viernes, septiembre 07, 2007

Juramento Hipocrático

No siempre van a ser luctuosas las noticias (mención especial a los pescadores cuyas vidas arrebató la mar gaditana; o los fallecidos en el incendio de su empresa; hasta siempre Pavarotti...). Hoy hemos podido ver unas imágenes que parecían sacadas de un capítulo de House, pero no, habían sido tomadas en un quirófano del hospital Virgen del Rocío de Sevilla.
Escalofriantes, emocionantes, increíbles. La medicina ha logrado mejorar considerablemente las condiciones en que vivirá María, la niña que, siendo feto aún, fue sometida a una arriesgada y compleja intervención destinada a paliar las secuelas que su espina bífida tendría en su físico . Ya ha nacido y, a pesar de que haya que esperar a ver su evolución, parece que estamos ante un exitoso logro. Enhorabuena al equipo médico; enhorabuena a los padres.
Es la parte positiva de la sanidad pública. Paradójicamente, dentro de la propia sanidad pública andaluza se ha estado subvencionando a Bernat Soria -hoy ministro de Sanidad- para que llevara a cabo ¿investigaciones? (nunca se publicaron informes, ni artículos, ni conclusiones) en materia de clonación, experimentos con células madre embrionarias.
Gracias a este equipo, repito, de la sanidad pública andaluza, por el testimonio de cumplimiento del juramento hipocrático que han ofrecido.
Lástima de fondos dilapidados en jugar a ser Dios, habiendo tantos campos de la medicina que los requieren perentoriamente para poder seguir estudiando las causas de enfermedades ciertas y reales que nos aquejan, o soluciones o paliativos de las mismas, o para mejorar los medios -insuficientes, siempre- personales, estructurales y técnicos reclamados a viva voz tanto por los profesionales de la medicina como por los contribuyentes.
¿O no le alegra más a Chaves, a Soria, a Salgado y a tantos otros la noticia de María que la que pudiera resultar de mezclar células humanas y animales, haciendo mitología?. Quizá entre los políticos debería existir una suerte de juramento hipocrático, que no hipocritaco, que los obligara a cuidar especialmente la distribución del presupuesto de Sanidad.

8 comentarios:

amaya dijo...

¡Qué alegría de noticia! Enhorabuena a los padres por el nacimiento y a los médicos y demás implicados por el éxito de la operación.

cecilia dijo...

Mi más sincera enhorabuena a los familiares a todo el equipo médico y a todas las personas que han conseguido que este milagro se produzca.

sempietnos dijo...

Es gratificante leer este tipo de noticias.
Ya era hora que se hiciera esta operación en España; felicidades a los padres y sobre todo mucho amor para criar a esa bebé.

luján dijo...

Imagino que los "progres" ignoran que en comunidades "del pp" se investiga en celulas madre desde hace años... nada como la propaganda y la mentira para convencer al rebaño de lo contrario.

julio andradas dijo...

Soria se lo ha montado a costa del presupuesto, y todavía está por ver cuánto nos ha costado y qué resultados ha obtenido hasta la fecha.

Para estos "científicos progres" España es el paraiso de los ilusos. Que se lo digan a su colega Fuster, que recibe una pasta del Gobierno español y lo "recicla" parte para sus gastos noteamericanos y parte para el Hospital Mount Sinai, eso sí, a beneficio de los huérfanos y los pobres de la capital.

Bernat Soria es otro de estos pájaros hasta que se descubra el pastel, claro.

anaxágoras dijo...

Una magnífica noticia.
Respecto a Soria con la escusa que son embriones de seres humanos los puede asesinar esto es el progreso socialista. Caminan siempre hacia el Gulag o sea el asesinato en masa, ahora ya es el ministro del corredor de la muerte; próxima parada asesinato de viejos y enfermos.

Claudedeu dijo...

Bernat Soria, para los que conocemos un poco el oficio, se puede comparar con Horst Schumann, salvando las diferencias.

bellamarcela dijo...

Ciertamente es maravilloso.
Y en contraposición a ésta maravilla el horror de miles de abortos que cada año van en aumento.
Cuando alguien se entera de que han apuñalado a su vecino se espanta y comenta "¡y fíjate, justo ahí al lado!".
La mujer que aborta no se espanta ni dice "¡y fíjate, justo dentro de mí!"