sábado, mayo 18, 2013

Atrapada en el tiempo




Mi amiga Ingrid es una abogada sueca que trabaja en una multinacional y que cada cuatro meses visita  España . En nuestras tardes de café su pregunta es definitoria del bucle :"¿Y en España toda igual: nacionalismos,paro,manifestaciones y crisis institucional?".

Y es que España es un remedo - entre orteguiano y berlanguesco - de ese film de Ramis, "Atrapado en el tiempo". Nuestro despertador suena cada dia a las 6:00 y los síntomas son idénticos a los del dia anterior.

Nuestro Punxstawnwey celebra el festival del Día de la Marmota en medio del aquelarre nacionalista de Mas y sus corifeos, los recortes de Rajoy y los impuestos devastadores, los del "si se puede" de Colau que son un híbrido de escrache y eslogan de libro de autoayuda; amanecemos cada dia con los cinco millones largos de parados que son ya un remedo cañí de "The walking dead", zombies que pululan por comedores sociales y oficinas de empleo sin que la sociedad asuma que cualquier dia pueden tornarse violentos por causa de la desesperación.


Si hibernaramos durante seis meses, al abrir los ojos el espectáculo seguiría siendo el mismo, con un algún aditamento nuevo como es el encarcelamiento y salida express de un banquero que nos deja un aroma a la magdalena de Proust y así evocamos -por un instante - a Mario Conde y sus cuellos blancos impolutos.

Imagino lo que debe ser para los columnistas escribir un dia sí y otro también sobre los mismo, como si el artículo de hace once meses mantuviera la misma actualidad y vigencia que si estuviera recien salido del horno. Esa pereza consustancial es contagiosa y a una se le hace esquivo poner los ojos, fijar la mirada -aunque sea por un instante - en esa noria que gira y gira, cansina, inagotable, cargada de freaks y esperpentos valleinclanescos que hacen aún más odiosa la digestión de sus actos y palabras.
Les dejo. Suena el despertador.

natpastor@gmail.com

5 comentarios:

PACO GACELA. dijo...

La verdad que es como si estuvieramos atrapados en el tiempo, esto no avanza, de momento la luz al final del túnel no se vé, la cosa está negra de verdad y creo que por un tiempo más, que dios nos coja confesados, un buen finde semana, bss.

MAMUMA dijo...

Hace ya tiempo que estamos atrapados en la rede que nos han tejido nuestros partidos políticos, ha y que conste que a todos sus componentes les mueve el bien del pueblo.
Ja.

Campurriana Campu dijo...

La verdad es que es un aburrimiento soberano. Yo ya no leo la prensa salvo algo muy puntual...pero apenas nada. Si echas un vistazo a algunas columnas de hace años, siguen estando de plena actualidad. Incluso, si leemos a algún clásico...
Los seres humanos nos movemos por tres cosas y punto. Ha sido así, es así y seguirá siendo así.
Menos mal que la actualidad se puede mirar con infinitos ojos aunque sea la misma en esencia.

jano dijo...

El inmovilismo noticiario, el invierno perenne instalado este año en España (también en los territorios que por su lejanía utilizan otro huso horario), la descomposición del sueño europeo día a día, son vectores de fuerza que apuntan todos hacia nuestros políticos dejándoles con sus partes pudendas al descubierto; como aquel rey que se paseó desnudo ante la corte y el pueblo en la creencia de ir vestido con exquisito traje de sutil tejido. En plena crisis vemos la desnudez de ideas de nuestros gobernantes, nacionales y comunitarios, que no son capaces de ver más allá de sus narices, y mientras derrochan lo poco que queda en trajes quiméricos para distinguirse del vulgo, el pueblo no acaba de ver esos brotes verdes tan anunciados, solamente los espárragos trigueros de los Comedores de Cáritas; algo que no nos puede ofrecer la Banca porque la Banca no recibe, sólo se beneficia del dinero de los esquilmados a través de sus servilones para que paguen sus trajes de fantasía.
Mi reloj-despertador, como la prensa, suena todos los días a la misma hora y con la misma música pero mi trabajo dura más tiempo y mi salario ha menguado; mi vida laboral se habrá de dilatar en el tiempo para poder cobrar (si sobrevivo) la pensión máxima a la que tengo derecho pero, de seguir la cosa así, acudiré desnudo a mi trabajo a sabiendas de que no llevo traje alguno y no cobraré nunca una indemnización supermillonaria por arruinar un banco o una empresa... Terible panorama de injusticia el que estamo viviendo.
Un saludo.

quedateenminube dijo...

Estamos todos ya muy aburridos, siempre es lo mismo, me molesta enormemente la corrupción de nuestros políticos, bueno ayer descubrimos que también hay corrupción en Alemania dando puestos a familiares y me imagino que en todos los países cuecen habas pero como debemos centrarnos en nuestro país, hay veces que ya ni oigo ni veo las noticias porque se que va a ser más de lo mismo.
Un abrazo!