lunes, noviembre 09, 2009

De Carter a Obama


Si hay algo sobre lo que el consenso es absoluto, es que Carter fue el peor inquilino que tuvo la Casa Blanca en el siglo XX. Durante su mandato, la reputación internacional de EEUU cayó en picado.
Jimmy Carter,trigésimo noveno presidente de los USA (1977-1981) accedió al cargo cuando los vientos de la Guerra Fría soplaban a favor de la Unión Soviética.
Vietnam y Camboya habían caído en manos comunistas, y Mozambique, Angola y Etiopía estaban gobernadas asimismo por marxistas.
Carter prefería al apaciguamiento antes que impedir por la fuerza que los comunistas expandieran su poder.¿Les suena?.
Recortó en miles de millones de dólares el presupuesto de defensa, ordenó la retirada de los misiles norteamericanos de Corea del Sur, apoyó de forma entusiasta la revolución sandinista de Nicaragua y proporcionó a Managua cientos de millones de dólares en ayudas.

Estableció relaciones diplomáticas con la dictadura de Castro mientras miles de soldados cubanos luchaban en África junto con otras fuerzas marxistas. Y mientras Moscú emprendía su rearme nuclear,Carter seguía empeñado en calificar como paranoicos a los que avisaban de la amenaza.
No se le cayó la venda de los ojos hasta que los soviéticos invadieron Afganistán, y eso que meses antes de la invasión en 1979, andaba besando al dictador soviético Leónidas Brezhnev.
Con todo, lo más lamentable y patético, lo más grave, fue su respuesta
a la toma de la embajada norteamericana en Teherán, a finales de ese mismo año.

Cuando Carter dijo que emplearía la fuerza militar para poner fin a la crisis y liberar a los 52 diplomáticos estadounidenses sometidos a cautiverio, el ayatolá Jomeini se rió de él.
La caída de Irán en manos de los ayatolás puso en marcha el avance del islam radical y el auge del terrorismo que alcanzó su punto culminante el 11 de Septiembre. Además, al no hacer nada por evitar la invasión soviética de Afganistán, Carter creó el caldo de cultivo del que se alimenta el terrorismo yihadista que padecemos en la actualidad.

En el plano doméstico su gestión fue igual de lamentable;
las políticas fiscales y monetarias de Carter impulsaron uno de los peores períodos económicos en la historia de los Estados Unidos.
La economía norteamericana sufría entonces de estanflación, de unos índices de desempleo sin precedentes y con los costos de la energía a niveles exorbitantes.



Los norteamericanos sólo tardaron cuatro años en darse cuenta de que Carter era un absoluto y peligrosísimo desastre, y en 1980 perdió las elecciones, cayendo de forma estrepitosa en 44 de los 50 estados de la Unión.


La Obamanía cumple hoy un año. Hace justo doce meses, el demócrata Barack Obama entraba en la historia al convertirse en el primer presidente negro de EEUU.
Hoy su estrella brilla mucho menos;ha visto reducirse sus índices de aceptación hasta el 53% desde el 78% que tenía hace un año. Sus candidatos perdieron hace pocos días, las elecciones para ser gobernador en New Jersey y Virginia, en favor de los republicanos.
La tasa de paro en octubre subió del 9,8% al 10,2%, la peor cifra de los últimos 26 años, fruto de la destrucción de otros 190.000 empleos, y lo que es peor, amenaza con empeorar.
Las medidas económicas de Obama no funcionan.
Por cierto; Jimmy Carter fue Premio Nobel de la Paz en 2002...


julioandradas@gmail.com

27 comentarios:

Caballero ZP dijo...

Un brillante repaso de la historia del peor presidente de los EEUU que casa perfectamente con la caída estrepitosa de Obama, del que muchos pensábamos que solo se trataba de un producto de marketing, y el tiempo nos da la razón.
Saludos

Alejandro dijo...

Obama es el ZP americano, mucho hablar, mucha mentira, mucho politiqueo y pocas medidas (y las ue toma nada acertadas) lo bueno de los americanos es que aprenden rápido de los errores y cambian a tiempo, no como en España, que ZP es como una mala ladilla, se pega al asiento de presidencia y no lo suelta, enquistado, endeudando el futuro de los jóvenes para dar ayudas que le mantengan en el cargo. Tristísimo

Eduardo de la Fuente dijo...

Bueno Julio, para mí Carter siempre fue el presidente de los cacahuetes, una especie de hombre simpático y pusilánime que pululaba por el mundo hasta que Reagan puso las cosas en su sitio. Reivindicar a Reagan hoy en día está mal visto, pero creo que fue un presidente infinitamente mejor que Carter.

Parece que la teoría del eterno devenir se repite y que en Obama tenemos un nuevo Carter... No lo tengo tan claro, pero desde luego Obama no es el mesías que nos han vendido. El mundo sigue igual de jodido (perdón por la expresión) que antes de su advenimiento.

En los tiempos que corren se necesitan hombres y mujeres decididos.La política debe ser viva y valiente aún a riesgo de cometer errores.

Un saludo.

amaya dijo...

Es determinante y revelador,Julio, que siempre que gobiernan los demócratas en EEUU,la situación económica deriva en crisis,paro,destrucción del tejido industrial y despilfarro del gasto público.
Hay un curioso,-o no tan curioso...-,paralelismo entre el socialismo patrio y la progresía norteamericana que se esconde bajo el ala del partido demócrata.

risquett dijo...

A Carter lo aniquiló su gestión económica,que fue un absoluto desastre, no los errores en política internacional que fueron grandiosos,como el que comentas Julio, en Irán, o el apoyo a la dictadura sandinista en Nicaragua que demuestra que el "buenismo" es un cáncer que todo lo pudre.

Sempietnos dijo...

Los estadounidenses cuando se equivocan en unas elecciones, rectifican y cambian su voto, por que allí no existe el trincherismo político y el cainismo que existe en España.
Es evidente que el "globo Obama" se desinfla, y eso que todavía no son visibles la mayoría de sus erroneas recetas económicas,y con una reforma sanitaria pendiente de aprobación que va a disparar los impuestos y la carga fiscal a las clases medias.

alberto daza dijo...

Obama en política exterior se parece cada vez más a Carter, con la diferencia de a Carter le "costó" tres años consolidar su mensaje de debilidad manifiesta ante el mundo y al actual inquilino de la Casa Blanca le han bastado menos de 12 meses.
Un récord.
Hasta ahora lo que han hecho Obama y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, es mostrar que el apaciguamento es la nueva táctica de la política exterior norteamericana, aunque sea a costa de tragar con el desafío de Corea del Norte, que se burla de la ONU y de EEUU con pruebas atómicas y misiles, la aceleración de los planes nucleares de Irán, la dictadura de Chávez y su intervención abierta en Bolivia, Nicaragua, Honduras, Ecuador, Perú, sus amenazas a Colombia, y sus entregas de uranio a Teherán.

Lo último, como comentaba Natalia Pastor el sábado en su post "El peligro del buenismo", es que Zelaya sea reinstalado en el poder, a pesar de que la inmensa mayoría de los hondureños se opone, y de que fue destituido por violar la Constitución para intentar perpetuarse en el cargo como peón que es de Chávez.

Saludos cordiales.

Javier Pol dijo...

Los estadounidenses son conservadores por naturaleza, Dios y Patria son sus cabeceras, no comulgan con ruedas de molino. Allí si un día votan a demócrata, no les importa cambiar a republicano, o viceversa para castigar lo que han realizado mal. Eso que llaman alternancia política y que algún siglo de estos llegara a España.


Obama, se parece mucho a Zp, no es de extrañar que sea mejor visto fuera de sus fronteras que en USA, y es que mucho bla, bla, y poco actuar y siempre es culpa del sistema. Guantanamo sin cerrar, siguen cayendo soldados en Irak y Afghanistan (que ya no son guerras, sino reeducación pacifista).

Que seria de Obama sin toda la propaganda que lleva detrás, y que a cada segundo le abandona.

josevillano77 dijo...

De acuerdo con el artículo Julio,pero aún así, sigo envidiando a los americanos,que a la primera legislatura desastrosa de un presidente,le dan puerta....Aquí necesitamos mas tiempo en darnos cuenta...

Sempietnos dijo...

JOSE SEVILLANO:
La razón de lo que tu comentas, es lo que yo apunto en mi comentario;allí no existe el trincherismo político y el cainismo que existe en España.

Tellagorri dijo...

MAGNÍFICO análisis de la reciente historia política del Mundo, bien fundamentado y detallado.

Tengo la convicción o la sensación, ante lo que se ve, de que en el Ranking le va a quitar el primer puesto Obama a Carter. Y mucho antes de mediado el mandato.

Melvin dijo...

Muy buena entrada.

Con Obama, la progresía europea ha pasado de la noche a la mañana a hacerse americanista de pro, como creyendo que los useños ya son “de los suyos”.

Nada más lejos de la realidad, Obama se benefició en las elecciones de la desmovilización del voto conservador (casi la mitad de los norteamericanos), al que no atrajo lo más mínimo el insípido McCainn, y de que buena parte de los moderados optaron por los demócratas como voto de castigo a los numerosos errores, unidos a una mala política económica, que, sin duda, cometió George Bush en sus 8 años. Ello unido a que, con mucha cuquería, hay que reconocerlo, el ZP negro escondió la parte más radical izquierdista de su agenda que, a buen seguro, de haber sido conocida, hubiera echado para atrás a buena parte de los potenciales votantes centristas, quienes son totalmente decisivos.

Obama ha tenido, en su juventud pero, y lo que es peor, en parte de su madurez también, unas amistades que aglutinan a lo peorcito de la extrema izquierda americana. El problema es que, aparte de “Fox News”, en Estados Unidos nadie más intentó sacar a la luz eso, ni siquiera John McCainn en la campaña electoral por temor a ser tachado de extremista. McCainn, de hecho, parece ser que era una especie de Rajoy a la americana, alguien obsesionado con no molestar y dar una imagen “simpática” y que el progrerío yanki no le insultara demasiado. La principal diferencia con España, en efecto, es que todo parece indicar que Obama dentro de cuatro años solo será un recuerdo, aunque habrá que ver si los republicanos apuestan fuerte en 2010 y en las presidenciales de 2012 pues, por la parte que le toca, el faro del progresismo no se lo puede estar poniendo más a huevo.

lujaban dijo...

Y de aquellos polvos, estos lodos.
Todo el mundo dando palmas con las orejas porque USA tenía, por fin, un presidente de color (de color negro, se entiende) y ya empiezan a darse cuenta del bluff.
Como dijo el otro deastre, gato blanco o gato negro, da lo mismo; lo importante es que cace ratones...
Salutem.

Alijodos dijo...

Si es que no aprendemos..la historia se repite y la historia esta para que aprendamos de ella...es no no aprendemos...y asi nos va...un saludo...

Andrés Álvarez Fernández dijo...

"Si hay algo sobre lo que el consenso es absoluto, es que Carter fue el peor inquilino que tuvo la Casa Blanca en el siglo XX."

Uf, donde va. El peor presidente y el más nocivo para las libertades en general ha sido Delano Roosevelt, seguido de W. Wilson. Carter pertenece a ese selecto club de políticos de mala estirpe pero que aún con todo han sido inofensivos por la poca duración de su mandato y por el nivel mediocre de su política.

Julio Andradas dijo...

ANDRES ALVAREZ:
¿F.D.Roosevelt el peor presidente de los EEUU?.
Usted no sabe lo que dice.
De entrada ha sido el único en ganar cuatro elecciones presidenciales.
Emprendió el conocido como New Deal tras la crisis económica de 1929 invertiendo en infraestructura, y ejecutando todo tipo de proyectos como hidroeléctricas, carreteras, escuelas y en general todo tipo de obras públicas, modernizando los USA.
Tuvo que hace frente al ataque a Pearl Harbour y nada más y nada menos,que a la II Guerra Mundial, y todo ello, sufriendo un tumor cerebral.
¿Y dice usted esa tamaña barbaridad de que ha sido uno de los peores presidentes?.
Por el amor de Dios...lo que tiene uno que leer.

INÉS dijo...

Y yo afirmándome, día a día, en que el marketing hace maravillas...y si no ...al tiempo.

samueldl dijo...

Ambos encantados de mirarse en el espejo cada mañana. Pero a la luz de los hechos, dos calamidades políticas. Es lo que ocurre con estos politicuchos sin ideología ni dirección concreta, cuya máxima es la de coordinar las acciones y planes que menos compromiso personal impliquen. Y el resultado de tanta ambiguedad e imprecisión es el que estamos viendo tanto en EEUU como en España. Hillary lo retrató durante la campaña con fina puntería: es bueno para hacer campaña en verso, pero los asuntos de Gobierno se resuelven en prosa.

Si le añadimos a su panoplia de sandeces la de querer dedicar más de un billón de dólares para transformar la economía como dijo, como si ésta se creara y transformara a voluntad, el retrato robot es bastante diáfano. Cuánto endiosado con mando en plaza nos toca aguantar...

Miguel A. dijo...

De ahí que 20 años después de la caída del muro debamos de preguntarnos si somos más libres en Occidente. Porque hemos ido perdiendo libertades progresivamente.

Saludos

BOIRA_A dijo...

Creo que Carter con su sempiterna sonrisa y su cara de cacahuete se parece mucho al ssonriente Obama y su politica tan nefasta como la otra Un telediaria si no cae antes, como otros presidente, por las buenas o por las malas No es EE.UU un pais que no liquide a sus presidentes cuando no les sirven , los aupan, pero de un plumazo desde dentro y sin dejar huellas se los llevan por delante, esto no tendria que ser diferente, ni me gusto nunca ni me gust, quizas por que nunca me han gustados los que siempre sonrien a todos y a todos, la sonrisa tambien tiene su momento de silencio

Saludos

supersalvajuan dijo...

La mentira demócrata sigue en aumento.

Bucan dijo...

Creo que el daño que hizo en aquella época Francia fue infinito. Tuvo protegido a Jomeini e hizo todo lo posible por desestabilizar al Sha, creyendo que metiendo a Jomeini, desplazaría a EEUU en Irán y que Irán se volcaría en los brazos de Francia. Los intentos norteamericanos para sostener al Sha fueron inútiles: en toda Europa, los tontiprogres, organizaron manifestaciones en contra de las tropas en la calle de Irán para evitar la llegada de los fundamentalistas islámicos. La URSS entonces estaba fuerte y las teorías de Gramsci de infiltrar la ideología comunista en las universidades occidentales estaba en pleno apogeo (y sigue). La caída de Irán en manos de los fundamentalistas islámicos fue una gran catástrofe. A mi me pilló en esas fechas en Londres y las manifestaciones callejeras y en los centros estudiantiles contra el apoyo anglosajón UK-USA al Sha eran tremendas. Pudieron haber reprimido las revueltas islamistas en pro de Jomeini, pero con Francia dando por saco y las protestas de los tontiprogres occidentales (son muchísimos), no se atrevieron a llegar hasta el fondo. Creo que Francia hizo mucho daño al querer figurar como potencia que pinchaba en el orden mundial, porque no acaba de asimilar su decadencia, que realmente empezó casi como la española (salvando las distancias), en Trafalgar, cuando Inglaterra se hizo con el control de los mares después de destrozar allí la flota hispano francesa.

CARTASMARRUECAS dijo...

Estoy de acuerdo con don Julio en su apreciación sobre FDR. Le tocó bregar con una situación extremadamente complicada, con unos EEUU a los que no les quedaba más remedio que entrar en la guerra, pero que no tenían capacidad militar suficiente (sobre todo por las mamarrachadas de Woodrow Wilson). Al estallar la IIGM, EEUU tenía (creo recordar) el noveno ejercito del mundo, detrás del rumano. Pobre bagaje para hacerse cargo del desastre.
Sobre los modernos presidentes, la Historia demostrará que Bush no fue tan malo, y pondrá en su lugar a un Obama cuyos discursos, cuando son escuchados, mosquean, pero cuando son leidos dan risa.

Esveritate dijo...

Sin duda alguna la carrera de Obama lleva el mismo destino, le hemos visto caer en un año y lo veremos caer a la carrera, los americanos no son como nosotros y cuando tienen que decapitar a un presidente no lo dudan.

Saludos

hermanosplantilla dijo...

Obama es un buf.Carter... sólo era el "rey de los cacahuetes"
Saludos.

Pocomancha dijo...

Yo no sé si Obama se parece a CArter, pero ZP es purito al Yimi... vaya tela.

velardez dijo...

blanco y en botella....digo negro...