lunes, noviembre 26, 2007

La soledad del juzgador


Parecía un hombre serio, huraño y receloso de los focos. Parecía.
Parecía un juez justo, ecuánime, fiel a la estricta aplicación de la ley. Parecía.
La gravedad de su tono en la Sala, la impenetrabilidad de su gesto, la firmeza de sus puñetas hicieron las veces de tul ocultador de quien, desde antes de finalizar el juicio -no creo desviarme demasiado-, tenía claro que el veredicto o debía comprometer ni encontrar enemigo alguno. Salomón antológico, parte de razón a unos, parte de razón a otros, y quien no esté de acuerdo, que recurra ante el Supremo. El futuro profesional no se pone en juego.
Su no asistencia a una fiesta en la que nada había que celebrar o su distancia de los medios fuera de la Sala llevaron a pensar que no pretendía seguir la estela o convertirse en el rival de Garzón. No le hacía falta, tenía al medio en casa; a la media (naranja, se entiende).
Hace años, cuando alguien sentía desazón interior, acudía a familiares, amigos o al confesor. Posteriormente, quien no pagaba a un psiquiatra o psicoanalista para que escuchara sus problemas, no era nadie. Seamos prácticos, ¿para qué pagar pudiendo cobrar por la exteriorización de los demonios internos?. Dicho y hecho, libro al mercado. ¿Y quién mejor que el cónyuge para llevarlo a cabo?; siendo, además, periodista, dos carreras, dos nombres en el disparadero de la fama en un solo movimiento.
¡Mi héroe!. Bastaba un libro personal metaforizado en Olivia y Popeye. Se puede ensalzar a alguien de forma absoluta, sin necesidad de establecer comparaciones de inferioridad. Pero eso corresponde a los ofendidos, así como la revelación de conversaciones o deliberaciones. No es correcto, en mi opinión.
También es reprochable el momento temporal. Muy cerca de la conclusión del juicio, sin que la sentencia haya adquirido firmeza aún. Es exclusivamente una opinión periodística (no jurídica ni judicial) e interesada de la ciega amante que se erige como juez parcial. Ciega, pues sólo veía una toga; el amor borró a los otros dos miembros del Tribunal, únicamente presentes a efectos de recibir una crítica destructiva que a su vez actuara como alabanza del amado. Y es que las mercantilizadas Navidades están encima y puede ser un regalo ineludible.
Bermúdez asegura que desconocía la tarea a la que su señora estaba entregada. Tienen separación de bienes (habrá firmado ella que los beneficios -espero que exiguos- no repercutirán en él, ni para una dádiva), y parece que también problemas de comunicación. Difícil de creer que un tercero haya revelado a la escritora conversaciones literales del juez. A lo mejor habla por las noches, mientras ella, debido a su incontrolable espíritu cazador de noticias, toma notas.
Mejor solo que mal acompañado. Javier, más te habría valido estar verdaderamente en soledad.
¿Era insuficiente el daño ya ocasionado al mundo judicial?.

22 comentarios:

cecilia dijo...

Se comenta que en el libro aparecen conversaciones personales entre el juez y víctimas o el contenido de algunas cartas escritas por niños víctimas del terrorismo al juez. Si esto es así, desde luego que es más que execrable la actuación de esta mujer.

A mi modo de ver es un modo de ganar dinero a costa de una desgracia vendiendo morbo.

risquett dijo...

Estas son las horripilantes consecuencias del vedetismo que ha incurrido la carrera judicial española, deberían empezar a separar de su cargo a un grupo de jueces engreídos en masa.
Las victímas no se merecían en absoluto esta siniestra explotación económica y esta farsa de envidias entre gentes que lo única anhelan es exaltar su propio ego, aunque ello suponga pisar y explotar la memoria de los muertos.

javier dijo...

Hay muchas cosas sobre el 11 M sin esclarecer y me temo que nunca lo sabremos , pues los que lo saben callaran para siempre.

luján dijo...

Es curioso que se secuestre una revista por "injurias y calumnias a la corona" y un libro que ha puesto en peligro a una persona (sin sangre azul) y desvelado secretos de juzgados, saldrá con toda impunidad y con toda esta publicidad.

Schwan dijo...

Aún no he leído el libro, pero lo tengo pendiente y prometo hacerlo en cuanto salga, que creo será mañana.

Pero, por lo que se ha comentado, la impresión que tengo es que se trata de un ajuste de cuentas a otros jueces, que con Gómez Bermúdez aspiraban a la Presidencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional; entre los que estaba Guevara.

En cuanto a que Gómez Bermúdez no sabía nada del libro y no lo había leído; quizá yo seré malvada, pero mira: no me lo creo.

amaya dijo...

Quizás el juicio más importante de la historia, y ahora sabemos que la mujer del Juez abusando de su posición estrátegica se aprovecha la ocasión para llenarse los bolsillos, y de paso su marido también. Todo esto da náuseas.
Los jueces están para servir a la Justicia, y no para enriquecerse de las víctimas y sacarse fotos para medrar a costa de la desgracia.

francisco dijo...

Lo que no se entiende es que en España, se valore tanto la sentencia... y en el resto del mundo, lease la prensa más importante del extranjero, se diga que ha sido una "chapuza" lo que se ha aclarado en el juicio.
Yo no entiendo cómo un Juez puede obtener resultados económicos de la explotación de su visión parcial de su propio juicio.
A lo peor para entender el juicio y la sentencia ¿hay que comprar el libro de la parienta?

julio andradas dijo...

Se mire por donde se mire es incalificable y es de esperar que se habra una investigación para ver si ha usado información reservada.

jose antonio manzano dijo...

Así como a los jueces hay que hablarles por medio del papel (antiguamente timbrado), éstos han de hacerlo a través de Sentencias, Autos y Providencias. No por medio de su mujer, por muy periodista que ésta sea. No pienso leer el libro.Saludos a todos. He vuelto.

Tío Pop dijo...

Aún no he leído o escuchado a nadie defender la publicación del libro, a nadie gusta. Ya habéis argumentado los motivos pero, en mi opinión, es también una muestra más de la crisis de valores que se apodera paulatinamente de nuestra sociedad.

Aquí no importa mentir, no importa difamar, no importa robar, no importa calumniar. Se crean unos cuantos programas de telebasura y se airea todo a los cuatro vientos. Llegará el juicio (¿alguien cree en la Justicia?) y si hay que pagar alguna indemnización será una ridiculez comparada a los beneficios producidos por el aumento de la audiencia y sus absurdos SMS diciendo "stoy cntgo mari q manolo es 1 kbron".

El libro es una maniobra para ganar dinero fomentando el consumo de la masa. No lo leeré, no me interesa, pero es lo mismo -algo más refinado a lo sumo- que cuando una "gran hermana" cuenta sus secretos de alcoba: negocio.

gutiforever dijo...

Es un reflejo de la situación de la Justicia,y en especial de la Audiencia Nacional,convertida en una caas de putas donde se emplaza el navajeo,el medrar y las intrigas palaciegas como si fuera un novelón del XIX.
Si no teniamos bastante con el vanidoso "Principe" Garzón,ahoar aparece este mal remedo de Yul Brynner,que tras su pastelera y vergonzosa sentencia del 11-M,se empeña en compañía de su lustrosa esposa,en exprimir la impudicia como "modus vivendi".
Degenerando,que es gerundio.

anaxágoras dijo...

En él se vierten descalificaciones contra otros profesionales que han tenido una relación directa o indirecta con el juicio, además de transcribir conversaciones secretas que el juez Gómez Bermúdez ha mantenido y en las que la autora,o sea su esposa, no ha podido estar presente.
Existe un delito tipificado en el código para la revelación de secretos.

Jorge Castrillejo dijo...

Una persona que le conoce desde hace muchos años me le describió como una persona prepotente, ambiciosa y con ganas de notoriedad. Así que no me ha extrañado ni la sentencia, ni su presentación, ni el libro.

sempietnos dijo...

El daño que se le ha causado a la Justicia es irreparable.
La Audiencia Nacional es un reducto de intrigas donde se resuelven cuitas al estilo mafioso,donde hay fiscales que no se hablan unos con otros,y en donde se ha instalado una guerra de guerrillas que se instauró desde que Gómez de Liaño fue depurado,salió Maria Dolores Márquez de Prado,y Garzón asumió su condición de "vedette" en vez de su posición de magistrado.
Ayer mismo desaparecieron en Sevilla,del depósito de custodia judicial,las cintas del caso que se sigue contra EL MUNDO,tras la demanda de Chaves.
Es una absoluta degeneración,una parodia cercana a una república bananera,y que deja bien a las claras hasta que punto el fango llega a las togas.
Dan ganas de abandonar la carrera,y dejar que sean otros los que sigan con esta pantomima y justificación del sistema.

Decentes dijo...

Y llego el mundo rosa a la justicia.Sobre las supuestas revelaciones, que disponga el CGPJ.Y desde un punto de vista moral,para mi este libro es indigno y frivolo.El 11M no merece mas personalismos que las propias victimas.

Saludos

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Pues a mí lo que más me indigno fue la respuesta del juez: "ella quería realizarse como periodista".

En fin, me sonó demasiado machista.

Vivan las caenas dijo...

Estimado amigo:

He puesto en marcha en días pasados mi blog http://vivanlascaenas.blogspot.com de viñetas contra el régimen político que padecemos, y que trataré de actualizar frecuentemente. Uno más de tantos blogs, pero a mí me hace ilusión meterme con esta gente.

Si no te disgustan las viñetas, pásalo. Gracias y un cordial saludo de ropo

Claudedeu dijo...

Parecía. La semilla germinó, y ya se ve que la planta en cuestión es carnívora. Otro para el saco, Paco.

El Cerrajero dijo...

Aún no puedo opinar sobre ese libro debido al cabreo que me ha provocado y a la tremenda decepción que me tiene bloqueado.

Si ese era un juez que, decían, era de lo mejorcito ¡como serán los peores!

Juan dijo...

El daño causado no es nuevo, sólo sigue la línea de Garzón.

Butzer dijo...

En mi opinión, un juez nunca debería tener protagonismo alguno. Debería permanecer en el anonimato.
Saludos.

Caballero ZP dijo...

Nunca me gusto, al igual que otros adelante la sentencia meses antes de conocerse, siempre lo considere previsible, pero lo que no me esperaba era los del libro, ¿se puede tener menos vergüenza?