viernes, abril 12, 2013

Todo lo que siempre quiso saber sobre Mendes


Decir Jorge Mendes, es nombrar al agente futbolístico más poderoso del mundo, el auténtico emperador. Mendes nació en Lisboa. Pero fue en Viana do Castelo, una localidad de 30.000 habitantes a 50 kilómetros de Galicia donde desarrollaría sus primeros pasos. 
Mendes era hijo de un funcionario de la Administración Pública y de un ama de casa. Fue futbolista y jugó en el Viannense de Segunda B. Pero enseguida vio que lo suyo eran los negocios. 
Siendo jugador del  equipo,se dirigió al presidente del club y solicitó la gestión de las vallas publicitarias del estadio. Seis meses después abrió su propio videoclub, Samui Video.

Los negocios crecían y el fútbol cada vez ocupaba un lugar más residual en su vida. Jugó en el Caminha y en el Lanheses de Tercera, mientras gestionaba un complejo turístico y de ocio llamado Luziamar. Con 30 años dejó el fútbol. En ese momento realizó su primera operación, facilitar el fichaje de su amigo y socio de Samui -el videoclub-, Antonio Alberto por el Lourosa.


Y allí,a orillas del Atlántico continuaron sus actividades empresariales. En Caminha, donde regentaba la discoteca Alfandega conoció a Nuno Espirito Santo. Fue su primer representado, al que llevó del Vitoria de Guimaraes hasta el Deportivo en 1997. Ya entonces se averiguaba la ambición y las dotes de persuasión que marcarían su empresa Gestifute, mucho antes de que revolucionaran el mercado con la gestión de la imagen de sus propios jugadores, a través de la filial Polaris Sports.
El siguiente fue Costinha, jugaba en el Nacional en Segunda y pocos conocían su potencial. Primero lo convenció a él para ser su representante, poco después al Mónaco para que lo fichara. Esa operación resume lo que es Jorge, es padre, es amigo, es hermano
Jugadores como Simao o Maniche también sucumbieron al encanto de Jorge.


Estaba a punto de llegar el Big-Bang de Mendes. Auspiciado por los títulos de los ‘Dragoes’ de Oporto, donde controlaba a media plantilla y, sobre todo, al artífice del éxito,el gran e irrepetible José Mourinho,se produce el despegue.

El megatraspaso de The Special One, Paulo Ferreira, Costinha y Tiago al Chelsea en 2004 le elevó al escalafón más alto del mercado de futbolistas. Ese mismo año traspasó a Deco al Barcelona, tras haberlo rescatado del modesto Alverca.



Pero su ambición no tenía- ni tiene- límites. Cruzó la línea de cal que delimita el césped y a su nómina de jugadores añadió la de entrenadores de perfil variado: Además de Mou, Scolari, Queiroz y Paulo Bento.
Trazó alianzas estratégicas y sinergias con empresas de representación (la brasileña Traffic) o creó su propio fondo de inversión - Quality Sports Investment - junto a Peter Kenyon, el todopoderoso ex director ejecutivo del Chelsea.
Mendes es cercano a sus futbolistas pero siempre se aleja del foco mediático. Su "secreto" es el trato con sus representados y ellos le adoran.
De lo que se desprende del análisis del sector que ha hecho la web Futebol Finance, es que su agencia Gestifute está en lo más alto y coloca a Jorge Mendes en la cúspide como el agente más poderoso del mundo. Cristiano Ronaldo, Falcao y José Mourinho son los principales activos de la agencia portuguesa, que la publicación valora en más de 536 millones de euros. 

 natpastor@gmail.com