jueves, abril 01, 2010

Teoría de la evidencia


La Teoría de la Evidencia supone que hay un conjunto exhaustivo de hipótesis mutuamente excluyentes Q = {q1,q2... q3} , al que se llama Marco de Discernimiento, sobre el que se pretende razonar considerando el impacto de las evidencias que aparezcan.
A diferencia de otros enfoques, esta teoría sostiene que se debe considera el impacto de las evidencias no sólo sobre las hipótesis individuales originales, sino además sobre los grupos de éstas, que son los subconjuntos de Q, a los que se considera también hipótesis.
De esta forma, las nuevas hipótesis son las posibles disyunciones de las hipótesis originales.


El coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, ha explicado que cuando vio la primera imagen del disidente cubano Guillermo Fariñas el día que éste anunció que iba a ponerse en huelga de hambre, "estaba tan delgado que parece que venía ya de cuarenta o cincuenta días en huelga de hambre".
No sólo se mofa del disidente cubano, sino que aprovecha para reivindicar la figura de Willy Toledo afirmando que está comprometido con los derechos humanos en el mundo y con la causa cubana.



Y es que tal y como sostiene la teoría de la evidencia, deberemos aseverar que en España padecemos la izquierda más peligrosa, estalinista, sectaria y radical de toda Europa.
No hay un país en toda la UE que tenga entre su clase política un colectivo, una caterva de una dimensión tan rancia y antidemocrática como la que aquí padecemos.
No se trata ya de puntos ideológicos diferentes o una manera de concebir el mundo.
Hablamos de principios básicos como son la libertad y la democracia. Y si una pléyade defiende a estas alturas la dictadura castrista, justificando la represión, las detenciones, las cárceles cubanas y atacando a los disidentes , es que estamos ante un peligro potencial que debe ser eliminado.


natpastor@gmail.com

12 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Has escrito una verdad realmente redonda y sin esquinas =
No hay un país en toda la UE que tenga entre su clase política un colectivo, una caterva de la dimensión tan rancia y antidemocrática como la que aquí padecemos.

amaya dijo...

Lo terrible,Natalia, es que hay un número muy importante dentro de la izquierda de nuestro país, que a día de hoy,sigue apoyando y defendiendo a la dictadura cubana.
Y para colmo, se permiten dar lecciones de democracia y hablar de principios morales y éticos.
Alucinante.

xesús lópez fernández dijo...

Son horrorosos. ¿Disidente cubano?...¿Pero é que hai dereito a ser disidente cubano?...¿De qué dereitos humáns falan, dos de De Juana Chaos?
Eu conozo a un primo irmán de Fidel, fillo dos padriños de Raúl, que anda de puntiñas porque non quere que nadie saiba desa relación, que sabe cómo Fidel acabou co país e non quere que o molesten con entrevistas.
Aa o dagora consigueuno, porque prós panexiristas non había outro primo que un residente en Láncara. Pero, non, existe éste que cito,amigo meu, que tiña, ademais, tres irmáns.
Non hai dúbida de que imos cara unha España de cheka. Se os deixamos.

supersalvajuan dijo...

Discernimiento. Que se lo expliquen a aquellos que no lo entienden.

Eduardo de la Fuente dijo...

Es muy preocupante que parte de la izquierda sea insensible o simplemente aparte la vista de problemas como el de Cuba. No dice mucho en su favor.

Es como si estuvieran secuestrados ideológicamente por el castrismo, como si no pudieran reconocer que se trata de un régimen totalitario... o tal vez lo envidian, lo que es peor.

Un saludo

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Los tics totalitarios de estos señores no deben sorprender a nadie, y es la fuerza de las urnas la que debe relegarlos. Un cordial saludo.

Sempietnos dijo...

Lo hemos visto en numerosas ocasiones en los últimos tiempos, cuando desde la izquierda se han organizado manifestaciones celebrando los 50 años de la Revolución Cubana y a donde han asistido lo más granado de la intelectualidad patria, de la misma forma que han tomado las calles para respaldar con su presencia la dictadura castrista.

El problema Natalia, de la izquierda española, es que ha retrocedido en el tiempo a posturas que parecían superadas tras la caida del Muro de Berlín, pero que de forma lenta y pausada han ido otra vez formando parte del argumentario e ideario de la izquierda más atávica.
Y cada día que pasa, más exacerban su sectarismo.

F.J.eugenio dijo...

Sobre la "idoneidad" de este sujeto,Cayo Lara, ya me pronuncié con fecha 17/12/2008 en mi blog:
"...............de sus primeras declaraciones se puede adivinar que es un ROJO clásico, de los de toda la vida; antes de la caida del Muro de la Verguenza......"
Poco má puedo añadir, solo que el tiempo demuestra que no ha defraudado en lo más mínimo a la "afición".

Natalia Pastor dijo...

F.J.Eugenio:
Esta izquierda es pura impostura,falserío.
No creen en la libertad salvo,claro,que ésta sirva a sus fines.
En caso contrario es un obstáculo a eliminar.

Natalia Pastor dijo...

Amaya:
Lo más vomitivo es cuando se les llena la boca de "derechos humanos" y "libertad".
Y además tienen las desvergüenza y la amoralidad de calificar al PP de "derecha extrema" cuando ellos representan el estalinismo más sectario y atroz en carne viva.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Está claro, amiga Natalia, que la izquierda que padecemos es la más cavernaria de todo nuestro entorno.
Y en esa izquierda, incluyo al PSOE y a toda la caterva de IU. Más que Partidos políticos, se trata de una secta trasnochada, que se empeña en vivir anclada en la inmundicia intelectual e ideológica. No han salido aún de 1936. Siguen con su odio inmenso a cuantos no piensan como ellos y en sus mentes no anida nada más que la revancha y la represalia. Lo que no comprendo es como esta sociedad nuestra, que presume de moderna y de demócrata, mantiene actual esta fantochada de izquierdas
Saludos cordiales

CHOPINGO dijo...

Es muy preocupante que parte de la izquierda sea insensible o simplemente aparte la vista de problemas como el de Cuba. No dice mucho en su favor.Y para colmo, se permiten dar lecciones de democracia y hablar de principios morales y éticos.