sábado, octubre 04, 2008

Roma


Roma es una ciudad volcánica, caótica y maravillosa. Para alguien como yo, que lleva más de quince años viviendo en la Ciudad Eterna, ya es como una segunda piel, un traje a medida, que eso si, muta cada dia.
Si alguna vez vienen a Roma como turistas, no alquilen un coche. En Roma no se conduce; se sobrevive. Los semáforos son un mobiliario decorativo y los pasos cebras una ruleta rusa.
Desplacense en taxi; es barato,divertido y nadie mejor que un taxista romano para indicarle esos sitios que no vienen en ninguna guia turística y que ningún recepcionista de hotel les recomendará nunca. Por ejemplo, "Vesubio", una trattoria junto al Circo, que regenta Vicenzo.
Vicenzo es un gigantón de 1,90 y 150 kilos que además de chef es pintor.
Pero vayamos por partes, que diría Jack el Destripador.
En "Vesubio" no hay carta. Bueno, si la hay, pero es como si no existiera.
El cliente se sienta, y Vicenzo le pregunta:"¿pasta,carne o pescado"?.
El cliente se decanta y Vicenzo te trae lo que a él le sale de las gónodas.
Si van, les recomiendo que pidan un poco de cada cosa. Los agnolotti con salsa de setas es una especialidad de la casa.
Les decía que Vicenzo era pintor. Pues si, lo es.
Pinta acuarelas que ofrece a sus clientes, si el cliente le cae bien.
El precio es la voluntad, pero nunca debe ser menos de cincuenta euros.
¡¡Y ojo!!
.: no le rechaze una acuarela a Vicenzo, por que se lo toma como una ofensa, se pone colérico y es capaz de partirserla en la cabeza.
Yo no lo he visto, pero hay testigos de que la sangre ha corrido.
Un lugar ideal para tomar una copa es "Salute", un pequeño pub con actuaciones de jazz en directo.
"Salute" está en Via Venetto, detrás del Hard Rock Cafe. Si van a media tarde a tomar un cóctel o una copa, se pueden encontrar con Marcello, un ex boxeador sonado que se gana la vida vestido de centurión fotografiándose junto a los turistas.
Si lo invitan a un trago, Marcello le contará que trabajó como extra en "Gladiator" y que doblaba a Russell Crowe en las escenas de acción.
Es mentira, claro, pero es un tio entrañable, y la verdad, a mi me gusta más la versión de Marcello que la de Ridley Scott.
Adriano Celentano, Nanni Moretti y Beppe Grillo son clientes habituales.
Otro restaurante imprescindible es "L,Eau Vive", un acogedor reducto regentado por monjas de la orden Domus Dei, que cantan el Ave Maria con voces de soprano, entre plato y plato.
Una experiencia mística. (Abstengase "rojos", que ya se sabe....ven un hábito y llega el holocausto .)
Para los amantes del café y las tartaletas de fresa y frambuesa con hojaldre y crema de mango, no pueden dejar de visitar "Il Gran Caffé" de la Piazza de Sant Eustachio.
Un placer para los sentidos.

gutisiempre@hotmail.com

20 comentarios:

amaya dijo...

Un post maravilloso,Guti.
Que envidia me das....

david dijo...

Es un lujo poder leerte,Gutiforever.
¿Por qué no nos cuenta más cosas de Roma?.

francisco dijo...

Cuando vaya,no dudes Guti, que voy a llamarte para que nos tomemos algo.
Genial post.

Yomismo dijo...

Habrá que plantearse ir en alguna ocasión.

Terly dijo...

Guti, yo conocí Roma de la mano de la que hoy es mi mujer, siciliana, pero buena conocedora de esta gran ciudad porque vivió en ella durante varios años. Es una ciudad donde dejas el corazón y que en cierto modo me recuerda al Madrid de Arco de Cuchilleros, Mesón de la Guitarra, Mesón de la Tortilla, Cuevas del Drach etc. donde pasé los mejores años de mi vida.
En cuanto al tráfico romano, nada que ver con el napolitano, ahí si que te juegas la vida si se te ocurre pararte al ponerse rojo un semáforo, lo más probable es que los coche que vienen detrás del tuyo, te lleven por delante.
Gracias por tu post que me ha tenido "ricordi bellissimi"
Un abrazo.

Pantagruel dijo...

Ufff, que relax, este paseo por Roma. ¿De verdad que los "rojos" nos debemos abstener de escuchar a las monjas esas? Aunque ateo, disfruto mucho con la música sacra -hubo épocas en las que no había otra-, y algunas -bastantes- de mis obras preferidas son sacras. (Con respecto a las experiencias místicas, remito a los interesados a una entrada reciente de mi blog ("Experiencias místicas, experiencias cerebrales"). No es por hacerme propaganda, de verdad)

jam dijo...

Guti, iremos a Vesubio a cenar. Las copas y la acuerela ya las pago yo. No vaya a haber sangre. ¿O es que la deuda ha prescrito?
Por cierto, qué suerte vivir en la ciudad eterna. Salu2

Javier Ayanotna dijo...

Se agradecen estos estupendos consejos de cicerone. Creo que, cada cierto tiempo, es muy saludable hacer una Marcha sobre Roma. Un saludo.

Butzer dijo...

Yo me quedo con la última parte... Me encanta el dulce...xd

David dijo...

Un gran post amiga, estoy totalmente de acuerdo contigo.

Un saludo.

http://ciudadano-rebelde.blogspot.com

Aguijón dijo...

Guti,
La próxima vez que vaya a Roma te pediré una pequeña guía.
un abrazo y gracias,
PD: Dile a Vincenzo que siga siendo él.

gutiforever dijo...

JAM:
La invitación sigue presente.
El otoño es una estación magnífica para visitar Roma.

gutiforever dijo...

TERY:
Madrid y Roma son muy parecidas,tanto en su concepto de ciudad,arquitectónico,urbanístco,gastronómico y el carácter de la gente.
Son ciuaddes cosmopoloitas,pero que jamás te hacen sentirte extraño.

risquett dijo...

Un entrada maravillosa,Guti,llena de recuerdos y momentos entrañables.
Coincido con el comentario de David:¿Por qué no nos cuenta más cosas de Roma?.

julio andradas dijo...

Guti;
Doy fe de que Roma,con un cicerone como tu, es una ciudad aún más maravillosa de lo que ya es.
Y es cierto;son de esos lugares,esos restaurantes,esos bares,esas terrazas, que jamás vienen en las guias turísticas y que nadie en un hotel te indica,por que forman parte del tejido interior de la ciudad,de su propio organismo, hasta el punto de que o vives en ellas o jamás llegas a conocerlos.

Lopera in the nest dijo...

No me resisto a contar la versión de un colega sobre la forma de conducir de los romanos. Según él, ha sido todo como consecuencia de un proceso darwiniano, es decir, ha habido una selección natural, los que ho son capaces de conducir de esa forma la han "palmao".
Nunca olvidaré una cena en la Isola Tiberina en el restaurante de la hermana de Aldo Fabrizi, era una fotocopia de su hermano, no podía evitar el recordar "Roma cittá aperta", era la misma mirada.

Fernando Solera dijo...

Tomo buena nota, Guti, por si algún día me paso por allí.

Caballero ZP dijo...

Guti nos has puesto los dientes largos, y es que tu relato desprende el glamur que vivimos con diferentes películas de las indispensables.
Saludos

cartasmarruecas dijo...

¿Has visitado ya la Domus Augustana?. Si es así, mátanos de la envidia, bribón.

Schwan dijo...

Al leerte lo que comentas de ésas monjitas; he recordado que, por indicación de una prima que trabaja en Bari, pero viaja con mucha frecuencia a Roma, la última vez que estuve allí me alojé en un convento, muy cerquita del centro, junto a la plaza Navona; se llamaba "Fraterna Domus". No sé si las monjitas son las mismas que has comentado, pero quiero recomendar un alojamiento así.

Tranquilo, en silencio, nada de caro (creo recordar que la habitación doble son 80 €) y una comida excepcional; porque, aunque incluyen el desayuno, puedes, previa petición, almorzar en él.

Un lugar que merece la pena. Y, desde luego, tomo nota para la próxima vez que vaya, visitar todos ésos sitios que recomiendas.

Ps.- Estupenda la descripción de la conducción en Roma; aunque aún hay un sitio peor en Italia: Nápoles ;)