luis Valladares Fernández dijo...

Más que reforma laboral, querida Natalia, se trata de un remiendo laboral. Es que lo de Zapatero no tiene ni pies ni cabeza. Y encima se atrevió hoy a indicar al premier británico, David Cameron las reformas que tenía que hacer en Inglaterra, diciendole además que tenían que ser muy profundas.
¡Que manera de hacer el ridículo!
Saludos cordiales

velarde dijo...

padre nuestro que estas en el cielo....

Natalia Pastor dijo...

JOSE LUIS:
Pues sí, es un remiendo con prisas y a la carrera.
De hecho no toca ninguno de los grandes asuntos pendientes:una reforma de la negociación colectiva, cambios en la formación profesional y nuevos mecanismos de flexibilidad interna en las empresas para evitar el despido.

Claudedeu dijo...

No esperaba menos. Es más, no esperaba nada. No esperaba que Gobierno sacara una reforma laboral. El caso es preguntarse si esa reforma laboral es tal u otro paño caliente que enfriará con la humedad de la época.