martes, junio 18, 2013

¿Justicia?

 

Un joven, acusado de asesinato, sólo tiene entre él y la pena de muerte a los doce hombres que componen el jurado que lo acaba de juzgar. Ese es el argumento de "Doce hombres sin piedad", una obra homónima de Reginald Rose escrita para televisión, adaptada luego al teatro y que Sidney Lumet llevó al cine en 1957.


Nueve ciudadanos elegidos al azar, siete mujeres y dos hombres, son los encargados de determinar la inocencia o culpabilidad de José Bretón. Un caso realmente complicado y que se ha encontrado desde el principio  bajo una tremenda expectación - y presión- mediática.
¿Es factible, viable y creible que esas nueve personas puedan sustraerse a la presión ambiental y ser imparciales ante un juicio como el de Bretón?.

 natpastor@gmail.com

9 comentarios:

claudesolenprimera dijo...

Como se puede tener, una mente tan fría para poder matar a sus dos hijos, carne de su carne, espero
que el tribunal lo declare culpable,

Pero este crimen tenia que tener cadena perpetua o muerte, un ser tan despreciable no puede estar en este mundo.

PACO GACELA dijo...

No hay justica como dios manda en este país.

MAMUMA dijo...

No.

Argentina sin Juicios por Jurado dijo...

El juicio por jurados es lento, caro, antidemocrático y fracasado en todo el mundo. Y desprestigia a la justicia española.
WWW.NOJURADO.BLOGSPOT.COM

Natalia Pastor dijo...

Argentinos :

El jurado popular -tal y como está concebido -es una aberración.

Nueve ciudadanos ,sin formación jurídica, absolutamente mediatizados e intoxicados por la tremenda y brutal exposición mediática del caso, no están capacitados para discernir desde la imparcialidad necesaria, la culpabilidad o inocencia del acusado.

Aquí en España ya vivimos un aquelarre en ese sentido con el juicio de Dolores Vázquez por el "caso Wanninkoff", otro esperpento de linchamiento mediático obsceno que concluyó con la condena de la encausada.

Años después -por una prueba de ADN - se descubrió que era inocente y que fue condenada por un jurado popular en base a meras pruebas circunstanciales y a toda la presión de la prensa y medios de comunicación que ya la habían subido al cadalso desde primera hora.

Señor Ogro. dijo...

Nadie cree en estos juzgados, nadie. Al menos en España...y fuera, en fin.,..tampoco me convence.

Solo desde la demagogia bananil se puede defender esta cosa del tribunal popular, concepto más cercano a la turba que a la justicia.

Miquel dijo...

este caso no tiene mucho que ver con el de Dolores Vazquez. Vamos,¿ si crees que los restos de huesos quemados de niños de 2 y 6 años no es una prueba importante? ¿si crees que no hay bastantes pruebas para condenarle, ya me explicarás a quien condenar?

Natalia Pastor dijo...

Miquel:

Le puntualizo dos datos básicos que pasa por alto y que son claves.

1) No se puede determinar por medio del ADN que los restos de huesos encontrados pertenezcan a los niños Ruth y José.

2)No se ha constatado que se haya respetado la "cadena de custodia" de los restos óseos tal y como marca la ley.

Miquel dijo...

no tengo intención de polemizar sobre esta cuestión, pero si los restos no son de Ruth y José, pero sí que son de niños de 6 y 2 años, ¿es una casualidad que aparezcan en la hoguera de una casa donde han desaparecido dos niños de esas edades?. Y si se ha roto la cadena de custodia, ¿Quién ha puesto esos huesos ahí?.¿Cree usted realmente en la inocencia de Bretón? Yo diría que estamos ante un enfermo mental que ha cometido el asesinato de los niños, y desde el punto de vista judicial ante un caso muy claro. Un saludo