viernes, diciembre 07, 2012

Y esto, ¿quién lo paga?


 Cuentan que cuando el gran Josep Pla llegó a Nueva York allá por 1954 y contempló asombrado la gran manzana iluminada durante la noche, preguntó sorprendido y estupefacto: «Y esto, ¿quién lo paga?»
Si Pla viviera hoy se preguntaría lo mismo respecto al sistema sanitario.

En España existe -por mucho que haya corífeos empeñados en lo contrario- una sanidad pública de calidad, gratuita, universal y con unos profesionales extraordinarios y valorados en toda Europa.
Dicho esto, la pregunta es otra; ¿es este sistema económicamente sostenible?.
Vayamos a los datos; el gasto sanitario supera año tras año el presupuesto anual, con un déficit estimado de entre el 10% y el 15% de los presupuestos asignados en las comunidades autónomas a sanidad, acumulando un gasto absolutamente  inasumible (cifra que ronda entre los 10.000 – 15.000 millones de €).
Es cierto que se han tomado medidas y ajustes, que no sólo nos afectan a los usuarios si no también a los trabajadores del sector que  han visto reducidos su sueldos.

Más datos, -que no opiniones- ;según el informe de la OCDE Health at a Glance de este año, con cifras de 2010, España se gasta 2.345 € por persona y año en servicios sanitarios. Está por encima de la media de la UE-27 (2.171 euros).
Con todo, hay otro dato que muchos obvian : hay que mencionar que más de 11 millones de españoles tienen contratado un seguro con una compañía privada. 
 Si el sistema público es tan fantástico en todos los aspectos como a veces se defiende en algunas tribunas, ¿no tendría mucho sentido que todos estos usuarios pagasen una póliza para optar a una sanidad privada, no?.

Pero volvamos a las cifras:  según los datos del año 2003, el gasto total en sanidad en España público y privado, contando con los cuidados de larga duración, ascendió a 64.076 millones de euros, el 8,2% del PIB. En 2010, tocaba los 100.741 millones, el 9,6% del PIB. Un incremento elevadísimo en muy pocos años, incluso amparándonos en la inflación.


 Otra consideración que se obvia cuando se habla del gasto en sanidad, es que las Administraciones Públicas deben más de 15.000 millones (el 1,5% del PIB) a las compañías del sector. A finales de 2011, sólo las CCAA adeudaban 6.300 millones a los laboratorios farmacéuticos, 5.200 millones a las empresas de tecnología sanitaria, 2.000 millones a la sanidad privada concertada y otros 2.000 millones a las farmacias. ¿De veras alguien puede decir que este sistema es hoy por hoy sostenible?.

Los españoles visitan al médico un 40%  más que nuestros socios de la UE. Sí, han leido bien: un 40% más. Sí, en 2006, un ciudadano sueco fue 2,8 veces al año de media al facultativo y la media en la UE era de 5,8, en España fue de 8,1 veces por ciudadano. Brutal. E inasumible,claro.

Y otro dato más que pone en solfa el sistema : en el gasto farmacéutico los españoles están en los primeros puestos de la UE. El montante es de 399 euros por habitante y año en medicinas.

Pero hete aquí,que para más inri, España es uno de los pocos paises dentro de la UE que no tiene ningún tipo de copago en la sanidad pública. Pero ya sabemos que para la izquierda y para el imaginario progre, todo son derechos, y por supuesto, gratis total. Faltaría más...



 ¿Y qué nos espera entonces?, se preguntará el amable lector. Pues de entrada, asumir que que el gasto médico por paciente tenderá a dispararse en el futuro, motivado -entre otros factores -, por  el envejecimiento poblacional. Y es que según envejece el personal, se multiplica deforma geométrica el coste sanitario. Los estudios realizados apuntan inexorablemente que en el año 2025, tratar a un paciente de menos de 65 años costará unos 2.200 € .Para los que fluctuen entre los 65 y los 79, la cantidad se multiplica por cuatro, hasta los 8.570 €. Y para los que estén entre los 80 y los 94 años, el coste será de 15.000 € (siete veces más que al paciente convencional). Y para los mayores de 95, ya ni les cuento: el coste asciende a la friolera de 28.500 € (catorce veces más).

Saquen la calculadora, amables lectores y comiencen a sudar copiosamente: según el INE, mientras que ahora mismo -en 2012- sólo hay 76.000 españoles de más de 95 años, en 2050 habrá más ¡¡¡de 520.000!!!. O sea, un coste extra de 12.500 millones de €. Y eso, sólo teniendo en cuenta a los mayores de 95 años.

Así, que imagino al insigne Josep Pla mirando con ojos asombrados a tanto charlatán de la izquierda, a tanto juntaletras demagógico de la progresía rampante pontificar sobre la sanidad universal,libre y gratuita, y preguntarle con voz firme, "sí, muy bien, pero esto, ¿quién lo paga?".


natpastor@gmail.com

25 comentarios:

Herep dijo...

Excelente análisis, Natalia, pero los progres tienen soluciones para todo, ya sabes. Esto... ¡que lo paguen los ricos! Más subidas de impuestos para las clases pudientes, como si estos pagasen algo o así se solucionaran las cosas.
El problema de la Sanidad en España va de la mano del problema del Estado de Bienestar. Cuando las vacas eran gordas nos acostumbramos a gastar a espuertas y ahora, épica de vacas flacas, nadie quiere volver a ajustar el presupuesto.
Derechos adquiridos, dicen.
Pero no hay parné, señores.

Un saludo.

Helio dijo...

Los datos que das son demoledores, somos muchos los que llevamos tiempo diciendo que el gasto sanitario sería insostenible, aun sin contar con esta terrible recesión.
El último gobierno socialista funcionó a golpe de endeudamiento, engordando las administraciones incluso cuando ya estábamos en recesión, ademas pregonando a los cuatro vientos que no recortarían derechos sociales.
Y ya sabemos como se termina cuando se gasta mas que se ingresa.
Saludos.


Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Esto no se sostiene solo, amiga Natalia. Lo sabemos todos, incluso la gente izquierdosa que, como siempre ha hecho, quiere armarla. La situación actual de la sanidad es la misma que era cuando Zapatero daba lecciones de buen gobierno; pero, entonces, nadie movió un dedo. ¡La coherencia de la izquierda!

Candela dijo...

El Sistema Sanitario público ya no se sostiene, pero yo me hago la siguiente pregunta: Puestos a privatizar la gestión ¿porqué no dejar que el español que lo desée suscriba un seguro privado sin estar obligado a pagar el público? Es decir, libertad de empresa. Yo lo preferiría porque no me fío de que, en España, por ser como somos, la gestión de la sanidad pública se conceda arbitrariamente, como las contratas de la basura.

Y si esto choca a determinadas mentalidades progrepensantes que se fastidien, que lo llamen discriminatorio bla, bla bla. Pero sería lo más lógico. No se hará porque de la privatización de la gestión no saldrá una noble competencia para ofrecer los mejores servicios, sino una de puñaladas traperas para obtener las concesiones y chanchullos seguros, está en la naturaleza del escorpión.

claudesolenprimera dijo...

El problema Natalia no es lo que los españoles, gastamos en sanidad el problema es que como era
universal y gratuita todos los que nunca han cotizado ni cotizan tienen derecho a ella.


Por eso ahora que estamos en bacas flacas , tenemos el déficit tan grade que tenemos es hora de que todo el gobierno empiece a trabajar.

Pero esto no tiene arreglo si cada cosa que hacen seles replica, no estamos nunca de acuerdo , así
no podremos salir de la crisis

Trecce dijo...

Y yo pregunto, a mi vez. ¿Se le ha preguntado al ciudadano cuál es su orden de prioridades para pagar?
Porque a la pregunta de quién paga esto, la respuesta es lo pagamos todos y si se me dice que no hay dinero para pagarlo porque hay pocos cotizantes, a lo mejor el ciudadano si se lo pregutaran, diría que prefiere pagar a médicos y enfermeras y sufragar los gastos de las instalaciones hospitalarias, antes que dar dinero a los bancos y pagar gorrones que se sienten en un escaño.
A veces las preguntas tienen más de una respuesta, pero la respuesta que vale es, por desgracia, la del que manda y no la del paga.

jano dijo...

Querida Natalia: Josep Pla se asombraba de un gasto superficial, que pagaban los comerciantes.
¿Quién te ha dicho a tí que la Sanidad Pública es gratis en España?; es gratis para muchos colectivos de gente que no cotiza y no ha cotizado en su vida a la SS (gitanos, inmigrantes instalados en España, ambos viviendo también de pensiones no contributivas y de los servicios sociales)con la connivencia buenista de los "progres" y de los que no son tan "progres" pero no tienen c...... para acabar con el abuso. También de los extranjeros que se aprovechan de la ganga sanitaria española, ahora más gangosa con la decisión del Gobierno de ayudar aún más a la Banca con la concesión del permiso de residencia a los mafiosos que blanquearán dinero comprando mansiones a precio de saldo, pertenecientes a los bancos, y tendrán derecho a utilizar nuestra Sanidad.
Por último, Natalia ¿cuánto nos cuestan nuestros políticos, ladrones e incompetentes, a los que deberemos seguir pagando sus privilegios después de su retiro de la vida pública?

jano dijo...

Otra pregunta, Natalia.
¿ Te someterías a una intervención quirúrgica de cirugía mayor y de riesgo en un bonito hospital privado, con habitación individual, escaso de personal y no debidamente cualificado, en el que no hubiera una UCI ni médicos especialistas de guardia? ¡Atrevete!
De surgir una complicación, acabarías en el Hospital Comarcal de la Sanidad Pública, donde acaba todo el mundo que le suceden esas cosas, te lo digo por experiencia, y tendrías mucha suerte de no morir en la ambulancia.
Y puestos a abaratar ¿Por què no privatizamos a nuestra ineficaz y politizada Justicia, que es una de las lacras de nuestro país, poniendo gestores privados en los juzgados y jueces contratados?
Pero tambíen podríamos nacionalizar la Banca y así nos evitaríamos tener que pagar miles de millones para rescatarla. Como ves, hay muchas soluciones alternativas antes de desmantelar algo que funciona bien (y funcionaría mejor con retoques), que hemos materializado entre todos los españoles, y pagamos una mayoría de españoles.
Para pensar.

Natalia Pastor dijo...

Jano:

Si no se introducen reformas, en una década cada español deberá trabajar al menos 30 días al año para atender el coste del sistema sanitario público. Además, más del 50% del gasto público de las comunidades tendrá que ir a la sanidad.

Una solución la del famoso copago, o ticket moderador. Una tasa fija y baja por cada visita al médico con reducciones para las rentas más bajas y para los enfermos crónicos. Una medida, dicen, que no pretende ser recaudatoria sino "disuasoria". Acudir a urgencias, donde una de cada tres visitas se considera innecesaria, sería más caro.

La progresía y la izquierda más recalcitrante,se niegan,claro.

Pero lo cierto -es que dejando al margen la milonga del "gratis total"- se aplica en países como Francia, Portugal, Italia o Suecia.

Con respecto a la pregunta que me planteas, yo soy uan de los once millones de españoles que tenemos seguro médico privado.
Jamás voy a la sanidad pública.

Y sí, me he operado en una clínica privada, concretamente en el Sagrado Corazón.
Igual que el Rey o Pedro J Rámirez se han operado en la Clínica Qurón San José y no lo han hecho en hospitales públicos como La Paz.

Todos los estudios,todos los informes,avalan las cifras -irrefutables-, que se contemplan en el post y auguran que la sanidad es insotenible tal y como hoy la conocemos.
El último informe de MAPFRE en noviembre de este año, así lo certifica.

O el director del hospital Clínic de Barcelona, que señala de manera contundente que con el actual modelo, la sanidad pública "es insostenible ".

Ante este panorama quedan dos opciones:cerrar los ojos a la realidad y negar la evidencia, o cambiar el modelo para adaptarlo al nuevo escenario de crisis económica que padece nuestro país y que obliga a replantearse todo.

Agustin dijo...

Pagarlo se supone el que haya cotizado de toda la vida.Pero ahora se desbordo las ubres de la vaca estado,Por eso es tiempo de lamentaciones,un saludo,

jano dijo...

Evidentemente, Natalia, como jurista estás afiliada a MUFACE y no te corresponde la Sanidad Púbica, y deberás pagar en tu jubilación el 40% de los medicamentos.
Siempre he denunciado en mis comentarios el abuso que se hace de la Sanidad Pública (cosa que conozco bien)en los servicios de urgencias, en las consultas y en la prestación gratuita por medicamentos a los jubilados que cobran la pensión máxima y tienen patrimonio; también he comentado en mi blog y en otros blogs el abuso en el consumo de medicamentos y la sabia decisión de todos los "medicamentazos" habidos, que solamente excluyen especialidades farmacéuticas totalmente prescindibles bajo el buen criterio médico (aunque el último, el de Rajoy, ha sido una solemne chapuza en todas las CCAA).
Pero lo que no se puede admitir de ninguna manera es la demolición salvaje de una Sanidad Pública, modelo mundial, por el capricho de unos políticos incompetentes y ladrones, que nos han costado mucho dinero a los españoles, y que no han sabido gestionar el Gasto Sanitario con concesiones a las Multinacionales Farmacéuticas, sin someter a concurso la intendencia de un arsenal básico de medicamentos de uso general.
Ahora nuestros ladrones pretenden convencernos de la privatización: Te remito al MODELO ALZIRA y lo bien que resultó.
Un saludo.

C.S.Peinado dijo...

El hecho realista es, ¿han hecho algo bueno por alguno de nosotros los sucialistas en todos los años en los que han estado en el poder? Todo, absolutamente todo, cuesta dinero y España está en un punto de involución en que, ni sómos competitivos ni generamos recursos suficientes para mantener el estado desorbitado que tenemos...

Pero eso a los politicastros se la bufa, pues la sanidad, la educación, las infraestructuras... Son problemas de pobres.

Un saludazo.

Zorrete Robert dijo...

No se cual es la solución, pero sin sanidad pública aquí arde Troya, los troyanos, Atenas y lo que haga falta. Que se dejen de "Universal", la llevamos pagando los españoles muchos años para que nos atiendan. El que no lo sea, que pague, el que no cotiza ni tiene cartilla propia o de algún familiar (cosa extraordinaria) que pague y que controlen el despilfarro que es que algunos/as se llevan hasta el papel higiénico.
Saluditos.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Los problemas de la Seguridad Social, tanto en Sanidad como en Pensiones, comenzaron con la decisión del Gobierno de Felipe González de hacernos a todos los que cotizamos religiosamente durante toda nuestra vida laboral, solidarios con los que nunca cotizaron. Aquí hay muchos agricultores y autónomos que no pagaron, por no desprenderse de unas pesetas al año. A esto posteriormente se fueron agregando los sinpapeles y el turismo sanitario.
También multiplica el gasto el tenerla transferida a las Comunidades. Al fraccionar su gestión se encarece considerablemente. Habría más sitios de donde quitar, por ejemplo racionalizando las dosis de los preparados que van en cada caja. Y sobre todo, eliminando la cantidad de pesebres que intencionadamente tienen los partidos políticos en la gestión de la Sanidad, sin más cometido que el de vigilar a los que en realidad trabajan y cobrar, claro está.

Y que no me digan a mi que los problemas de Madrid son estrictamente sanitarios. Si externalizar la gestión fuera algo malo, hace tiempo que en Andalucía tenían que haberse echado a la calle.

Un abrazo

aspirante dijo...

No es racismo ni xenofobia, pero los que más abusan del sistema sanitario son los inmigrantes y sus familiares, acogidos por la reagrupación familiar, que nunca han pagado un euro de impuestos en España pero obtienen de inmediato la tarjeta sanitaria, e incluso regresan a sus países con medicamentos para varios meses.

jano dijo...

En relación a lo que dije acerca de los inmigrantes y el aprovechamiento de nuestra GRAN SANIDAD PÚBLICA quiero matizar lo siguiente:
Hay muchos casos de inmigrantes que recurren con pleno derecho a nuestra sanidad, como lo haríamos todos en su situación, y que por ello hace aún más grande a nuestro Sistema Nacional de Salud. Os contaré dos ejemplos reales:
-17 años, procedente de Perú, con madre trabajando en Asturias desde hace 5 años en el servicio doméstico. Su hijo enferma de tuberculosis en el país de origen y el "servicio sanitario que recibe" es el diagnóstico y un frasco de medicamentos para tomar, sin aislamiento previo, sin control médico alguno... La tuberculosis se cronifica y la madre decide traérselo a
Asturias para ser tratado por la sanidad autonómica (SESPA). Los neumólogos locales no logran controlar la infección y se ponen en contacto con los médicos de Lima para saber cómo tratan ellos los casos de tuberculosis: después de varios ensayos terapéuticos, con el creciente deterioro del paciente, se logra erradicar el bacilo, con la secuela de un pulmón destruído, que será extirpado en el Servicio de Cirugía Torácica del HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias). Hoy día, nuestro joven de Perú, después de aprobar la PAU, está cursando estudios universitarios de Ciencias Exactas en la Universidad de Oviedo; y nuestros neumólogos han adquirido una experiencia clínica que les hará más competentes en su profesión.
-34 años, senegalés residente en España desde hace una década, actualmente en paro después de trabajar en la construcción. Se le diagnostica una insuficiencia renal terminal secundaria a enfermedad poliquística renal. Ingresa en hemodiálisis a la espera de trasplante. Su gran tragedia: ser repatriado a su país, aún después de ser traspaltado, y no poder seguir los controles médicos y obtener la medicación: "yo no podré volver jamás a mi país, con mi familia, porque dependo de un tratamiento (diálisis o postrasplante) que no existe en mi país y que no podría pagarme".
¡Terrorífico! De seguir las cosas así, los españoles acabaremos como el chico peruano y el senegalés, sin posibilidad de recurrir a una sanidad pública decente, coherente y de primerísima linea.
¿Merece la pena renunciar a algo grande por una pandilla de fulleros?

Natalia Pastor dijo...

Con lo respecto a lo comentado por JANO en su último apunte, dos puntualizaciones:

- De cada diez mujeres que dan a luz en Ceuta y Melilla, nueve son ciudadanas marroquíes que vienen a parir a nuestro país bajo el paraguas del "gratis total".

- El problema del turismo sanitario y sus consecuencias se frenaron gracias al Real Decreto Ley aprobado en abril de 2012 -bajo el Gobierno de Rajoy- que tiene como objetivo colaborar en el ahorro de 7.000 millones de euros, junto al repago farmacéutico.

Por nacionalidades son portugueses, franceses, británicos y alemanes los que más uso hacen de la gratuidad de nuestras operaciones.

velarde dijo...

Una vez mas Natalia una exposicion de los echos excelente, lejos de cliches y palabreria populista....esto no hay quien lo pague ni ahora ni nunca!!

jano dijo...

Natalia, perdona por el abuso de tu blog pero en el fondo estoy totalmente de acuerdo con tu postura, aunque me pones ejemplos que no son equivalentes y que nada tienen que ver con el abuso de residentes comunitarios o de mujeres marroquíes que usan la sanidad pública sin haber cotizado. Los ejemplos que yo puse son de personas que están trabajando en España de manera legal, cumpliendo con la Hacienda Pública y la SS y merecen el mismo trato que los demás españoles, como en su día recibimos los españoles en la emigración en los países receptores.
Los otros abusos se generan por la permisividad de nuestros políticos y estoy totalmente a favor de que el "turismo sanitario" se acabe de una vez, con leyes más duras que no impidan a nuestros visitantes ser atendidos en caso urgente pero con la correspondiente factura a sus países de origen, hasta el último céntimo, como se hace con las mutuas laborales cuando un trabajador accidentado en el trabajo es atendido en un hospital público.
Nada más lejos de mi intención el buenismo almibarado de muchos políticos y militantes, pero tampoco la visión empresarial de la sanidad, que es algo más serio que un negocio y que nos ha hecho más fuertes y sanos a todos los españoles.
Un saludo.

Natalia Pastor dijo...

Jano:

Abundando en los datos que evidencian que la gestión privada es más eficiente,barata y productiva que la pública, algunos datos más:

Iasist, compañía de consultoría especializada en el sector sanitario, presentó en Esade, su segundo informe Evaluación de resultados de los hospitales según su modelo de gestión (el primero se publicó en 2007). Según los resultados del análisis de 78 hospitales de toda España, los 41 de Gestión Administrativa Directa (GDA) y los 37 de Otras Formas de Gestión (OFG) tienen unos resultados de calidad asistencial muy similares con una diferencia: los segundos, aquellos en los que los servicios los proveen compañías privadas, son bastante más baratos que los primeros (hasta un 26,8% en el coste de producción por línea de producto).



- Coste de producción ajustado por línea de producción: los resultados son de 3.142 euros en los hospitales de gestión directa y de 2.301 en los de otras formas de gestión. Supone una diferencia del 26,8% y, además, en este caso la parte de la varianza que se puede explicar directamente por esta cuestión alcanza el 29,9%.
- Productividad del personal sanitario: en el grupo GDA es de 34 y en el de OFG alcanza 47, un 37% más (también muy significativo desde el punto de vista estadístico).
- Coste aprovisionamientos por unidad de producción: mientras que en los centros gestionados por la administración alcanza los 496 euros, en los nuevos hospitales apenas se queda en los 303 euros (un 39% menos).

Urdanautorum dijo...

Lo de Madrid es puro pataleo demagógico. En Cataluña llevamos años con parte de la medicina asistencial privatizada, hasta el extremo de que las concesionarias construyen y financian los centros de asistencia primaria, como La Mutua de Tarrasa, eso sí con el catalán como idioma vehicular. No sé el ahorro que ´supondrá a las arcas autonómicas dado que también ha habido chanchullos como en el Instituto Catalán de Salud de Tarragona, dimitiendo Josep Prat Doménech. Como es costumbre cobraban excelentes dietas gente del PSC, PP, CIU y ERC de empresas relacionadas con aquel.

Claudedeu dijo...

La respuesta es fácil: se paga con el dinero público de nadie, como diría Maleni.

PACO GACELA. dijo...

Feliz navidad y un próspero año nuevo, cuídese, saludos.

Zambullida dijo...

Como han dicho por ahí, Natalia, excelente análisis. Ya sabía yo que las cuentas no cuadraban... Cuando estuve en Madrid a presentar el libro, me abordó un chico por la calle (eran de las juventudes del PSOE) para que firmara en contra del euro por receta y de ese pagar un poquito del fármaco que gastan los pensionistas. No firmé y mi miró malhumorado. El dinero público no es el maná, pero no lo entienden. Si saldría de su bolsillo, otro gallo cantaría. Hay mucha hipocresía.

Por cierto, en ciudades grandes como Madrid los seguros médicos privados son casi como la S.S. Hay que pedir horas con meses de antelación y hacer largas colas.

Zambullida dijo...

Si saliera de su bolsillo, quise decir ¡Qué salvajada he escrito, Natalia!