martes, enero 02, 2007

Inseguridad Jurídica

by Sempietnos.

Asistimos en los últimos tiempos a una acumulación de situaciones preocupantes,que ponen en entredicho la independencia judicial y la seguridad jurídica.
No es una discusión bizantina entre juristas y profesionales del Derecho,sino la constatación por parte de la ciudadanía de la arbitrariedad absoluta quealgunas sentencias,y algunos jueces,manejan con absoluto sonrojo.
El caso de los dos policias encarcelados por el Juez Del Olmo por supuesta revelación de secretos,y a los que aplicó una fianza de 150.000€,es un auténtico y absoluto dislate, y una aberración judicial y procesal.
No sólo aún no sabemos cuales son esos secretos supuestamente revelados que llevó a juez a ordenar su encarcelamiento,sino que la "proporcionalidad" de la fianza aplicada,desvela que no existe un criterio objetivo.
En el mes de Noviembre,unos jovenes encapuchados,activistas de la "kale borroka" que pretendieron quemar vivos a dos municipales rociandolos con gasolina,vieron como se les aplicaba una fianza de 6.000€ para poder quedar en libertad.
Otegui vió como se rebajaba su fianza por enaltecimiento del terrorismo aplicada por Garzón,a la cantidad de 30.000€.
El ciudadano asiste atónito a este baile de cifras y se pregunta perplejo: ¿cuál es el criterio?.
Pues ninguno,señores.Queda a la consideración del juez,lo que lleva a que las normas procesales queden sometidas a eventuales intereses políticos.
¿Es lógica la fianza a los dos policias aplicada por Del Olmo?.Evidentemente,no.
No sólo por no saber,(el juez no lo dice en su auto) que secretos revelaron al periodista de EL MUNDO,sino por que es absolutamente desproporcionada con otros asuntos mucho más graves.
Alguno pensará al leer estas lineas,¿existe prevaricación?.
El supuesto de prevaricación exige la constatación de que el juez esta obrando "mal a sabiendas" y de forma dolosa,lo cual es muy difícil de probar.
¿A que nos lleva todo esto?.Pues si seguimos profundizando en otros asuntos judiciales,nos encontramos con la instrucción,penosa,del sumario del 11-M,curiosamente tambien en manos de Del Olmo y de la fiscal Olga Sánchez.
No voy a entrar en los despropósitos del sumario,por que necesitaría dias para señalar,uno a uno,los errores descomunales que pueblan sus páginas,y que quedaran desvelados en el juicio oral.
Asistimos por tanto a un estado de inseguridad absoluta.Lo que para el juez Grande-Marlaska era motivo y causa de suspensión y comisión de un delito,pasa a no ser nada,en cuestión de dias,para el juez Garzón.
Diran ustedes,bueno,si,mpuede ser,pero sólo afecta a los grandes procesos,a las situaciones de enjundia.Se equivocan.
Observen el llamado caso Farruquito.Todo giró en cuestión de ese esperpento denominado "alarma social".Pasó de salir indemne(como todos los conductores que hasta ese momento habían atropellado a un peatón y se habían dado a la fuga),a estar en puertas de entrar en prisión.
¿Es lógico este cambio de criterio?¿existe una seguridad jurídica "real",ajena a implicaciones políticas,a supuestas "alarmas sociales"?.¿Cambia la sentencia de un caso,en función de que el juez sea "progresista" o "conservador"?.¿Se aplica la ley con la misma contundencia,y se ejecutan las sentencias si eres Alberto Cortina o un ex drogadicto que hace diez años atracó un supermercado y hoy esta rehabilitado?¿Se ceñirá el Tribunal Constitucional en su deliberación sobre el Estatuto catalán a estrictos criterios jurídicos,o ponderará eventuales consecuencias políticas?.
Piensen sobre todo ello.

6 comentarios:

Álvaro dijo...

Magnífico post, Sempietnos.
Y aterrador.
Que en España no existe la independencia judicial es obvio.Y para colmo,como bien señalas,la tremenda inseguridad jurídica a que nos enfrentamos.

antonio herrador dijo...

Y eso sin hablar del papelón de los Fiscales Generales,llamense "El Pollo del Pinar" o Conde-Pumpido.
Lo que dices,sempietnos,sobre la inseguridad jurídica en la que vivimos en España,sin darnos cuenta,es una verdad como un templo.
Felicidades Natalia Pastor,por los fichajes de tus colaboradores.

unadecoladetoro dijo...

La separación de poderes es una broma de mal gusto.Y todas las cuestiones planteadas por sempietnos,son en si mismas,la constatación de que vivimos en un fraude de Estado de Derecho,una quimera que sirve para enmascarar la realidad del sometimiento absoluto de la justicia al poder político.
Quien no quiera verlo,esta ciego.

Anónimo dijo...

Es que lo de jueces "conservadores" o "progresistas" ya es de vergüenza ajena.¿Que coño es eso de "progresista"?¿y el corralito del CGPJ con reparto de cuotas?.
Ni en Zimbawe ocurre lo que aquí.

sempietnos dijo...

No he querido profundizar,en el caso del juez Del Olmo,en que no era competente para asumir el asunto de los dos policias,y que debía haberse inhibido de el,trasladándolo por reparto,al juzgado que correspondiera.
Son tantas las sombras que se ciernen sobre este asunto,como sobre la actitud de el juez Garzón con los perítos del ácido bórico.
En todos ellos sobrevuela la sombra del poder político,y de las interferencias espúreas que han provocado todos estos desatinos.
Por la misma regla,en un Estado de Derecho sin intromisiones,Otegui,Permach y la cuasi totalidad de los dirigentes batasunos estarian entre rejas.
Si no es así,solo se debe al maquiavélico proceso en el que Zapatero nos ha imbuido.

nataliapastor dijo...

Muchas gracias, Sempietnos. Definitivamente has constatado lo que, hasta ahora, era para mí una opinión basada en hechos exteriores, en el cotejo de actuaciones judiciales, aunque desconociendo el contenido total de los sumarios en cuestión, lo cual podría llevarme a una conclusión errónea por falta de datos. Escalofriante situación de inseguridad provocada por la temeraria arbitrariedad con que se interpretan y aplican las leyes, por favoritismo político (los sindicatos y asociaciones judiciales no deberían existir), por aspiraciones políticas (debería existir un plazo de incompatibilidad para dedicarse a la política, tras el abandono de la carrera judicial), por intereses espurios, u otros que no son la aplicación justa y en equidad del Derecho. Ya lo dicen los gitanos como maldición: pleitos tengas y los ganes (imagina si los pierdes).