domingo, enero 27, 2013

La caza del portugués


 Desde que llegó hace tres años, José Mourinho se ha convertido en el muñeco de pim-pam-pum, en la diana donde disparar todas las inquinas y vendettas que alberga la prensa deportiva, desde que el portugués decidió retirarles sus sempiternos privilegios.  

Hasta la llegada de Mourinho, la prensa deportiva viajaba en el mismo avión de los jugadores, tenía acceso a los hoteles de concentración, tenían a su disposición a los jugadores cuando los requiriesen, ya fuera para entrevistas personalizadas en diarios o para entrar en programas de radio de madrugada.

El juego desplegado por el Madrid y los resultados espectaculares, frenaron durante un tiempo la cacería y la persecución mediática larvada y que ahora se desarrolla en toda su intensidad.

La campaña que sufre Mourinho no la ha sufrido político, personaje o deportista de ninguna clase a lo largo de la historia. Se han vertido sobre él todo tipo de insultos y descalificaciones; desde "nazi portugués" -como le tildó Carlos Boyero- a la infamia de Roberto Palomar, juntaletras de 'Marca' y contertulio de COPE - ¡qué tiempos,Federico...! -, diciendo que Mourinho es el típico personaje "que se daría a la fuga después de causar un atropello". Los dos se sentarán en un banquillo tras ser demandados por Mourinho.



A los insultos y descalificaciones hay que sumar la campaña de mentiras -una tras otra - cuyo único objetivo - como dijo Florentino Pérez en su comparecencia - es desestabilizar al club y provocar una fractura social en el madridismo que obligue al cese del entrenador.









Un ejemplo de mentira es el caso de Diego Torres (El País), amigo de Valdano, que contó de forma detallada una imaginaria pelea de Mourinho con Esteban Granero delante de todos sus compañeros de vestuario. Posteriormente se demostró que esa pelea fue falsa, una absoluta fabulación del periodista argentino, que quedó en evidencia y con las vergüenzas al aire cuando se comprobó que Granero, para más inri, no estaba ni en Valdebebas el supuesto día de la discusión.

Lo que aquí se dilucida, es -nada más y nada menos -, que un pulso entre una prensa que convirtió al club en su cortijo, que ejercía el derecho de pernada sobre todos y cada uno de los estamentos de la institución y un entrrenador no dispuesto a doblegarse. Un entrenador que no come con periodistas, que no toma copas con ellos, que no les pasa la mano por el lomo, que no filtra información del vestuario ni entra de madrugada en programas de radio para mayor gloria y audiencias del comunicador de turno.

Esto no es nuevo. José María García ya intentó un pulso con Florentino Pérez en su primera etapa, con la recalificación de los terrenos de la Ciudad Deportiva como telón de fondo. De aquella campaña atroz que pocos recuerdan, sólo queda el saldo de un rastro de querellas -ganadas por Florentino - y un periodista de voz aflautada que de vez en cuando -cual espectro- aparece en alguna entrevista nostálgica relatando batallitas para nietos.

La ética debe acompañar siempre al periodismo como compañera de viaje. Los comportamientos y campañas basadas en intereses espúreos,bastardos, corporativistas, envilecen y prostituyen la profesión de periodista y ésta se convierte entonces en canallesca impostura, en pura mentira e infundio, en calumnia continuada y grosera.

 natpastor@gmail.com

10 comentarios:

elsillondepapa dijo...

Si digo la verdad, a mí, siempre me ha gustado este personaje Mou, una persona que, te guste o no, siempre dice lo que piensa y hace lo que cree que debe de hacer, a todos los que atacan les contraatacan, pues me gusta. A la prensa y periodistas no les gustan porque les ha "fastidiado" su cortijo, pero ajo y agua, es lo que hay y espero que dure mucho. Un abrazo

Natalia Pastor dijo...

SillóndePapá:

Yo me declaro "mourinhista".
Futobolísticamente, por que me gusta el estilo rápido,vertical,ofensivo ante el aburrimiento del "tiqui taca" que parece balonmano, y sobre todo defensora de un personaje transgresor,sincero y rebelde ante el buenismo falsario y la humidad camuflada,impostada, de lo que en realidad es pura y simple soberbia.

maria dijo...

No puedo estar más de acuerdo con lo que has publicado, la persecucion en España a José Mourinho, el a veces y soy de mou al 100% se pasa pero es que entiendo que tiene de enemigos a los que no se atreven con Florentino, pr supuesto a los del barsa y un enemigo que a mi me gusta muy poco Jorge Valdano, que es el amiguito de la prensa madrileña y luego un cooperativismo entre periodistas la mar de cantoso. Ya te dije por twiter que esto de Marca se debe llevar hasta el final con demanda, no se lo que haran....... Los jugadores si me creo que quieran echarlo, es logico Mou lo quiere ganar todo y ellos han empezado una temporada que mejor no recordarla, aunque no creo que les haya pegado que es lo que parece que algunos casi insinuan yo creo que tiene todo el derecho de exigirle a esos millonarios que dan patadas al balon que lo den todo y demuestren lo que vale el Madrid...Estoy con Mou y no me gustaria nada que se fuera un Junio sin ganar la décima. Un abrazo

Natalia Pastor dijo...

María:

En la campaña -cacería- periodística contra Mourinho se han traspasado todos los límites éticos imaginables.
Hasta han llegado a publicar -en EL MUNDO de Pedro J...-, detalles de la vida íntima de la madre de Mourinho.

Por que de lo que aquí en realidad se trata, es ver como la Prensa ha mutado de "cuarto poder" a adquirir tintes seudomafiosos en pos de derribar a un personaje incómodo para sus intereses.

Entramos en el terreno de arenas movedizas de los "titulares amarillistas" que ya inundan nuestra vida política, como es esa portada de EM sobre supuestos pagos de sobresueldos a gente de la cúpula del PP, sin que doce dias después tengamos noticias de quiénes son.

¿Es ético,deontológicamente admisible lanzar mierda -como decía Roger Wolfe - y después "lavarte" las manos?.
Pues a eso se reducen y resumen los dos últimos acontecimientos periodisticos:la portada de EM con los sobresueldos -supuestos- de Bárcenas y la portada de MARCA con el últimatum al presidente por parte de los jugadores.

Mucho se habla de la regeneración necesaria de la clase política.
A la periodística también le hace falta...

María dijo...

Yo de fútbol no entiendo (creo que me "curé" de cualquier afición que tuviera después de jugar un partido con 20 años para recaudar dinero para un viaje de estudios, vamos que aún tengo agujetas).

Bromas aparte, te diré que, a mi juicio, el problema subyacente es que en España sale casi todo gratis; Mou ganará esas demandas, los otros igual pagan o no pero, en cualquier caso, el castigo no será tan grave como la afrenta y el "calumnia que algo queda" seguirá funcionando.

Besos

Agustin dijo...

Una vez mas futbol y politica van cojidito de la mano.Yo aun siendo hincha de siempre del Atletico de Madrid,me cae muy bien Mourinho,un post diferente,un saludo,

Señor Ogro. dijo...

No se puede decir más claro. Ni soy futbolero, ni soy del Madrid; pero con orgullo voy diciendo, para escandalo de beatas y tontarras, de que soy pro-Mou.

La cacería es salvaje, propia no se de qué, pero no de un periodismo digno y normal.

RECOMENZAR dijo...

Muy interesante tu blog
me voy aprendiendo

U.Q.F. dijo...

Mou es por encima de todo un ególatra mercenario que cuando gana gana él, y cuando pierde es por culpa de los demás: jugadores o árbitros o calendarios, cual vulgar conspiranoico. Recuerden la lamentable rueda de prensa del "puggqué".
Fundamentalmente un arrogante maleducado que dispara contra todo aquel que ose cuestionar su verdad.
Hábil gestor de resultados, sin una idea futbolística ni clara ni valiente. Los títulos que pierde los pierde por cobardía futbolística.
Un maleducado que no ahorra epítetos descalificantes, resentido contra todo lo que huela a excelencia. Marrullero, mete dedos en el ojo del rival, espera a árbitros en el párking, insulta (su insulto favorito en el campo es "filho de puta"), gesticula barriobajeramente y monta encerronas intimidatorias.a periodistas.
Se carga la estructura deportiva del club que le paga sin nigún miramiento. Carece de principios morales y de filosofía deportiva.
No habla de fútbol.
Vive con permanente cara de asco, el mismo asco que provoca en la gente de bien, desfanatizada que no cree en la victoria ganar a cualquier precio.
Molesta a los madridistas de bien que saben que el RM siempre ha sido un club señor.
Por su culpa, la imagen del RM está, hoy por hoy, por los suelos.

velarde dijo...

Lamentablemente el periodismo deportivo cada vez mas sufre de guiños de prensa sensacionalista y rosa...y te encuentras a periodistas convertidos en mariñas,carmeles y demas esperpentos con credibilidad 0!!!