lunes, mayo 27, 2013

Palabras y mentiras



Hablan y escriben sin medir las consecuencias de lo que dicen.
Gozan de una casi absoluta impunidad. Nadie se siente autorizado para juzgarlos y si alguno lo intenta, el corporativismo de la casta cae sobre él blandiendo como sacrosanto blasón, el "derecho a la libertad de expresión". Los temen y con razón. Hay quienes les desprecian, pero -eso sí-  en el silencio de sus salones y en conversaciones privadas.
Hacen gala de ser "el cuarto poder" y se otorgan el salvoconducto moral de "hablar por los que no tienen voz", por los sufridos y pacientes ciudadanos de a pie.
Sí,hablamos... de periodismo.

 natpastor@gmail.com

9 comentarios:

El último de Filipinas dijo...

Sin Mourinho se les ha acabado el chollo de las ruedas de prensa explosivas.
No estaría mal que el italiano siguiera mandando a Karanka.

MAMUMA dijo...

Serán el cuarto poder, pero la mayoría le hacen la ola al poder político.

posodo dijo...

Como he comentado en el blog de Elentir, habiendo periodistas, ¿para qué queremos jueces?

Un saludo.

Señor Ogro. dijo...

La visión social del periodismo ha cambiado mucho en los últimos 10-20 años. De ser una profesión de prestigio ha pasado a ser una profesión siempre bajo sospecha.

La gente, o alguna gente al menos, ya no traga al periodismo tradicional; el del telediario, o el del periódico sirviente de un holding con intereses económicos ligados a gobiernos varios. Se busca al periodista que inspira confianza, que se constata acierta y que dice la verdad, o al menos se acerca a lo que nosotros creemos es la verdad.

Es decir, se han cavado tambien trincheras, como en la politica o la judicatura. La verdad y el periodismo no deberían hacer trinchera, pero el euro manda, y con el el interes el chanchullo y el mamoneo.

Ahora, de intocables nada, muchos ya no tenemos paciencia para soportar sandeces.

claudesolenprimera dijo...

Se están pasando, muchas veces hacen mucho mal, no se pueden decir muchas de las cosas que dicen
pero ellos lo sueltan y se quedan tan tranquilos.

Trecce dijo...

Es una pena, una lástima... Con la de buena gente, y muy preparada que hay en la profesión y o se pliegan a lo que manda el poder y sus corifeos (ojo, digo poder, no gobierno, que no tiene por qué coincidir), o se van a ganarse el pan a otro sector.

José Luis Valladares Fernández dijo...

No dudo que en esa profesión hay gen te muy buena y muy valiosa. Pero es cierto que también hay mucho advenedizo, que necesitan meterse donde nos les llaman para llegar a ser conocidos. Lo que si es cierto que la mayoría de los de las últimas hornadas andan por el palabrero en madreñas, destrozando hasta el lenguaje.

Herep dijo...

El periodismo no escapa a la ola de corrupción (de todo tipo) que invade España.
Ese mal llamado cuarto poder ha sucumbido a la política, como sucede con los otros tres "poderes" y nada bueno se puede esperar de él.

velarde dijo...

La mal entendida libertad de expresion a traido como consecuencia la falta de educacion, la falta de respeto, el incivismo verbal, el todo vale....y como nexo de todo ello.....TELECINCO!!! donde se defiende la libertad de expresion a golpe de mentiras, insultos, gritos y demas verborrea vergonzosa..ya saben libertad y libertinaje de la mano...