miércoles, agosto 11, 2010

Esa insoportable levedad



El desprestigio de la clase política es evidente.
Méritos más que sobrados han hecho para conseguirlo. Estamos viviendo sin duda el peor momento desde la transición política y en gran parte se debe a la mediocridad de los actuales políticos y de los partidos.
El problema es que no se atisba en el horizonte síntomas de regeneración. En la mayoría de ellos, la democracia interna brilla por su ausencia.
En España, que registró una situación ilusionante en los tiempos de la última transición política, el tiempo de la buena política pasó.

Así, pongo por caso, se solventó nuestra maltrecha economía, firmando los Pactos de la Moncloa, sin precedentes en Europa, suscritos por la inmensa mayoría de las fuerzas : el presidente Suárez y su Gobierno, los partidos políticos (a la cabeza UCD y PSOE), los sindicatos (UGT y CCOO por delante) y las asociaciones empresariales (con la CEOE de entrada), y que tuvieron un efecto inmediato
Hoy, de su cochambroso derrumbe, quedan gentes sórdidas que hacen oficio bien pagado.
La profesionalización de la clase dirigente política, que conduce inevitablemente a la mediocridad, hace mella igualmente en la credibilidad de nuestros servidores públicos.
Con referencia al Gobierno y al PSOE, Joaquín Leguina, declaraba recientemente: “Falta solvencia intelectual y solvencia política, y sobran gestos mediáticos y asesores de imagen”.
Es lo más suave que se puede decir.



Las listas cerradas se elaboran casi clandestinamente en un despacho, marginándose en este proceso a las bases, lo que provoca un déficit democrático, primando la fidelidad sectaria sobre cualquier criterio de excelencia personal o profesional.
El envilecimiento de la actividad democrática que tiene su origen en este estado de cosas, resulta obvio.
¿Qué hemos hecho los ciudadanos para soportar una clase política tan torpe, miope, gandalla, rapaz, pobre discursivamente y lisiada intelectualmente?; en suma, ¿por qué hemos de navegar con unos políticos tan patentemente mediocres?.


sempietnos@hotmail.com

16 comentarios:

Orisson dijo...

Sólo un detalle: ¿maltrecha economía antes de la transición del café para todos? Bueno, me parece que no tienes buena memoria. Y sí, tuvo un efecto inmediato: se multiplicaron los desempleados por miles y decenas de miles.

Y, bueno, digamos que fue precisamente entonces, con Suárez en el Gobierno, cuando se diseñó el sistema que sufrimos actualmente, con sus déficits democráticos que tú dices y todo eso.

Podemos marear la perdiz todo lo que tú quieras, pero fue la sacrosanta C.E./78, hecha en un bar, donde se nos impuso la partitocracia. Y negarlo es o desconocimiento o mala voluntad (u otras cosas que me voy a callar).

Un saludo

danicurri dijo...

tienes todo la razón en tu post, tenemos la peor casta política de Europa, gente que ha empezado de chaval en la sede del partido del barrio y ha hecho de eso su carrera universitaria y profesional; han dejado los estudios prematuramente porque exige esfuerzo a cambio de un puesto de trabajo en el ayto que exige poco esfuerzo y recompensa económicamente de maravilla. Éstos paniaguados, que aunque faltos de estudios no tienen un pelo de tontos, saben que nunca podrían encontrar nada mejor, así que siguen las órdenes del partido al pie de la letra, porque les va la vida en ello.
Ahora bien, no nos olvidemos que éstos aprovechateguis salen de entre nosotros y que nosotros, los ciudadanos, somos los que los votamos; porque una sectaria como la Aído, que se ufana de que su primera muñeca cantaba la Internacional como si fuera lo mismo que obtener un título de Cambridge, ha trepado hasta ministro con treintaypocos años gracias a los votos de sus ciudadanos.
La pregunta más bien debería ser:¿dónde llegarían tipejos como la Aído, la Pajín, Chávez, o el Pendón de Málaga en países puramente democráticos donde se premia la excelencia? por ejemplo, los USA, donde el político tiene que dar cuenta hasta de lo que va a desayunar...probablemente, no pasarían de conserjes, dependientes de ultramarinos y cosas así, dicho todo con gran respeto por estas profesiones, pero no al timón de instituciones que manejan miles de millones de euros de todos, no de ellos.

Candela dijo...

Natalia, haces referencia a la Transición y a los pactos de Moncloa. La generación que se ilusionó con ambas cosas, no supo detectar la trampa, y no es que los culpe puesto que la euforia debida a sentirse como un país normal...como el resto de democracias europeas, pudo más que la prudencia. ¿Se podría haber hecho algo entonces?, quizá si, la gente estaba más predispuesta a manifestarse en la calle, era un momento historico más propicio que el actual.
Muchos de los que suscribieron y aplaudieron esos pactos, lo hicieron para que o se les viera el plumero. ¿Es que nadie se dió cuenta de esto?. Todos vieron fenomenal la "prima" electoral a los nacionalistas..
De esos barros vinieron estos lodos, y ahora ya está instalada una forma de vida basada en el conformismo, en el "trepeo".
Rodriguez existe porque en España hay millones de Rodriguez, que porque no pueden que si no harían lo mismo que él.
Un saludo.

Sempietnos dijo...

ORISSON:

Quien muestra un desconocimiento absoluto de la situación económica de Espña en 1973 es usted y ahí están las hemerotecas.

Mire:

A finales de 1973 la Economía española daba claras señales de recalentamiento y los precios alcanzaban cotas que empezaban a ser preocupantes. Precisamente en estas fechas, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidió elevar drásticamente los precios del petróleo.

Este aumento en el precio de la energía sumió a las economías occidentales en una profunda crisis. Ante él aumente de los precios del petróleo y el inicio de la crisis, las autoridades económicas españolas no se decidieron a tomar las medidas de ajuste que la situación requería.

La gravedad de este comportamiento resulta de la acusada dependencia energética de España del petróleo. Además prácticamente todo el petróleo era importado.

La subordinación de los problemas económicos a las condiciones políticas y la fuerte dependencia del petróleo son dos factores que contribuyen a explicar la enorme crisis de la energía en la Economía española. Desgraciadamente cuando a finales de la década de los setenta parecía que se empezaba a superar la crisis (el turismo estaba creciendo de nuevo y las inversiones extranjeras también), vino la segunda subida del precio del petróleo (1979) decretada por la OPEP.


Con la muerte de Franco(1975), la situación política se hizo aun más delicada y la política económica fue muy permisiva tratando de asegurar la transición democrática. Así, los salarios crecieron por encima de la inflación, la política monetaria fue laxa y la peseta se devaluó un 20%.

Tras la celebración de las primeras elecciones democráticas y la constitución del Gobierno, se tomaron medidas para ajustar la Economía a la recesión; el marco fueron los Pactos de la Moncloa. Los PACTOS DE LA MONCLOA conllevaron la puesta en practica de una necesaria política de ajuste en un momento política y económicamente delicado. Estos se alcanzaron entre todos los partidos políticos, los empresarios y los sindicatos, y en ellos se señaló el camino a seguir par afrontar los años de crisis. También se aceptó el principio de conseguir un mayor grado de liberalización en el funcionamiento de la economía y una orientación internacional, tendente a procurar la integración de España en la UE.

El objetivo macroeconómico fundamental fue la lucha contra la inflación para sentar las bases de un posterior crecimiento sostenido de la producción y del empleo. La política monetaria se centró en el control del crecimiento de la oferta monetaria y se tomaron medidas par reducir el déficit público. Una política de rentas destinada a controlar el crecimiento de los salarios. Se tomaron medidas para elevar la competitividad de la industria española, reformar las instituciones y aumentar la flexibilidad de los mercados de factores.


En lo del Estado de las Autonomías comparto su opinión , aunque torear a toro pasado es muy fácil: en aquel momento se pensó que la descentralización era una solución y no se llegó a avislumbrar el problema que suponen a día de hoy el cáncer nacionalista.
Hay que mirar Orisson los hechos con la perspectiva histórica de cada momento.


Y respecto al nivel de la clase política de entonces y la de ahora no hay punto de comparación: repase los curriculums,trayectoria profesional,bagaje y formación de los componentes de los primeros Gobiernos de Adolfo Suarez y comparelos con los de hoy en día.

francisco dijo...

Completamente de acuerdo con lo que expones en tu post, Sempietnos.
La clase política es totalmente ajena al pueblo y a la democracia, donde, incluso, temen a los ciudadanos dado que conciben la política como un juego exclusivo de la "casta", ignorando - porque no les conviene-, que la gente está harta de torpezas, fracasos y abusos de una clase dirigente política que nada resuelve y que comete a diario el sucio pecado de anteponer los propios intereses al bien común.

En ausencia de ideas se recurre a las consignas y, en último extremo, las transformaciones políticas se limitan a pretender que manden los míos, como la suprema garantía de que las cosas cambiarán.

risquett dijo...

Los políticos españoles no tienen conciencia del inmenso malestar que inunda la sociedad, ni del profundo rechazo que generan.
Los políticos no son ya el tercer gran problema del país, como reflejan las encuestas , sino el primero, porque ellos son los culpables y causantes de todos los demás dramas y carencias, desde la situación económica al desempleo, sin olvidar el avance de la pobreza, la caída de los valores, la decadencia, la desconfianza y el derrumbe de las instituciones (lease Justicia,Tribunal Constitucional, etc, etc... ).

El comportamiento de la clase política española es de una indignidad absolutamente vergonzante. Con un país de rodillas, acojonado ante el presente y con un futuro que pone los pelos como escarpias, pasan la factura de su montaña de errores a la ciudadanía en general mientras ellos se niegan a asumir la austeridad, a reducir el número de altos cargos y ministerios, a despedir a los miles de asesores y enchufados que sobran, a viajar en los medios públicos y a reducir el gasto de manera drástica.

Lo increible,Sempietnos, es que la ciudadanía permanezca de brazos cruzados.

amaya dijo...

En otros tiempos,Sempietnos, la mediocridad de quienes regían la sociedad quedaban ocultas por la distancia que mediaba entre ellos y la sociedad civil.
En nuestra sociedad , Sempietnos, existe una mediocridad general, que llena todo de una tibieza moral desoladora.
Los políticos que padecemos son producto de ella.

aspirante dijo...

La sociedad española siempre ha odiado la excelencia, y la envidia la corroe. Entorpecer y ensombrecer los éxitos ajenos son el deporte nacional por excelencia.
No queremos al mando de la nave (como sociedad en conjunto, a título individual hay cientos de miles que nos gustaría que las cosas cambiaran) a capitanes intrépidos que nos guíen en la aventura, sino seres mediocres que no sirvan de ejemplo, sino que sen personas "normales, sencillas".
El tema de las autonomías es complicado, y fundamentalmente se gestó por los complejos de la derecha tras la muerte de Franco y el terrorismo etarra, que se valió de la sangre de los inocentes para conseguir los objetivos de los nacionalistas.

Don Alejo Corazón dijo...

Respetada Natalia Pator, le saludamos cálidamente, en la oportunidad de comunicarle, que le hemos concedido a tu excelente espacio "El Blog de Natalia Pastor" un Premio.

Un fraternal abrazo.

alberto daza dijo...

La mediocridad campa por sus respetos pero no sólo en la política.
Y todo nace de la educación y de una sociedad civil que está instalada en el elogio permanente al mediocre y al arribista.
Ya decía Ortega que la Historia de España es una constante aniquilación de los mejores.
Y en política es donde la ejemplificación es más evidente: entra en escena la mediocridad anodina del aparato del partido, la burocracia gris, el encanto cándido de la inexperiencia lacayuna.
La política de altos cargos y dirigentes, debería ser por un período temporal en el que personas cualificadas y capaces que hayan demostrado antes su valía profesional dedicaran un tiempo a la vida pública.

Sólo hay que mirar de soslayo y contemplar con espanto la falta de preparación, la vulgaridad y a veces la ignorancia de muchas de los cargos políticos que están en primera línea de playa de este Gobierno.
Y las comparaciones -evidentemente-, son odiosas si miramos a ese periodo de la Transición.


Tenemos un aparato funcionarial desmesurado, con funcionarios del Estado central, 17 comunidades autónomas, 50 diputaciones provinciales y 8.111 ayuntamientos. Un monstruo lento, caro que es inasumible para este país.
Tenemos una clase empresarial, que salvo honrosas excepciones, vive en el corto plazo absoluto, en el dinero fácil, en la subvención como exigencia.

Tenemos un sistema educativo incomprensible, que está produciendo generaciones de analfabetos funcionales. Una universidad triturada en mil centros con intereses políticos, absolutamente desconectada de la realidad.
La situación de las universidades españolas es, en general, de absoluto desprestigio a nivel internacional.
Nada es casual,amigo Sempietnos.
De esos polvos,vienen estos lodos.


Saludos cordiales.

E..P.. dijo...

Al rpincipio de la democracia teniamos que casi todos los politicos eran de fuerza nueva, de falange y seminarista que iban para curas. Ahora todos son muy listos como los de antes pero con una diferencia son unos inutiles y vagos acoplado a maleantes. Lo que tenemos ahora es un apiritivo para lo que está por llegar y nada bueno. El trabajo cada vez más precario y rondaremos hasta el 2020 entre el 26% al 30% de paro esto hace una sociedad precaria donde poco a poco según los espertos en economia la crisis se irá recuperando pero el paro seguirá su cauce demoledor. Esto quiere decir a mi entender que la clase media quedaran cuatro gatos locos y la sociedad será rica y la otra pobre que por lógica la sociedad pobre por si fuera poco superará con creces a la rica. No veo politico ni democracia solo veo un estado mafioso aprovechandose de la bondad y la honestidad de sus votantes. Tendremos según estos economista, medios de comunicación, politicos, iglesia,justicia, com la misma monarquia a mentalizarnos y prepararnos para una sociedad precaria, eso si todos los nombrados anteriormente vivirán de lujo a costa nuestra como buenos pardillos. Han creado poco a poco una ignorancia en el PUEBLO que es una gran mentira donde todos son comprados a costa de nuestros bolsillos es una farsa de politica que tenemos y es un puro teatro está democracia, donde el nacionalista chantajea, el gobierno es pura mafia y la oposición totalmente dormida y acomodada a la buena vida igual que los demás, son tan falsos como la fábrica de crear pobres, la iglesia y para más INRI una herencia impuesta por una dictadura que es la monarquia todos chupan y a ¡que nivel! señor@s. Solo me cabe pensar que el PUEBLO, se halla en un estado de encefalograma plano donde unos le da lo mismo que lo mismo le da y otros a pesar de sus razones los politicos hacen oidos sordos porque no les convienen donde el cinismo y la neciedad es su fin y su trabajo.
Conclusión: La gran solución la tenemos que aprovechar en las municipales y después en las nacionales. Apuesto lo que querais que no va a ver gran cambio y siempre será PP,PSOE, y como no los nacionalistas, más de lo mismo. Está todo estudiado y programado, lo peor es que no tenemos los cojones de hacer un verdadero cambio donde se acabe toda esta mafia de estado que nos está ahogando a muchos.
Saludos cordiales y gracias.

Riddick dijo...

Dicen que cada pais tiene el gobernante que se merece , me resigno que sea el caso de España , aunque que un personaje como Zapatero haya ganado 2 elecciones seguidas es para hacerselo mirar , que quiere este pais realmente...
Respecto a la foto de la " miembra " Aido , me aterroriza pensar ,y a la vez me da un escalofrio , el rumor de que ella sola se engargue , del ministerio de trabajo e inmigración , de sanidad y de igual-da ¿ realmente queremos la autodestrucción de este pais ? ¿ nos hemos vuelto todos locos ? un saludo

Helio dijo...

Haciendo un poco de memoria desde el comienzo de la transición, hemos atravesado varias crisis, pero ninguna como esta, que en mi opinion ademas es la peor gestionada.
Cuando el sr. Aznar ganó las elecciones, se encontro España hecha unos zorros, economicamente, y nos elevó a la altura de los paises mas competitivos.
Pero tambien hay que reconocer que la talla politica de Felipe Gonzalez como hombre de estado, no tiene nada que ver con la del sr. Zapatero, que da la impresión, que en vez de gobernar para todos, trata de vengarse de la mitad de los españoles, será por no haberle votado, por que no veo otros motivos.

velarde dijo...

Creo amigo sempietnos que esta sociedad tiene la clase politica que se merece, un fiel reflejo del subterraneo nivel intelectual de un pais sumido en una enorme y brutal crisis no solamente economica, tambien social y cultural, y que hacemos para remediarlo? - nada!!! poner la tele y contemplar a los nuevos gurus del pensamiento y la comunicacion, ya saben, belen esteban, jorge javier, paquirrines y demas estirpe de esta fauna adormecida y narcotizada llamada ESPAÑA.

Stop dijo...

Coincido con mucho de lo expuesto, tanto en el blog como en los comentarios, pero mi punto de vista es que este problema es global, planetario, y que todo está planificado.

La banca internacional, a través de la masonería, lo domina absolutamente todo.

El descrédito de los políticos es igual en todas partes. Su inutilidad, su alta traición, su venta del país a intereses extranjeros, no es algo que sólo ocurra aquí, es global.

Lo que llamamos transición no fue más que el paso de un sistema económico fascista, donde el Estado era el dueño económico del país, a otro capitalista donde el Estado no es dueño de casi nada pero roba de todas partes y especialmente a los más pobres a los que controla de forma absoluta y sin disimulos: absolutista.

Esta llamada segunda transición es un nuevo ajuste, un apriete de tuercas, para diluir el país en Europa. El Estado será totalmente sustituido por las CC.AA y la CEE, o como yo lo llamo: el IV Reich.

Si se mira lo que está pasando en términos genuinamente locales, se les está haciendo el juego, porque en este tinglado está metida toda la clase política, de los llamados de izquierdas, de derechas, centro e indepentistas; en secreto,todos reman en la misma dirección.

Stop dijo...

Acabo de leer que la Generalitat de Cataluña no consigue colocar su deuda. Llevan meses así. El resultado es que no tienen liquidez y sólo tienen dinero para pagar nóminas gracias a la colocación de deuda, a un interés igual al que paga Perú, en la Caixa.

Otras comunidades autónomas están por un estilo. A esto hay que sumar que Zapatitos, a parte de regalar cientos de miles de millones de euros a la banca privada, o vender el oro del BAnco de España antes de que el precio del metal subiera, que casualidad, exige, sin remisión, a las CC.AA la devolución al Estado de miles de millones de euros.

La cosa pinta muy mal para las relaciones económicas de las administraciones, el pago de los funcionarios, las empresas con contratos públicos.

La destrucción planificada de Yugoslavia comenzó así, con la bancarota de los diferentes estados federales y su enfrentamiento con el central.

Esta destrucción fue planificada por la banca internacional que sencillamente cerró el grifo a Yugoslavia, mandó mediante la CIA y la OTAN, asesores militares, ayudó financieramente a los separatistas y con la cobertura de la OTAN, F-18 de Felipito González incluidos, ayudaron a destruir Yugoslavia.

Hoy en día Yugoslavia ya no es y lo que hay es un conjunto de países de medio pelo, bajo la bota alemana y de la OTAN, con sus economías completamente intervenidas por Alemania y que son, en la realidad, simples colonias alemanas.

Si no entendemos como funciona el juego, y nos emperramos en mirarlo todo en clave local, nos van a dar por todas partes. Bueno, realmente nos van a dar igualmente por todas partes.