lunes, marzo 29, 2010

La cacería


Aprovechando la ola de denuncias sobre casos de pedofilia que ha salpicado a sacerdotes de la Iglesia católica, desde la izquierda se ha lanzado una especie de fatwa contra Ratzinger con la intención no sólo de desgastar la institución y su persona, sino de implicarle por omisión y ocultamiento de episodios pedófilos.
"Habéis traicionado la confianza depositada y debéis responder ante Dios y los tribunales" dijo Ratzinger en su carta pastoral a los fieles de Irlanda sobre los abusos sexuales del clero.

Desde su puesto como cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Ratzinger endureció las penas de varios delitos, con la novedad de la pedofilia, asumiendo el control de esos procesos, para sustraerlos a la órbita local, con la carta 'De gravioribus delictis' (Sobre los delitos más graves).
El Viernes Santo de 2005, el cardenal Ratzinger clamó: "¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar entregados al Redentor. ¡Cuánta soberbia!. La traición de los discípulos es el mayor dolor de Jesús".
Apenas un mes después era elegido Papa y tantos los cardenales como los obispos y sacerdotes, sabían que uno de sus objetivos prioritarios iba a ser limpiar la suciedad y el escándalo de los curas pedófilos.

Sabía y sabe Benedicto XVI que, en los casos de pederastia, lo que se está jugando la Iglesia católica es su credibilidad social y su autoridad moral.
Porque la Iglesia católica lleva más de una década con esa vergonzosa lacra a cuestas que comenzó en las páginas del 'Boston Globe', con la historia espeluznante del reverendo John Geoghan: abusó de 130 niños durante 20 años mientras sus superiores se limitaban a cambiarlo de parroquia.
Sólo en los primeros seis meses de 2002 fueron apartados de sus cargos 218 sacerdotes y cuatro obispos en todo el país. Y uno de sus cardenales, Bernard Law, arzobispo de Boston, tuvo que abandonar su diócesis y refugiarse en el Vaticano, acusado de encubridor.

Hasta la llegada de Ratzinger al pontificado, el error de la Iglesia ha sido tapar los sucesos acaecidos, en vez de apartar a los curas pedófilos del sacerdocio y ponerlos a disposición de la Justicia.
Por eso, tras esas críticas y ataques a Ratzinger,absolutamente injustas, por parte de la progresía no se esconde un interés en defensa de los menores sino el atávico odio anticlerical guerracivilista que anida en ellos.
Por cierto, que en España, mal que les pese a la casposa y rancia ultraizquierda, salvo casos aislados, no se han denunciado escándalos y, hasta la fecha, sólo tres curas españoles han ingresado en prisión por abusos sexuales.

natpastor@gmail.com

20 comentarios:

Sempietnos dijo...

Totalmente de acuerdo,Natalia: si algien ha luchado y lucha contra la pederastia dentro de la Iglesia católica, ese ha sido y es el papa Benedicto XVI.
El error ha sido no expulsar, sin más, todos los sacerdotes implicados en casos de pedofília del seno de la Iglesia y relevarlos de sus funciones,en vez de trasladarlos de diócesis en diócesis,tapando y ocultando a un delincuente y a un monstruo.

amaya dijo...

Pues sí,Natalia.
El error ha sido ocultar y tapar todos los escándalos, como sucedió en EEUU, donde la Iglesia Católica acabo pagando a las familias para que retirasen las denuncias en las que estaban implicados más de 100 sacerdotes.
La única solución es la que ha emprendido Ratzinger: la expulsión de los pederastas y su puesta a disposición de los tribunales.

Y evidentemente, las críticas y ataques al Papa y a la Iglesia por parte de la izquierda más radical, además de injustas, están cargadas de esa bilis tan familiar y que tan conocida nos resulta a quienes tenemos la desgracia de vivir en este país.

alberto daza dijo...

Todos, absolutamente todos los casos de pederastia deben ser juzgados y castigados por los tribunales.
Es evidente que dentro de la Iglesia ha existido un manto de encubrimiento y aquí es donde está el mayor pecado y error de la Iglesia católica hasta la fecha.

Yo no tengo dudas,Natalia, sobre la gran determinación y dureza del Papa en perseguir hasta las últimas consecuencias a los pedófilos.

Respecto a esas críticas injustas a Ratzinger, volvemos al tema de siempre que no es otro que el sectarismo ciego: no atacan a los sacerdotes y religiosos pederastas,sino a la Iglesia en general y al Papa en particular.
Lo habitual.

Saludos cordiales.

CHOPINGO dijo...

Pienso que se tienen que juzgar a los pedofilos.
Y los demas no seran iguales,no toda la Iglesia es mala,ni esta enferma.

francisco dijo...

Es evidente y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, que las críticas van dirigidas a atacar a la Iglesia católica y a desprestigiar el sacerdocio por parte de esa progresía que todos conocemos.
Los sacerdotes pedófilos deben ir a la cárcel, y ser apartados del trabajo pastoral y mucho menos con niños.
Y como dices,Natalia, gran parte de la culpa de lo sucedido recae en la propia jerarquía de la Iglesia por encubrirlos durante muchísimo tiempo.

D45 dijo...

El otro día escuché en la SER a un individuo acusando abiertamente a Ratzinger de pedofilia.

Y la Iglesia comete el error de ir contra su credo y tapar la pedofilia en la iglesia, que la hay.

Y el cura pedófilo a la cárcel.

Jose Maria dijo...

Os pongo un enlace con un resumen de esta presunta lacra de la Iglesia. Por cierto, los que se quejan tienen anuncios en sus periódicos donde se pueden pedir servicios de niñas y de niños, menuda cara.
http://paracambiarelmundo.blogspot.com/2010/03/pederastia-en-la-iglesia.html

Javier Tellagorri dijo...

Como la mayoría de los comentaristas, opino que hay dos cuestiones en el tema.

Uno, el error de ocultar por parte de muchas autoridades eclesiásticas, cuando su bligación elemental era ponerlos frente a una Fiscalía de menores.

Dos, que aprovechando el tema la izquierda casposa de siempre esta relanzando una campaña anti-católicos al estilo de las que se hacían hasta hace poco ANTI JUDIAS.
Todas es campaña llevan el mismo sello e impronta que las de las campañas anti- hebreas.

Conchita dijo...

Para que la Iglesia limpie su imagen debe denunciar a las manchas pederastas que tiene en su seno. Debe denunciarles y apartarles, no creo justo condenar a toda una comunidad por cuatro asquerosos.

Marina-Emer dijo...

Feliz Semana Santa con cariño desde mis Espigas del alma.
un abrazo.
Marina

José Luis Valladares Fernández dijo...

Las denuncias de pederastia dentro de la Iglesia no buscan la condena de los responsables. Buscan zaherir y desprestigiar a la institución. Es mucho el odio que la progresía izquierdista tiene a la Iglesia. Es cierto que habrá sacerdotes a los que les pueda su condición de humanos. Pero eso no significa que la Igesia esté podrida. Y los casos que a`parecen son condenados duramente por el actual Papa Benedicto XVI. Quizás en otros tiempos se hicieron mal las cosas por ocultar casos, con el único fin de no escandalizar. Dentro de las estructuras eclesiales, siempre se han condenado estos casos.
Saludos cordiales

Eduardo de la Fuente dijo...

No se puede ocultar ni silenciar por más tiempo. Benedicto XVI tiene en la lucha contra la pederastia uno de los grandes retos de su pontificado, no sólo por motivos obvios (la Iglesia no puede permitir el mal en ningún ámbito interno o externo) sino por el daño que supone para la propia institución. Por cada niño del que se ha abusado y arruinado la vida saldrá un demagogo dispuesto a enfangar a la iglesia. Y sí, es cierto: el sufrimiento de las víctimas es lo primero. Pero aquí la Iglesia se juega mucho.

Qué gran filón han encontrado algunos.

Un saludo

Gazulin dijo...

Por desgracia a la izquierda Española le importa bien poco luchar contra la pederastia, tan solo le mueve el hecho de poder sacar unos cuantos votos atacando a la derecha y por tanto a la Iglesia. Con un poco de sensatez la verdad es clara, pero el PSOE tratará por todos los medios de manipularla para que parezca lo que ellos quieren que parezca. Por desgracia en este país todavía quedan muchos borregos que no saben pensar por si solos y creerán a pie juntillas lo que la izquierda diga.

Saludos...

INÉS dijo...

Es evidente que no se puede juzgar a una institución como la iglesia por los errores, aunque sean muy graves, de algunos de sus miembros.
Limpiar la imagen solo es posible con condenas y la acción de la justicia...lo que se está haciendo.
Razinger lo está haciendo bien...dejémosle.

aspirante dijo...

Sin duda un asunto terrible, pero no hay que olvidar que cuando se hacen redadas de pederastas se detiene a gentes de muy diferente condición y edad, excepto jueces y políticos, casualidad?
Pero que no se queje la iglesia de los palos que le da la izquierda, que luego le ceden las plazas de aparacamiento a Bono, sí, ése que vota a favor del aborto y se proclama el espejo donde se deben mirar los católicos españoles.

bate dijo...

Creo que no sólo "la izquierda casposa de siempre esta relanzando una campaña anti-católicos", como dice este señor Tellagorri. Él también ha demostrado en más de un spot en su blog su anti-catolicismo, cosa que a mi me importa un bledo, por otro lado. Cada cual es libre de pensar lo que quiera. Otra cosa es que me censure en su blog por intentar defender a unas monjas vilipendiadas y vejadas por ser mujeres.. ¿o fueron vilipendiadas y vejadas por ser monjas, Sr Tellagorri? ¿O se cree que las monjas no son Iglesia? Da lo mismo.
Lo único que quiero exponer es la hipocrecía de este señor y de otros. Aquí hay mucha gente que sólo se fijan en los pecados de la Iglesia (que los hay, y muchos, son humanos), nunca, en todo el bien que van dejando. Que le pregunten a las miles de familia española que asisten a Caritas para poder comer caliente. Muchas, asistidas por las mismas religiosas de las que este señor y sus amigos se chotean impúdicamente, y con muy mala leche, por cierto.
¿"Izquierda casposa..."?,y un huevo chaval.

http://tellagorri.blogspot.com/2010/01/proyecto-brainstorm.html#comments

Urdanautorum dijo...

Los pedófilos siempre están donde concurren niños, sean colegios, centros de deporte o cualquier organización juvenil. Toda la vida ha sido así.
El delito tan atroz de pederastia que se ha dado en sacerdotes tiene el agravante de su condición y quienes más lo censuran son, sin lugar a dudas, los propios católicos, los MIL MILLONES de feligreses.
La iglesia durante sus DOS MIL años de existencia ha sufrido crisis, con reformas y contrarreformas y siempre con sus enemigos al acecho, pero ha surgido con más fortaleza.
Esta gentuza que abunda, difunde y exagera cuanto puede, son los de siempre, y continuarán propagando estos abominables hechos, más con el deseo de perjudicar a la religión, que con la justa intención de castigar a los culpables y proteger a la sociedad.
Viene de antaño su clara idea de destruir y desarraigar el catolicismo de España, porque, ¿acaso los 7.000 eclesiásticos y las 300 monjas asesinadas durante la guerra civil mandando los socialistas eran pederastas?; ¿la casi totalidad de los templos destruidos en la zona republicana eran prostíbulos de menores?; las contínuas mofas de los simbolos religiosos financiadas en ocasiones por la administración, ¿son para proteger a los niños?; la "formación del ciudadano" ridiculizando al propio Papa, ¿es para que los jóvenes no caigan en las garras de un pederasta? Por último, ¿qué razón hay para intentar retirar el crucifijo de las escuelas?
Fariseos.

xesús lópez fernández dijo...

Todo les vale para atacar a la Iglesia y al Papa Ratzinger, especialmente su apellido alemán, cuando hay que sacarse el sombrero ante su postura de condena de los desvíos y abusos sexuales.
¿Pero no están los medios y el Gobierno haciendo una continua apología de la homesexualidad?
No están sembrando el campo precisamente de margaritas con su promoción de los matrimonios de maricones, de lo que, de una u otra forma, en uno u otro medio de radio y telebasura, hacen apología cotidiana.
¿Cómo podremos condenar a los políticos apologetas, como ZP, por su campaña a favor del matrimonio de maricones?
Los horribles desvíos que se hayan dado por parte de algunos miembros de la Iglesia no me limitan a la hora de seguir llamando por su nombre al mariconismo político.

Esveritate dijo...

Ese ha sido siempre el gran error de la Iglesia, no apartar a todos implicados en casos de pedofilia y ponerlos a disposición de la justicia.

Como seres humanos pueden cometer errores, pero deben también pagar por ellos.

Saludos

J. F. Sebastian dijo...

Sin embargo de las misiones en lugares dejados de la mano de Dios donde se juegan el cuello cada día no hablan, ni de la ampliación de las comidas en Caritas. Será que por desgracia eso ya dejó de ser noticia.