jueves, octubre 04, 2012

La ola


 A finales de los sesenta, Ron Jones, un profesor de historia de un instituto de California, no encontró una respuesta satisfactoria para la pregunta que planteó uno de sus alumnos: ¿Cómo es posible que el pueblo alemán alegara ignorar  la masacre del pueblo judío? «¿Cómo pudo el pueblo alemán manifestar su desconocimiento absoluto del genocidio judío? ¿Cómo podía la gente de las ciudades -obreros,profesores- , decir que no sabían nada de los campos de concentración y los asesinatos?.

 Al no poder explicar a sus alumnos por qué los ciudadanos alemanes (los no judíos, obviamente) permitieron que el Partido Nazi exterminara a millones de ellos y otros designados como “indeseables” o "suprimibles", decidió ejemplificarlo. 
Y así nació un experimento con sus alumnos: instituyó un régimen de extrema disciplina en su clase, restringiéndoles sus libertades y haciéndoles formar en unidad. El nombre de este movimiento fue The Third Wave.
 
Jones llamó al movimiento «La Tercera Ola», debido a esa creencia de que la tercera de una serie de olas en el mar es siempre la más fuerte y devastadora, y afirmó que sus miembros revolucionarían al mundo. Ante el asombro y estupor del profesor, los alumnos se entusiasmaron hasta tal punto que a los pocos días empezaron a espiarse unos a otros y a acosar a los que no querían unirse a su grupo. El experimento cobró vida propia, con alumnos de toda la escuela uniéndose a él. Jones se preocupó acerca del resultado del ejercicio y lo detuvo al quinto día.



A nadie escapa que la manipulación de los grupos y colectividades está a la orden del día y no pocos políticos y personalidades la cultivan con asiduidad apoyándose en todos los medios a su alcance.

 Por eso, la pretensión -entre ingenua y baladí- del Ministro Wert de garantizar que en toda España exista la opción de estudiar en español -pagando a colegios concertados-, ha provocado una reacción furibunda en los nacionalistas, sobre todo en los catalanes.

Artur Mas llegó al punto de señalar  la «ignorancia» de Wert. La consejera de enseñanza de la Generalitat fue mucho más allá y dejó caer la careta :«Quieren españolizar a los alumnos de Cataluña. Es justo lo contrario de lo que querría yo». 

Ergo el objetivo del nacionalismo catalán no es otro que desespañolizar a los alumnos, pasarlos por el centrifugado de la inmersión lingüística y frotarlos neuronalmente con una ensalada de manipulaciones y mentiras históricas que los conviertan a la "catalanidad".

Wert  vinculó el auge del independentismo en Cataluña con el modelo educativo.
Y tiene toda la razón.

 La Ley Orgánica de Educación, que rige en el Estado español, insta de manera clara y cristalina a garantizar los «derechos lingüísticos» de los ciudadanos
De todos. El propio Tribunal Supremo viene declarando ilegal la inmersión lingüística obligatoria, al establecer que el castellano sea «lengua vehicular»,aunque tal sentencia haya sido ignorada de manera ominosa y vergonzante por la Generalitat.


Y es que desde el comienzo del periodo democrático, un mantra dañino y lesivo se instaló en España en forma de complejo antropológico heredado, donde el ciudadano del resto del territorio "no nacionalista"estaba obligadamente resignado a transigir ante los desbarres de los herederos de Arana o Companys, como "compensación" por los cuarenta años de dictadura franquista.

Y ese complejo absurdo ha propiciado que no se interfiera, que se abdicara en supervisar cuál era el "modus operandi" del entramado nacionalista en la educación. 



De esos polvos vienes estos lodos.

Y la ola... 


 natpastor@gmail.com

20 comentarios:

Trecce dijo...

Todos sabemos la labor que han venido desempañando las ikastolas en estos años en cuanto al adoctrinamiento de los pequeños y en Cataluña (¿o se dice Catalunya?, no quiero ofender a nadie), tanto de lo mismo.
El afán por controlar el sistema de enseñanza no es baladí, ni lo hacen por altruísmo, evidentemente, todo está calculado y bien calculado.

Xad Mar dijo...

Hitler llegó a donde llegó porque no le pararon los pies. En España lo mismo, se ha llegado a este punto por culpa de la casta política que no cumplió con su deber, es más, lo fomentó al haber consentido que se hablaran esas lenguas en el Parlamento y el uso de traductores. El idioma es el español y punto. Quien quiera aprender catalán, vasco, gallego, bable o lo que sea, que lo aprenda, en clase aparte (subvencionada si quieren, pero aparte), pero los estudios en español, y se acabó la cuestión. La conmpetencia en educación no tenían que haberla cedido. Eso es lo que tenían que haber hecho desde el primer día, pero no, les dieron alas y ahora ... ahora cuesta trabajo cortáselas (aparte de que no se atreven, claro está).

Natalia Pastor dijo...

Trecce:

Más de tres décadas de un sistema educativo basado en la mentira,la propaganda y en una inmersión lingüística implacable,acaba dando sus terribles frutos.
Y eso es lo que ahora padecemos.

Natalia Pastor dijo...

Xad Mar:

Totamente de acuerdo con su comentario.
También es cierto que las continuas cesiones de los Gobiernos centrales -de todos, desde González a Aznar pasando por Zapatero y ahora Rajoy-, han desembocado incluso en la desobediencia y no aplicación de las sentencias del Supremo sobre la educación en español que la Generalitat ignora y desprecia.

jano dijo...

El mayor error de la democracia española ha sido la transferencia de competencias a las CCAA de tres pilares básicos: Educación, Sanidad y Justicia; las tres caras de mantener y fuente de desigualdad entre las distintas autonomías, como hemos visto cuando ya es tarde y el mal está hecho. Ahora tenemos un país confuso y dividido cuyo denominador común es el caos y, en el caso de la enseñanza, una calidad de la misma de las más ínfimas del planeta y con las mayores cotas de fracaso escolar.
No es racional la postura del nacionalismo que trata de borrar de su mapa al idioma español, el segundo más hablado en el mundo, y ensalza el intercambio cultural con otros países (becas Erasmus, embajadas de opereta)para promover un idioma que sólo hablan unos pocos (especialmente el euskera) y que en el caso del catalán y el gallego, son lenguas románicas como el español. De locos...
Un saludo.

beilemos dijo...

Gracias por el comentario, creía que el movimiento era alemán. Los alemanes han hecho una película sobre el tema (Die Welle - La ola). Afortunadamente, en este caso el profesor es consciente del problema e intenta detenerlo.
Pero aquí el profesor no parece existir. Manipulación de las conciencias al mas puro estilo nazi. Algo parecido al cuento de "El Flautista de Hammeln", pero aquí al lado, hoy.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Si la Consejera de Enseñanza del "gobierno" catalán dice que "quieren españolizar a los alumnos de Cataluña. Es justo lo contrario de lo que querría yo", a lo mejor, Natalia, lo que nos está indicando es que le gustaría catalanizar a los alumnos de España.

Zorrete Robert dijo...

Un estado que no controla educación y justicia deja de ser un estado. Ese siempre fue un mal de España, parecía superado, pero no. Llego Suarez y entrego lo que no debía de haber entregado jamas. ¿Ahora qué? ajo y agua.
Saluditos.

Agustin dijo...

Entre la locura separatista y la cobardia del gobierno,El esperpento esta servido,Intento esplicar a amigos de New Zealand,El disparate de nuestra nacion.Y me toman por loco.un saludo,

Natalia Pastor dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

El sistema educativo catalán está planteado sobre la base de que Cataluña es una nación, el catalán su idioma y el castellano una lengua más, como el inglés.

Eso sí:si las escuelas catalanas son una fábrica de independentistas, es con el permiso de los Gobiernos centrales que lo han tolerado - y tolera- y lo financia; y paga luego algo simbólico para que estén contentos los del otro lado.

Candela dijo...

Después de la tercera ola viene la resaca, una resaca también más fuerte que en las dos primeras ocasiones. La resaca en forma de rechazo y asco por parte de los españoles, asco de tantos insultos, asco de tanto latrocinio y, la convicción de que en realidad son ellos los inferiores, una lacra, un cancer a extirpar.

Espero que la resaca no se nos lleve a todos por delante.

E..P.. dijo...

En 1977 al 1979 vivi en Barcelona trabajando de lunes a domingo, ya en aquellos años mis compañeros catalanes discriminaban por ser primero por extremeño y ser español,esto es tan cierto como que soy E...P...

Desde el 84 vivo en Guipuzcoa, no cambia mucho la cosa, excepto que hoy soy una persona ya madura.

El Español en euskadi si quiere trabajar primero el euskera si no lo sabes, te quedas en el paro, por no decir los colegios, la sociedad,los ayuntamientos etc.

Bildu ya ha dicho que van a seguir en su camino de pedir la autodeterminación o independencia...así que los españoles que no sabemos el euskera o el catalán están abocado a salir o quedar olvidado como despreciado, más de lo que estamos. Eso si la pasta de los españoles no le ponen asco.

La idea independentista no se debió consentir desde el principio como la imposición del idioma para poder vivir en tu propia casa, tanta irresponsabilidad puede hacer mucho daño, esperemos que la sangre no llegue al rio.

Un cordial saludo Natalia.

C.S.Peinado dijo...

Urge pues desmantelar elmodelo autonómico que es frontalmente contrario a la constitución. Urge devolver las competencias de educación al Estado. Urge que la sanidad la controle el Estado. Urge que la seguridad, en todos los territorios, la proporcione el Estado y Urge sobre todo cambiar el sistema electoral para que haya una circunscripción única donde ganen partidos nacionales que no supongan cuñas vergonzosas para tener arrodillado a todo un país.

Mariasno, ¿para que te hemos dado la Mayoría absoluta?

Un saludazo.

El Fugitivo dijo...

Me ha gustado tu artículo. Claro y limpio.

Todo parte, creo, dell concepto falaz de "lengua propia".
Las lenguas no se poseen: se usan, se hablan se estudian, se comprenden.

El concepto relevante es el de "lengua materna", pues facilita el proceso educativo estudiar en ellas. Pero si viene un polaco a Jerez no le enseñaremos en polaco, porque no es "lengua oficial" en España.

En resumen, y muy fácil: los padres deben poder elegir libremente en que lengua quieren escolarizar a sus hijos, optando entre los dos idiomas co-oficiales en las comunidades donde los hubiere. E igualmente el ciudadano optar por la lengua en la que quiere relacionarse con la administración.

Por defecto, y si no hay presupuesto para las dos, debe imperar el español, pues es la única común a todo el Reino.

Así debe ser, y así sería no se hubiese politizado la cuestión, para lucro e ideologización por parte de los sepa-ratistas.

FugisaludoS

Urdanautorum dijo...

Muchos son los españoles que desde la época de Adolfo Suarez ya denunciábamos las consecuencias de la permisividad que ha conducido a la actual situación.
Pero aquello ya es pasado. En la actualidad, una vez los separatistas han descubierto su verdadera faz, no se debe andar con ambages y el gobierno debe actuar con inteligencia y firmeza, utilizando el poder para poner al descubierto las mentiras de esas quimeras y las verdaderas consecuencias de una secesión.
¿Cómo no contesta públicamente el propio Presidente Rajoy, y hasta el Rey, a esta responsable de educar a los jóvenes?
¡Qué estulricias! Españolizar es pedagógico porque es unir en la enseñanza de temas comunes a los españoles; al igual que catalanizar, siempre que sea para exaltar las virtudes sin cercenar o desvirtuar la verdadera historia y no lo hagan para crear diferencias y desunir.
A río revuelto...Han elegido este preciso momento porque saben que es una situación difícil y pueden hacer el mayor daño posible a España.
Ya es hora de que hablen en el foro nacional con claridad y se dejen de eufemismos de nacionalistas buenos y malos.
Y además de hablar, que actúen investigando, denunciando y llevando a los tribunales a los vividores parásitos que envueltos en la señera se han forrado con el dinero público en Cataluña y en el resto del pais.

El último de Filipinas dijo...

Ya decía Cela que lo importante no era el idioma en que se decía algo, sino lo que se decía. Así que todo el esfuerzo, tiempo y dinero que se ha empleado en desarraigar un idioma para dar predominio a otro, se ha perdido en educar medianamente a una generación.

lujaban dijo...

Si se hace un referendum en Cataluña sobre la independencia, saldría que no.
Si se hace a nivel nacional, no estoy tan seguro.
Malditos paletos con barretina...

José Luis Valladares Fernández dijo...

Yo creo que Wert se equivoca gravemente al querer poco menos que montar un Instituto Cervantes en las comunidades con inmersión lingüista.
Claro que esa dejación de los Gobiernos centrales con esas autonomías es la principal culpa de que la mayor parte de la juventud sea ahora separatista. Lo que tiene que hacer Wert y todo el Gobierno es exigir que se cumplan las sentencias del Constitucional y del Supremo. Y mejor aún, recuperar las transferencias de Educación.
Eso que pretender Wert, querida Natalia, son simples juegos florales.

Un abrazo

velarde dijo...

Alimentas a la bestia y esta termina por devorarte...

Layn Griever dijo...

Interesante artículo. Conocía la existencia de aquel "experimento" que se le fue de las manos al profesor Jones. Debería darse más a conocer y no ser una mera anécdota.

Sin embargo, y pese a ser un ex-alumno de la escuela catalana, no puedo estar de acuerdo con la afirmación de Wert de que hay que españolizar Cataluña.

Me temo que no. A mi me han enseñado grandes mentiras, como que existía una tal Corona Catalano-aragonesa o que la Guerra de Sucesión lo fue de Secesión. Y no fue hasta que leí por mi mismo que me enteré de que tales afirmaciones eran mentira.

Pero no por ello creo que haya que españolizar Cataluña. No. Simplemente se tiene que enseñar la historia como es. Sin hacer odas a España ni odas a Cataluña. La objetividad es imposible, eso es cierto. Pero lo que no es imposible es intentar conseguirla.

Cuanto más se persigue la objetividad más cerca se está de ella, y aunque jamás sea alcanzada más veraces serán los hechos redactados. Por el contrario, una españolización de Cataluña sería un partido de Tenis en el que la bola va de un campo a otro sin que en ninguno de los dos se hagan las cosas como se deben hacer.