miércoles, julio 01, 2009

Lo de Honduras no es un golpe de Estado


Aunque todos los corifeos planetarios -que diría Pajín-, desde la ONU, pasando por la OEA y desembocando en la UE, gimen como plañideras, se rasgan las vestiduras por lo acontecido en Honduras y condenan un supuesto “golpe de Estado”, cabe hacer ciertas puntualizaciones.
La precisión es tan simple como que este “golpe de Estado” no ha existido, al menos no por parte de los militares.
Quien ha intentado un golpe de Estado ha sido el ex-presidente Zelaya, siguiendo el modelo de los seudodemocráticos dictadores Chávez, Morales y Correa. Si se analizan los acontecimientos en relación a la Constitución de Honduras, se comprueba fácilmente que en todo el mundo reina ahora mismo la mentira más completa.
El presidente Zelaya anuncia la convocatoria de un referéndum para ampliar su mandato presidencial, actualmente fijado en un máximo de cuatro años por la Constitución:

A
RTICULO 237.- El período presidencial será de cuatro años y empezará el veintisiete de enero siguiente a la fecha en que se realizó la elección.

La Constitución prohíbe por completo reformar este artículo por ningún procedimiento:

ARTICULO 374.- No podrán reformarse, en ningún caso, el artículo anterior, el presente artículo, los artículos constitucionales que se refieren a la forma de gobierno, al territorio nacional, al período presidencial, a la prohibición para ser nuevamente Presidente de la República, el ciudadano que lo haya desempeñado bajo cualquier título y el referente a quienes no pueden ser Presidentes de la República por el período subsiguiente.

En consecuencia, el ex-presidente Zelaya incurre en una ilegalidad y se sitúa al margen de la Norma Fundamental.

La Corte Suprema, el Tribunal Nacional Electoral y el Congreso Nacional declaran a Zelaya fuera de la ley. Esta declaración es apoyada incluso por los miembros del partido político al que pertenece Zelaya, y se ordenan su destitución y detención.

El Ejército se adelanta a la ejecución de esta orden para impedir la celebración del referéndum, amparándose en la propia Constitución:

ARTICULO 375.- Esta Constitución no pierde su vigencia ni deja de cumplirse por acto de fuerza o cuando fuere supuestamente derogada o modificada por cualquier otro medio y procedimiento distintos del que ella misma dispone. En estos casos, todo ciudadano investido o no de autoridad, tiene el deber de colaborar en el mantenimiento o restablecimiento de su efectiva vigencia.

Lo que nadie en todo el mundo se atreve a decir, para no ser tachado de golpista, militarista y toda la caterva de etiquetas que la dictadura de lo políticamente correcto establece, (aquí, en España, la etiqueta de "facha" y franquista se expende con facilidad pasmosa...) es que el ejército hondureño ha actuado para proteger la Constitución frente al golpista Zelaya, tal como ésta ordena.

Así de simple.


natpastor@gmail.com

22 comentarios:

amaya dijo...

Magnífico post,claro,conciso y tremendamente revelador,Natalia.
Para los que somos profanos en derecho, queda cristalino lo acontecido con tu explicación.
Como colofón al esperpento ue comentas,lo más dramático y esclarecedor de quien es Zelaya, es ver ayer a Raúl Castro hablando de "democracia" para Honduras.
Patético.

Sempietnos dijo...

Totalmente de acuerdo con lo expuesto en tu post,querida Natalia:Zelaya es otro proyecto de dictador al estilo Chávez; quebrantó gravemente las leyes Hondureñas y fue depuesto legalmente por ello, con el apoyo y la absoluta uninamimidad de todas las fuerzas democráticas del país.
No ha habido "golpe" alguno y resulta ridículo hablar en esos términos cuando ha sido el Tribunal Supremo el que ha ordenado, con el conocimiento y aprobación del Parlamento y el Senado, la deportación de Zelaya por el ejército.

alberto daza dijo...

De momento, y sólo de momento,hemos asistido al fracaso de la instauración de un nuevo régimen totalitario en Centroamérica,como ya sucede en Ecuador y en Venezuela.
Es terrible la reacción de la OEA y de la patética ONU posicionándose al lado de un Presidente como Zelaya que pretende vulnerar la constitución.
La deriva es francamente preocupante.

Saludos cordiales.

francisco dijo...

Sólo viendo quien apoya a Zelaya (Cuba, Venezuela, Nicaragua y Ecuador) sin duda alguna, tengo clarísimo quién tiene la razón en este asunto.
Lo penoso,Natalia,es la reacción internacional.

Marta Laconte dijo...

Zelaya, no tenía capacidad ni autoridad para promover ningún cambio legislativo.
Eso correspondía, como su propio nombre indica, al Legislativo.
Así, que bien depuesto está.

Saludos.

No a todo dijo...

Clarísimo.

José Miguel dijo...

Natalia, tu razonamiento es muy claro. Pero, entiendo que cualquier ordenamiento jurídico en el devenir de los tiempos es susceptible de ser modificado y debería contemplar el procedimiento necesario para su modificación. En este caso, la constitución no solo no contempla la forma de su posible modificación sino que además lo prohíbe expresamente (Art. 374) ¿Es congruente esta Constitución?

ALEXIS MARRERO dijo...

he cometido el abuso de publicar tu post en mi blog ruego me disculpes y saludos

TELLAGORRI dijo...

Ya lo dij en mi Blog : el golpista, a estilo Chaves de Venezuela, es Zelaya. Y punto.
El Ejército ha cumplido con una resolución del Tribunal Supremo en el que declaraba que lo de Zelaya era ILEGAL al pretender ser vitalicio en el cargo.

Natalia Pastor dijo...

JOSE MIGUEL:
La Constitución prevé la modificación siempre que esta sea aprobada por el Parlamento y el Senado, y después sea ratificada en referédum por los ciudadanos.

Natalia Pastor dijo...

ALEXIS:
El post está a tu disposición.
Saludos.

Sevilla Opina dijo...

El problema es que hay mucha prensa agradecida con el poder zapateriano que omite estas cuestiones.
Y una prueba mas de que la democracia y la libertad no está en la agenda de las progres.

germán dijo...

Lo que es verdaderamente lamentable,Natalia,es la postura de España en esta situación,llamando a consultas al embajador y animando a los paises de la UE a que hagan lo mismo.
Si un presidente se niega a acatar su propia constitución ( caso Zelaya) lo propio es la destitución, pero España esta defendiendo las posturas zelayistas en claro apoyo a Chavez de Venezuela.

Javier Pol dijo...

En cierto sentido entiendo a los países europeos y a los Estados Unidos. Estando de acuerdo con tu post, detrás de todo esto esta la mano del gorila Chávez, el ejercito hondureño realizo las cosas mal y deprisa, por que primero detuvieron a esta cría chavista y luego se supo que fue por orden del Tribunal Supremo de Honduras, lo razonable es que se de la orden y luego se ejecute y no al revés.

Ahora que si es justa o no la Constitución de Honduras prohibiendo la molificación de algunos de sus artículos como dice José Miguel, la verdad es que viendo los casos que se dan en toda latinoamerica de la usurpación de la soberanía nacional por parte de los Chávez y sus hijos en ara de una libertad que solo ellos y sus familias disfrutan pues a mi me parece bien.

Es como si en España se demuestra que el Presidente del Gobierno de turno es un delincuente y el Supremo no actúa. Nadie esta por encima de la ley ni el Presidente ni los ministros, y lo que quería realizar Zelaya era tan inconstitucional como alguna otro referéndum que se intento realizar en España, no hace muchos meses.

Lo más gracioso no es que ZP llame al embajador a consultas, sino que el Gorila Rojo anime a Obama a intervenir, ¿no era el "imperialismo ianki" la causa de todos los males de latinoamerica?. Eso si que tiene bemoles, fantástico post Natalia.

Miguel A. dijo...

Hay que puntualizar: es un Golpe de Estado en regla, pero con "peros". Estaba precedido de una consulta que atentaba contra la constitución y la democracia hondureñas, como así lo resaltaron dos sentencias y los dos partidos mayoritarios de Honduras, y también el jefe Mayor. Vamos, un Golpe precedido de otro semi-golpe.

Natalia Pastor dijo...

MIGUEL A.:
Vuelve a leerte el post,por que no te has enterado.
¿Cómo va ser un golpe de Estado el cumplimiento de la Constitución y obedecer el mandato del Parlamento,Senado y del Tribunal Supremo?.
El único error ha sido procedimental;en vez de deportarlo,el Ejército, cumpliendo el mandato constitucional y lo ordenado por el Parlamento y el Senado,deberían haber procedido a la detención de Zelaya,encarcelarlo o mantenerlo bajo arresto domicilario y no proceder a su deportación,(que ha sido un error visto lo visto) y posteriormente impedir la celebración del referéndum constitucional.

Aguijón dijo...

Natalia,

A todos estos Dictadores Democráticos (dictadores elegidos de forma democrática igual que Hitler), les da igual la ley, se la pasan por donde sea o la cambian para si mismos.

La ley individual no es ley. La norma debe de ser común no particular...

abrazos a todos,

CHOPINGO dijo...

Solo de momento se a frenado a Zelaya,veras que esto va para largo.

Después tenemos el Alba,este grupo solo vende su liderato de expansión y al mas puro estilo de la Unión Soviética ,realiza alardes de su potencial bélico continuamente.

Podemos llegar a tener un grave conflicto ,pues Chavez no atenderá a razones y lo peor es que de todos lados existen convenios bilaterales en defensa.

Esveritate dijo...

Por mucho que la opinión internacional este en contra, el ejército hondureño ha cumplido con su obligación.
Lo que ocurre es que al mariachi Zelaya no le salieron las cuentas como las tenía planeadas, quería convertir Honduras en otra Venezuela.

TT dijo...

El problema es que ahora el nuevo Gobierno está metiendo la pata de forma grave.

The individual rights and liberties that would be affected: the inviolability of homes, the right to protest peacefully, the guarantee against being held for more than 24 hours without charges, and the freedom to move around the country undisturbed.

These actions are unjustified. By moving to take away civil liberties from Hondurans, the provisional government undercuts its moral standing vis-à-vis the increasingly autocratic rule of Manuel Zelaya it came to replace. Even if these measures are meant to be temporary, history shows that once a government claims emergency powers, it is very hard to completely relinquish them once the “emergency” is gone.


Yo también creo que esto no está justificado. Una cosa es que se decrete el toque de queda para evitar enfrentamientos y otra muy distinta que se pueda detener a cualquiera sin cargos sin el límite establecido de 24 horas, por ejemplo.

Ahora bien, lo que haga ahora el Gobierno no modifica lo anterior, que desde luego es como menciona el post.

Melvin dijo...

Debería considerarse un “golpe de Estado” (como ha sido calificado internacionalmente) bastante “sui generis” puesto que en el mismo habrían participado, aparte del ejército, tanto el poder legislativo como el judicial. Desde luego, no podría calificarse como un “cuartelazo” latinoamericano al uso. Zelaya, siguiendo los métodos chavistas, actuó como si estuviera por encima de la ley. Aunque las leyes hondureñas permiten una reforma constitucional, el poder de abrir esa puerta no reside en el presidente. Una asamblea constituyente sólo puede ser convocada mediante un referendo nacional aprobado por el Congreso. Zelaya, sin embargo, declaró el voto por su cuenta e hizo que Chávez enviara las papeletas necesarias desde Venezuela.

Zelaya, por tanto, realmente es quien ha violentado la legalidad y las normas democráticas con su forma de proceder, despreciando las decisiones judiciales (el contrapeso fundamental de los poderes ejecutivo y legislativo en cualquier democracia). Chávez y sus repúblicas satélites de Bolivia, Ecuador y Nicaragua (Cuba hay que tener en cuenta que no orbita en torno a Venezuela sino al contrario) están desestabilizando toda el área mediante una táctica tremendamente efectiva: utilizar los recursos y los mecanismos propios de las democracias liberales para desnaturalizarlas primero y subvertirlas después. La principal diferencia con los anteriores es que éstos no se han encontrado, como sí le ha ocurrido a Zelaya, a nadie enfrente que les pare los pies en su labor de desmontaje de los sistemas legales y democráticos.

Cuestión distinta es la forma de destituir a Zelaya por las ilegalidades cometidas. La intervención de los militares en la política hondureña, aunque haya sido ordenada por el Tribunal Supremo no es algo muy ortodoxo y sí bastante discutible. La Justicia y el Parlamento hondureños podrían haber destituido y procesado a Zelaya e impedido su referendo ilegal mediante medios policiales y sin recurrir al ejército, aparte de que no tiene demasiado sentido deportarle a Costa Rica, en lugar de juzgarle en Honduras si está acusado de violar la Constitución. Más aún cuando, al parecer, el rechazo a la reforma de Zelaya entre la propia población hondureña parecía ser muy amplio. Habrá que confiar en que estos acontecimientos no terminen con el regreso de un Zelaya fortalecido a la presidencia de Honduras, una vez que se ha abierto, al fin, un agujero en la telaraña chavista en Latinoamérica.

Draco dijo...

La cosa estaba tan clara como que tenemos unos politicos que son todos unos delincuentes.

La OEA, la ONU, la UE, está trufada de caciques, sinvergüenzas, y ladrones.