jueves, julio 22, 2010

Mediocridad



La mediocridad es un estado mental que permite al ser humano adaptar como norma de vida, un comportamiento lejano al de su verdadero potencial. La brecha entre la actitud media de una persona y lo que él mismo podría lograr dando lo mejor de sí, hace que los resultados varíen drásticamente. Tanta sería esa variación, que aparecería como ejecutada la misma acción, por seres distintos.
Según una encuesta del portal de empleo Monster presentada el lunes, a un 72% de los españoles le gustaría ser empleado público.Casi tres de cada cuatro adultos quiere ser funcionario. Además, sólo el 17% alega una vocación, mientras que el 55% se decanta por ser funcionario por ganar un sueldo para toda la vida y disfrutar de horarios cómodos.
Frente a estos datos, destaca el estudio publicado hace unos meses por Global Entrepreneurship Monitor (GEM), y que señala que sólo el 4% de los españoles, de entre los que no son aún empresarios, tiene "intenciones emprendedoras". Es decir, que sólo uno de cada 25 aspira a montar una empresa, un porcentaje que sitúa a los españoles en el antepenúltimo lugar de la lista.



Con pocas excepciones, que confirman la regla, es aterradora la mediocridad circundante. Los jóvenes se encuentran instalados en una desesperante medianía que a la larga terminará acompañándolos en todas las épocas de la vida.
Asfixiante mediocridad en los puestos públicos. Burocracia, papeleos, demoras, incumplimiento, corrupción. La mediocridad es una constante.
No se trata, ojalá así fuera, de la "aurea mediocritas" (la dulce mediocridad) del poeta Horacio, o sea, esa dorada medianía y saludable moderación que nace del principio de que la virtud está en el medio, sino de la mediocridad en el sentido peyorativo de la palabra, que es como siempre se ha entendido.


julioandradas@gmail.com

18 comentarios:

amaya dijo...

¿De quién es la culpa de este clamoroso desastre,Julio ?.
Esa mentalidad de yo me presento a un examen y saco mi plaza para toda la vida y a partir de ese momento me rasco el ombligo, es la más extendida entre este masa aborregada y lanar en que se ha convertido España.
Así nos va.

Sempietnos dijo...

Todo esto no es casual,Julio.
Si miramos, por ejemplo, que acontece en comunidades gobernadas desde hace más de treinta años por los socialistas, como son Andalucia y Extremadura, comprobamos que más del 35% de la población activa son funcionarios.
Si a esto le añadimos tasas de paro superiores al 28%, la ecuación resultante es simple: si quieres apuntarte a vivir de la sopa boba, a tu "sueldecito" de por vida debes convertirte en parte de la gigantesca burocracia, elefantiásica, en parte de esa inmensa e impenetrable tela de araña que ha tejido el Régimen.

Así, de esta manera, tienen una sociedad aborregada, mediocre, arrimada al perol con el estómago lleno que vota la continuidad de las prebendas, la supervivencia del chiringuito.

aspirante dijo...

Lógico. Los funcionarios tienen trabajo estable, cómodo, con horarios muy buenos, en ocasiones eláticos y un sin fin de prebendas.
Miras a tu alrededor y ves amigos y familiares en paro, y los que tienen trabajo tienen sueldos escasos, horarios muy prolongados, horas extras para redondear el sueldo, horarios incómodos...
Y si eres empresario de inmediato recae sobre tí la sospecha de ser un ladrón.

F.J.eugenio dijo...

Por una sola vez y sin que sirva como precedente me permito discrepar del fondo del pensamiento que subyace en este artículo.
Obtener una plaza de funcionario del Estado supone un enorme esfuerzo en cuanto a número de horas dedicadas a la preparación de la oposición y se requiere vencer a un elevado numero de contendientes que optan a la misma plaza.Dicho esfuerzo es enormemente estresante y requiere poseer una estructura de personalidad muy característica.
Quizá muchos piensan que una plaza se obtiene por "enchufe" o influencia política; habrá algunos que asi lo consigan pero en absoluto ésa es la norma.
Con todos sus inconvenientes, que los tiene, el sistema de oposiciones es el más idóneo para seleccionar de forma objetiva a los futuros funcionarios.
Muchos de los jóvenes que muestran su preferencia por la función pública en realidad están mostrando su preferencia por un puesto de trabajo estable lo que no debe considerarse un demérito.
Y que conste que yo mismo NO soy funcionario del Estado ni de ningun otro organismo autonomo o municipal.
Al propio tiempo considero que existe un desconocimiento grande e injusto, en general,sobre la labor que desempeñan dichos servidores de la sociedad.

Javier Tellagorri dijo...

Sí, tenemos una sociedad carente de todo tipo de aspiraciones. La generalidad desea un puestecito fijo, aunque sea de celador de ambulatorio, de poco esfuerzo pra conseguirlo.
Nadie hace ya oposiciones a Notarias, Registradores de la Propiedad o Abogacía del Estado.

Julio Andradas dijo...

F.J.eugenio:
En 1978, nada más morir Franco, España que contaba con 40 millones de habitantes, tenía 700.000 funcionarios.
A día de hoy, en 2010, con 46 millones de ciuddanos, el número de funcionarios supear los 3 millones y medio.
Los datos son, por si solos, escalofriantes y reveladores.

Que un 72% de los españoles tenga como anhelo, como meta y objetivo profesional ser funcionario en base no a uan vocación (sea esta juez, profesor, abogado del Estado, etc, etc...), sino por obtener un sueldo para toda la vida y disfrutar de horarios cómodos, denota que esta sociedad española de hoy carece de cualquier espíritu emprendedor que es el motor, el alma de cualquier economía y Estado del Bienestar.

Es así de simple.
Sin emprendedores, sin empresarios, no hay progreso ni riqueza.

E..P.. dijo...

Una de las mayores pruebas de mediocridad es no acetar a reconocer la superioridad de otros.
En este sentido ¿son Extremeños y Andaluces superiores a los demás?.
Tantos funcionarios y tanto paro en estas comunidades son todo un contraste, de todos modos esto a mi entender es que extremeños y andaluces son listos,¿Porque?.
Tenemos muchos funcionarios, tenemos parados protejidos, buenos escritores, buenos pintores,buenos artitas, buenas gentes, somos cojonudos y estamos en todo el territorio español trabajando lo que otros no trabajan, quitemos a los palurdo y vagos que son los menos y politicos que por cierto son los menos corruptos del pais.
Esto es ser no medicre a mi parecer.
Saludos Julio.

E..P.. dijo...

También esos tres millones y medio de funcionarios habra de todo los que lo han sudao y se lo merecen que serán la mayoria y algunos ya habrá por enchufe. De todos modos
la mentalidades cambian y hoy en dia nadie quiere mojarse el culo, acomodados van a los trabajos más comodos y flexibles ya que en los tiempos que vivimos las prestaciones para crear empresas o un propio negocio con la crisis que tenemos no seria prudente esto cae de lógica.
Quien no quiere un trabajo que te pagen bien toda la vida y encima estes agusto aunque no tengas vocación, encima libre de problemas de fin de contrato o si entras en quiebra. Es normal que en el sistema tan precario que tenemos las persona busquen oportunidades como estas si es que el mismo sistema te lleva a ello.
A mi me dan un puesto de celador en mi pueblo y no me lo pienso.
Nadie en este sistema educa como se he educaba antes, ni nadie se ilusiona porque no hay nada para ilusionarse que te de una estabilidad en la vida como el de funcionario. El que tiene vista y la oprtunidad lo hace y porque no puede haber cuatro millones pero dentro de poco lo habrá. Si el sistema español es un puro cachondeo, que se esta jugando a las casita las 24 horas del dia.
Saludos cordiales.

Julio Andradas dijo...

EP:
Como le decía a FJ eugenio,un país sin emprendedores, sin tejido empresarial y productivo, está condenado a vivir en la mediocridad en medio de la frustración de no alcanzar mejores niveles de vida.
En lo que coincido con usted, es en que con casi 30 años de adoctrinamiento socialista en materia de educación, y con un mercado laboral regulado e intervenido hasta la saciedad y un paro masivo cifrado en guarismos próximos al os seis millones,es lógico que la gente se aferre a esa "teórica" seguridad.
El probleam es quien pagará sus sueldos.

Claudedeu dijo...

Es un pensamiento más habitual de lo que se suele pensar. La encuesta está sesgada hacia un minimización de la gente que quiere ser funcionaria. Yo atribuiría un mayor porcentaje a los que quieren acabar como señoritos sujetos al erario público.

Candela dijo...

El problema no son los funcionarios de carrera, muchos hemos trabajado duro y actuamos por vocación, algunas veces con horarios rotatorios incompatibles con la vida de familia. El problema es que un 30% del funcionariado español ocupa puestos sin contenodo alguno y están puestos a dedo.
Los más jóvenes no pueden ilusionarse. No solo hace falta ser emprendedor sino contar con el capital necesario para comenzar. ¿De donde lo van a sacar hoy en día?. La mediocridad viene de la desesperanza. Los españoles, per se, no son mediocres en general. Las personas necesitan creer en algo, mirar hacia alante y ver un atisbo de futuro,pero eso en la España de hoy es una quimera.

E..P.. dijo...

Apreciado Julio no te quito la razón ya que la llevas y es cierto.
El gran problema de sostener todo esto va a ser los de siempres. ¿Quien si no?. Por eso vendrán más
recortes, más reformas, más subida de impuestos, todo hasta que esto explote que de seguir así seguro que explota. Es un descontrol total. Figate entre funcionarios y
politicos sumas subvenciones, parados, dependientes, jubilados y demás, la cantidad de miles de millones de euros que hay que mover.Pero quitemos parados, jubilados y dependientes y dejemos
por ejemplo solo 80.000 en la politica que hay que mantener hasta que se mueran, esto si que es un escandalo con sus jubilaciones millonarias, estos si que nos estan arruinando de verdad,
miles de millones se sacaran el resto de sus vidas para que vivan
como Dios, esto si que es una pura vergünenza y no tiene arreglo.
Entre estos y todos los demás el sistema de seguir así, más que un país de panderetas vamos a ser un país de esclavos que ya se esta haciendo oposición para ello.
Apreciado Julio el gran problema
lo tenemos en el sistema politico,
a cual más hijo de p...
Saludos julio y gracias.

Bucan dijo...

En un pais convertido en una kakistocracia, el gobierno de los peores, es lógico que eso irradie hacia la sociedad. ¿Qué utilidad tiene el mérito? se preguntarán muchos. Si cualquier iletrado puede acabar de Ministro, de Presidente de una Generalitat, o de Presidente de Gobierno.

Los partidos políticos son los primeros que promueven a los mediocres por temor a los competentes, que son expulsados o arrinconados sin contemplaciones.

inisfree dijo...

Y este ansia de mediocridad lo hacemos extensivo a los gobernantes que aspiramos a tener. Prima el populismo hueco, la imagen vacía, el desierto neuronal y la lengua viperina. Eso es lo que tenemos. Obviamente, nos lo merecemos.

MERLINJOY dijo...

Este problema es un problema creado artificialmente por el gobierno socialista a traves de las décadas que lleva gobernando, creando una masa borreguil y subvencionada con el fin de perpetuarse en el poder gracias a estomagos agradecidos, el ejemplo de andalucía y extremadura exportado a toda España.

Parq solucionar esto se necesitan décadas de la cultura del esfuerzo, y se debería de empezar YA.

velarde dijo...

Que seria de ellos sin la masa aborregada...porque creen que les interesa tanto cultivar una sociedad analfabeta... -VIVAN LOS PAQUIRRINES Y LAS BELENES ESTEBAN QUE ADORMECEN EL INTELECTO DE LA ERUDITA POBLACION!!

JMDG dijo...

No creo que esto sea cuestión de tal o cual partido político. Esto es más cuestión antropológica que la coyuntura del partido político que gobierna en una región durante una serie de años.

El ser humano anhela la seguridad como uno de los pilares para sobrevivir. Y estructuralmente hemos concebido que el estado nunca quiebra. Erróneamente. Existe un substrato social muy profundo de aversión al riesgo porque hemos experimentado en nosotros mismos o en nuestro entorno la hiel del fracaso en aventuras de empresa. Y en base a ello tenemos una población que rechaza frontalmente el riesgo y busca como animal herido el cobijo del papá estado.

El problema viene cuando el papá estado tiene a sus súbditos esquilmados, vampirizados y raquíticos de tanto exprimirles para pagar a esa creciente masa de personas (funcionarios, políticos,...) que medran con lo que su papá estado le entrega tras haberlo extraído de otros. Y cuando el papá estado educa a sus hijos para que le idolatren como salvador infalible ante cualquier hecatombe... creando analfabetos incapaces de reconocer lo más elemental y confundiendo análisis con parálisis.

Lo que intenta ocultar el estado es que sepamos que no se puede distribuir los que no se ha creado. Y el motor de creación de riqueza (distribuible) en nuestra sociedad son los empresarios. NADIE MÁS. Pero eso ... mejor que no se sepa. Quién no ha escuchado a su alrededor eso de... "al final la crisis la vamos a pagar los funcionarios, que nos quitan el X% del sueldo".

Como he visto en un comentario, a los empresarios se les arroja el tufo de estafadores, y se les convierte en diana de la envidia cuando el viento sopla a favor y en objeto de desprecio cuando llegan las adversidades. Y entonces, como la recaudación baja y los gastos se disparan, ...a por ellos!!!.

Las teorías de Darwin no llegaron a enseñarnos el desenvolvimiento del saurio estado y su capacidad para sobrevivir cuando quebrado y atrapado en la más absoluta ruina y sin más carne ni fruta a la que parasitar, comienza la fase fagocitación de cuerpos extraños (emisión de deuda) hasta términos imposibles de equilibrar. Y lo que está por venir, dios lo quiera, es que lo mismo que las empresas ineficientes o que en algún momento de su trayectoria tomaron una decisión errónea y esta les supuso el cierre o desaparición, que haya estados que también cierren, desaparezcan o puedan ser refundados en modelos sostenibles (vaya palabrita... hasta a mí me está llegando la mala educación).

Julio Andradas dijo...

JMDG:

En la lucha de las conveniencias presentes contra los ideales futuros, de lo vulgar contra lo excelente, suele verse mezclado el elogio de lo subalterno con la difamación de lo conspicuo, sabiendo que el uno y la otra conmueven por igual a los espíritus arrocinados. Los dogmatistas y los serviles aguzan sus silogismos para falsear los valores en la conciencia social; viven en la mentira, comen de ella, la siembran, la riegan, la podan, la cosechan.
Así crean un mundo de valores ficticios que favorece la culminación de los obtusos; así tejen su sorda telaraña en torno de los genios, los santos y los héroes, obstruyendo en los pueblos la admiración de la gloria.
Cierran el corral cada vez que cimbra en las cercanías el aletazo inequívoco de un águila.