domingo, febrero 09, 2014

El paseillo


A falta de enragés y sans culottes, el atrezzo en la rampa de los juzgados de Palma de Mallorca lo companían la extrema izquierda habitual portando banderas republicanas y demás parafernalia de chrigota chavista. Esperaban el paseillo de la Infanta como esperaban siglos atrás a los reyes y aristócratas sobre un carro abierto camino de la plaza de la Concordia, donde les aguardaba la cuchilla de la guillotina.
En ese tramo, el populacho  les arrojaba basura, tomates y fruta podrida, les escupía e insultaba.

Ha corrido el calendario pero los hábitos e intenciones sigue siendo los mismos. Por eso la Infanta bajó la rampa en coche, se apeó del vehículo con lunas tintadas y sonrió enigmática a la prensa que la aguardaba expectante para tomar constancia del momento.
Se frustró el paseillo, sí, y Cristina declaró ante el juez Castro como imputada, que es de lo que realmente se trataba. Superado el "timing" del showtime que llenó - y llenará en los próximos dias -, las tertulias vocingleras televisivas, lo único que queda es que el magistrado  dicte  auto de conclusión del procedimiento abreviado y decida -si no lo ha hecho antes -, si continúa implicando a la Infanta.

Visto lo acontecido, todo quedará en agua de borrajas. La Infanta Cristina  no se sentará en el banquillo de los acusados por delito fiscal porque ni el fiscal ni la acusación particular -en este delito concreto, que ejerce la Abogacía del Estado-, van a presentar cargos contra ella. Y la LECri es contundente en este apartado: sin acusación pública, ni acusación particular no se puede juzgar a ningún ciudadano.

Lo único pendiente en el sainete es qué personaje va a hacer de  Jean Varlet, famoso por arengar en los suburbios a los transeúntes desde una banqueta o tarima rodante.
Les queda la decepción de no haber visto a la Infanta zarandeada y vejada como la Pantoja a la salida de los juzgados de Málaga.

La bilis aguarda para mejor ocasión...

 natpastor@gmail.com

6 comentarios:

E..P.. dijo...

Bueno el populacho también cuenta para los votos como todo el mundo tienen derechos, lo que no hay derecho es tanto teatro judicial para callar bocas, muchos ya sabíamos que se iba y se irá de rositas, tampoco era de esperar en vez de banderas republicanas ver banderas fascista que también se encuentra en su derecho, pero fueron banderas republicanas...( de todos modos no me caso con ninguna de estas banderas)

Lo grave que aparte de no ver las cosas claras el 95% de las preguntas fueron evasivas, táctica que a una mujer normal de la calle no le valdría, grave es ser en cierto modo ignorante de cosas que no debiera una mujer con el cargo que tenia, grabe es que no sigan tomando el pelo y el respeto.

TV y los medios de comunicación nos invaden con informaciones de distintas índoles de manipulación pero lo grave es que lo han convertido en un circo, de esto la culpa no es el pueblo son sus gestores de los medios. Estos mueven a las masas más que los políticos, pon un partido de fútbol barsa- R.Madrid y se olvidan hasta como se llaman.

"No me creo nada" de todo este montaje teatrero hay claros indicios que no es tan presunta que es más muchos piensan o pensamos que se va de rosas.

Es mi humilde opinión. Es como lo estoy viendo y como lo ven muchos.

Saludos.

claudesolenprimera dijo...

Natalia en mi modesta opinión, esto a sido todo un montaje para desprestigiar a la monarquía de España, Yo pienso que a la infanta no se le tenia que llevar a los juzgados por que todo el mundo dice que todos los españoles somos iguales ante la ley .
Porque, entonces no están en la cárcel, todos los políticos que han robado,los sindicatos. los eres de Andalucía ,que es la corrupción mas grande que puede tener una nación yo no veo que nadie haga el paseíto por ningún sitio cuando todos estos despilfarradores y ladrones es ten en la cárcel y nos devuelvan todo el dinero que nos han robado entonces que se metan,con la coronas.

jano dijo...

ROMANCE DE LAS INFANTAS DE ESPAÑA

En esta gran piel de toro
ha habido muchas infantas;
por distintas circunstancias
llegaron a reinar o no.

La rebelde doña Eulalia
y su hermana doña Isabel
dice el pueblo que usaban
las plantas para su placer,
especialmente la dalia,
sin menospreciar el clavel.

No consta la “María”- no,
que en España no se daba,
Solamente se fumaba
Un maloliente tabaco
en hebra o en picadura.

Y después de esta locura
De tanta flor olorosa
Las infantas se nos posan
En capullos muy plebeyos;
Eso sí, también nobleza,
Y rancísimo abolengo,
que Doña Elena, al posar,
posó en Jaime Marichalar.

Hurgando Doña Cristina
En el lujuriante jardín
encontró un bello narciso,
destacando entre las plantas,
de tallo recto y altivo,
de Vascongadas nativo,
de apellido Urdangarín.

Y con el cruce de plantas
entre un Lis y un narciso,
la Naturaleza quiso
un muy bello enlace feliz.

Felices fueron los tiempos
en los que el duque de Palma
muy em-Palmado se siente,
y sembrando su simiente
en ese lugar preciso,
ha convertido el narciso
en bellas flores nacientes.
Bienvenidos los “infantes”.

La historia de amor se rompe
cuando ese duque consorte
decide usar el resorte
de la rastrera corriente.

¿Qué necesidad había
De caer en lo más bajo?
¿Acaso vuestro trabajo
No es la renta suficiente
Para nutrir la simiente
del narciso trasplantado?

Y nuestra infanta, doliente,
ejecutiva de un banco,
¿no distingue aún lo blanco
De una cuenta no corriente?

¡Ah, cuánta historia de palacio!
De palacete querido
por haberlo abandonado;
¡cuánta infanta distraída
Sin saber lo que ha firmado…

Historia de las infantas,
que no usan bien las plantas…
Ni saben llevar sus cuentas.

Querida Natalia, no soy republicano ni perroflauta; no me parece bien la guillotina callejera ni el escrache doméstico, pero la Justicia debe ser igual para todos, con sangre azul o vulgar sangre roja, para garantizar que se cumpla la Ley.
El probable paripé que se montó en los juzgados de Palma estaba cantado: no sabe, no contesta y confía plenamente en su "narciso",
pero algo hay cuando el río suena y, a la plebe, no se nos trata con tanto miramiento; mucho menos a la "caspa" política que, para más inri, están aforados para arruinar el país sin el menor miramiento.
Guillotinas mediáticas y populares y escraches domésticos ¡¡¡NO!!!, pero que la Justicia actúe sin mirar la condición del reo, con absoluta imparcialidad y con una sóla vara de medir.
Un saludo.



El último de Filipinas dijo...

Al Jean Varlet de turno ya se encargará de promocionarlo La Sexta, y por si faltaba ya voló a toda prisa a la isla el inefable Joan Tardà.

Olímpico Misántropo dijo...

DE VEZ EN CUANDO, ES BUENO OTRO PUNTO DE VISTA:

http://misantrolimpia.blogspot.com.es/2014/01/noos-estan-tomando-el-pelo.html

VELARDE dijo...

Parece que interesa mas el morbo que la justicia, donde va a parar.....